Entradas

mal olor de tu aire

Cómo eliminar el mal olor de tu aire acondicionado

mal olor de tu aire

 

Cuando llega el verano y suben las temperaturas, el aire acondicionado se hace imprescindible. La puesta a punto también supone eliminar el mal olor de tu aire acondicionado. Si al encenderlo después del largo invierno, notas que huele a humedad o vinagre, es que algo le pasa. Te mostramos cómo solucionar este problema.

Qué hacer para eliminar el mal olor de tu aire acondicionado

Generalmente, el mal olor de tu aire acondicionado puede ser causado por la existencia de suciedad, o bien en la unidad interior, o bien que el olor provenga de fuera de la maquina, del desagüe. Aunque el primer paso para solucionar este problema es llamar al servicio técnico contratado, siempre puedes seguir estos consejos para asegurarte de que el olor desaparece:

Revisar los filtros

Una razón habitual de los malos olores, sobre todo a vinagre, es la presencia de suciedad acumulada en los filtros. Se generan bacterias y hongos que son los causantes de esos olores. La limpieza de los filtros, además de prevenir el mal olor, te evitará posibles averías y reducirá el consumo energético. Para limpiarlos basta con extraerlos, lavarlos con agua caliente y jabón, y volverlos a colocar una vez secos.

Limpiar la batería de la unidad exterior

Las unidades exteriores de los equipos no suelen tener filtro. La suciedad de la calle se deposita directamente en la batería de intercambio, reduciendo la eficiencia y la potencia térmica del aparato. Para su limpieza se utiliza aire a presión, intentando no doblar las aletas, o un simple cepillo, aunque es menos efectivo.

Echar un vistazo a la bandeja de condensados

Detrás de los filtros hay unas láminas metálicas, las bandejas de condensados del agua. Son los responsables de la gran mayoría de los malos olores en los aparatos de aires acondicionado. Como se trata de un lugar húmedo, puede provocar la aparición de bacterias y problemas más serios, como alergias y enfermedades respiratorias. Se recomienda limpiar la bandeja, al menos una vez al año. Puedes utilizar alguna solución alguicida y desinfectante para evitar la aparición de bacterias.

Vigilar el intercambiador y el ventilador

Las dos partes donde se acumula más la suciedad, además de la bandeja de condensados, son el intercambiador de frío y el ventilador interior. El ventilador interior se puede limpiar con un rociador de agua y un trapo para quitar las manchas y la suciedad almacenada. En cambio, para desinfectar el intercambiador interior, puedes añadir un poco de lejía al rociador y espera a que se seque la solución.

Controlar el desagüe

Otro de los causantes del mal olor en el aparato de aire acondicionado es el desagüe de la unidad interior. Es el encargado de canalizar el agua procedente de la condensación. Además, si está conectado al desagüe general de una vivienda, puede que los olores procedan de allí. La solución es muy sencilla, basta con colocar un sifón en el tubo antes de conectarlo al desagüe general de la vivienda. Así evitaremos que el olor exterior se distribuya por la casa.

ahorrar energía en la cocina

Cómo ahorrar energía en la cocina

ahorrar energía en la cocina

 

La cocina es la habitación de la casa que más energía consume por sí sola. El gran número de electrodomésticos ubicados en este espacio hace que el gasto de energía sea de los más elevados en la factura global de la vivienda. Hay muchas maneras de ahorrar energía en la cocina, ¿quieres descubrirlo?

Consejos para ahorrar energía en la cocina

Con los siguientes consejos conseguirás ahorrar energía en la cocina y verás como la factura de la luz se reduce de manera considerable:

Frigorífico

Este electrodoméstico puede suponer el 19% del gasto energético de la cocina. Debemos dedicar atención para que trabaje de forma eficiente y no suponga un gasto excesivo. Se recomienda mantener limpia la parte trasera de la nevera, ya que si está sucia el consumo energético aumentará. También no hay que olvidase de las gomas de la puerta, que son las responsables de que el frío no se escape.

 

Otra manera de ahorrar energía es procurar mantener abierta la puerta el menor tiempo posible. De esta forma evitaremos perder frío innecesariamente. Si en algún momento se crea escarcha en el congelador, debemos limpiarlo. Podemos llegar a ahorrar hasta un 30% en el consumo. Evita en la medida de lo posible poner alimentos calientes dentro porque la demanda energética del frigorífico puede aumentar de manera considerable.

A la hora de cocinar alimentos

Es la hora de cocinar, y lo mejor para conservar el calor es utilizar tapas en las cacerolas, tanto durante como después de la elaboración. El consumo de energía puede llegar a ser de un 60% de diferencia entre el uso del microondas o el horno. Por eso, se recomienda el primero si lo que buscamos es calentar alguna comida ya preparada.

 

En el caso que utilicemos el horno, es importante no ir abriendo la puerta innecesariamente. Perderemos calor cada vez que se abra y el electrodoméstico necesitará mucha más energía para recuperar esta pérdida de calor. Si apagamos el horno un rato antes de finalizar la cocción, utilizaremos el calor residual para terminar el proceso sin consumir más energía.

Toca fregar los platos

Lavar los platos a mano consume hasta un 60% más de agua que si se utiliza el lavaplatos. En el caso de tener lavaplatos, es bueno esperar a que este esté lleno antes de encenderlo. Piensa que este electrodoméstico consumirá la misma energía y agua estando más o menos lleno.

Lavadoras y secadoras

Los programas a baja temperatura consumen menos energía, ya que calentar el agua ya supone un incremento extra en el proceso de lavado. Las tarifas nocturnas siempre son más baratas que las diurnas, por lo que intenta planificar hacer lavadores a última hora del día. También es bueno esperar a que el tambor esté lleno para sacar el máximo partido al lavado.

Limitar el uso de la secadora también nos permitirá ahorrar mucha energía. Es uno de los electrodomésticos que más gasta, por lo que limitar su uso se verá reflejado en la factura.

Planchado de la ropa

Finalmente, a la hora de planchar, debemos acumular toda la ropa para plancharla de una sola vez. Evitaremos calentar la plancha en muchas ocasiones y ahorraremos energía.

aire acondicionado y las plantas

La buena relación entre el aire acondicionado y las plantas

aire acondicionado y las plantas

 

Las plantas aportan calidez al espacio, purifican el aire y mejoran el estado de ánimo de las personas a su alrededor. Las ventajas de tener plantas son infinitas, pero ¿crees que existe una buena relación entre el aire acondicionado y las plantas?

 

Tipos de plantas para diferentes ambientes

Las plantas son seres vivos que a lo largo del día sufren constantes variaciones en la temperatura. En un mismo día podemos abrir las ventanas, encender la calefacción o el aire acondicionado, dejar a oscuras la habitación, etc. ¿Crees que todas estas variaciones pueden afectar a la salud de las plantas?

 

Cada planta es un mundo aparte. Dependiendo de la especie a la que pertenezcan, sus necesidades varían. A continuación, os dejamos con dos ejemplos bien diferenciados de plantas que se adaptan en ambientes diferentes:

  1. Podemos encontrar especies tropicales como la Costilla de Adán que necesitan ambientes cálidos y húmedos. Además, son plantas que necesitan mucha luz, pero sin que los rayos del sol incidan de manera directa sobre sus hojas.
  2. En cambio, la hiedra prefiere ambientes más frescos. Estas plantas son perfectas para decorar pasillos en sombra o estancias de interior con menos luz.

 

En general, las plantas de interior deben tener una temperatura aproximada de 15 grados centígrados. En tiempo estival, cuando la temperatura interior puede alcanzar valores altos, es imprescindible tener un buen aparato de aire acondicionado. Será nuestro regulador de temperatura interior y podremos establecer una buena relación entre el aire acondicionado y las plantas de nuestro hogar.

 

Convivencia entre el aire acondicionado y las plantas

Regular correctamente el aire acondicionado no tiene por qué suponer un problema para las plantas. De hecho, casi todas las especies que podamos tener en el interior de nuestro hogar agradecerán un respiro del calor veraniego. Tanto en sí que la temperatura no afecta directamente a las plantas, sí debemos controlar la humedad de la casa. Los aparatos de aire acondicionado resecan el ambiente, por lo que hay que regular la frecuencia y cantidad del riego.

 

La forma cómo regarlas es importante. Debemos evitar y controlar los excesos de agua, por eso es mejor hidratarlas echando agua con un pulverizador sobre sus hojas. Además, tenemos que regar la tierra de forma moderada, dependiendo de las exigencias de cada una de las especies que tengamos.

 

Como último consejo, debemos cuidar la ubicación de las plantas. Evitar siempre los espacios más fríos o con corrientes, incluso alejarlas directamente de la influencia directa del aire acondicionado o la calefacción.

 

A la hora de encender el aparato de aire acondicionado o calefacción, piensa un poco en tus plantas y en como podría afectarles esos cambios bruscos de temperatura. ¡Te lo van a agradecer!

aire acondicionado solar

Aire acondicionado solar: cómo obtener frío con calor

aire acondicionado solar

 

El aire acondicionado solar produce frío gracias a la energía solar térmica como fuente de energía. Obtener frío con calor es una paradoja, pero totalmente posible. Podría ser la solución a la eficiencia en el consumo de energía de los particulares y de las empresas. Pero estas instalaciones solares no solo requieren de unos buenos equipos diseñados por profesionales, sino que también es importante el mantenimiento correcto para que su eficiencia sea máxima.

Cómo funciona el aire acondicionado solar

Dentro del aparato de aire acondicionado circula un líquido refrigerante para mantener la temperatura o reducirla, dependiendo del programa puesto en marcha. Para conseguir el enfriamiento de la zona, se necesita un ciclo de refrigeración que consta de cuatro procesos:

 

  1. Expansión. Al principio del proceso el refrigerante se encuentra en estado líquido a alta presión. A través de un elemento de expansión se consigue el efecto de refrigeración gracias a la reducción de la presión y la temperatura del líquido.
  2. Evaporación. Una vez el líquido se expande, también se evapora transmitiendo frío al aire del lugar a climatizar gracias a un ventilador.
  3. Compresión. El gas se convierte en líquido otra vez por medio de un compresor, obteniendo gas a alta presión.
  4. Condensación. El vapor a alta presión circula a través del condensador, evacuando el calor al exterior y transformando el refrigerante en estado líquido.

Tipos de aire acondicionado solar

Actualmente existe en el mercado tres tipos de aire acondicionado solar. Descubre las ventajas de cada uno de ellos:

Híbridos

Los sistemas híbridos combinan la tecnología fotovoltaica con la corriente eléctrica de los hogares. Es un sistema automático que cambia entre la energía solar y la batería, según la necesidad del momento. El panel solar recarga las baterías del sistema cuando sale el sol, y cuando no lo hay, la batería se carga a través de la alimentación de corriente de la casa.

 

La principal ventaja es el ahorro de energía en comparación con la utilizada por el aire acondicionado convencional. Como en la mayoría de los casos, son sistemas bastante caros actualmente y sólo funcionan en pleno rendimiento en ambientes secos y muy soleados.

Absorción

El sistema de absorción solar utiliza energía térmica para evaporar el líquido refrigerante que enfría el aire. El agua calentada por esta energía solar permite enfriar a cerca de 7 °C unos depósitos. Una vez enfriada se transporta a una serie de tubos de cobre para que el aire fresco recorra el hogar.

Desecantes

En este proceso el aire se deshumidifica usando un desecante. Normalmente se utiliza gel de sílice. Entonces el aire se enfriar por evaporación de agua.

 

Debido a la escasa implantación de estos sistemas más eficientes, todavía siguen predominando los aires acondicionados convencionales, lo que supone una alta demanda de la red eléctrica. En cambio, los aires acondicionados solares ofrecen importantes beneficios ambientales: menor demanda de energía, reducción de los costos de electricidad y de las emisiones de gases de efecto invernadero.

eficiente

Cómo utilizar el aire acondicionado de manera eficiente

eficiente

 

Llega el buen tiempo y es la hora de cambiar la calefacción por el aire acondicionado. Los siguientes consejos te van a permitir sacar el máximo rendimiento de tu aparato de aire acondicionado y, además, conseguirás un consumo más eficiente.

Recomendaciones para un uso eficiente del aire acondicionado

Cuatro palabras resumen como lograr un uso eficiente del aparato de aire acondicionado: aislamiento, temperatura, flujo y ahorro.

