revisón de la caldera

La revisión de la caldera cuesta 100 euros de media

revisón de la caldera

 

Parece que el frío se va acercando y es conveniente que vayamos pensando en hacer la revisión de la caldera para no tener sorpresas desagradables de última hora. ¿Pero cada cuánto tenemos que hacer la revisión de la caldera y qué precio debe tener?

Según un estudio de la OCU, basado en el análisis comparativo de diferentes servicios de revisión y mantenimiento ofrecidas tanto por fabricantes e instaladores de calderas como por empresas comercializadoras de gas. Este estudio constató que la diferencia de precio entre las distintas empresas es importante; sobre todo en función de los servicios añadidos que se ofrecen.

¿Cada cuánto se tiene que hacer la revisión obligatoria de la caldera de gas?

Desde hace ya unos años el Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios establece que la revisión obligatoria de la caldera de gas no es necesario hacerla cada año; es obligatorio hacerla cada dos años.

Esta revisión no tiene por que ser realizada por la compañía comercializadora de gas que tenemos contratada. Se puede optar, también, por fabricantes de calderas o por cualquier servicio técnico independiente que esté convenientemente autorizado para llevar a cabo este tipo de revisión. Y es el usuario, salvo de que tenga un contrato de mantenimiento, es quien debe estar pendiente y encargarse de que se realice el mantenimiento.

En caso de no disponer de caldera, pero sí de calentador de gas, la revisión es obligatoria cada 5 años. No obstante, en este punto tenemos que destacar que, a pesar de que la ley estipule un período más largo, es aconsejable realizar una revisión anual para evitar posibles daños y tener un mejor rendimiento energético y mediambiental.

Cabe destacar en este punto, también, que, como hemos visto en artículos anteriores, no es lo mismo la revisión anual que la inspección. Esta última tiene que ser realizada por una empresa distribuidora de gas cada 5 años, salvo contadas excepciones.

Precio de la revisión de la revisión obligatoria de la caldera

En el citado estudio de la OCU se constata que el precio de una revisión puede costar a partir de 45 euros. Pero el coste medio de una revisión se sitúa en torno a los 100 euros. Además, existen packs anuales, también ofertados por Roigsat, tienen un precio medio de 130 euros.

Estos contratos de mantenimiento ofrecen al cliente un servicio de reparaciones con mano de obra gratis, pero, en función de la compañía, hay muchas diferencias: preferencia en la atención de la avería; recambios gratis en las reparaciones; inspección quinquenal de la instalación de gas; etc. Evidentemente estos servicios adicionales hacen que el precio varié.

Descubre aquí los diferentes packs de mantenimiento que te ofrece Roigsat.

free-cooling

En qué consiste el sistema free-cooling

free-cooling

Con el término free-cooling se entiende la introducción de aire exterior en el ambiente climatizado, siempre y cuando sus condiciones de temperatura sean favorables para enfriar, en favor del ahorro energético y, consecuentemente, medioambiental.

¿Qué es el free-cooling?

El free-cooling, también conocido como enfriamiento gratuito, es un sistema que utiliza el aire exterior para enfriar un espacio, en lugar de un equipo de aire acondicionado convencional. Este sistema, evidentemente, como ya hemos apuntado, comporta un ahorro medioambiental, económico y energético.

Ventajas del free-cooling

Una de las ventajas del free-cooling es que permite reducir el uso de los equipos y esto, consecuentemente, tiene incidencia en el gasto energético y económico correspondiente.

Además, hay ocasiones en las que la cantidad de aire exterior introducida a través de este sistema es superior al caudal de ventilación recomendado. Está situación es absolutamente deseable porque, al aumentar el nivel de renovaciones del aire, mejora sustancialmente la calidad del aire interior.

Esto resulta muy interesante para tiendas, restaurantes, cafeterías, locales de fiestas y otros locales con mucha afluencia de gente o donde se genere mucho calor, como imprentas, rotativas o centros de procesamiento de datos, y que se necesite refrigeración en todas las épocas del año.

Es más, en función de la tipología de establecimiento y de la ubicación, el diseño de sistemas de ventilación que empleen free-cooling es necesario para poder cumplir con la normativa actual.

Desventajas del free-cooling

Una de las desventajas más señaladas de este sistema es que, a pesar de que en su nombre contiene la palabra “free”, no es totalmente gratuito porque para su funcionamiento es necesario el consumo de electricidad; aunque muy reducido.

