termostato

La opción más eficiente: termostato digital o analógico

La tecnología siempre ayuda al ser humano a conseguir un mayor confort y una mejoría en su calidad de vida. La calefacción se ha convertido en una necesidad básica, pero es uno de los elementos que disparan el consumo eléctrico en los hogares y las empresas. Por eso es importante el uso del termostato para el control eficiente del sistema de climatización.

 

Mantener la calefacción fija todo el invierno no es eficiente. Las necesidades de calor cambian dependiendo de la temperatura exterior, el horario de uso o el número de personas que ocupen las estancias. A continuación, te explicamos qué tipo de termostato es más eficiente, digital o analógico.

¿Qué tipo de termostato es más eficiente: digital o analógico?

Termostato analógico

 

Los termostatos analógicos tienen una ruleta con la que se puede variar la temperatura a mano. Aunque su uso es muy extendido, a día de hoy, con el desarrollo de las tecnologías, tienen bastantes limitaciones.

 

La temperatura de confort recomendada no debe superar los 21ºC. A esta temperatura se maximiza la eficiencia de los sistemas de calefacción. Por cada grado menos, se consigue un 7% de ahorro en el consumo de la calefacción. Por eso, cuanto más preciso sea el termostato, más fácil será conseguir mayores valores de eficiencia energética. Incluso se puede llegar a ahorrar hasta un 30% en la factura de la calefacción. Pero es importante destacar que los termostatos analógicos no tienen una buena precisión y regular la temperatura de confort es muy restringida.

Termostato digital

 

En la actualidad, la mayoría de los termostatos son digitales. La ventaja es que muestran en la pantalla información más completa y tienen más funciones de control de temperatura. Además, suelen ser a la vez programables. El control será más preciso y el ahorro energético conseguido será mayor.

 

Estos termostatos utilizan las redes WiFi para conectarse a la caldera, de forma que le sacan un mejor partido a la misma. Además, como son programables, también aumentan el confort. La temperatura del hogar se puede regular para adaptarla a un horario programado, de manera que, al llegar a casa, ya se encuentre a la temperatura deseada. Y todo gracias a las aplicaciones que te puedes descargar en el móvil para el control de la calefacción en el hogar.

 

Con los avances tecnológicos, han aparecido nuevos modelos considerados termostatos inteligentes. Éstos incluyen detectores de presencia, geolocalización móvil o sensores de luz natural para aumentar aún más los valores de eficiencia.

 

Elijas digital o analógico, lo importante es no consumir de más. La eficiencia de tu sistema de climatización depende de ello, así que no dudes en plantearte la instalación de algún sistema de termostato digital. Tú y tu bolsillo te lo agradecerán.

problemas respiratorios

Sistemas de calefacción para personas con problemas respiratorios

problemas respiratorios

Como cada invierno, cada día estamos menos dispuestos a pasar frío dentro de casa. Nos gustan las casas bien caldeadas y poder estar en manga corta en pleno invierno. Pero esta comodidad puede acarrear ciertos problemas respiratorios si abusamos de la calefacción sin control.

Los sistemas de calefacción se han ido perfeccionando y la oferta es bastante amplia. En primer lugar, cabe recordar que para conseguir un ambiente climatizado saludable la temperatura no debe superar en invierno los 19 ºC a 20 ºC. Por la noche, un par de grados menos para dormir de forma saludable. Recordar también que los cambios bruscos de temperatura entre el interior y el exterior son los que generan y favorecen las infecciones virales.

¿Influye la calefacción en los problemas respiratorios?

Existen muchos sistemas de calefacción: losa radiante, estufas de gas, eléctrica, de leña, entre muchos otros. Generalmente se pueden clasificar entre sistemas que funcionan por combustión, sistemas que utilizan la electricidad como, por ejemplo, los radiadores, y los que calientan a través de la circulación de aire caliente, como los aires acondicionados.

