prevenir-corrosion-aire-acondicionado

Cómo prevenir la corrosión en tu equipo de aire acondicionado

prevenir-corrosion-aire-acondicionado

Es cierto que la unidad externa de los aparatos de aire acondicionados puede soportar todo tipo de climas. Sin embargo, esto no quiere decir que no pueda sufrir ningún daño a causa de los agentes dañinos exteriores. Uno de ellos es la corrosión, que afecta tanto a los equipos domésticos de los hogares como a los aparatos de climatización industriales de gran tamaño. En este artículo aprenderemos a prevenir la corrosión.

La corrosión es más frecuente en las áreas costeras y en las grandes ciudades ya que en estas zonas la contaminación es mayor. Así que si vives en estas zonas no pierdas detalle a estos consejos para evitar la corrosión, porque la contaminación podría dañar tu sistema de climatización.

¿Por qué se produce la corrosión?

En las poblaciones cercanas a la costa, la salinidad del aire y los contaminantes que han sido vertidos en el mar, son las causas de la corrosión de los aparatos de aire acondicionado. Por su parte, en las grandes ciudades, las causas se encuentran en la contaminación ambiental, la lluvia ácida y la cercanía a las industrias donde se manipulan productos químicos.

¿Qué consecuencias tiene la corrosión?

Tanto en zonas costeras como en grandes urbes, los equipos de aire acondicionado están expuestos a más contaminación y por tanto las posibilidades de que sean afectados es mayor. Esto reduce la vida útil y generan una pérdida de la eficiencia de los aparatos.

El hecho más preocupante es que esta corrosión no siempre aparece cuando nuestros aparatos son ya viejos, sino que es muy frecuente que empiece a generarse a los pocos meses de funcionamientos, sobre todo en las unidades exteriores.

¿Cómo evitar la corrosión?

Una de las opciones que mejores resultados ofrece es el recubrimiento para unidades externas, elaboradas con aluminio u otros materiales que protegen el equipo de la corrosión. Estos sistemas se pueden aplicar a cualquier equipo e incluso a partes con intercambio de calor (tales como bobinas) para evitar la pérdida de la eficiencia energética.

Estos artículos son resistentes a la presión ejercida por las reacciones de oxidación y resistente a los fuertes vientos. También resisten a los rayos UVA y UVB, protegiendo a las unidades exteriores excesivamente expuestas a la luz solar.

Además de ser económicamente viable, la mayoría de estos recubrimientos puede durar hasta cuatro años.

Otra forma de evitar la corrosión es mediante la limpieza y el mantenimiento periódico, ya que de esta forma se ayuda a combatir los efectos que hayan sido causados por la corrosión. Además de alargar la vida útil de nuestro aparato de aire acondicionado, esta limpieza te ayudará a ahorrar electricidad, ya que un aparato sucio consumo hasta un 30% más de energía que un dispositivo limpio.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + uno =