Otra desventaja es que requiere de un mecanismo complejo porque requiere de filtros, compuertas y ventiladores. Y para poder obtener un buen rendimiento es importante el sistema de calidad utilizado.

Conclusiones

El free-cooling es una alternativa eficaz y eficiente muy útil para ahorrar en muchas aplicaciones y que puede ser de gran ayuda para la ventilación de locales con gran afluencia de gente en los que este aspecto es fundamental.

persianas y cortinas

Las persianas y cortinas sirven para ahorrar energía

El hogar típico y tradicional mediterráneo era muy eficiente desde el punto de vista energético. Parte de esta eficiencia era, y es, posible gracias a dos inventos que no se caracterizan, precisamente, por su modernidad: las persianas y cortinas.

Cómo pueden incidir las persianas y cortinas en el ahorro de energía

Un buen uso de cortinas y persianas se calcula que nos puede permitir ahorrar hasta un 10% del consumo de energía de un hogar. Este ahorro no es sólo a nivel de bolsillo; también es positivo Un ahorro interesante para el bolsillo, pero también para el medio ambiente. Este ahorro se realiza, sobre todo, en calefacción y aire acondicionado.

Cómo se puede ahorrar energía con las persianas y cortinas

A continuación vamos a dar una serie de consejos para ahorrar calefacción en invierno y aire acondicionado en verano mediante el uso de cortinas y persianas.

En invierno

Durante los meses más fríos se recomienda, para disminuir el gasto en calefacción, mantener abiertas las persianas y cortinas de las ventanas que dan al sur de la casa durante las horas de sol para dejar que entre la luz y el calor. Y durante la noche se aconseja cerrarlas para reducir el frío de las ventanas.

En caso de tener ventanas en las que no dé el sol durante todo el día, es preferible, a no ser que sea una habitación muy utilizada, no abrir las persianas y cortinas durante el día. La cantidad de energía que retenida es, muy probablemente, mayor a la que podemos perder encendiendo las luces.

En verano

Durante la época en la que se usa el aire acondicionado se tiene que hacer justo lo contrario. Es decir, se tienen que cerrar, aunque no completamente, las persianas a las que les dé el sol. Con una leve apertura es suficiente porque la luz exterior es intensa en los meses de calor y con unas rendijas basta para la iluminación. Al evitar la entrada directa de los rayos del sol se evitará un aumento de temperatura interior.

Como complemento a esta medida, es importante tener en cuenta que durante el verano uno de los refrigerantes más naturales son las corrientes de aire. Es conveniente, en este sentido, estudiar qué ventanas nos ofrecen esta posibilidad.

Materiales de persianas y cortinas

Los materiales con los que están hechos persianas y cortinas también tienen importancia. Es mejor, siempre que se pueda, elegir persianas fabricadas con materiales aislantes. Y, en el caso de las cortinas, lo mejor es que sean gruesas y bien pegadas a las ventanas.

geotermia

La geotermia o cómo calentar la casa con la tierra

El uso de la geotermia puede suponer un ahorro del consumo de hasta el 75%. Su utilización, a pesar de que su uso en España tiene un considerable retraso, gana adeptos en el sector residencial.

¿Qué es la geotermia?

La geotermia es inagotable, limpia y barata. De hecho, dicen de ella que es la energía renovable del siglo XXI. Por el momento no hay más que piropos para esta fuente energética que aprovecha el calor del subsuelo para climatizar una vivienda y calentar el agua.

A pesar de ser una de las energías renovables menos conocidas, ha crecido mucho en los últimos años y su auge se ha disparado desde el año 2008. Es difícil saber el número de instalaciones que hay en España porque no hay un registro oficial de energías renovables térmicas. Pero, según explicaba según Miguel Madero, director de la compañía Girod Geotermia, a El País la cifra puede rondar los 2.000. Pero hay otras fuentes, como la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA) cifra este tipo de instalaciones alrededor de las 8.500.

Madero argumenta que, para él, los motivos por los que esta tecnología no acaba de calar entre los propietarios son dos básicamente: el desconocimiento y la creencia de que es un sistema caro. Este empresario, que tiene instalado este sistema en su casa de Madrid desde hace casi 10 años, asegura que con este sistema puede calentar y refrigerar una vivienda de 350 metros cuadrados por menos de 130 euros. Esto le supone un gran ahorro porque aire acondicionado convencional y una caldera de gas pagaría unos 375 euros mensuales.

¿Qué es la geotermia?

