Entradas

desplazarse en bicicleta

Desplazarse en bicicleta es bueno para ti y para el Planeta

desplazarse en bicicleta

Desplazarse en bicicleta tiene un doble beneficio: es bueno para tu salud personal y, además, colaboras con el cuidado del medio ambiente. El aire que respiramos en las ciudades está cada vez más viciado, debido a las partículas en suspensión de CO2 que producen los automóviles. Cada vez que coges la bicicleta como medio de transporte frente al automóvil, estás aportando un grano de arena muy valiosos para mejorar la calidad del aire de las ciudades.

Desplazarse en bicicleta: datos contundentes

Moverse en bicicleta es uno de los ejercicios más saludables que existe. Los estudios realizados son contundentes: reduce las probabilidades de sufrir un infarto en un 18%. Desplazarse en bicicleta a diario, ya sea para ocio o para ir a trabajar, es una costumbre con múltiples beneficios. Ayuda en mejorar nuestra salud y en la protección del medio ambiento, ya que no es un transporte contaminante.

 

El estudio realizado por la Universidad de Odense, en Dinamarca, pone de manifiesto que, con una frecuencia de media hora semanal encima de la bicicleta, se reduce sensiblemente el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Pedalear no solo ayuda a mejorar el tono muscular, sino que controla el peso, reduce el estrés y disminuye el riesgo de padecer diabetes de tipo 2.

Implantación del uso de la bicicleta

La implantación del uso de la bicicleta es muy desigual en los países europeos. A la cabeza del ranking se encuentra Dinamarca y Países Bajos. En la geografía española algunas ciudades han apostado por fomentar el uso de la bici. Para ello han habilitando carriles exclusivos y sistemas de alquiler bicicletas públicas. Aún con toda esta infraestructura, queda mucho trabajo por realizar. Previsiblemente en el futuro estaremos en la misma situación que muchos países centroeuropeos y nórdicos.

Holanda

Los Países Bajos, tal como su nombre dice, es un país muy llano y con una cuarta parte de su territorio bajo el nivel del mar. De media, los holandeses pedalean casi mil kilómetros por persona al año. En este aspecto es un país muy evolucionado, ya que las ciudades y sus gobernantes no escatiman esfuerzos para adaptar, cada vez más, kilómetros y kilómetros en sus ciudades. Han adaptado carriles y calles exclusivas para bicicletas y viandantes, grandes aparcamientos en las principales estaciones de tren e, incluso, puentes diseñados para bicicletas como el Dafne Schippersbrug, en Utrecht.

Dinamarca

En la capital de este país nórdico, Copenhague, una de cada tres personas acude al trabajo pedaleando. El centro de la ciudad es dominio de las bicicletas, donde el coche ha quedado restringido a un segundo plano. Además, está permitido acceder al transporte público con ellas. Esta ciudad ha sido reconocida como la mejor ciudad para los ciclistas. Todo gracias a sus más de 350 km de carriles exclusivos para bici.

 

El uso de la bicicleta debería ser un buen propósito para todo el 2018. Un número mayor de bicis hace que mejore la calidad del aire que respiraremos. ¿Ya te has apuntado a darle a los pedales?

bicicletas que generan electricidad

Pedaladas energéticas: bicicletas que generan electricidad

bicicletas que generan electricidad

La tendencia actual en la sociedad se encamina hacia la concienciación por la preservación del medio ambiente. Reunir deporte, bienestar y bicicletas que generan electricidad limpia, cada día está más cerca y es más accesible para todos. Tres ejemplos de esta tendencia actual son:

  1. El Hotel Crown Plaza de Copenhague, en el que sus huéspedes reciben dinero por pedalear durante 15 minutos en bicicletas estáticas con las que generan electricidad
  2. El festival de música de San Francisco, Bicycle Music Festival, cuyos espectadores pedalean para suministrar energía para que los artistas puedan tocar
  3. Trabajar en el edificio más sostenible, The Edge en Amsterdam, donde los empleados generan electricidad al hacer spinning en el gimnasio

Como construir bicicletas que generan electricidad

El proceso para crear bicicletas que generan electricidad es muy sencillo. Gracias al pedaleo hacer energía es más sencillo de lo que se puede pensar. A una bicicleta cualquiera solo hay que adaptarle un alternador. Al pedalear, entra en contacto con una polea y el alternador que gira (a modo de dinamo), transformará la energía cinética producida por el movimiento de los pedales en energía eléctrica. Esta energía generada acabará almacenada en una batería portátil.