 

  1. Lo mismo que cuando encendemos la calefacción en invierno, el aislamiento es un elemento fundamental. Al enfriar una habitación o un espacio en una casa, siempre debemos asegurarnos de que no haya fugas. Es la principal condición para que la temperatura se conserve correctamente y el aparato de aire acondicionado no trabaje más de lo necesario. Por ese motivo, puertas y ventanas deben estar cerradas.
  2. Otra cuestión importante es saber a qué temperatura hay que poner el aire acondicionado. Para acertar con la temperatura interior se debe tomar nota de la temperatura exterior. Generalmente, es más que suficiente programar la temperatura del aire acondicionado cinco grados por debajo de la temperatura exterior.
  3. Otro factor que influye es el flujo de aire. Cuando hace mucho calor, las personas tendemos a dirigir el aire directamente hacia sí mismos. Pero cabe destacar que es un grave error. De esta manera sólo sentiremos el aire fresco encima nuestro pero la habitación permanecerá cálida. Para que la temperatura de la habitación sea la adecuada, debemos dirigir el flujo de aire frío al centro de la estancia. Con esta acción permitimos enfriar y conseguir un ambiente fresco en toda la habitación.
  4. Para que nuestro aparato trabaje de forma eficiente y podamos conseguir ahorrar en el consumo, debemos evitar que permanezca encendido cuando no hay nadie en la habitación. Lo más práctico es utilizar un programador que active o desactive el aparato en función de la utilidad de la habitación. De esta manera, la habitación estará fría a nuestra llegada y evitaremos ponerlo a mucha potencia desde el principio, aumentando el consumo de energía.

No te olvides del mantenimiento de tu aire acondicionado

El mantenimiento es parte imprescindible para que el aire acondicionado funcione con eficiencia y evitemos tener problemas. Por este motivo, debemos evitar que se creen y formen obstrucciones en las diferentes partes que lo forman, sobretodo en las entradas y salidas de aire.

 

Tampoco debemos descuidar la limpieza de los filtros en el cambio de estación, del calor al frío. Evitaremos la acumulación de sustancias nocivas para nuestro organismo. Además, en caso de avería, lo primero es llamar inmediatamente a un experto para que la solucione.

 

Siguiendo estos consejos garantizaremos que el sistema de aire acondicionado está en perfectas condiciones y que su funcionamiento sea lo más eficiente posible.

ventilar el hogar

Ventilar el hogar también es eficiencia energética

ventilar el hogar

 

Ventilar el hogar es una obligación necesaria para renovar el aire interior. El aire de nuestras casas se vicia por los olores y por la contaminación exterior, por este motivo es necesario abrir ventanas y dejar que corra el aire. Los niveles de contaminación ambiental dentro de los hogares pueden ser incluso superior a los niveles externos. Esto se debe, principalmente, a la falta de ventilación natural que existe en muchos hogares.

 

Las principales ventajas de ventilar el hogar

Aparte de razones higiénicas para la salud de la persona, ventilar las habitaciones del hogar ofrece un sinfín de ventajas. A continuación, os explicamos cuáles son:

  1. Cooperas al consumo energético eficiente de la vivienda. Ventilar el hogar adecuadamente en verano permite refrescar el ambiente y consumimos menos aire acondicionado. En cambio, abrir las ventanas durante las horas más soleadas en invierno, ayuda a equilibrar la temperatura interior y a controlar el gasto en calefacción.
  2. Oxigenas el aire. Ventilar el hogar reduce la concentración de CO2.
  3. Regulas la humedad. Cuando el aire está muy seco es deseable aumentar la humedad, sino podemos perjudicar nuestras mucosas respiratorias. En cambio, en otras ocasiones hay que disminuirla para que no haya condensaciones indeseables.
  4. Reduces el polvo. Las corrientes de aire arrastran las partículas en suspensión y los malos olores.
  5. Permites que el sol actúe. Los rayos del sol calientan y controlan la proliferación de microorganismos en las estancias.

Los contaminantes que habitan nuestra casa

Los principales contaminantes son partículas en suspensión como el polvo, pelos de animales, ácaros o el polen. También se pueden llegar a detectar emanaciones de productos químicos. Entre los más comunes encontramos pinturas, plaguicidas, productos de limpieza, la cola del aglomerado de algunos muebles, entre muchos otros.

