¿Qué puedo hacer para salvar el planeta Tierra?

 

Como hemos visto en posts anteriores, el cambio climático es una realidad. El planeta Tierra está en peligro a causa de muchas de las acciones llevadas a cambio a lo largo de los años por los que la habitamos. Pero, ¿qué puedo hacer para salvar el planeta Tierra?

A pesar de que las consecuencias son graves, estamos a tiempo de poder frenar que esta devastación vaya a más. Son muchas las acciones que podemos llevar a cabo, pero en este artículo introductorio sólo vamos a citar unas cuántas que están a nuestro alcance porque forman parte de nuestra cotidianidad.

¿Qué puedo hacer para salvar el planeta Tierra?

Iluminación

Sustituir las bombillas convencionales por bombillas de leds o las que llevan identificativos “Energy Star” es una buena manera de bajar los niveles de contaminación a la par que reducimos el importe de nuestra factura energética.

Agua

Ahorrar agua es una de las misiones más importantes para poder frenar el cambio climático y la contaminación planetaria en la que estamos inmersos. Acciones tan simples como apagar el grifo mientras nos lavamos los dientes o nos enjabonamos en la ducha son una gran contribución.

Además, también es importante que vigilemos que no tengamos ninguna fuga porque con éstas se malgastan miles de litros de agua.

Reciclaje

Reciclar el vidrio, plástico y papel convenientemente también es una gran contribución a que el planeta que habitamos no siga enfermando. Además del reciclaje, también debemos vigilar no comprar productos que lleven mucho embalaje porque, con éstos, estamos produciendo más residuos.

Eficiencia energética en casa

Tener los filtros de la calefacción limpios, tener un termostato programable para mantener una temperatura de confort en casa cuando no estamos o bajar el termostato mientras dormimos también son acciones que debemos llevar a cabo para disminuir los niveles de contaminación.

Transporte

Evitar coger el coche el mayor número de veces posible es, también, importante para el medio ambiente. A pesar de que hay ocasiones en las que es indispensable cogerlo, se aconseja unir recados para mover lo menos posible el coche.

El resto de traslados es aconsejable realizarlos con bicicleta, transporte público o cualquier otro tipo de transporte que contamine menos.

A la hora de conducir vehículos a motor debemos hacerlo de forma inteligente constante –evitando acelerar y frenar mucho- y evitando velocidades muy altas.

Otros

Como hemos apuntado con anterioridad, son muchas las acciones cotidianas que podemos llevar a cabo para evitar empeorar la situación del planeta Tierra y le iremos dedicando artículos posteriores. Algunas de ellas no citadas son: controlar el uso de papel; secar la ropa al aire –evitar secadora y electrodomésticos de alto consumo como éste- y evitar el plástico cuando no sea imprescindible.

Consejos para ahorrar energía en Navidad

estalvi-nadal
La Navidad es una época en la que, tradicionalmente, se produce un derroche de energía importante. Éste es debido a que las noches son más largas y frías; se usan luces para decorar; se cocina más que el resto del año, etc. Todo ello tiene repercusión directa en el medio ambiente y en nuestra factura. Es por ello que creemos conveniente unos consejos para ahorrar energía en Navidad

Cómo ahorrar energía en Navidad

Luces decorativas

Más allá de las luces que iluminan las calles, que también suponen un gran gasto y tienen un impacto negativo en el medio ambiente, es muy habitual que en muchas casas las pongamos en el árbol y en el Belén. Si queremos usar este tipo de decoración lumínica, lo ideal es substituirlas por luces tipo led ya que éstas consumen menos energía.
Se calcula que las luces led, respecto a las bombillas convencionales, pueden llegar a suponer un ahorro del 90%.

Calefacción

Durante las fiestas navideñas es muy habitual que nos movamos de nuestro hogar para ir a visitar a familiares o seres queridos o que recibamos invitados en casa.
En caso de abandonar nuestra casa, no es conveniente apagar la calefacción. Se recomienda dejarla encendida a una temperatura aproximada de 15º. A pesar, de que pueda parecer que es un gasto innecesario, es más eficiente tomar esta medida que apagarla y poner la calefacción alta cuando regresamos a casa porque la encontramos fría y la queremos calentar rápidamente.
En caso de recibir invitados, debemos tomar en cuenta que las personas, cuando nos agrupamos en habitáculos cerrados, desprendemos calor. Este calor nos permitirá poder bajar unos grados el termostato de nuestra calefacción.