Los sistemas de combustión consumen oxígeno y liberan monóxido de carbono al aire. La estufa es el ejemplo más claro. Por un lado, el riesgo de que alguien pueda quemarse con la llama, por otro lado, las estufas queman oxígeno y producen sustancias que pueden llegar a ser nocivas. Por este motivo, es importante una correcta ventilación de la vivienda para evitar acumulación de gases nocivos para la salud.

Los sistemas de aire caliente resecan el ambiente. El ambiente seco no es bueno para la salud porque puede generar problemas en mucosas, ojos y piel. Además, la exposición prolongada en una habitación con sistemas de aire puede provocar mareos o dolor de cabeza. El mejor sistema sería la instalación de un aire acondicionado con control automático de los parámetros de humedad y temperatura en el aire.

Climatización anti-alergia

De entre todos los sistemas para caldear casas y edificios, ¿cuál es mejor sistema para evitar problemas respiratorios?

  1. Los sistemas de calefacción tradicionales (estufa, radiador, etc.) ponen en circulación aire caliente por toda la habitación, pero arrastran las partículas de polvo que contienen alérgenos. Además, producen gases y otras sustancias que pueden desencadenar alergias. En estos casos, es importante ventilar las estancias y pasar la aspiradora con regularidad.
  2. La calefacción eléctrica (estufa de cuarzo, aire acondicionado, etc.) permite mantener una temperatura constante. Pero, al igual que los sistemas tradicionales, también distribuyen junto con el aire caliente, el polvo y los ácaros. La diferencia con los anteriores reside en la no propagación ni de olores ni de gases nocivos para el sistema respiratorio. Con estos equipos en casa, la limpieza de los ambientes es muy importante. Además, algunos equipos poseen filtros anti-alérgicos y sistemas de autolimpieza.
  3. Sistema de calefacción por calor radiante. Caldean el aire directamente sin levantar polvo. La climatización bajo el suelo permite una distribución homogénea del calor. Este tipo de sistema es una buena opción para combatir posibles reacciones alérgicas, no produce condensaciones de humedad ni afecta las vías respiratorias porque no consume oxígeno.
calefacción no contamine

Cómo hacer que nuestra calefacción no contamine

calefacción no contamine

Los últimos meses se han alcanzado niveles muy altos de contaminación en grandes ciudades como, por ejemplo, Barcelona y Madrid. Esta situación debemos tomarla muy en serio porque es una grave amenaza tanto para las personas que habitamos en estas ciudades como a nivel mundial. Los agentes contaminantes que nos han llevado a esta situación son muchos, pero en este artículo vamos a abordar cómo hacer que nuestra calefacción no contamine y no sea un punto negativo más en esta lacra.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) la contaminación atmosférica es el riego medioambiental más grande para la salud de las ciudadanas y los ciudadanos europeos. Afirman que la situación en la que nos encontramos reduce la esperanza de vida de las personas. Es así porque se convierte en un factor que propicia el crecimiento de las enfermedades cardiovasculares y pulmonares, el cáncer y los infartos de miocardio. Este organismo concluye que la contaminación es la causa de más de 430.000 muertes prematuras en la Unión Europea.

Cómo conseguir que nuestra calefacción no contamine

Uso doméstico

Debemos tener en cuenta que las emisiones de CO2 generadas por el uso de agua caliente sanitaria y calefacción en una vivienda de unos 100 metros cuadrados en la que viven cuatro personas está alrededor de las dos toneladas anuales. Esto nos indica que las calderas, más allá de los coches y otros elementos que tenemos estipulados como muy contaminantes, también tienen que estar en nuestro punto de mira en lo que a disminución de índices de contaminación se refiere.

Como hemos visto en artículos anteriores, el uso responsable de la calefacción es básico para reducir los índices de contaminación atmosférica. No tenemos, en absoluto, que apagar la calefacción y pasar frío. Pero sí evitar el derroche y el aumento de las emisiones de CO2. Y la manera de conseguirlo es ajustar nuestro consumo a nuestras necesidades. Esto implica, por ejemplo, no tener encendida la calefacción a una temperatura elevada durante toda la noche.

