consells_calderes_cas

UTILIZAR LA ENERGÍA DE FORMA INTELIGENTE ES GARANTÍA DE AHORRO, ESPECIALMENTE DURANTE LOS MESES EN QUE HACE FRÍO. RECORTAR LA FACTURA DEL GAS PASA POR APROVECHAR BIEN EL CALOR.

icono_flama Cierres aislantes

Para evitar que el calor se escape hay que empezar por disponer de unas buenas ventanas (cierres aislantes) y de aislamientos murales; asimismo, los radiadores deben ser suficientemente grandes y adecuados respecto a las habitaciones.

El mejor lugar para los radiadores es debajo de las ventanas. Para que rindan al máximo, conviene purgarlos a menudo, para evitar que el aire se acumule y dificulte la salida del calor.

icono_flama Consumo eficiente

Una caldera moderna y en buen estado es una gran ayuda, igual que un termostato o un programador que permita modular la temperatura, de forma automatizada, a lo largo del día. Bajar o apagar la calefacción cuando se está fuera de casa o por la noche reduce drásticamente el consumo. Se trata de generar el calor justo y no perderlo; hay que ventilar solo durante los minutos necesarios y cubrir las vías de fuga. Tampoco debe olvidarse el calor natural, y hay que subir las persianas y descorrer las cortinas cuando salga el sol.

icono_flama Temperatura adecuada

La temperatura adecuada no debe superar los 20-21 grados, suficiente para mantener el confort en la vivienda. Durante la noche, y en los dormitorios, la temperatura adecuada oscila entre los 15 y los 17 grados. El exceso de calor no solo es perjudicial para la factura energética, sino también para nuestra salud, ya que puede provocar dolor de cabeza o sequedad de las vías respiratorias, entre otras molestias.

icono_flama Uso correcto de los aparatos

Los electrodomésticos, incluida la caldera, deben utilizarse de manera adecuada. Así, cada grado que subimos la temperatura también se dispara el consumo, hasta un 7%. El mantenimiento de la caldera es fundamental para garantizar su correcto funcionamiento. Una caldera que funciona mal, ineludiblemente, gastará más. Un buen motivo para mantener en buen estado la caldera es el hecho de que esto puede suponer un ahorro anual de hasta el 15%. Asimismo, los radiadores deben estar perfectamente limpios y hay que evitar cubrirlos parcialmente o totalmente con muebles u otros objetos decorativos.