ahorrar-nevera

5 consejos para ahorrar con la nevera y el congelador

ahorrar-nevera

El frigorífico es uno de los máximos responsables de nuestro consumo energético, ya que está encendido las 24 horas durante los 365 días al año. De hecho, según un estudio sobre consumo energético del sector residencial en España, del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), el frigorífico supone más del 30% la factura eléctrica. Así que nunca vienen mal unos cuantos consejos sencillos que te ayudarán a ahorrar con la nevera y el congelador.

Colócala en un sitio adecuado

La situación del frigorífico en la cocina es fundamental. No la sitúes cerca de las fuentes de calor o los rayos del sol, así que asegúrate de colocarla lejos de la lavadora, lavavajillas, hornos, cocinas y ventanas. Además, necesita sentirse libre, puesto que su motor y sus tubos necesitan estar bien ventilados. Aléjala unos centímetros de las paredes para que pueda funcionar correctamente.

Vigila la temperatura

Es obvio decir que cuanto más rebajemos la temperatura, más trabajarán los electrodomésticos y, por lo tanto, mayor será nuestra factura eléctrica. La temperatura recomendada para el frigorífico son 5 ºC y para el congelador, -18 ºC. Cada grado de menos supondrá un aumento innecesario del consumo del 1,2%.

Elimina el hielo y la escarcha

En la actualidad la mayoría de neveras son “No frost”, es decir, que impiden la formación de hielo y escarcha. Pero si tu frigorífico no cuenta con esta tecnología, lo mejor que puedes hacer es eliminar tú mismo el hielo que se forme. Esto es fundamental porque son elementos aislantes y dificultan el enfriamiento del interior frigorífico, provocando un despilfarro de hasta un 30% de energía. Nunca dejes que la capa supere los 3 mm de espesor.

Evita abrir las puertas

Cada vez que abres la puerta del frigorífico durante 10 segundos, el consumo se dispara un 0,8%. Y cada vez que lo haces con el congelador, la cifra se eleva al 2%. Así que piensate qué es lo que quieres coger antes de abrir la puerta. También es importante revisar que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y que las puertas se cierran herméticamente.

Elige bien el frigorífico

Si tienes que comprar una nueva nevera o congelador, escoge uno de la clase energética A y cuantas más “+” se sumen mayor será el ahorro. Pasar de una clase A a uno A+++ puede suponer un ahorro del 60%. Si tienes dudas sobre cómo utilizar la etiqueta energética de los electrodomésticos, aquí te dejamos un artículo sobre este tema: http://ow.ly/xSqC301vVmK.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =