Patinete-eléctrico

Convivencia en la ciudad: La irrupción de los patinetes eléctricos

Patinet-elèctric

Cuando todavía no nos habíamos acostumbrado del todo a la circulación de bicicletas por la ciudad, han llegado los patines eléctricos, una nueva manera de desplazarse en trayectos cortos. En algunas ciudades como Ámsterdam, están habituados desde hace décadas a una convivencia urbana de coches, bicicletas, tranvías y peatones. La cosa cambia cuando hablamos de las grandes ciudades de nuestro país como Barcelona o Madrid, aquí la convivencia es más complicada.

La fecha clave es este año 2018 en el que se han disparado las ventas privadas de patinetes eléctricos y también han hecho acto de presencia diferentes empresas de alquiler de estos vehículos al estilo Bicing, para facilitar la movilidad en las zonas urbanas.

 

Los beneficios del patinete eléctrico

 

Circular con patinete es objetivamente, una de las mejores opciones para todos aquellos que hagan trayectos cortos o desplazamientos al trabajo. ¿Por qué?

 

  • Es rápido: Por lo tanto, es mejor que andar, ya que se ahorra tiempo de desplazamiento.
  • Es cómodo: No se suda, no es cansado y se puede llevar cualquier tipo de calzado o ropa. Este es el principal handicap por el que, sobre todo los empleados de oficina y los trabajadores que están de cara al público, no escogen la opción de la bicicleta.
  • Es ecológico 100%: Las baterías son eléctricas, por lo tanto, se trata de una tecnología limpia.
  • Es sano: Implica unas cuantas dosis de equilibrio, esto significa practicar un ejercicio moderado para conseguir no caer del patinete.

De todos modos, no existe el vehículo de desplazamiento perfecto; y los patinetes también presentan algunas contraindicaciones:

 

  • Poca estabilidad. El patinete no es para todo el mundo. La edad es clave, ya que es necesario tener equilibrio y una mínima forma física que nos permita desplazarnos de forma segura.
  • Seguridad. Estos vehículos pueden alcanzar los 20 y 30 km por hora; esto significa que, en caso de accidente, las consecuencias pueden ser graves. Por eso es recomendable llevar casco.
  • Aparcamiento. Si utilizamos un patinete propio, nos podemos encontrar con el problema del aparcamiento. Se trata de un vehículo pesado, y no es factible cargar con él a la entrada de una cafetería o el cine. Dejarlo en la calle tampoco es una opción, se puede bloquear, pero no podemos evitar que alguien lo robe.


La regulación de los patinetes eléctricos

La irrupción de esta forma de transporte ha cogido desprevenidos a los ayuntamientos, que no cuentan en las ordenanzas actuales con el supuesto de la circulación por ciudad de patinetes eléctricos. Otros, a pesar de contemplarlo, establecían normativas que obligan a los patinetes a circular a una velocidad parecida a la de los peatones. Muchos consistorios se han apresurado a aprobar nuevas normativas y parece que la idea general es prohibir la circulación de los patinetes por las aceras, así que estos desplazamientos se tendrían que hacer por los carriles bici.

Aún así, una de las eternas problemáticas que sufren muchas ciudades es la pobre red de carriles bici, con tramos vacíos en los cuales es imposible circular y se tiene que escoger entre la carretera o la acera. Sin duda es una de las cuestiones que se tendrán que plantear los gobiernos locales para adaptarse a los nuevos tiempos. La movilidad en las ciudades está cambiando y el patinete eléctrico es una buena muestra.

Coche-eléctrico

Coches eléctricos: ¿El futuro del sector?

Coche-eléctrico

Hace años que se dice: los coches eléctricos son el futuro del sector. Pero pasa el tiempo y parece que esta tecnología no consigue hacerse un hueco. A pesar de que los adelantos han sido importantes en materia de ventas, todavía falta mucho por hacer a nivel tecnológico para que sea una auténtica realidad. Hoy por hoy, el éxito de los vehículos que funcionan con baterías eléctricas pasa por el mundo empresarial y parece que para que lo utilice el usuario final, todavía falta un tiempo. El gran problema es la durabilidad de estas baterías.

