contenedor azul de reciclaje

Qué tenemos que tirar el contenedor azul de reciclaje

contenedor azul de reciclaje

El contenedor azul de reciclaje es el que comúnmente se conoce como contendor del papel y cartón. Pero, como sucede con otros contenedores de recogida selectiva de basura para reciclaje, a menudo comentemos errores. Es por ello que es importante conocer qué debemos tirar en cada uno de los contenedores destinados al reciclaje.

Qué tenemos que tirar en el contenedor azul de reciclaje

¿Dónde debemos tirar un pañuelo de papel usado? ¿Y el papel de cocina? A continuación listamos qué residuos se deben tirar en el contenedor azul de reciclaje, y cuáles no.

Residuos que sí que van al contenedor azul de reciclaje

  • Papel
  • Periódicos
  • Revistas
  • Sobres
  • Papel de regalo
  • Cajas de cartón
  • Hueveras (de cartón, no de plástico)
  • Rollos de cartón (como el del papel higiénico o el papel de cocina)
  • Bolsas de papel o cartón
  • Cajas de zapatos

Es recomendable doblar el papel y el cartón para que ocupe menos espacio y, también, sacar grapas, clips, cinta adhesiva y todos aquellos materiales que no sean papel o cartón.

También debemos evitar tirar este contenedor el cartón mojado o sucio. Un ejemplo son las cajas de las pizzas, que muchas veces se manchan de aceite. En estos casos se debe tirar al contenedor de rechazo porque su reciclaje se torna difícil.

Residuos que no que van al contenedor azul de reciclaje

En este apartado vamos a citar aquellos residuos que podrían creerse susceptibles de tener que ser tirados en el contenedor azul de reciclaje pero no lo son.

Excluimos ya de antemano el papel y el cartón mojados o sucios que hemos citado en el anterior apartado.

  • Pañuelos de papel, papel de cocina o servilletas
  • Papeles plastificados o metalizados
  • Fotografías
  • Envases tipo brick
  • Tazas o vasos de papel
  • Pañales y compresas
  • Papel de celofán
  • Papel térmico
  • Papeles con adhesivo
  • Papel de aluminio
ir a trabajar en bicicleta

Bonificación por ir a trabajar en bicicleta

ir a trabajar en bicicleta

Desde hace ya un tiempo en Francia se ha puesto en marcha un proyecto que consiste en pagar a los empleados que se desplazan hasta sus puestos de trabajo en bicicleta. Han sido 18 empresas las que se han presentado voluntarias para pagar a sus trabajadores 0,25 euros el kilómetro que realizan cada día para ir a trabajar en bicicleta. Evidentemente se incluye el trayecto de ida y el de vuelta.

Los beneficios de la bonificación por ir a trabajar en bicicleta en Francia

Esta iniciativa, que cuenta con el soporte de la Agencia del Medio Ambiente y Control de la Energía de Francia, fue un éxito rotundo. En sólo cinco meses consiguió aumentar del 2% al 3.6% el número de trabajadores que se desplazan en bicicleta hasta su sede laboral.

En las 18 empresas adscritas al proyecto había 8000 empleados, de los cuales 380 se sumaron a la iniciativa. La adhesión les comprometía a ir al trabajo en bicicleta, especificando el número de kilómetros que iban a hacer en cada recorrido.

A raíz de esta iniciativa otras personas, no pertenecientes a estas empresas, decidieron, también ir a trabajar en bicicleta. Ya que esta medida forma parte de un plan global de la ley sobre transición energética del país vecino. Con esta ley se pretende disminuir el tráfico en transporte contaminante como coches y motos y, de esta manera, mejorar la salud de los ciudadanos.
Se calcula que con esta media, cada empleado que va trabajar en bicicleta puede percibir una media de 40 euros al mes. Y, además, muchas de las personas que se sumaron a la iniciativa pasaron a usarla para realizar otros desplazamientos.

Prueba de ello es que los trayectos cada vez son más largos. En 2008, según Cicloesfera, la distancia media de los desplazamientos era de casi tres kilómetros y medio, y a principios de 2015, rondaba los cinco kilómetros.

