buen-uso-climatizacion

5 consejos para un buen uso de los aparatos de climatización

buen-uso-climatizacion

Más de la mitad de la energía que se utiliza en casa va a parar a los equipos de calefacción y aire acondicionado. Por lo tanto, tomar decisiones inteligentes acerca de la climatización de tu casa puede tener un importante efecto en tus facturas de electricidad. Aquí te proponemos unas medidas de buen uso de los aparatos de climatización para aumentar la eficiencia de tu sistema de calefacción y de aire acondicionado.

Cambia los filtros del climatizador regularmente

Revisa los filtros cada mes, especialmente durante los meses de uso intensivo (verano e invierno). Si ves que el filtro está sucio, límpialo con mucho cuidado de que no se rompa o cámbialo. De todos modos, es recomendable cambiar el filtro cada tres meses. Y es que un filtro sucio ralentizará el flujo del aire y hará que el sistema gaste más energía para funcionar. Además, un filtro limpio también evitará que el polvo y la suciedad se acumulen en el equipo, evitando así posibles fallos y roturas del aparato.

Aquí te dejamos un artículo sobre cómo limpiar los filtros de tu aparato climatizador: Limpiar los filtros del aire acondicionado ahorra electricidad.

Realiza un mantenimiento cada año

Igual que se debe llevar a cabo una puesta a punto del coche antes de iniciar las vacaciones, lo mismo ocurre con el sistema de climatización. Un mantenimiento anual puede mejorar la eficiencia del sistema, de modo que su funcionamiento será más óptimo y tú estarás más cómodo.

Instala un termostato programable

Un termostato programable es ideal para las personas que están fuera de casa durante largos periodos de tiempo, ayudándolas a conseguir una temperatura óptima. A través del uso adecuado de los ajustes programables, un termostato programable puede ahorrar alrededor del 8 al 13% de tu factura eléctrica.

Regula la temperatura con tus horarios

Ten en cuenta que una diferencia con la temperatura exterior de más de 12º C no es saludable y cada grado que disminuyas la temperatura estarás consumiendo un 8% más de energía. La temperatura adecuada en verano está entre los 22 y los 26 ºC y en invierno, de 19º a 21ºC.

Si pasas mucho tiempo fuera de casa, no dejes encendido el climatizador por el día, mejor prográmalo para 1 hora antes de llegar. Evita climatizar habitaciones que no usas y por la noche, mejor mantenerlo apagado o a una temperatura de mínimo 26 grados. Si tienes la suerte de contar con un aire acondicionado con el modo Sleep, actívalo y a dormir.

Aísla tu hogar

Utiliza en tu casa buen aislamiento para evitar pérdidas de energía. Una vivienda bien aislada y acondicionada térmicamente garantiza un menor gasto energético todo el año. Instalar toldos, cerrar persianas y correr cortinas son métodos eficaces para reducir el calentamiento de nuestra vivienda ya que impiden las radiaciones directas del sol.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Doce − Once =