La situación actual del sector: Coches eléctricos matriculados

Según los últimos datos publicados por AID Data, la venta de vehículos eléctricos se ha incrementado un 40% este último mes de julio respecto al mismo periodo del año anterior en todos los países de Europa Occidental. Alemania y Noruega son los estados donde más se ha notado esta subida. En 2017 se vendieron 8.400 coches eléctricos y este año han sido 11.800.

Por lo que respecta a España, la cifra de matriculaciones se ha disparado hasta lograr un incremento del 91% entre enero y julio de 2018. Madrid es la Comunidad Autónoma que lidera esta subida con 3.687 ventas en los primeros 7 meses del año (+148’8%), seguida por Cataluña con 1.247 (+30’6%).

Desde el sector apuntan que el denominado carsharing, un modelo de negocio que apuesta para compartir vehículo, ha facilitado este incremento. Existen diferentes compañías que ofrecen servicios de carsharing 100% eléctrico como Car2go o Zity.


La situación actual del sector: Puntos de carga

Suiza es pionera en el servicio de puntos de carga de baterías de coches eléctricos y, hoy por hoy, es posible completar la llamada Gran Ruta Suiza (un recorrido por 5 puertos de montaña alpinos, 22 lagos y 12 monumentos patrimonio mundial de la UNESCO) con puntos de carga suficientes. En concreto 300 estaciones a lo largo de 1.600 km.

En España, como ya apuntamos en el artículo “Las gasolineras del futuro: puntos de carga de vehículos eléctricos” existen un total de 12.000 conductores que se desplazan con este tipo de automóviles. Una cifra que se espera que pueda ir creciendo a medida que se instalen nuevas estaciones de carga, algo imprescindible para que circular con estos vehículos sea una realidad. Actualmente existen 2.500 estaciones de carga y un total de 6.800 enchufes en todo el país según Electromaps.

Vehículo eléctrico: ¿el futuro del sector?

Los datos hablan por sí solos: La presencia del vehículo eléctrico gana terreno dentro del sector automovilístico y avanza con paso firme hacia un futuro en el que se utilice de forma prioritaria este tipo de coche. Las empresas y compañías de carsharing han tomado la delantera, pero una vez que la posibilidad de carga de los vehículos en cualquier punto de la red viaria de nuestro país sea una realidad, estos modelos llegarán también al usuario final.

Gasolineras-del-futuro

Las gasolineras del futuro: Puntos de carga de vehículos eléctricos

Gasolineras-del-futuro

En España un total de 12.000 usuarios ya circulan con vehículos eléctricos según los últimos datos publicados por la AUVE (Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos). Los fabricantes por su parte, también están incrementando la oferta de este tipo de transporte, que de todas maneras no supone aún una cuota de mercado rentable. El principal escollo es la autonomía: Todavía son pocos los coches que pueden circular más allá de los 65 km y la red de puntos de carga es muy pequeña. De todas maneras, los expertos aseguran que en un futuro todo irá de la mano, cuando los vehículos eléctricos aumenten también lo harán los puntos de carga y a la inversa. Llegado este momento, ¿como serán las gasolineras del futuro? Intentamos responder a esta pregunta analizando el presente del sector y las predicciones de futuro que hacen los expertos.

Las gasolineras del futuro: Estaciones de recarga de vehículos eléctricos

Actualmente la red de gasolineras en España todavía no está preparada para la llegada del vehículo eléctrico. Según los datos de Electromaps, una plataforma pública que ofrece información sobre este sector, existen 2.500 puntos de carga con más de 6.800 enchufes disponibles en todo el país. Poco más de un centenar se pueden encontrar a estaciones de servicio. Así que hoy en día, solo una de cada 99 gasolineras presta servicio a los coches eléctricos.

El futuro del mundo del vehículo eléctrico pasa por adaptar las estaciones de servicio actuales, así serán las gasolineras del futuro:

  • Puntos de carga para vehículos eléctricos.
  • Repostaje de gasolina y gasóleo.

Como ya hemos comentado, lo más importante es hacer crecer la red de puntos de carga, lo que permitirá impulsar el uso de los coches eléctricos en nuestro país. De momento, son pocos los que tienen una autonomía más allá de los 65 km, ya que ofrecen un precio poco competitivo y muy alto en comparación con los vehículos de gasolina. Alan, un usuario de vehículo eléctrico hizo un viaje hasta Noruega, viaje que publicó en Youtube, durante el que recorrió 12.000 km. Reconoce que se tienen que planificar las paradas y que todavía son pocos los modelos como el suyo, con autonomía más allá de los 200 km, los que circulan por nuestras carreteras.


Las estrategias de futuro de las petroleras

Las petroleras, que durante años han asegurado que el cambio de modelo estaba lejano, ahora ven que poco a poco, el vehículo eléctrico gana fuerza y son muchas las que han cambiado sus políticas para introducir este negocio en su cartera de acciones. Cosa que les permitirá una reconversión del negocio llegado el momento. La carga de vehículos eléctricos es una estrategia para las empresas de hidrocarburos.

En España quien lleva la delantera es Repsol, que junto con la empresa IBIL (que pertenece al grupo petrolero al 50%) ofrece puntos de carga en muchas de las estaciones de servicio de la compañía.

Cargador-solar

El futuro de las baterías: Los cargadores solares

Cargador-solar

Cada vez somos más dependientes de la electricidad. Utilizamos baterías para cargar los teléfonos móviles, las tablets, e-books, las cámaras fotográficas… Y también cada vez es más habitual que las baterías se descarguen muy rápidamente, sobre todo con el paso del tiempo, y que se tengan que cargar cada día. El problema se manifiesta cuando estas baterías no aguantan un día entero fuera de casa, por eso ya hace tiempo que se crearon las baterías externas y las baterías solares, para conseguir una carga adicional. El problema de la primera es que también tiene que estar cargada para que funcione y no tienen una vida útil muy larga. Además, la velocidad de carga es hasta 3 veces menor que con una tradicional. Así que nos centraremos en conocer cómo se utilizan con la energía solar.

¿Qué es un cargador solar?

Su fabricación está basada en la tecnología fotovoltaica, por lo tanto, estos cargadores incluyen paneles que transforman la radiación solar en corriente eléctrica. También sirven bajo un cielo nublado, pero los resultados serán mejores si la exposición es directa al sol.

¿Cuánto tiempo se necesita para cargar un móvil con una batería solar?

Este es el principal problema actual que tienen las baterías solares, para cargar completamente un móvil son necesarias una media de 10 horas. Cosa que hace que no sean nada efectivos para el uso diario, pero sí para momentos concretos. Se pueden usar para cargas adicionales, cuando la batería no está totalmente descargada y se encuentra, por ejemplo, a la mitad de su autonomía.

Se trata de utensilios muy eficientes cuando nos encontramos en un lugar en el que no hay corriente eléctrica (el campo, transporte público, etc.).

Los pros de los cargadores solares

  • Proporcionan una carga energética gratuita.
  • Son eficientes porque se basan en una energía renovable.
  • No son peligrosos, ya que no se conectan en ninguna parte.

Los contras de los cargadores solares

  • El tiempo de carga es muy largo.
  • Tienen un peso y unas medidas demasiado grandes para poder transportarlos con facilidad, por ejemplo, en un bolso de mano.

La tecnología fotovoltaica basada en las cargas de dispositivos electrónicos todavía está en proceso de desarrollo y mejora. Así que, actualmente, la mejor opción es comprar un Smartphone con una batería de alta capacidad. Existen modelos que aportan hasta 30 horas de autonomía y que se cargan completamente en tan sólo 15 minutos.

Reducir-plástico-en-el-mar

Cómo reducir la presencia de plásticos en el mar

Reducir-plástico-en-el-mar

El vídeo de un buceador en la costa de Bali nadando en medio de un mar de plástico se hizo viral esta primavera. Seguramente, el impacto visual que ha provocado, ha tenido más repercusión que todas las campañas para la reducción del uso de los plásticos que hacen las diferentes entidades ecologistas y las instituciones públicas. Pero, ¿cómo podemos reducir la presencia de plásticos en el mar?