Aplicaciones de la energía limpia producida

Las aplicaciones son múltiples. Siempre hay que tomarlas como complemento del suministro eléctrico habitual. Crear una combinación energética de estos dos métodos para el día a día en el propio hogar puede ser interesante. Además, ya se han desarrollado aplicaciones de esta fuente de energía limpia como, por ejemplo, en la recarga de dispositivos móviles. Otra de estas aplicaciones recae en la generación de electricidad en lugares de difícil acceso para la red de distribución. Un ejemplo de esta actividad lo encontramos en las estaciones de emergencia de alta montaña o de carreteras poco transitadas.

Ejemplo de innovación en la generación de energías limpias

La innovación siempre recorre caminos desconocidos y sin metas claras. Los investigadores no cesan en su empeño de crear prototipos partiendo de la base de esta generación de electricidad por pedaleo. Un paso más hacia el futuro es el concepto llamado EHITS (Energy Harvesting Intermode Transport System). Consiste en una bicicleta que produce energía solar y eólica y se puede conectar a la red convencional de electricidad.

Esta bicicleta tiene un panel solar instalado en el cuadro. Por otra parte, cuenta con dos ruedas donde se han colocado dos generadores eólicos. Estas dos fuentes de energía se conectan directamente a una batería donde acumula esta energía que después inyectará a la red eléctrica.

Bicicletas, respeto al medio ambiente, hábitos saludables de las personas y generación de energía eléctrica limpia. El camino hacia modelos energéticos más ecofriendly no tiene pausa.

ir a trabajar en bicicleta

Bonificación por ir a trabajar en bicicleta

ir a trabajar en bicicleta

Desde hace ya un tiempo en Francia se ha puesto en marcha un proyecto que consiste en pagar a los empleados que se desplazan hasta sus puestos de trabajo en bicicleta. Han sido 18 empresas las que se han presentado voluntarias para pagar a sus trabajadores 0,25 euros el kilómetro que realizan cada día para ir a trabajar en bicicleta. Evidentemente se incluye el trayecto de ida y el de vuelta.

Los beneficios de la bonificación por ir a trabajar en bicicleta en Francia

Esta iniciativa, que cuenta con el soporte de la Agencia del Medio Ambiente y Control de la Energía de Francia, fue un éxito rotundo. En sólo cinco meses consiguió aumentar del 2% al 3.6% el número de trabajadores que se desplazan en bicicleta hasta su sede laboral.

En las 18 empresas adscritas al proyecto había 8000 empleados, de los cuales 380 se sumaron a la iniciativa. La adhesión les comprometía a ir al trabajo en bicicleta, especificando el número de kilómetros que iban a hacer en cada recorrido.

A raíz de esta iniciativa otras personas, no pertenecientes a estas empresas, decidieron, también ir a trabajar en bicicleta. Ya que esta medida forma parte de un plan global de la ley sobre transición energética del país vecino. Con esta ley se pretende disminuir el tráfico en transporte contaminante como coches y motos y, de esta manera, mejorar la salud de los ciudadanos.
Se calcula que con esta media, cada empleado que va trabajar en bicicleta puede percibir una media de 40 euros al mes. Y, además, muchas de las personas que se sumaron a la iniciativa pasaron a usarla para realizar otros desplazamientos.

Prueba de ello es que los trayectos cada vez son más largos. En 2008, según Cicloesfera, la distancia media de los desplazamientos era de casi tres kilómetros y medio, y a principios de 2015, rondaba los cinco kilómetros.

Iniciativas para ir a trabajar en bicicleta aplicadas en otros países

Iniciativas similares se han llevado a cabo con anterioridad en otros países entre los que podemos citar Países Bajos, Bélgica Dinamarca, Gran Bretaña, y Alemania. En todos estos países existen diferentes incentivos para incrementar el uso de la bicicleta y disminuir el uso de vehículos a motor como, por ejemplo, exenciones de impuestos, subvenciones para la compra de bicicletas o, como en Francia, pago por kilómetro recorrido.