Uso en edificios públicos

En lo que se refiere al uso de calefacción en edificios públicos también hay que tomar medidas. En este sentido, gobiernos como el de Italia instó a todos las regiones a reducir el uso de calefacción en este tipo de edificios. Se pidió, concretamente, que bajaran la temperatura 2 grados. Esta acción, que no es muy complicada, podría contribuir a disminuir hasta un 10% las emisiones asociadas a la calefacción.

Este gesto también puede tener una gran efectividad si todos tomamos conciencia y decidimos hacerlo en nuestras casas. ¡Anímate a girar tu termostato hacia la izquierda! El planeta y tu bolsillo te lo agradecerán.

dureza del agua

¿Qué termo debo elegir según la dureza del agua?

Un termo es un depósito de agua que tenemos en el hogar y que es de uso sanitario. Mantiene una temperatura constante mediante electricidad. Por esta razón es importante que el termo se coloque en un lugar protegido e interior para evitar las pérdidas de calor. También se recomienda colocarlo cerca de los lugares donde se va a usar, por ejemplo, baños o cocina. Este simple hecho va a evitar el descenso de la temperatura en el trayecto que recorre el agua del termo al grifo.

En el mercado disponemos de termos con diferentes capacidades para adaptarse a la medida de los hogares, al tamaño de la familia y a las costumbres de aseo. No solo hay que tener en cuenta los factores anteriores para la elección de un termo eléctrico, si no que se debe poner atención en la dureza del agua de la zona.

¿Qué es la dureza del agua?

La dureza del agua es la concentración de compuestos minerales, sobre todo de sales de magnesio y calcio, en el agua. Según este aspecto existen en la naturaleza aguas muy blandas, aguas blandas, aguas semiduras, aguas duras y aguas muy duras. Según la escala Merck, la concentración de minerales disueltos en las aguas son las siguientes:

  1. muy blandas (0-79 mg/l de carbonato cálcico)
  2. blandas (80-149 mg/l de carbonato cálcico)
  3. semiduras (150-329 mg/l de carbonato cálcico)
  4. duras (30-549 mg/l de carbonato cálcico)
  5. muy duras (>550 mg/l de carbonato cálcico)

Por zonas geográficas, Ávila, Madrid y Segovia son las que tienen las aguas más blandas. En cambio, Alicante, Almería, Barcelona, Ciudad Real, Jaén, Murcia y Palma de Mallorca tienen las aguas más duras.

Un agua dura significa que contiene una elevada cantidad de cal y, por lo tanto, un mayor riesgo de que los depósitos de cal se acumulen y acaben dañando el termo. Este hecho no comporta ningún riesgo para el uso sanitario y de consumo. Sin embargo, la presencia abundante de minerales disueltos en el agua es un factor que afecta negativamente a los electrodomésticos del hogar. La cal, que contiene un fuerte poder corrosivo, reduce la vida de muchos aparatos. Y los termos eléctricos no son una excepción.

Tipos de termos de agua caliente según la dureza del agua

A la hora de elegir un termo eléctrico es importante conocer cómo es la dureza del agua en el lugar en el que va a ser instalado. Por eso, te recomendamos los siguientes tipos de termos según el agua de la zona:

  1. En lugares donde el agua es blanda, se recomiendan termos eléctricos en los que la resistencia está en contacto directo con el agua. Es una manera de transmitir el calor directamente al agua, ahorrando energía al mismo tiempo.
  2. Para zonas con aguas duras, se desaconsejan los termos anteriores. Es preferible instalar termos en los que la resistencia no esté en contacto directo con el agua. Por eso son más lentos en calentar el agua, pero tienen una mayor vida cuando trabajan en ambientes con mucha cal.
calefaccion encendida

¿Es perjudicial dormir con la calefacción encendida?

calefacción encendida

Con las frías y largas noches de invierno muchas personas optan por no apagar las calderas y los radiadores. La mayoría de los hogares ya encienden la calefacción durante el día, pero al llegar la noche nos surge cada año la misma pregunta: ¿es conveniente dejar la calefacción encendida mientras estamos durmiendo? A continuación, te explicamos si esta acción es beneficiosa o no para nuestro cuerpo.