¿Qué es el plástico?

El plástico es un material derivado del petróleo que se usa en multitud de sectores por su versatilidad, resistencia, precio y peso. Es fácil de producir, tiene un coste muy bajo y resiste las altas temperaturas y es aislante. Todo indica que será difícil librarnos de él, aún así, son muchos los organismos que  piden políticas para reducir su uso y, por lo tanto, su presencia en nuestros océanos.

Según las Naciones Unidas, la basura ya ha destruido un tercio de la superficie de los hábitats marinos y cada año se abocan 8 toneladas al mar, el 80% de las cuales son de origen plástico.


Consejos para reducir la presencia de plásticos al mar

 

 

  • Evitar la compra de productos que venden en envases de plástico y apuesta por los de vidrio, lata o cajas de cartón.
  • Compra más cosas a granel para reducir el packaging.
  • Reducir el uso de cubiertos, platos y vasos de plástico y apostar por el uso de envases reutilizables.
  • Traer nuestra propia bolsa de la compra.
  • Dejar de utilizar las cañas de plástico para beber.
  • Dejar de masticar chicle. Está elaborado con polietileno y acetato de polivinilo.
  • Apuesta por los pañales de tela y olvídate de los desechables.
  • No utilizar el alcantarillado como si fueran papeleras. La mayoría de pluviales conectan con el mar.
  • No tirar al WC materiales que no sean biodegradables.
  • Usar cepillos de dientes y peines de madera.

 

Es evidente que no podemos hacer desaparecer el plástico de nuestras vidas de la noche a la mañana, pero sí que se pueden realizar pequeñas acciones, algo que piden muchos organismos, para que el consumo de plástico se reduzca hasta encontrar otras alternativas mejores para el medio ambiente.

En el siguiente vídeo se explican las acciones principales que podemos hacer diariamente para conseguir reducir la presencia de plásticos en el mar.

 

smart city

Smart city y su gestión de residuos

smart city

 

La ciudad del futuro se caracterizará por la tecnología y el respeto por el medio ambiente. El objetivo es que sus habitantes vivan con más comodidad, conectando todos los elementos de la ciudad para crear una relación más sencilla. Se implantarán sistemas inteligentes de medición de agua y energía; los vehículos eléctricos serán el día a día en las ciudades, pero, ¿cómo se solucionará el problema de los residuos en una Smart city?

 

Gestión sostenible de residuos urbanos

La gestión de residuos en una Smart city nace como una necesidad para crear una ciudad óptima y habitable para todos sus residentes. Los expertos trabajan en diferentes alternativas para esta importante labor, compartiendo todos unos mismos objetivos:

  1. conseguir un entorno más informado
  2. un entorno más concienciado
  3. con mayores facilidades para un funcionamiento más cómodo
  4. sistemas más higiénicos y de menor impacto visual

 

Estos sistemas más higiénicos y menos visuales se pueden conseguir con una red de tuberías subterráneas por donde discurrirían los residuos. ¿Es factible esta idea? Desde ANAVAM, Asociación Nacional de Auditores y Verificadores Medioambientales, creen que si. Este modelo es una de las mejores opciones para cumplir con las necesidades de una Smart city.

 

Los residuos ya no estarían por las calles. Gracias a un sistema de tuberías estancas con un sistema de vacío, las bolsas de basura depositadas en los contenedores irían directamente al centro de reciclaje a través de una red subterránea. El contacto por las calles y las carreteras sería nulo. Otra ventaja sería la desaparición de los vehículos encargados del transporte de residuos, disminuyendo tanto el ruido como la contaminación que producen estos camiones.

 

En todo este proceso el big data es esencial. Se podría conocer información sobre horas, cantidad de residuos y costumbres en su gestión. Y así, aplicar servicios en función de todas las variables conocidas con la recogida de datos.

 

Smart city y economía circular

La economía circular centra sus principios en la reutilización de materiales y productos, ya que es consciente que éstos son finitos y que tienen límite de caducidad. De ahí que surja a la vez el concepto de economía colaborativa, como modelo basado en la lucha contra el cambio climático y el respeto al medioambiente.