 

El propio humano también produce contaminantes, el dióxido de carbono que producimos al respirar. Quien no ha sido capaz de detectar, en alguna ocasión, los ambientes cargados en las habitaciones donde se concentran un gran número de personas. Otros contaminantes muy frecuentes en nuestros hogares son los humos de las velas, de los inciensos o del tabaco. Son verdaderamente perjudiciales para nuestra salud, sobre todo en espacios cerrados.

 

Además, algunos agentes biológicos también pueden afectar a nuestra salud. Por ejemplo, los mohos que residen en el ambiente del hogar y que pueden acabar en las vías respiratorias.

 

La mejor hora para ventilar es…

Se recomienda ventilar cuando el aire exterior se encuentre limpio, normalmente, a primera hora de la mañana. Si en invierno no queremos despilfarrar el calor de la calefacción, entonces es mejor ventilar cuando el sol incide directamente sobre las ventanas. Esta opción dependerá de la orientación del edificio y de una exposición mayor o no al tráfico rodado.

 

Siguiendo estos consejos, mantendrás la buena salud del hogar y, de paso, ahorrarás en tu factura energética:

  1. Es necesario ventilar todos los días
  2. La mejor hora es la primera hora de la mañana
  3. Media hora es suficiente

 

En la actualidad, los edificios modernos apuestan por sistemas de ventilación mecánica que filtran el aire antes de que entre en el hogar.

orientación de tu hogar

Ahorro energético según la orientación de tu hogar

orientación de tu hogar

Para encontrar bienestar y confort en el hogar, la mayoría de los usuarios afirman que un buen equipo de aire acondicionado para los meses calurosos y un buen sistema de calefacción para los días fríos del invierno son imprescindibles. A la hora de elegir qué sistema es el que más nos interesa, se debe tener en cuenta la orientación de tu hogar para apostar por las soluciones de climatización más eficientes.

 

La orientación de tu hogar no es el único factor que determina la temperatura ambiente, pero sí es uno de los más determinantes. Los datos demuestran que la orientación de la casa puede suponer un ahorro de energía importante (hasta del 70%). Recorriendo los cuatro puntos cardinales que explicamos a continuación, podremos dar con algunas recomendaciones para que tu vivienda sea lo más acogedora posible.

Ahorra energía dependiendo la orientación de tu hogar

Los cuatro puntos cardinales van a marcar la elección de los sistemas de climatización en dependencia de las siguientes características:

Norte

El principal problema que presenta una vivienda con orientación norte es el frío en invierno. En cambio, durante el verano, el sol sólo incide por la mañana y al atardecer. En este tipo de viviendas es importante contar con un buen aislamiento en ventanas y puertas. El principal gasto energético se debe a la calefacción durante los meses más fríos.

Sur

Las viviendas con orientación sur reciben durante las cuatro estaciones del año una fuerte influencia del sol, tanto en luz natural como en calor. Contrariamente al caso anterior, el principal gasto en energía se debe al aire acondicionado. Para ahorrar un poco en la factura de la luz, se recomienda estudiar en qué estancias de la casa se pasa más tiempo a lo largo del día para colocar un sistema de climatización efectivo. Además, nunca se debe obviar la activación de un modo nocturno de refrigeración para conciliar mejor el sueño. Si con estos consejos todavía se padece calor dentro de la vivienda, se debería priorizar la instalación de toldos en terrazas y ventanas para evitar la incidencia directa de los rayos del sol.

Este

Estas viviendas reciben luz y calor del sol durante todo el año entre el amanecer y el mediodía. Los inviernos suelen ser más cálidos, más llevaderos, gracias a que calientan la vivienda buena parte de la mañana. En cambio, durante el período de más calor, se hace imprescindible el uso del equipo de aire acondicionado.