Alimentación

Respecto a la alimentación, otra de las grandes protagonistas de estas fiestas, también podemos tomar diferentes medidas para ahorrar energía.
Conservar las bebidas fuera de la nevera: durante estos días de frío se pueden mantener las bebidas frías –incluso más que en el frigorífico- sin necesidad de ponerlas en la nevera
– Disminuir las veces que abrimos la puerta de la nevera: antes de abrir la nevera, se recomienda pensar que es lo que necesitamos, porque abrir y cerrar el frigorífico comporta un gasto económico importante
– Lavar con el lavavajillas lleno: en lo referente a ahorrar energía durante Navidad es preferente poner un lavavajillas lleno que fregar a mano porque el ahorro de agua que se produce es considerable
– Descongelar dentro de la nevera: durante Navidad acostumbramos a comprar con antelación para evitar los abusivos precios de última hora. A la hora de descongelar, es preferible dentro de la nevera porque las bajas temperaturas de los productos congelados bajan la temperatura de ésta.
– Cocinar eficientemente: tapar las cazuelas y sartenes; usar la olla exprés; poner más de una bandeja a la vez en el horno; etc. son otras medidas que nos van a ayudar a ahorrar durante la Navidad y durante todo el año.

Apagar los aparatos electrónicos

La Navidad, como hemos apuntado con anterioridad, es una época en la que muchas personas dejan su casa. Apagar todos los aparatos es importante porque cuando están en stand by siguen consumiendo.

 

Las consecuencias del cambio climático

canvi-climatic
El cambio climático es un hecho. El calentamiento global de la Tierra está produciendo y va a producir graves consecuencias en el clima, la biodiversidad y la atmósfera. Incluso se prevé que algunas especies se van extinguir del planeta.

Consecuencias del cambio climático

Vamos a listar algunas de las consecuencias más graves del cambio climático

Temperatura

La concentración de gases invernadero hace que la temperatura promedio de la atmósfera aumente. Se calcula que en los últimos cien años la temperatura promedio del planeta ha aumentado, aproximadamente, 1.5 grados centígrados.

Este aumento de la temperatura tiene consecuencias sobre la salud. Son cada vez más las personas que mueren a causa de las altas temperaturas. Y, además de en las personas, también ha tenido incidencia en diversos procesos y ecosistemas del planeta.

Crecimiento del nivel de agua por deshielo polar

El deshielo polar puede originar la desaparición de Holanda y los Países Bajos, la Bahía de San Francisco y el Estado de Florida (Estados Unido), Beijing y Shangai (China), Calcuta (India) y Bangladesh, donde viven aproximadamente 60 millones de personas.

Fenómenos climáticos

Ya desde hace tiempo, en un hemisferio del planeta se están experimentando los veranos más calurosos de la historia mientras que, en el otro, los inviernos son cada vez más fríos.

Tormentas

Las súper tormentas –dentro de las que se incluyen tifones, huracanes y tormentas eléctricas- también, desgraciadamente, forman cada vez más parte de nuestra cotidianidad. Hay estudios que demuestran que un huracán de categoría 5 hoy es mucho más frecuente que lo era hace medio siglo.

Y debemos tener en cuenta, como en todos los puntos, que nos encontramos al principio. Se prevé que en 50 años muchas personas tendrán que abandonar sus hogares; habrán países afectados por inundaciones, etc.

Sequía

A pesar de que, a priori, pueda parecer que entra en conflicto con el punto anterior, la escasez de agua será cada vez más habitual ya que, debido a las altas temperaturas, los ríos y pantanos estarán cada vez más vacíos.

Enfermedades respiratorias

Cada vez serán más comunes las enfermedades respiratorias, infecciosas y cardiovasculares causadas por la contaminación y las plagas de insectos. Las altas temperaturas, tal como hemos apuntado, también tendrán incidencia negativa en la salud.

Alimentación

El cultivo de ciertos alimentos cada vez será más complicado porque los suelos se verán, evidentemente, afectados por las altas temperaturas. Es más, muchas zonas que ahora no lo son se prevé que se conviertan en desérticas.

Está en las manos de todos poder parar esta situación que ya está teniendo consecuencias nefastas para el planeta que habitamos y cada vez van a ser peores. Hasta llegar a límites que se va a poner en peligro nuestra supervivencia.