Entradas

programar

Programar la calefacción, la mejor aliada contra los resfriados

programar

Programar la calefacción antes de la llegada a casa, antes de levantarse o en los momentos que pasamos en el baño permite reducir el riesgo de acabar resfriados. Sobre todo, es una protección básica para los colectivos más vulnerables como niños y ancianos.

La calefacción más efectiva es aquella que proporciona una sensación de confort durante todo el tiempo que estamos en el hogar. Por eso, hoy hablaremos de control y programación de la calefacción para evitar los temidos resfriados.

Programar la calefacción puede evitar los resfriados

Programar la calefacción puede salvarnos entre un invierno sin preocupaciones de salud o un invierno enlazando resfriados. Varias situaciones nos hacen vulnerables dentro del hogar:

  1. Los tiempos de espera en los que nos encontramos en una habitación fría a menos de 18 grados y cogemos frío hasta que el sistema de calefacción alcanza la temperatura de confort (21ºC). Parece mentira, pero en estos minutos claves el organismo es vulnerable a esa pérdida de calor, lo que suele terminar en resfriados.
  2. Otro momento delicado es la hora de la ducha o baño y al salir de ella. En muchos hogares no hay ningún tipo de sistema de calefacción en los baños. Es un momento sensible porque nos encontramos sin prendas de ropa a temperaturas inferiores a la temperatura de confort.

En los colectivos más vulnerables como niños o ancianos, esos cambios de temperatura dentro del hogar suponen un peligro mayor. Por eso, utilizando un sistema de calefacción que trabaje con el confort, la eficiencia y el ahorro energético se pueden evitar muchas situaciones.

Cómo lograr un control inteligente de la temperatura de la vivienda

El primer paso para un control inteligente del hogar comienza por medir la temperatura interior y saber a qué distancia nos encontramos de la temperatura de confort. Para no perder energía, dinero y calidad de vida, es importante utilizar los termostatos inteligentes.

Actualmente, los termostatos inteligentes nos permiten controlar la temperatura de nuestro hogar con un smartphone desde cualquier lugar. En el mercado existen Apps para dispositivos móviles Android o iOS capaces de gestionar la temperatura desde cualquier lugar donde nos encontremos. Se enlazan con el WiFi de la vivienda y permiten que accedamos desde el smartphone al sistema para establecer la temperatura de confort o programarla en función de las necesidades. A continuación, unos ejemplos de su uso:

Un hogar siempre confortable antes de nuestra llegada

La mayor ventaja de estos sistemas es la posibilidad de programar un calendario de encendido y apagado de la calefacción. Esto evitará encontrarnos con el hogar frío y evitar coger un resfriado. Además, estaremos calentando la vivienda de manera gradual lo que permitirá un consumo eficiente y un ahorro importante de energía.

Flexibilidad ante imprevistos

Los sistemas domóticos nos permiten ser flexibles ante los imprevistos del día a día. Por ejemplo, si tenemos previsto llegar antes a casa, podemos enviar una señal desde nuestro smartphone para arrancar la caldera. Por contra, si prevemos llegar más tarde, podemos reprogramar la caldera a un rato antes de nuestra llegada.

Este tipo de gestión nos aporta un ahorro para nuestro bolsillo y contribuimos positivamente sobre el impacto de estos aparatos en el medioambiente.

Las consecuencias del cambio climático

canvi-climatic
El cambio climático es un hecho. El calentamiento global de la Tierra está produciendo y va a producir graves consecuencias en el clima, la biodiversidad y la atmósfera. Incluso se prevé que algunas especies se van extinguir del planeta.

Consecuencias del cambio climático

Vamos a listar algunas de las consecuencias más graves del cambio climático

Temperatura

La concentración de gases invernadero hace que la temperatura promedio de la atmósfera aumente. Se calcula que en los últimos cien años la temperatura promedio del planeta ha aumentado, aproximadamente, 1.5 grados centígrados.

Este aumento de la temperatura tiene consecuencias sobre la salud. Son cada vez más las personas que mueren a causa de las altas temperaturas. Y, además de en las personas, también ha tenido incidencia en diversos procesos y ecosistemas del planeta.

Crecimiento del nivel de agua por deshielo polar

El deshielo polar puede originar la desaparición de Holanda y los Países Bajos, la Bahía de San Francisco y el Estado de Florida (Estados Unido), Beijing y Shangai (China), Calcuta (India) y Bangladesh, donde viven aproximadamente 60 millones de personas.

Fenómenos climáticos

Ya desde hace tiempo, en un hemisferio del planeta se están experimentando los veranos más calurosos de la historia mientras que, en el otro, los inviernos son cada vez más fríos.

Tormentas

Las súper tormentas –dentro de las que se incluyen tifones, huracanes y tormentas eléctricas- también, desgraciadamente, forman cada vez más parte de nuestra cotidianidad. Hay estudios que demuestran que un huracán de categoría 5 hoy es mucho más frecuente que lo era hace medio siglo.

Y debemos tener en cuenta, como en todos los puntos, que nos encontramos al principio. Se prevé que en 50 años muchas personas tendrán que abandonar sus hogares; habrán países afectados por inundaciones, etc.

Sequía

A pesar de que, a priori, pueda parecer que entra en conflicto con el punto anterior, la escasez de agua será cada vez más habitual ya que, debido a las altas temperaturas, los ríos y pantanos estarán cada vez más vacíos.

Enfermedades respiratorias

Cada vez serán más comunes las enfermedades respiratorias, infecciosas y cardiovasculares causadas por la contaminación y las plagas de insectos. Las altas temperaturas, tal como hemos apuntado, también tendrán incidencia negativa en la salud.

Alimentación

El cultivo de ciertos alimentos cada vez será más complicado porque los suelos se verán, evidentemente, afectados por las altas temperaturas. Es más, muchas zonas que ahora no lo son se prevé que se conviertan en desérticas.

Está en las manos de todos poder parar esta situación que ya está teniendo consecuencias nefastas para el planeta que habitamos y cada vez van a ser peores. Hasta llegar a límites que se va a poner en peligro nuestra supervivencia.