Entradas

termo electrico

¿Qué termo eléctrico te conviene más si estás soltero, en pareja o con gran familia?

termo electrico

A la hora de elegir el equipamiento de una vivienda no se debe tomar a la ligera. Si se quiere disfrutar de comodidades en el hogar y llevar un modo de vida doméstica basado en la eficiencia energética, estas decisiones deben ser meditadas. Una de ellas es la elección del termo eléctrico para el agua caliente.

Aspectos a tener en cuenta cuando decides instalar un termo eléctrico

Para elegir el termo eléctrico correcto, hay que tener en cuenta varios aspectos:

  1. El número de personas que viven el hogar
  2. Las horas en las que se realizan la ducha o baño de cada uno
  3. El tipo de agua que llega a nuestra vivienda o su nivel de cal

Los termos eléctricos funcionan de forma diferente a los calentadores de gas. Los termos son depósitos conectados al suministro de agua que acumulan una cantidad determinada de agua y que se calienta gracias a una resistencia eléctrica. El agua se conserva caliente hasta que el usuario la necesita y, a medida que se va utilizando, el termo calienta más agua.

Como el agua caliente de un termo eléctrico es limitada, será necesario escoger uno que responda a las necesidades concretas de cada casa y que sea eficiente energéticamente.

Cuántos litros se necesitan según el número de personas en la casa

A la hora de escoger un termo es importante pensar qué capacidad de agua va a poder alojar según el número de personas que vivan en la casa. Por lo general, se considera que una persona necesita de media 30 litros de agua caliente al día. Si en la vivienda sólo vive una persona, lo más normal es que con un termo de 30 o 40 litros haya suficiente. Si en la casa vive una pareja, la cantidad se duplicaría, unos 60 litros como mínimo. Cuando en la casa habita una familia con tres adultos, como mínimo se necesitará un termo con una capacidad de 100 litros.

La hora de la ducha es importante

Otro aspecto importante es a qué hora se va a necesitar el agua caliente. Si en una casa donde viven dos personas, la primera se ducha por la mañana y la segunda por la tarde, el termo tendrá tiempo de calentar agua suficiente entre un consumo y otro. Con un termo de 40 litros de capacidad se podría responder a la demanda. Este aspecto es importante detallarlo porque un termo mayor significa más agua y más energía, por lo tanto, menos eficiencia energética.

¿Ducha o baño?

Otro elemento a destacar son los hábitos de higiene. El baño está dejando paso a la ducha, ya que implica un consumo de agua menor. Sin embargo, si se va a querer hacer uso de la bañera, se necesitará un termo de mayor capacidad a los 30 litros por persona.

caldera de gas, calentador de agua y termo eléctrico

Cuál es la diferencia entre caldera de gas, calentador de agua y termo eléctrico

caldera de gas, calentador de agua y termo eléctrico

A priori, la diferencia entre caldera de gas, calentador de agua y termo eléctrico parece muy evidente. No obstante, cada uno de ellos ofrece unas características específicas que pueden hacer que se adapten o no a nuestras necesidades.

Caldera de gas

La caldera de gas nos sirve tanto para tener agua caliente sanitaria como para mandar agua caliente a los radiadores de la calefacción. Hay algunas calderas que no sirven para calentar el agua sanitaria, pero son pocas.

A pesar de que han existido otros tipos de caldera, como las atmosféricas, que actualmente no se usan porque, al coger el oxígeno del interior de la casa, suponen un riesgo para la salud, las que predominan hoy en día son la caldera de gas estanca, la caldera de gas estanca Bajo Nox y la caldera de gas estanca de condensación.

Las calderas de gas estancas son cajas blancas ancladas en la pared con unas medidas que suelen rondar los 80 centímetros de altura, por 40 cm de alto y 30 centímetros de profundidad. Se llaman calderas estancas porque, a diferencia de las atmosféricas, la cámara en la que se realiza la combustión está sellada de forma estanca. Las chimeneas de estas calderas cogen el oxígeno del exterior y, una vez realizada la combustión en la cámara estanca, expulsan el monóxido de carbono al exterior. Necesitan, por tanto, un tubo bidireccional.

Las calderas de gas estancas de Bajo Nox son calderas con bajas emisiones de monóxido de carbono. El precio es más elevado que el de las estancas pero los últimos años han tenido éxito gracias a la cada vez mayor consciencia medioambiental.

Y, por último tenemos las calderas de gas estancas por condensación. Éstas son, en la actualidad, las más eficientes del mercado porque, gracias a que aprovechan la energía del calor latente de los gases quemados en la combustión, consiguen un rendimiento mayor al 100% y esto se ve reflejado en la factura energética con un ahorro de hasta el 30%.

Calentador de agua

El calentador de agua es estéticamente similar a la caldea de gas, aunque más pequeño, y también requiere de chimenea.

Su función, como ya hemos indicado, es calentar agua caliente sanitaria. Su funcionamiento es muy sencillo: se pone en marcha cuando encendemos cualquier grifo de la vivienda. En ese momento un quemador calienta el agua y la envía al grifo que hemos abierto. Este proceso no es inmediato; se tarda unos segundo en adquirir la temperatura deseada.

Termo eléctrico

La función del termo eléctrico también es calentar agua caliente sanitaria y, al contrario que la caldera y el calentador de gas, no dispone de chimenea.

El funcionamiento de este aparato, que acostumbra a ser de forma cilíndrica, también es muy sencillo. Tiene una resistencia que, cuando está lleno el tanque, se encarga de calentar el agua y mantenerla a la temperatura deseada.

En el caso del termo eléctrico el agua llega más pronto al grifo a la temperatura deseada. Pero, por el contrario, si se vacía el termo tenemos que esperar a que se vuelva a calentar. No tiene capacidad para emitir agua caliente constantemente.