Oeste

Las viviendas orientadas al oeste suelen ser muy cálidas. El sol incide durante todo el año desde el amanecer hasta el atardecer. Por este motivo, en invierno se genera un ambiente agradable y el gasto en calefacción se reduce en comparación con las demás orientaciones. Mientras que en invierno se mantiene la casa medianamente caldeada, de cara al verano ocurre el efecto contrario. La incidencia directa del sol es tan grande que es interesante impedir la entrada del calor con toldos, estores, etc. Probablemente no sea suficiente y se necesite de un sistema de aire acondicionado.

ahorrar energía esta primavera

Consejos para ahorrar energía esta primavera

ahorrar energía esta primavera

 

Para conseguir un consumo eficiente de la energía en el hogar, es fundamental adaptarse a las necesidades concretas de cada estación del año. Por este motivo, con la llegada de la nueva estación, toca cambiar algunos hábitos si nuestra intención es ahorrar energía esta primavera.

Cómo ahorrar energía esta primavera

Adaptando el hogar y el uso de energía a cada estación del año, se puede conseguir un importante ahorro en la factura de electricidad y gas. Por eso, te queremos dar algunos consejos prácticos para ahorrar energía esta primavera. Prepara tu hogar para recibir la subida de temperaturas y el mayor número de horas de iluminación natural.

Ventilar el hogar

La ventilación de los espacios interiores debe hacerse a la hora correcta. La temperatura exterior ideal debe rondar entre los 18 y los 24 grados. Esto se traduce desde las últimas horas de la tarde hasta por la mañana. Además, para evitar los efectos del polen, se recomienda hacerlo a primera hora de la mañana porque es cuando la concentración de este alérgeno es menor.

Evitar las horas de más calor

Antes de tener la intención de encender el aire acondicionado, es mejor bajar las persianas y los toldos. También se pueden echar las cortinas durante el mediodía y las primeras horas de la tarde, cuando el sol irradia más calor. Con estas sencillas acciones, se consigue evitar que el calor del exterior entre en la vivienda. Incluso se puede llegar a conseguir cinco grados de diferencia térmica.

Elegir un sistema de climatización adaptado a las necesidades

Es normal utilizar el aire acondicionado durante los días más calurosos del año. Sin embargo, durante la primavera los días son más templados y, en la mayoría de los días, se recomienda usar el ventilador. De esta forma, el ahorro de energía en un solo día puede llegar hasta el 80%.

Usar bombillas LED

Las bombillas LED, además de ahorrar energía, producen mucho menos calor que el resto de bombillas existentes en el mercado. El cambio de las bombillas del hogar reducirá el calor ambiental del interior y se conseguirá una temperatura más templada en las habitaciones de una manera mucho más rápida y barata.

Usar el aire acondicionado con cabeza

Ya se sabe que en primavera hay días que el calor puede ser sofocante. En estos casos, se hace inevitable encender el aire acondicionado. Por eso es importante configurar la temperatura de manera correcta. Se aconseja regular la temperatura durante el día entre los 24 y los 26 grados. Igualmente, en horario nocturno, no se debe dormir con el aire acondicionado activado. Siempre puedes encenderlo durante un tiempo antes de ir a la cama, pero recuerda apagarlo justo antes de dormir.

eficiencia energética de las calderas

Distintivo de eficiencia energética de las calderas

eficiencia energética de las calderas

Desde el 2015 se aplica de manera obligatoria la normativa europea Energy Related Product (ErP) de etiquetado energético y diseño ecológico. Esta normativa afecta a calderas, bombas de calor, equipos de cogeneración de potencia menor a 400W y calentadores y acumuladores de menos de 2.000 litros.

 

Los datos que ofrece esta etiqueta son el nivel de eficiencia energética, en una escala de mayor eficiencia (A+++) a menor eficiencia (G), el nivel de ruido, la potencia térmica nominal y la cantidad de agua caliente capaz de producir. Por este motivo, la eficiencia energética de las calderas es un tema actual, sobre todo, por las intenciones de fabricantes y consumidores en la preservación del medio ambiente.

La eficiencia energética de las calderas de condensación

El valor que marca la diferencia es la elevada eficiencia energética de las calderas de condensación frente a las calderas convencionales. Puede suponer un ahorro entre un 20% y un 30%.

 

Esto se debe al mayor aprovechamiento de calor dentro de la caldera. El vapor generado de la combustión es reconducido, precalentando el agua que es introducida en la caldera. De hecho, su rendimiento es bastante mayor, de alrededor un 110% frente al 70-80% de las convencionales. También hay que tener en cuenta que la eficiencia energética de las calderas es mayor cuando trabajan a baja temperatura. Alrededor de los 50-60ºC, aprovechan mucho más el calor disipado.

