Entradas

Calefacción central o individual

Calefacción central o individual, ¿cuál es mejor energéticamente?

Calefacción central o individual

l

Es difícil responder a la pregunta si es mejor la calefacción central o individual porque hay diversos factores que hacen que, como en la mayoría de los casos, no haya una única respuesta válida. Tampoco si lo planteamos en términos de eficiencia energética, algo que cada vez nos preocupa más a todos, por nuestro compromiso con el medio ambiente y también, no lo podemos negar, por el alto precio que los suministros del hogar han alcanzado en los últimos tiempos.

La conveniencia de un tipo u otro de calefacción, del que veremos sus características a continuación, dependerá mucho de factores como, por ejemplo, el número de personas que vivan en una casa.

Calefacción central o individual. Características, ventajas y desventajas

Calefacción central

La calefacción central en la actualidad sólo está instalada en el 10% de los hogares españoles. Este tipo de calefacción se caracteriza esencialmente porque la misma fuente de calor da servicio a diversos tipos de vivienda, que pueden, o no, estar en el mismo bloque. En estos casos se puede consumir energía de forma indiscriminada porque el consumo se paga entre todos. Además, normalmente, se paga una cantidad preestablecida.

La caldera de este tipo de calefacción no se encuentra en el interior de la vivienda y su mantenimiento es más barato que el de la calefacción individual porque se paga entre todos los vecinos o usuarios.

Respecto a las desventajas podemos resaltar que la fecha de encendido y apagado de este tipo de calefacción está estipulada y puede ser que no se ajuste a las necesidades de todos los usuarios.

Como conclusión podemos aportar que este tipo de calefacción puede contribuir positivamente en términos de eficiencia energética a familias numerosas en lugares muy fríos. No obstante, el hecho de que se consuma indiscriminadamente no es positivo ni en este sentido ni en muchos otros.

Una posible solución, que nos permite guardar sus ventajas y alejarnos de sus desventajas, es lo que se conoce como calefacción central de contabilización individualizada de consumos. Este sistema consiste, a grandes rasgos, en instalar contadores o repetidores de costes en las viviendas que cuentan con calificación central para poder contabilizar el consumo de cada usuario.

Calefacción individual

La calefacción individual, como se puede desprender de lo abordado en el anterior párrafo, se caracteriza porque cada vivienda tiene su propia caldera y el mantenimiento, tanto de ésta como de los radiadores o el sistema de emisión que se tenga, depende del usuario. Los costes, por tanto, son más caros. Pero pueden escoger cuándo en qué momento la encienden y cuándo la apagan.

Vemos, por tanto, que en lo que se refiere a calefacción central o individual, a excepción de casos concretos como los expuestos, la individual, siempre que se realice un buen uso de ésta, es mejor en lo referente a eficiencia energética.

Adiós a la calefacción central

A partir del 1 de enero del 2017 cada propietario deberá tener instalados en su vivienda contadores individuales para pagar únicamente la energía que consume. Se acaba así con el sistema de calefacción central en edificios de viviendas, en el que los vecinos de una comunidad pagaban la energía consumida por todos según los coeficientes de los metros cuadrados de su vivienda.. El gobierno tiene previsto aprobar en breve un real decreto que tiene por objetivo reducir el consumo de energía en los edificios con sistemas centralizados de calefacción o refrigeración.

Esta medida afectará a 1,7 millones de hogares en toda España, la gran mayoría edificios construidos antes de los años 90. El gobierno aplica la Directiva Europea de Eficiencia Energética 27/2012/UE que obliga a todos los edificios con sistema de calefacción central a instalar dispositivos de medición individuales. Los hogares españoles siguen con esta medida a los alemanes, belgas, daneses e italianos.

Un ahorro de 225€ al año

El sistema de calefacción o refrigeración central no tiene en cuenta el consumo individual de cada vecino. Así, se daban situaciones rocambolescas como que una familia numerosa, fuere cual fuere su consumo, pagaría lo mismo que un vecino que vive solo o que una pareja de jubilados que deciden pasar el invierno en un clima más cálido y dejan su vivienda vacía y con los radiadores cerrados. Esta situación desincentivaba el ahorro energético, pues cada vecino pagaba siempre lo mismo independientemente de su comportamiento energético.

Según un estudio de la Universidad de Alcalá, esta medida se traducirá en un ahorro de hasta el 25% en la factura energética, es decir, un ahorro entorno a los 225€ al año por hogar.

 Cómo individualizar el contador de consumo

La contabilización individual de los costes se puede realizar de dos maneras, en función del diseño de la instalación.

  1. Conducciones en forma de anillo: el agua caliente circula por un anillo, existe un único punto de entrada y otro de salida de cada vivienda, entonces medir el consumo individual es sencillo. Basta con instalar un contador o calorímetro en la vivienda.
  2. Instalación en forma de columna: es algo más complicado, pues los conductos están fijados de forma vertical por el edificio, de manera que el agua caliente de una habitación se comparte con la misma habitación del vecino de arriba y del de abajo. En este caso se han de instalar repartidores de costes en cada uno de los radiadores de la vivienda.

Colocar estos pequeños medidores, sin embargo, no requiere hacer grandes obras ni tiene un coste excesivo. Se colocan mediante unos simples tornillos sobre el radiador y tienen un coste de entre 60 y 70 céntimos por radiador, en régimen de alquiler mensual. En total, una vivienda tipo con cinco radiadores, tendría un coste mensual de 3,5€, es decir, 35 o 40€ al año, una cantidad fácilmente amortizable por el ahorro energético que suponen.

El límite máximo para instalar estos medidores es el 31 de diciembre del 2016. La ley prevé sanciones de entre 1000€ y 10.000€ por el incumplimiento., y el decreto ley – que está en tramite- no contempla ningún tipo de ayudas a las comunidades de propietarios para su adaptación.

Si se encuentra en esta situación, podemos darle una solución eficiente. Llámenos