Iniciativas para ir a trabajar en bicicleta aplicadas en otros países

Iniciativas similares se han llevado a cabo con anterioridad en otros países entre los que podemos citar Países Bajos, Bélgica Dinamarca, Gran Bretaña, y Alemania. En todos estos países existen diferentes incentivos para incrementar el uso de la bicicleta y disminuir el uso de vehículos a motor como, por ejemplo, exenciones de impuestos, subvenciones para la compra de bicicletas o, como en Francia, pago por kilómetro recorrido.

Com utilitzar els colors a casa per estalviar energia

Cómo utilizar los colores en casa para ahorrar energía

Com utilitzar els colors a casa per estalviar energia

Pintar nuestra casa con colores adecuados, tanto en el interior como en el exterior, nos ayuda tanto a reducir las emisiones contaminantes de CO2 como a disminuir el consumo energético y, por tanto, nuestra factura. En este artículo explicamos cómo utilizar los colores para ahorrar energía.

Cómo utilizar los colores para ahorrar energía en el interior de casa

Blanco y colores claros

El blanco y los colores claros son muy adecuados para pintar el interior de una casa porque absorben la energía solar y reflejan la luz mejor durante el día. De esta manera podemos disminuir considerablemente el uso de energía eléctrica durante el día y, por tanto, nuestra factura energética.

Colores oscuros

Los colores oscuros se aconsejan, especialmente para ubicaciones en las que no existen ventanas y, por lo tanto no entra luz natural. Es así porque los colores oscuros reflejan bien la luz artificial y proporcionan ambientes más luminosos.

Otros colores

Dentro de los colores claros y oscuros hay una serie de colores que además de beneficios en lo referente a medioambiente y consumo energético, inciden en nuestro bienestar.

  • Azul: El azul claro es un color que, a la vez que da luminosidad a los espacios, y conlleva, por tanto, un ahorro energético, a la par que propicia un ambiente relajante.
  • Verde: El verde es uno de los colores más relajantes para el ojo humano. Alivia el estrés a la par que proporciona sensación de comodidad y amplitud.
  • Amarillo: El color amarillo claro se considera que aporta luminosidad a la par que aporta concentración.

Cómo utilizar los colores para ahorrar energía en el exterior de casa

En 1997 Steven Chu, premio Nobel de Física y ex ministro de Energía de Estados Unido, propuso, como medida para luchar contra el cambio climático, pintar las fachadas exteriores de las casas y las carreteras de blanco o colores claros.

Pintando las casas, superficies planas y carreteras de colores blancos y claros evitamos la emisión de CO2 que producen los colores oscuros que absorben el calor. Ya que los colores oscuros liberan el calor absorbido durante el día por la noche e influyen el calentamiento global.

Además, el uso de colores claros también contribuye a que se tenga que hacer un menor uso del aire acondicionado. Con lo que se contamina menos y se reduce, también, el consumo energético.

prevenir les aL·lèrgies a casa

Las alergias en casa: cómo prevenirlas

prevenir les aL·lèrgies a casa

Es común que en nuestro hogar haya sustancias y elementos que pueden producir alergia como el polvo, el polen, la humedad, etc. Es por ello que es importante que tomemos medidas para prevenir las alergias. Muy especialmente si en casa viven personas con esta afectación.

Medidas para prevenir las alergias

Mantener la casa limpia de polvo

Para mantener la casa limpia de polvo, que es una de las alergias más comunes, es importante que usemos, para limpiar el suelo, un aspirador con filtro HEPA o mopas atrapa polvo. Debemos huir, en todo caso, de escobas y otras herramientas de limpieza que levanten el polvo.

Lo mismo sucede con los muebles, es aconsejable limpiarlos, siempre, con un trapo húmedo en el que se quede el polvo.

En lo referente a las alfombras, se aconseja no tener y, en caso de tenerlas, que sean lavables. Lo mismo sucede con las cortinas, se recomienda sustituirlas por persianas u optar por materiales lavables. La moqueta es desaconsejable en todos los casos porque acumula gran cantidad de polvo y no se puede sacudir ni limpiar con tanta frecuencia como las alfombras.