Efectos de la calefacción encendida durante la noche

La clave para un sueño efectivo está en mantener una temperatura constante y adecuada durante el descanso nocturno. El exceso de calor en el dormitorio al mantener la calefacción encendida puede dificultar o interrumpir el sueño.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), insiste en el hecho que la temperatura de la habitación tiene importancia porque incide en la calidad del sueño. El frío o el calor extremo pueden provocar microdespertares que alteran el ritmo natural del mismo.

El cuerpo tiene una temperatura constante durante el día que es ligeramente superior a la temperatura de la noche. Durante la fase REM del sueño, que es la más profunda, se produce un mayor descenso de la temperatura corporal. Si la habitación en la que dormimos tiene un ambiente muy caluroso, podemos alterar el ritmo de la temperatura corporal. Este hecho produce que el sueño se vuelva más superficial y tengamos estos microdespertares.

Por ello, los médicos aconsejan que la temperatura idónea de la habitación en la que se duerma vaya entre los 18 y los 22 grados. Con una temperatura constante no alteraremos nuestro organismo y tendremos un sueño de calidad.

Utiliza ropa adecuada para dormir

En referencia a la ropa que utilizamos en la cama, se da por hecho que la manta ha sido sustituida por el edredón nórdico. Éste es mucho más ligero que la manta y, además, conserva mejor el calor en la cama.

Si utilizamos pijamas de algodón para dejar transpirar el cuerpo mientras dormimos, conseguiremos un efecto positivo en el sueño. Lo importante en el momento de dormir es evitar que nos despertemos y romper así la fase completa del sueño.

ahorrar en calefacción

Trucos para ahorrar en calefacción estas navidades

ahorrar en calefacción

Con el invierno, llega irremediablemente el frío y para combatirlo nada mejor que encender la calefacción. Si abusamos de la calefacción, nos podemos llevar alguna sorpresa con la factura. Algunos métodos son más eficaces que otros, pero con unos sencillos trucos podremos ahorrar en calefacción estas navidades.

Medidas para ahorrar en calefacción

A continuación, te damos unos detalles básicos para que los apliques en tu casa y poder ahorrar en calefacción estas fiestas:

Renovación de la caldera

Si nuestra caldera es antigua, lo más recomendable es cambiarla. Si lo que queremos es un buen ahorro, actualmente existe en el mercado gran variedad de calderas eficientes. Éstas consumen muy poca energía y cuando recibamos la factura lo agradeceremos.

Sustituir las ventanas

Las ventanas son un foco importante de pérdida de calor del hogar. Si nuestra casa es antigua, lo mejor es cambiarlas por unas actuales. Si se escapa calor por ellas, provoca que tengamos que subir más la calefacción y ponerla más tiempo para calentar la casa.

Utilizar alfombras

El calor también se puede ir a través del suelo. Si lo quieres evitar, es aconsejable poner alfombras.

Cerrar las habitaciones

Cerrar las habitaciones permite que el calor se concentre en las zonas donde más nos interesan. Con esta simple acción conseguiremos tener una sensación de confortabilidad mucho antes. Las estancias vacías, como los pasillos, no deben consumir el calor del hogar.

Mejorar el aislamiento de la casa

El frío se puede filtrar por diferentes partes de la casa. Por eso, reforzar el aislamiento térmico de las paredes nos permite ahorrar en calefacción. Otra alternativa es pintar las paredes con colores que reflejen la luz para mantener más el calor.

No tapar los radiadores

En días con mucha humedad se suele utilizar los radiadores para secar la ropa. O se esconden los radiadores en muebles de decoración. Estos dos hechos impiden que el calor llegue a todos los puntos de la casa y, además, se incrementa el consumo de energía.

Purgar los radiadores

Cuando comienza el invierno, es recomendable sacar el aire acumulado en los radiadores. Si no se hace, al menos una vez al año, provoca que tengamos que subir la potencia de la calefacción para caldear la casa.