Ventajas de las calderas de condensación

El funcionamiento eficiente de las calderas de condensación hace que presenten las siguientes ventajas:

  1. Ahorran energía y son energéticamente más eficientes. Estas calderas llegan a ahorrar en torno al 25-30% en el consumo de energía.
  2. Son más sostenibles. Como hemos comentado anteriormente, las calderas de condensación recuperan el calor que proviene de la condensación de los vapores de agua. Recuperando esta energía, se reduce la temperatura de los gases de combustión, con lo que se reduce la emisión de gases contaminantes. De hecho, reducen hasta en un 70%, las emisiones de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono.
  3. Mayor rendimiento. Como aprovechan el calor del vapor del agua, alcanzan rendimientos del cien por cien.
  4. Se puede subvencionar su instalación. Muchas comunidades autónomas preocupadas por el medio ambiente ofrecen subvenciones para impulsar la implantación de este tipo de tecnología eficiente.

Otras ventajas de la caldera de condensación

A parte que son más eficientes y ahorran energía, las calderas de condensación son mucho más silenciosas que las convencionales. El mayor inconveniente de este tipo de calderas, la inversión inicial. Aun así, se amortiza rápidamente debido al ahorro energético que conlleva. Su instalación es más compleja que en las calderas convencionales porque requiere una salida de humos para el vapor. Además, la chimenea se tiene que instalar de forma que no provoque goteos y también se debe colocar un desagüe para eliminar la condensación del vapor de agua en la caldera.

colocar los radiadores

¿Cuál es el mejor sitio para colocar los radiadores?

colocar los radiadores

Los radiadores son emisores térmicos que consisten en un circuito de aluminio, hierro fundido o acero por donde circula el agua caliente. Estos sistemas de calefacción son muy efectivos, pero debemos tener en cuenta algunas precauciones:

  1. No se debe secar ropa encima o cubrir con tejidos
  2. Tampoco se aconseja pintar los radiadores porque la pintura dificulta la transmisión de calor y puede desprender olores
  3. Anualmente es importante purgar los radiadores para eliminar el aire y optimizar su funcionamiento

 

Una vez se han seguido todas estas recomendaciones, si lo que buscamos es la eficiencia de los radiadores, hay que tener muy en cuenta su ubicación dentro de la casa. Colocar los radiadores en los lugares óptimos y tener un mantenimiento adecuado a lo largo del año, va a permitir un ahorro energético y eficiencia óptima de los radiadores.

Dónde colocar los radiadores en casa

Aunque parezca algo del azar, la ubicación de los radiadores tiene su lógica. El principal objetivo a la hora de colocar los radiadores es conseguir el mayor rendimiento de energía posible. A continuación, los lugares más idóneos para su colocación:

Debajo de la ventana

Los radiadores calientan el aire de alrededor que pasa por sus aletas. Este proceso se llama convección. El aire se distribuye por la habitación una vez caliente, por lo que la rapidez con la que se distribuye por la estancia también es importante. Por eso, colocar los radiadores debajo de las ventanas ayuda a una redistribución del aire más rápida. El aire frío que llega por las ventanas se calienta al pasar por encima del radiador, creando una corriente de aire frío y caliente. El frío baja porque pesa más y el caliente sube. De hecho, un radiador colocado debajo de una ventana es un 30% más eficiente.

En paredes interiores

Otra ubicación, pero menos eficiente, son las paredes interiores de la casa. El calor que se transmite a la pared se redirige hacia otras habitaciones y no se pierde. Evitar, en la medida de lo posible, su colocación en paredes que den al exterior. Si no se puede reorganizar su colocación, existen medios para mejorar el rendimiento:

  1. instalar aislantes entre la pared y el radiador
  2. pintar la pared con pinturas aislantes térmicas
  3. colocar reflectantes de calor preparados para este fin.

 

En conclusión, la opción más eficiente es debajo de las ventanas. Eso sí, optar por unas ventanas con cristales dobles para mejorar el aislamiento. En el caso de no poderlo hacer, existen en el mercado diferentes medios para aislar la casa y mejorar el rendimiento de los radiadores.