Qué es la aereotermia

radiador1

La aereotermia es el sistema más innovador y eficiente de calefacción. Consiste en el aprovechamiento de la energía contenida en el aire exterior para calentar una vivienda o el agua caliente sanitaria. El aire que nos rodea está en constante renovación a partir de la energía solar recibida por la corteza terrestre, de ahí que se trata de una fuente de energía inagotable.

Una bomba de calor aerotérmica transporta el calor del aire exterior hacia el interior de la vivienda utilizando un fluido refrigerante como elemento de transporte de energía. El calor se transite al fluido de la instalación de calefacción mediante un intercambiador. A diferencia de las bombas de calor aire-agua convencionales, las bombas de calor aerotérmicas están diseñadas para obtener la máxima energía del aire exterior en condiciones climáticas severas, tanto en invierno como en verano. Disponen de un compresor especialmente diseñado que les permite alcanzar temperaturas de trabajo superiores a los 60º. Por ello, son una alternativa a los sistemas convencionales de calefacción, pudiendo substituir a calderas mixtas o sistemas partidos, o como fuente de producción de ACS durante todo el año.

Aplicaciones de la aereotermia

Este eficiente sistema de climatización ofrece un amplio rango de potencias, de manera que permite dar soluciones a pequeños apartamentos, viviendas unifamiliares e incluso edificios del sector terciario. Las aplicaciones más habituales de la aereotermia son:

  1. Agua caliente sanitaria
  2. Calefacción por radiadores de baja temperatura
  3. Calefacción y refrigeración por suelo radiante
  4. Calefacción y refrigeración por fancoil
  5. Calentamiento de piscinas durante todo el año.

La nueva calefacción ecológica

Además del ahorro energético, la aereotermia puede utilizarse en aquellas situaciones en las que no es posible instalar una caldera, por problemas de evacuación de humos, falta de suministro de gas natural, falta de espacio, etc. a unos costes de instalación y operación similares.

Otro aliciente para quien vive en una región con un verano caluroso, es que la aereotermia aporta refrigeración mediante suelos refrescantes o fancoils, de manera que nos evitamos tener que utilizar otro sistema de refrigeración.

La instalación de estas bombas de calor aire-agua permite alcanzar ahorros de más de un 75% respecto a otros sistemas eléctricos de climatización. Las instalaciones de calor aerotérmicas no dependen de un almacenamiento de combustible que se deba renovar periódicamente, y su ubicación no está condicionada por chimeneas o producción de gases de combustión. Ello hace que los costes totales de las bombas de calor aerotérmicas sean uno de los más bajos de todos los sistemas de climatización. Además, por su excelente aprovechamiento energético, contribuyen a una reducción de los niveles globales de CO.

1 comentario
  1. Manuel
    Manuel Dice:

    Me faltan algunos conocimientos tècnicos para;comprender el texto, aunque me parece que, en general, casi lo he entendido. Me gustaría, no obstante, del sistema que poseo actualmente (radiadores, caldera, tuberías…). que elementos se podrían utilizar y cuáles habría que desechar; y, además, cuál sería el importe en cada caso.

    Responder

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 10 =