 

Esta economía permite la utilización de materiales que una entidad deja de utilizar y que son reciclados para cubrir las necesidades de otra entidad. Una manera eficiente de reducir los materiales en el mercado y de compartir recursos.

 

Para el año 2050, el 70% de la población mundial vivirá en ciudades. Este es el motivo por el que se están desarrollando un gran número de proyectos dedicados al estudio de soluciones innovadoras. Uno de ellos es el GrowSmarter, un programa europeo de investigación que tiene a Barcelona, Colonia y Estocolmo como cabezas visibles para buscar soluciones para las futuras smart cities.

efectos a corto plazo

Los efectos a corto plazo del cambio climático

 

La alteración brusca de los equilibrios medioambientales entre el hombre y la naturaleza es lo que define el cambio climático del Planeta. Los efectos a corto plazo ya son visibles en la actualidad y sus consecuencias pueden ser nefastas sino se llevan a cabo medidas conjuntas.

 

Cada día escuchamos noticias sobre el cambio climático, pero a día de hoy todavía nos parece algo lejano. No solemos pensar en el planeta en el que vivimos nuestro presente, sino en las consecuencias para las generaciones futuras. Pero la realidad es diferente, y es que los efectos a corto plazo del cambio climático ya están teniendo lugar. Además, conforme pasen los años se irán agravando gradualmente hasta convertirse en fenómenos extremos.

 

A continuación, detallamos cuatro consecuencias del cambio climático que se observan en la actualidad y que se van a intensificar en las próximas décadas.

 

Efectos a corto plazo de la mano del hombre

No hace falta esperar décadas para observar lo que está ocurriendo en la Tierra. Los efectos a corto plazo del cambio climático ya son una realidad:

Intensidad de las sequías

Al aumentar la temperatura, aumenta la evaporación del agua. Hay zonas donde las sequías ya condicionan la vida de sus habitantes impidiendo el cultivo de alimentos, debido a la falta de agua. En grandes regiones de África donde la escasez del agua va en aumento desde hace 50 años, la sequía es uno de los principales problemas medioambientales.

Fenómenos naturales extremos

En los últimos años se están produciendo fenómenos atmosféricos extremos, como olas de calor, maremotos, huracanes violentos, etc. Muchos científicos relacionan directamente estos fenómenos con la emisión de gases de efecto invernadero y la destrucción de la capa de ozono.

Aceleración del deshielo

En estos momentos muchos de los glaciares de la Tierra se están derritiendo. No sólo en los casquetes polares sino también en las grandes cordilleras del Planeta. Gracias al estudio de los datos de imágenes de satélite de los glaciares, se puede afirmar que el agua que sueltan los glaciares de Groenlandia se ha multiplicado por 10 en los últimos 10 años. Esto provoca que el nivel del mar aumente de manera vertiginosa.

Nuevos movimientos migratorios: refugiados ambientales

A mediados de los 70 se acuñó este término para referirse a la población obligada a migrar debido a desastres ambientales. Para hacernos una idea de la magnitud de este problema, el número de refugiados en 1990 era de unos 25 millones de personas. Los últimos estudios predicen que para el año 2050 este número se elevará hasta llegar a los 200 millones de refugiados.

 

Está en nuestras manos concienciarnos de la importancia de hacer un uso eficiente de los recursos. Es la única manera de frenar los efectos a corto plazo que el calentamiento global está causando en el Planeta.

reducir los gases

Cómo podemos reducir los gases de efecto invernadero

reducir los gases

 

Siempre se ha tenido en mente que para reducir los gases de efecto invernadero, tanto gobiernos como instituciones tienen que llevar a cabo grandes planes de choque. Lo cierto es que, para que su reducción sea efectiva, los ciudadanos de a pie también jugamos un papel importante. Podemos ayudar a reducir nuestra huella de CO2 en el planeta de una manera sencilla, cambiando ciertos hábitos.

 

Reducir los gases de efecto invernadero desde casa

Simplemente modificando ciertos aspectos de nuestro día a día podemos reducir los gases de efecto invernadero de una manera contundente y real.