Mantener una temperatura adecuada

Es preferible mantener una temperatura constante que estar apagando y encendiendo la calefacción. Lo mismo ocurre si se sube de golpe la temperatura porque provoca un gasto mayor.

Poner la calefacción solo cuando estamos en casa

Si no estamos en casa, no es recomendable dejar la calefacción encendida. Podemos controlarla, siempre que el sistema lo permita, con algún programa de encendido automático. También se recomienda apagar la calefacción durante la noche.

Hacer las revisiones anuales de la caldera

Con un buen mantenimiento de la caldera nos aseguraremos un máximo rendimiento de la misma. Calentará más eficazmente la casa.

mitos sobre el ahorro de energia

¿Qué verdades y mitos sobre el ahorro de energía en el hogar conoces?

mitos sobre el ahorro de energia

Con el precio de la energía tan elevado, las familias necesitan reducir su consumo. Es una manera de ahorro, y el único modo de hacerlo, es apostar por medidas de eficiencia energética. El problema es que, entre tantos buenos consejos, muchas veces se cuelan falsos mitos. Es la hora de desmontar estos falsos mitos y conseguir un hogar lo más eficientemente posible. Por eso, os queremos mostrar qué verdades y mitos sobre el ahorro de energía corren por la red.

Verdades sobre el ahorro de energía

1. El aislamiento, tanto para el frío como para el calor, es fundamental.

VERDADERO. Un buen aislamiento de ventanas y puertas es capaz de lograr un gran ahorro en la factura. Además, con este consumo eficiente ayudamos a preservar el medio ambiente. Se recomienda contar con sistemas de doble acristalamiento, buenas carpinterías o materiales de primera calidad.

2. Los termostatos programables ayudan a disminuir el gasto en la factura.

VERDADERO. Recurrir a termostatos programables asegura encontrar el hogar a la temperatura perfecta cuando estamos en casa. Es una manera eficiente de contribuir en el cuidado del medio ambiente y, además, contribuir a reducir el consumo.

3. Los filtros de los electrodomésticos influyen en el gasto de energía.

VERDADERO. Cada vez más los electrodomésticos inteligentes avisan de cuándo se necesita una limpieza de filtros. Realizar periódicamente las revisiones, ayudará tanto a alargar la vida útil del electrodoméstico como a reducir el coste de la factura energética.

Falsos mitos sobre el ahorro de energía

1. Para disminuir el consumo energético se necesita invertir mucho dinero.

FALSO. No hay que invertir gran cantidad de dinero para poder ahorrar y hacer un hogar más eficiente energéticamente. Con pequeños gestos se pueden conseguir excelentes resultados:

  1. Bajar el toldo a las horas de más incidencia
  2. Abrir las ventanas para ventilar el hogar (unos 10 o 15 minutos al día)
  3. Utilizar las persianas para regular mejor la temperatura

2. Dejar los aparatos eléctricos en standby no consume.

FALSO. Cualquier aparato eléctrico que se deje de utilizar, pero siga enchufado a la corriente, seguirá consumiendo. Hablamos del cargador del móvil, el del ordenador, el de la tablet, etc. Pasa lo mismo con algunos de los electrodomésticos que tenemos permanentemente conectados: sandwicheras, microondas o televisor.

3. Las bombillas de bajo consumo son más caras y no ahorran tanto.

FALSO. Es cierto que el precio de las bombillas de bajo consumo es mayor pero, a la larga, son una buena inversión. Llegan a consumir un 80% menos que las bombillas incandescentes y tienen una vida más larga.

Siguiendo estos consejos, conseguiremos un hogar más eficiente y sobre todo, más respetuoso con el medio ambiente.

materiales reciclados

Cómo diseñar decoración navideña con materiales reciclados

materiales reciclados

Se acerca la Navidad y es hora de sacar los adornos guardados en las cajas. Si este año quieres ser el más original, diseña y crea decoración navideña con materiales reciclados. Son igual de bonitos que los que puedes comprar en las tiendas, pero simbólicamente son más impactantes y especiales.