Ropa de cama

Con la ropa de cama también debemos tener especial cuidado porque se pueden acumular muchas partículas que nos causen alergia. En lo referente a las sábanas, se aconseja lavarlas una a dos veces por semana preferiblemente a temperaturas elevadas.

Las mantas y edredones deben ser sintéticos y poderse lavar. Los edredones y almohadas de plumas, por ejemplo, no son buenos aliados para las alergias. Las almohadas también es preferible que sean de poliéster o de algún material sintético lavable y que no acumule polvo para evitar alergias.

Las fundas de colchón también deben ser antialérgicas.

Los peluches, revistas y, en general, los elementos susceptibles de coger polvo, es preferible que estén en un armario o lugar cerrado.

Mascotas

Las mascotas es preferible que no entren en el dormitorio. También que su cama y sus pertenencias sean lavables y que se las bañe con frecuencia.

Otras medidas

Otras medias que podemos tomar para evitar alergias es usar deshumidificadores. También podemos poner el aire acondicionado para disminuir los niveles de humedad de la casa. Los filtros del aire acondicionado siempre deben estar limpios y revisados.

No tener plantas en el interior y ventilar la casa en horas en las que no haya alta concentración de polen, que suele ser a primera hora de la mañana, también ayudará.

Suelo radiante: ventajas y desventajas

El suelo radiante es un sistema de calefacción que consiste, a grandes rasgos, en la emisión de calor por parte del agua que circula por tubos instalados debajo del suelo. La emisión de calor se realiza, por tanto, en una superficie muy grande.

Suelo radiante: ventajas y desventajas

Ventajas del suelo radiante

Estética

Con el suelo radiante nos ahorramos tener que tener radiadores o cualquier otro elemento externo que irradie calor. El calor proviene, en este caso, de toda la superficie del suelo.
Esta ventaja es muy valorada por todos aquellos los amantes de la decoración y, también, muy recomendable para pisos pequeños.

Reparto de calor uniforme

Como ya se ha apuntado, una de las ventajas del suelo radiante es que la superficie de calentamiento es muy amplia. Con este sistema tenemos toda la casa a la misma temperatura. No sucede como con otros tipos de calefacción, que sólo calientan la estancia en la que está la fuente de calor.

Sostenible

Podemos afirmar que es sostenible por dos motivos diferentes. En primer lugar porque la temperatura a la que se calienta el agua, que oscila entre los 35 y los 45 grados es muy inferior a la de otros tipos de calefacción, que requieren de temperaturas de más de 70 grados para calentar el agua.

Este hecho también facilita que el agua puede ser calentada en su totalidad por energía proveniente de placas solares.

Desventajas del suelo radiante

Lentitud de calentamiento

Se calienta más lentamente que otros tipos de calefacción. Se calcula que una casa que tenga suele radiante puede tardar 12 horas en llegar a la temperatura óptima de confort.

Precio

Su precio es ostensible más caro que el de otros tipos de calefacción. Es así porque para instalarla, en caso de no ser una vivienda de nueva construcción, se tiene que levantar el suelo. Y, además, se requiere de mucho material, ya que las tuberías deben recorrer toda la casa, que no es barato.

Otros

A menudo se habla de que el suelo radial es malo para la circulación sanguínea porque irradia calor a la altura de las piernas. No obstante, actualmente no debería ser un problema porque la temperatura del suelo está limitada por normativa a 29 grados.

Cómo ahorrar agua en la ducha

Ahorrar agua en la ducha es esencial tanto a nivel económico como medioambiental. Según estudios recientes, un 30% del gasto en consumo energético general del hogar se produce en la ducha y en el baño.

Cómo ahorrar agua en la ducha

Hay diferentes trucos para ahorrar agua en la ducha. Empezaremos haciendo alusión a los más tradicionales y, posteriormente, abordaremos otros más novedosos y originales

Ducha corta

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, en la medida de lo posible, siempre debemos optar por la ducha en lugar de por la bañera. Cuando nos bañamos consumimos muchos más litros de agua.

Las duchas deben ser lo más breve posible. Debemos pensar que cada 2 minutos extra de ducha estamos ahorrando 30 litros de agua. A lo largo de un año son más de 10.000 litros reduciendo la ducha sólo dos minutos.