Disminuir el consumo de carne roja

No consiste en que tengamos que hacernos vegetarianos, pero sí de aumentar el consumo de alimentos vegetales. El proceso de producción de alimentos de origen animal, es especialmente largo y, además, implica otras consecuencias. Para la cría de ganado para el consumo humano se necesitan grandes extensiones de tierra para el cultivo de piensos y para concentrar las reses en establos. Esto implica una emisión de CO2 mayor que si se destinaran las tierras para la obtención de alimentos vegetables para el consumo humano.

Sustituir los aparatos eléctricos por unos más eficientes

Nuestros hogares están llenos de aparatos eléctricos que consumen energía y emiten gases de efecto invernadero a la atmosfera. Por este motivo, a la hora de comprarlos, debemos buscar aquellos en cuya etiqueta se indique que son altamente eficientes.

Aislar correctamente la vivienda

El mayor enemigo de la eficiencia energética es el mal aislamiento de los hogares. Un hogar correctamente aislado, permite que el frío y el calor del invierno y el verano se conserven mejor. Este uso eficiente de los aparatos de aire acondicionado y calefacción, reduce el gasto energético y, consecuentemente, reduce la emisión de gases contaminantes a la atmosfera.

Comprar a granel para evitar el uso de envoltorios

Un paso importante para reducir el uso de envases es optimizar la compra. Es importante escoger productos que se comercialicen a granel. Contribuiremos beneficiosamente en la salud del planeta, ya que se generarán menos gases de efecto invernadero tanto en su producción como en su gestión posterior en forma de residuo.

Consumir productos locales

El consumo de proximidad permite reducir los gases emitidos por el transporte de larga distancia. Traer alimentos, textiles, cosméticos, etc. desde la otra parte del mundo afecta directamente en el medio ambiente. Reducir el CO2 de los transportes es una de las máximas prioridades para preservar la salud de nuestro planeta.

ventilar el hogar

Ventilar el hogar también es eficiencia energética

ventilar el hogar

 

Ventilar el hogar es una obligación necesaria para renovar el aire interior. El aire de nuestras casas se vicia por los olores y por la contaminación exterior, por este motivo es necesario abrir ventanas y dejar que corra el aire. Los niveles de contaminación ambiental dentro de los hogares pueden ser incluso superior a los niveles externos. Esto se debe, principalmente, a la falta de ventilación natural que existe en muchos hogares.

 

Las principales ventajas de ventilar el hogar

Aparte de razones higiénicas para la salud de la persona, ventilar las habitaciones del hogar ofrece un sinfín de ventajas. A continuación, os explicamos cuáles son:

  1. Cooperas al consumo energético eficiente de la vivienda. Ventilar el hogar adecuadamente en verano permite refrescar el ambiente y consumimos menos aire acondicionado. En cambio, abrir las ventanas durante las horas más soleadas en invierno, ayuda a equilibrar la temperatura interior y a controlar el gasto en calefacción.
  2. Oxigenas el aire. Ventilar el hogar reduce la concentración de CO2.
  3. Regulas la humedad. Cuando el aire está muy seco es deseable aumentar la humedad, sino podemos perjudicar nuestras mucosas respiratorias. En cambio, en otras ocasiones hay que disminuirla para que no haya condensaciones indeseables.
  4. Reduces el polvo. Las corrientes de aire arrastran las partículas en suspensión y los malos olores.
  5. Permites que el sol actúe. Los rayos del sol calientan y controlan la proliferación de microorganismos en las estancias.

Los contaminantes que habitan nuestra casa

Los principales contaminantes son partículas en suspensión como el polvo, pelos de animales, ácaros o el polen. También se pueden llegar a detectar emanaciones de productos químicos. Entre los más comunes encontramos pinturas, plaguicidas, productos de limpieza, la cola del aglomerado de algunos muebles, entre muchos otros.

 

El propio humano también produce contaminantes, el dióxido de carbono que producimos al respirar. Quien no ha sido capaz de detectar, en alguna ocasión, los ambientes cargados en las habitaciones donde se concentran un gran número de personas. Otros contaminantes muy frecuentes en nuestros hogares son los humos de las velas, de los inciensos o del tabaco. Son verdaderamente perjudiciales para nuestra salud, sobre todo en espacios cerrados.