Como nos gusta pensar en la preservación del medio ambiente, os vamos a compartir algunas ideas para decorar vuestra casa en estas fiestas de Navidad con materiales reciclados. Prepara el material y, ¡manos a la obra!

Construir un árbol de Navidad con materiales reciclados

Uno de los símbolos más importantes de la Navidad es el árbol.

  1. Una de las maneras más fáciles de hacer un árbol de Navidad es utilizando materiales reciclados como, por ejemplo, papel de revistas. Seguro que en casa guardamos muchas revistas viejas. Sólo hace falta cortar y doblar las hojas e ir diseñando tanto el árbol como la decoración. Con un poco de paciencia verás que el resultado va a ser espectacular.
  2. Para una decoración navideña con un carácter más rústico o nórdico, te recomendamos utilizar listones de madera de un viejo palé para construir el árbol. Después sólo tendrás que colocarle una base y colgar algunos adornos entre los listones de madera. El resultado es muy sencillo y austero pero da un toque moderno a tu casa.
  3. Para los amantes de la lectura, siempre se pueden utilizar libros viejos para diseñar el árbol. Lo primero será crear una base sólida y después, colocar los libros salteados, haciendo contrapeso para que tengan más equilibrio y no se caigan.

Decoración navideña con materiales reciclados para niños

Los más pequeños siempre viven estas fechas con más intensidad. Por eso, los adornos navideños reciclados son una opción ideal para pasar una tarde con los niños. A continuación, vamos a hacer adornos navideños reciclados fáciles y rápidos para niños.

  1. Los niños tienen pasión por guardar los palitos de madera que utiliza el doctor cuando les mira la garganta. Utilizando estos palos con pegamento, siempre bajo la supervisión de un adulto, se pueden crear multitud de formas y objetos: ángeles, árboles de navidad, postales de Navidad para enviar, decoración para la mesa, etc. Una vez hayas construido tu figura, sólo necesitarás pintarlo con los colores que más te guste.
  2. ¿Que sería de una Navidad sin un calendario de Adviento? Quedan genial para decorar la casa y encima a los niños les encanta. Por eso te proponemos crear uno a partir de cáscaras de nueces. Sólo tienes que reunir unas cuantas nueces y unirlas con cuerdas a una etiqueta que lleve el número del día en que se debe abrir. Dentro de cada nuez se puede colocar una golosina y, luego, cerrarlas con cola. Al ser nueces que ya no comeremos, las podemos pintar por fuera para darles un toque personal.
aplicaciones domóticas

Aplicaciones domóticas para controlar la casa desde el móvil

aplicaciones domóticas

La tecnología de hoy en día ha hecho realidad aquellos sueños de la ciencia ficción. El ejemplo más claro es el las aplicaciones domóticas utilizadas para el control del hogar. Gracias a internet y a la tecnología móvil, ahora podemos subir realizar muchas de las tareas del hogar: levantar persianas, conectar la alarma, encender la televisión o incluso poner la calefacción a distancia.

¿Qué son las aplicaciones domóticas?¿Para qué sirven?

Hasta hace apenas pocos años, los equipos electrónicos del hogar disponían de un control remoto único. El aire acondicionado, el televisor, el DVD, el Blu-Ray, el sistema de sonido, entre otros, se controlaban a partir de un mando a distancia único. Con la aparición de los teléfonos inteligentes y las tablets, ahora es posible controlar muchos de ellos a la vez desde las aplicaciones domóticas.

Estas aplicaciones consisten en software dirigido a controlar e interconectar todos los electrodomésticos. Entre ellos encontramos los que controlan iluminación, consumo eléctrico, temperatura, alimentación y entretenimiento.

Las mejores aplicaciones del mercado actual

A continuación, te mostramos las mejores aplicaciones domóticas del mercado para controlar la casa desde el móvil o una tablet:

1. Houseinhand KNX

Houseinhand KNX es gratuita y está diseñada tanto para dispositivos iOS como Android. Permite controlar dispositivos KNX como las luces, persianas o clima, sistemas audiovisuales como la tv, equipos de sonido, etc. También controla sistemas de comunicación de puertas y cámaras IP en tiempo real.

