dormir con aire acondicionado

¿Es bueno dormir con aire acondicionado?

dormir con aire acondicionado

Todos hemos pasado alguna noche en vela o nos ha costado mucho conciliar el sueño a causa de las altas temperaturas. Los expertos consideran que la temperatura ideal para dormir se encuentra entre los 22º y los 24ª, por tanto, cuando nos encontramos, como ahora, en plena ola de calor un remedio es el uso de aire acondicionado. Pero, ¿es bueno dormir con aire acondicionado?

Hay partidarios y detractores de dormir con aire acondicionado. Los detractores esgrimen, entre otros argumentos, que comporta un gasto energético muy grande. Pero hay una serie de medidas que pueden ayudar a que 8 de las 10 personas que revelan, según distintos estudios consultados, no dormir bien sin aire acondicionado a que puedan hacerlo de la mejor manera posible.

Consejos para dormir con aire acondicionado

No superar los 24º

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) lo ideal es programar el aparato de aire acondicionado en modo nocturno. En caso de no poseer este modo, la temperatura no debe superar, en ningún caso, los 24 grados. Subir la temperatura hará que la habitación esté demasiado fría y la temperatura no sea confortable.

No enfocar los chorros de aire a la cama

Cuando se instala el aparato emisor de aire se tiene que tener en cuenta donde está o va a estar la cama y evitar que el chorro de aire frío vaya directa a ésta. Un chorro de aire directo durante toda la noche no es bueno porque nos puede hacer coger frío y acabar con dolor de garganta o resfriados.

En caso de que el aire acondicionado esté enfocado a la cama, podemos ponerlo en modo “swing”. Esta función hace que unas aspas remuevan el aire para que no vaya el chorro directo a ningún sitio concreto.

Usar el modo noche

Tal como hemos apuntado en un apartado anterior, el modo noche o programa nocturno está pensado para  minimizar el consumo energético.

Este modo, que acostumbran a tener todos los aparatos de aire acondicionado modernos, hace que el aparato funcione hasta alcanzar la temperatura marcada en el termostato. Una vez la ha alcanzado, se para y, en aproximadamente una hora, se vuelve a encender, la incrementa 1 grado y se para de nuevo.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 8 =