Cerrar el grifo

Cerrar el grifo mientras nos enjabonamos, nos afeitamos o realizamos cualquier actividad que no requiera de agua directa, también es esencial para ahorrar agua y, por ende, energía.

Control de la temperatura

A pesar de que con el frío nos acostumbra a apetecer ducharnos con agua bien calentita, tenemos que intentar ducharnos con agua no muy caliente. Reducir la temperatura del agua es primordial para ahorrar agua, gas y dinero.

Potencia y calidad del grifo

En la medida de lo posible debemos optar por los grifos de bajo consumo y no abrir el grifo al máximo de potencia si no lo necesitamos estrictamente.

En el caso de no disponer de un grifo de bajo consumo existen adaptadores como aireadores o perlizadores que se ponen en la salida del grifo y tienen como función mezclar el agua con aire para dar sensación de que sale más agua. Son artilugios que se encargan, en definitiva, de que tengamos la sensación de que el agua sale con mayor presión.

Otras formas de ahorrar en la ducha

También podemos poner una bolsa para recoger el agua sobrante de la ducha. Hay bolsas creadas específicamente para ello, como la bolsa Esferic, pero también podemos recogerla con un cubo.

El agua que sale mientras esperamos a que se caliente posteriormente puede ser usada para fregar platos, regar las plantas u otras tareas domésticas.

Por otra parte, y contra aquellos que no hay manera de que tomen consciencia de la importancia de ahorrar agua en la ducha siempre quedará la cortina de Elisabeth Brecher. Esta cortina contiene unos pinchos hinchables que cuando llevamos 4 minutos de ducha se expanden haciendo de la ducha un lugar no muy cómodo.

Qué tenemos que tirar en el contenedor amarillo de reciclaje

¿Dónde se tiran las cajas de plástico de los CD y DVD? ¿Y los bolígrafos? A pesar de que son de plástico, no los tenemos que tirar en el contenedor amarillo de reciclaje. En el que, por paradójico que pueda parecer, sí que debemos tirar las latas de refresco o de conserva.

Tal como vimos en el artículo dedicado al contenedor verde de reciclaje, hay productos que no siempre tenemos claro dónde los debemos tirar. Pero tomar consciencia sobre ello es muy importante porque, según el diario El País, citando una encuesta de la Oficina Europea de Estadística que se dio a conocer en 2016, se constató que, a pesar de respecto a 2013, se generaban menos kilos de residuos por habitante, en el Estado español se estaba más de 30 puntos por encima de la media de la UE en despojo de residuos. Y, en el caso reciclaje, el 20% en el Estado español y el 28% de media en Europa.

Nos encontramos, por tanto, atrasados en este sentido y es de vital importancia que tomemos cartas en el asunto para poder dejar un mundo mejor a nuestros predecesores.

Qué tenemos que tirar en el contenedor amarillo de reciclaje

  • Bolsas de plástico de las que dan en los supermercados
  • Botes de productos de limpieza y de productos de aseo como champús, cremas, mascarillas, etc.
  • Bandejas de corcho blanco en la que se envasa la carne, el pescado y la fruta que venden en el supermercado
  • Latas de refresco y de cerveza
  • Latas de conserva
  • Briks de zumo, leche, caldo, etc.
  • Bandejas en las que vienen envasados generalmente los platos precocinados
  • Botellas de plástico
  • Cubiertos, vasos y platos de plástico
  • Film transparente
  • Envoltorios de plástico de cualquier producto alimenticio
  • Bolsas y recipientes de aluminio para alimentos
  •  Envases de yogur y otros productos lácteos
  • Papel de aluminio

Qué no tenemos que tirar en el contenedor amarillo de reciclaje

  • Electrodomésticos
  • Pilas
  • Juguetes
  • Cajas de fruta de plástico
  • Productos que contengan aerosol
  • Biberones
  • Cintas de CD y DVD
  • Guantes de goma de fregar
  • Cubos y barreños de plástico
  • Macetas de plástico
  • Táperes para envasar alimentos
  • Bolígrafos