2. Nexho

También es gratuita y disponible para dispositivos iOS y Android. Permite el control de un gran número de dispositivos del hogar.

3. Samsung Smart Home

Esta aplicación permite a los usuarios conectarse fácilmente con varios electrodomésticos de la marca Samsung. Puedes controlar el refrigerador, la lavadora, el aire acondicionado, el horno y mucho más.

4. Tahoma home control

Esta app permite la supervisión y control de equipos con tecnología io-homecontrol: persianas, puertas de garaje, tragaluces, puerta de entrada, sistemas de iluminación, etc.

5. See-home

Es una App de Schneider Electric. Controla y supervisa en tiempo real una instalación domótica KNX a través de la propia instalación o desde cualquier lugar del mundo vía Internet.

6. Indigo touch

Esta app sólo es para iOS y permite el control remoto de la iluminación, electrodomésticos, calefacción, sistema de riego y otros dispositivos domésticos.

7. Philips hue

Phillips Hue controla los productos de iluminación HUE de la marca Phillips. Permite configurar la iluminación idónea de la casa gracias a las posibilidades de las luces HUE. Disponible para IOS y Android.

8. OpenHAB

OpenHAB sólo está disponible para Android. Es un sistema de código abierto con el objetivo de proporcionar una plataforma de integración universal para todos los dispositivos con funciones domóticas.

usar la calefaccion

Cómo usar la calefacción cuando hay un bebé en casa

usar la calefaccion

La habitación del bebé es el lugar de la casa donde pasará más tiempo en sus primeros meses de vida. Por eso es importante conseguir un ambiente adecuado en cuanto a la temperatura, humedad y otros factores. A continuación, te damos unas recomendaciones de cómo usar la calefacción cuando se tiene un bebé en casa.

Cuál es el sistema de calefacción ideal para un bebé

El sistema de calefacción ideal para los bebés son los radiadores de gas o eléctricos, porque ofrecen un calor agradable y homogéneo. Además, si se puede regular de forma independiente, mucho mejor para todas las personas que vivan en la casa. Se recomienda no usar estufas de butano, braseros, etc. porque vician el aire de la habitación y son peligrosas. Además, recuerda que la cuna, el parque, hamaca, trona, etc. no debe estar cerca de las fuentes de calor.

Hay que tener en cuenta que la calefacción reseca el ambiente. Este ambiente no es saludable para los bebés. La humedad ideal para las estancias donde se encuentre el bebé se sitúa entre el 30% y el 50%. Un porcentaje superior favorece el desarrollo de hongos y otras molestias.

Un termómetro y un higrómetro nos será muy útil para controlar la temperatura y la humedad.

Consejos para usar la calefacción de forma adecuada

El principal factor que influye en el bienestar del bebé es la temperatura. Por ese motivo, es importante llevar un control de la temperatura cuando el bebé se encuentra en casa. Es tan malo que pase frío como calor.

Se deben tomar las siguientes precauciones cuando hay esperada la llegada de un bebé a casa:

  1. Lo ideal es mantener una temperatura en casa de entre 21 y 24 grados durante el día, cuando el bebé está activo y fuera de la cuna. Por la noche, la temperatura ideal es entre 18 y 20 grados porque al estar abrigado con el pijama, sábana, mantas, etc. su propio cuerpo ya genera calor.
  2. Nunca colocar la cuna muy cerca del radiador. El exceso de calor aumenta el riesgo de posibles enfriamientos, de deshidratación y de muerte súbita.
  3. Para evitar este exceso de humedad, es recomendable ventilar las estancias cuando el bebé no se encuentre en casa. Por el contrario, si el ambiente es demasiado seco por la calefacción, la solución es utilizar un humidificador.
  4. A la hora de bañar al bebé, caldea previamente la habitación con la calefacción. Tanto la temperatura ambiente como la del agua tiene que ser agradable para el bebé para evitar un enfriamiento.