Entradas

síndrome del edificio enfermo

¿Qué es el Síndrome del Edificio Enfermo?

síndrome del edificio enfermo

 

Se le llama Síndrome del Edificio Enfermo al conjunto de enfermedades que sufren sus ocupantes y no al estado en el que se encuentra el edificio. Estas enfermedades suelen estar ocasionadas por la contaminación del aire en los espacios cerrados donde no existe ventilación natural, en edificios con climatización automática y ventanas herméticamente cerradas.

¿Cuándo decimos que un edificio sufre el Síndrome del Edificio Enfermo?

Se considera que un edificio sufre el Síndrome del Edificio Enfermo cuando al menos el 20% de sus ocupantes están afectados. Los síntomas que presentan son diversos pero los más comunes son:

  1. resfriados
  2. congestión nasal
  3. afonía
  4. alteraciones del gusto y el olfato
  5. sequedad de las vías respiratorias, de la piel, de los ojos
  6. cefalea
  7. dificultades en la concentración
  8. fatiga
  9. alergias

 

Además, también puede aparecer distintos síntomas físicos o psicológicos. Generalmente estos síntomas desaparecen al abandonar el edificio o al cabo de unos días.

¿En qué tipos de edificios se desarrolla este síndrome?

El Síndrome del Edificio Enfermo se desarrolla con mayor frecuencia en los edificios con climatización automática y sin ventilación natural. Responde a aquellos edificios con ventanas que no se puedan abrir, paredes y suelos recubiertos de materiales textiles, como la moqueta, y construidos con materiales de baja calidad. Sin embargo, los edificios más modernos tampoco se libran. Se considera que un 30% de estos edificios pueden estar afectados por este síndrome.

Factores para la determinación que un edificio sufre este síndrome

Los principales elementos que se miden en el aire para la determinación de este síntoma son la presencia de:

  1. Agentes químicos: gases y humos
  2. Físicos: iluminación, temperatura, humedad, movimiento del aire, electricidad estática, polvo, partículas en suspensión
  3. Biológicos: bacterias, parásitos, hongos, polen, etc.
  4. Ergonómicos: posiciones de trabajo, distribución, etc.

 

Otros factores, como los psicosociales (estrés laboral, ruido, etc.), también son de importancia para la determinación de la enfermedad en el edifico.

 

Cabe destacar que diagnosticar este síndrome en un edificio no es fácil. Las causas no son fácilmente detectables, ya que en muchos casos estudiados se ha observado una acumulación de diversos orígenes a la vez.

Cómo prevenir este síndrome

El recurso más importante y eficaz es la prevención. La mejor manera de disminuir las probabilidades de que aparezca está en el diseño del edificio, su mantenimiento y las posibles remodelaciones del espacio. Dejando a banda el diseño del edificio, se deben tomar medidas en el mantenimiento del sistema de ventilación del edificio para mejorar la calidad del aire. Otro punto importante de prevención es la elección de los materiales y el mobiliario, así como el ambiente laboral entre las personas que ocupan el edificio.

alergia primaveral

Cómo prevenir la alergia primaveral

alergia primaveral

Los alérgenos son los causantes directos de las alergias. Estas partículas, suspendidas en el aire, son peligrosas para el sistema inmune y son las culpables de la temida alergia primaveral. Durante esta estación, los síntomas de estas alergias (tos, estornudos, rinitis, etc.) empiezan a proliferar debido a las partículas de polen de la vegetación.

¿Qué es la alergia primaveral?

El mayor causante de las alergias en primavera es el polen. Son diminutos granos emitidos al aire por los árboles, pastos y todo tipo de vegetación con el fin de fertilizar otras plantas. Cuando estas partículas de polen atacan a una persona alérgica, se activan los protocolos de protección.

Síntomas de la alergia primaveral

Los principales síntomas de la alergia primaveral afectan generalmente al aparato respiratorio. Si alguna vez se presentan estos síntomas, lo mejor es consultar con el especialista:

  1. Picor en los ojos o en la nariz
  2. Moqueo acompañado de congestión nasal
  3. Tos, sobre todo después de haber hecho ejercicio físico
  4. Dificultad para respirar
  5. Enrojecimiento en la piel
  6. Lagrimeo
  7. Molestias a la luz
  8. Estornudos

Consejos para prevenir las alergias

Limpiar la casa frecuentemente

Se recomienda pasar la aspiradora una o dos veces por semana. Además, limpiar el polvo con frecuencia con un trapo húmedo que capture el polvo en lugar de dispersarlo con un plumero. Los alérgenos, como el moho y los ácaros, se pueden esconder en muchos rincones de la casa. Considera también la limpieza de los aparatos de ventilación y climatización para eliminar posibles fuentes de alergias de manera más eficiente.

Evitar salir durante el amanecer y atardecer

Son los dos momentos del día con una mayor concentración de polen. Si realizas actividades físicas al aire libre, pero eres alérgico, se recomienda ocupar un espacio cerrado para evitar el polen que circula en el aire. Por eso, lo mejor es programar las salidas y evitar los días de mayor polinización.

Mantener las ventanas cerradas

Cerrar las ventanas de casa y coche son buenos consejos para los alérgicos. En este caso, encender el aire acondicionado puede ayudar a evitar que entre más polen por las ventanas y evitar complicaciones respiratorias graves.

Alejarse lo máximo posible de los alérgenos

Se deben evitar aquellos objetos que puedan almacenar polvo y, además, sacudir los muebles con un paño húmedo. El contacto con perros y gatos también afecta a los alérgicos. El polen se puede aferrar al pelo de los animales y transferirlo dentro de casa.

Evitar tender la ropa en el exterior

Es preferible utilizar la secadora en días con mucha polinización porque éste se puede aferrar a las sabanas y la ropa. Por lo tanto, tender en el exterior durante la primavera es una mala idea para los más alérgicos.

Pulverizar agua en casa

Se puede mejorar el ambiente de la casa pulverizando agua con frecuencia en las habitaciones. Sobre todo en los dormitorio y antes de ir a dormir.

 

Si por el ritmo actual de vida es imposible evitar las alergias de primavera por completo, lo mejor es consultar al especialista para buscar un tratamiento.