La geotermia es la energía que está almacenada en forma de calor bajo la superficie del terreno. Es, por tanto, una fuente renovable que puede explotarse en, prácticamente, cualquier lugar. Su funcionamiento es muy similar al que realiza el serpentín de una nevera; la diferencia es que ese serpentín (intercambiador geotérmico) está bajo tierra.

El hecho de que la temperatura bajo el suelo se mantenga a una temperatura constante (entre 10 y 15 grados en España) durante todo el año, permite que el intercambio de calor y frío se produzca en condiciones prácticamente estables durante todo el año. Los captadores enterrados bajo tierra extraen calor y con una bomba de calor (que se sitúa en el interior del inmueble) lo trasmite al edificio, casa o vivienda, calentándolo a través de suelo radiante o fancoils. Contrariamente, en verano la casa se refrigera cundo se cede calor al terrero a través del mismo circuito de intercambio.

Beneficios de la geotermia

Contra más grande sea el inmueble y sus necesidades energéticas a más profundidad se tendrán que enterrar los captadores. Éstos tienen una vida útil de unos 100 años, no requieren prácticamente ningún mantenimiento y se pueden colocar en cualquier tipo de suelo. Además, no hacen ningún ruido.

Inconvenientes de la geotermia

Pero, como sucede con todo, no todo son ventajas. La geotermia también tiene sus inconvenientes o desventajas. El más destacado de todos es su alto coste inicial. A pesar de que hay empresarios que aseguran que el desembolso que se tiene que pagar inicialmente no supera al que se tendría que pagar si se instalan placas solares, aire acondicionado y caldera, cabe destacar que una instalación geotérmica acostumbra a estar entre los 25.000 y los 30.000 euros. No obstante, hay distintas subvenciones y ayudas autonómicas para financiar parte del coste de la instalación de esta tecnología. Los defensores de esta tecnología aseguran que la amortización de la instalación se realiza entre los cuatro y los siete años.

ahorrar agua en casa

Consejos para ahorrar agua en casa

Este verano ha llovido poco y parece, desde hace ya unos años, que es una tónica general. Es por este motivo que es importante tener un colchón de seguridad para hacer frente a situaciones como ésta. Y, además de no contribuir a la sequía, ahorrar agua en casa nos servirá para disminuir nuestra factura.

En este artículo dividiremos los consejos en tres bloques: cocina, baño y plantas.

¿Cómo podemos ahorrar agua en casa?

Ahorrar agua en la cocina

  • Debemos evitar tener los grifos abiertos cuando no necesitamos usar el agua. Por ejemplo mientras fregamos los platos es aconsejable tener el agua cerrada y abrir el grifo para aclararlos.
  • Evitar que los grifos goteen o tengan fugas.
  • El lavavajillas, al contrario de lo que se suele pensar, contribuye positivamente al ahorro de agua. Pero para que sea así, de la misma manera que sucede con la lavadora, debemos usarlo sólo cuando esté completamente lleno. Y, en caso que sea posible, debemos utilizar un programa corto o ecológico.
  • Para evitar tener el grifo mucho rato abierto, es recomendable poner en remojo las ollas y sartenes unos minutos antes de fregarlas para evitar el gasto.
  • Para lavar las frutas y verduras es preferible usar un recipiente y evitar hacerlo con el grifo abierto. Esta misma técnica también se puede usar para descongelar comida. Además, esta agua se puede usar posteriormente para regar las plantas.

Ahorrar agua en el baño

  • De la misma manera que hemos visto en el punto anterior, es totalmente aconsejable cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes o nos afeitamos.
  • En la ducha también debemos apagar el agua mientras nos lavamos la cabeza, nos aplicamos mascarilla o realizamos cualquier acción que no requiera agua.
  • En relación con la ducha, es importante reducir los baños y optar por la ducha siempre que nos sea posible.
  • De la misma manera que en la cocina, debemos controlar que los grifos no tengan fugas de agua. En el caso del baño, también debemos cerciorarnos de que el inodoro no las tenga.
  • Reducir el uso de papel higiénico al mínimo también es una medida necesaria para reducir agua.
  • Instalar un difusor en la alcachofa de la ducha también es una buena medida que reduce el consumo a la mitad sin ni enterarte.

Ahorrar con las plantas

  • Debemos regar las plantas por la mañana o por la noche para evitar las horas de mayor calor y, por tanto, de mayor evaporación del agua.
  • Intenta tener plantas que no demanden gran cantidad de agua.
  • Recicla agua que hayas utilizado para otros menesteres pero no tenga ningún agente tóxico. Por ejemplo, como hemos visto anteriormente, agua que hemos usado para limpiar frutas y verduras.