 

Además, algunos agentes biológicos también pueden afectar a nuestra salud. Por ejemplo, los mohos que residen en el ambiente del hogar y que pueden acabar en las vías respiratorias.

 

La mejor hora para ventilar es…

Se recomienda ventilar cuando el aire exterior se encuentre limpio, normalmente, a primera hora de la mañana. Si en invierno no queremos despilfarrar el calor de la calefacción, entonces es mejor ventilar cuando el sol incide directamente sobre las ventanas. Esta opción dependerá de la orientación del edificio y de una exposición mayor o no al tráfico rodado.

 

Siguiendo estos consejos, mantendrás la buena salud del hogar y, de paso, ahorrarás en tu factura energética:

  1. Es necesario ventilar todos los días
  2. La mejor hora es la primera hora de la mañana
  3. Media hora es suficiente

 

En la actualidad, los edificios modernos apuestan por sistemas de ventilación mecánica que filtran el aire antes de que entre en el hogar.

big data

Cómo el Big Data cambiará la forma en que consumimos energía

big data

La tecnología big data promete cambiar el futuro. Durante el 2018, el volumen de negocio del sector en Europa superará los 5.500 millones de euros. Si se cumple esta predicción, se triplicaría la cifra que se alcanzó en el 2013, confirmando su tendencia continuada de expansión. Estos datos nos llevan a la conclusión que las empresas basan sus decisiones estratégicas en el análisis de la información que el big data proporciona. Esta tecnología va a cambiar la percepción de muchos negocios, modificando sus bases, incluso en el sector energético.

La relación existente entre el big data y la energía

Esta tecnología no se utiliza únicamente en entornos estratégicos de mercados. Tiene suficiente potencial como para modificar procesos de toda clase, incluso los que hacen referencia a la energía: generación, distribución y comercialización.

Generación energética

Antes de poder distribuir y comercializar la energía, ésta se debe producir. En su proceso se incluyen grandes conjuntos de datos que deben estar controlados y gestionados correctamente. Es la manera de asegurar un perfecto funcionamiento y que sea, además, eficiente.

 

En este caso, el big data está orientado a asegurar un mantenimiento predictivo. Facilita información para saber en qué punto futuro una máquina fallará y poderla reemplazarla a tiempo. De esta forma, el tiempo sin uso de estas máquinas se minimiza. La implantación de esta tecnología sirve para conseguir un nivel de actividad superior y mayor esperanza de vida de las instalaciones.

Distribución de la energía: calidad y eficiencia

En la distribución de energía los datos se presentan como los grandes protagonistas. Desde la información que se recibe en las subestaciones eléctricas hasta los datos medibles en los contadores inteligentes. Los contadores inteligentes proporcionan información más clara, accesible y rápida. El cliente puede medir más fácilmente su consumo y elegir qué tarifa se ajusta más a su día a día. En cuanto a la mejorar de la seguridad, el big data se aplica a los telemandos para gestionar las redes eléctricas.

 

El principal obstáculo de su distribución es la pérdida de energía. El big data puede ayudar a solventar problemas como las pérdidas no técnicas, asociadas a la manipulación de los equipos para el robo de la energía. La gestión de los datos permite detectar esta clase de situaciones, resolviendo estos problemas con mayor facilidad.

Comercialización

El uso de esta tecnología en el sector energético ha permitido servicios más eficientes y de mayor calidad. Los canales comerciales han mejorado gracias al procesamiento de los datos. Se consigue una mayor velocidad, volumen, valor y variedad. La unión del big data con otras tecnologías como la inteligencia artificial, puede asegurar análisis predictivos más fiables y más segmentados.

 

Con el estudio de toda esta información, se pueden identificar patrones, individualizando el trato a los clientes de una manera más efectiva. No consiste en tener más información, sino en procesarla y conocer mejor al cliente. Así se puede afinar mejor sobre qué ofertas se ajustan más para los intereses del consumidor final.