Entradas

Eficiencia energética

Consejos de eficiencia energética en casa

Eficiencia energética

La factura de la luz es uno de los gastos más importantes que se registran en los hogares de cualquier familia de este país. Hace un par de años Facua publicó un informe que ponía de manifiesto que en la última década la factura energética se había encarecido un 70%, lo que vendría a significar un incremento de 33 euros de media. Por eso, en las épocas de invierno, con las calderas, calentadores y estufas funcionando a pleno rendimiento, es importante practicar una buena eficiencia energética para ahorrarnos dinero en las facturas de luz, gas y agua.

 

Trucos para practicar la eficiencia energética

La Diputación de Barcelona y el Ayuntamiento de la ciudad han editado una guía muy práctica con consejos para convertir nuestro hogar en un lugar eficiente. Te hacemos un pequeño resumen de las propuestas que hacen:

 

  1. Mejora del confort en casa. Es muy importante que las ventanas estén perfectamente instaladas para impedir las corrientes de aire, si es necesario, pon doble vidrio. Si no es posible, también puedes usar un protector térmico de ventanas. En cuanto a las puertas, coloca un burlete para evitar que entre aire. También puedes aislar la caja de las persianas. Y recuerda regular la calefacción en las diferentes habitaciones en función del uso que hagas.
  2. Mide el consumo. La ducha no puede durar más de 5 minutos, usa un reloj para cronometrar el tiempo. También te será útil colocar un reductor de caudal en la ducha y así ahorrarás entre un 40 y un 50% de agua. Por otro lado, se recomienda conectar los aparatos electrónicos a una regleta, así cuando nos vayamos a dormir solo tendremos que pulsar el botón y no se quedarán en stand bye. Otro buen consejo es usar temporizadores para los aparatos que utilices durante las mismas horas del día.

 

Cambios y hábitos que te harán reducir las facturas de la luz, el gas y el agua

 

  1. La calefacción durante el invierno tiene que situarse entre los 18 y los 21 grados. Cada grado menos significa un ahorro de un 7% de energía.
  2. El termostato durante la noche tiene que apagarse o si tienes un hogar mal aislado, lo puedes bajar a 16 grados.
  3. Es muy importante ventilar la casa cada día.
  4. Los radiadores se tienen que colocar en la pared más fría de la habitación y siempre que puedas debajo de las ventanas. No los tapes nunca poniendo ropa encima para secarla.
  5. Coloca una botella de agua dentro de la cisterna, así ahorrarás cada vez que tires de la cadena porque se consumirá un volumen menor de agua por el espacio ocupado por la botella.
  6. Descongela la nevera e intenta tenerla llena, ya que así consume menos. Si no es posible, la puedes rellenar con botellas de agua.
  7. Usa bombillas de bajo consumo.
  8. Pon la nevera a 5 grados y el congelador a -18. Y, sobre todo, intenta limitar el número de veces que abres las puertas. También es importante que no pongas comida caliente en la nevera, ya que la calentarás y se consumirá más energía para volver a la temperatura.

 

Nochevieja

Haz que la nochevieja sea inolvidable y eficiente

Nochevieja

 

Este no pretende ser el típico artículo que te explica la magia de la nochevieja. No podemos negar que es una noche especial: cenas con amigos y familia, las uvas, los buenos deseos por el nuevo año y también los propósitos, pero cada cual la vive de manera diferente. Te explicamos cómo crear una nochevieja inolvidable y eficiente con una decoración en la mesa llena de eficiencia energética pero también con mucha luz.



Velas en la mesa

Las velas dan un toque elegante y clásico a cualquier mesa. Es indiscutible que hacen que la velada resulte más cercana y agradable y aportan un toque de intimidad entre los comensales. Es una manera también de ahorrar energéticamente, ya que se pueden dejar encendidas algunas luces suaves y combinarlo con las velas de la mesa para crear un ambiente cálido.

Los más esotéricos dirán que los colores de las velas tienen su significado, aunque, esto no tenga ninguna base científica no podemos negar que es muy divertido jugar con la gama cromática y el significado que nosotros mismos le queramos dar:

 

  1. Rojas: Hacen referencia al amor, la fuerza, energía y pasión.
  2. Blancas: Pureza y brillo.
  3. Doradas: Para atraer la abundancia y la prosperidad económica.
  4. Verdes: Buena salud y bienestar.

Según la tradición las velas se tienen que dejar encendidas en el paso de un año al otro, así se quema todo lo malo para empezar únicamente con todo el que es bueno.

Guirnaldas lumínicas

Las guirnaldas no son únicamente un elemento decorativo del árbol de Navidad, también puede convertirse en un objeto para iluminar otras partes de la casa como la mesa principal. El truco está en colocar luces LED:

 

  1. Provocan menos gasto energético.
  2. No se calientan.
  3. Duran más tiempo.

Se puede optar por guirnaldas con bombillas muy pequeñas para no recargar la decoración de la mesa y que acabe convirtiéndose en otro árbol de Navidad. En nochevieja se tiene que apostar por la sofisticación y este pequeño toque de luz puede convertir la cena en una comida especial.


Antes de las 12, la TV apagada

Muchas veces no nos damos cuenta que son las personas que tenemos a nuestro alrededor las que hacen que una reunión se convierta en especial. Así que antes de las campanadas no es necesario tener encendida la televisión haciendo ruido de fondo. Seguramente todos estaremos más pendientes de las conversaciones que hay en la mesa y no tanto del televisor. Así que una buena manera de practicar el ahorro energético es tener apagado este electrodoméstico y encenderlo antes de las 12 campanadas para poder comer las uvas.

Consumo energético Navidad

Consejos para ahorrar en consumo energético esta Navidad

Consumo energético Navidad

 

Faltan pocos días para las celebraciones oficiales de Navidad, aunque ya hace algunas semanas que las luces decorativas iluminan las calles de nuestros pueblos y ciudades, los abetos presiden los salones de muchos hogares y ya hemos empezado a hacer las primeras compras de regalos y de los ingredientes para las comidas familiares. Se trata de una de las épocas del año en la que más consumimos, también energía, por eso te damos toda una serie de consejos para ahorrar y proteger el medio ambiente.


Eficiencia energética en Navidad

Como ya hemos dicho anteriormente, la Navidad es una época de consumo desorbitado, gastamos dinero y también energía para poder iluminar calles, las luces de los árboles navideños, las tiendas, las ferias… Te explicamos cómo ahorrar manteniendo el denominado espíritu navideño.

 

  1. Luces LED. La mayoría de familias y comercios encienden las luces de Navidad cuando se hace oscuro, alrededor de las 6 de la tarde y no las apagan hasta que se van a dormir, alrededor de las 12 de la noche. Incluso algunas personas las dejan encendidas hasta el día siguiente (mejor que lo evites). Esto comporta un gasto energético importante. La mejor opción es apostar por las luces LED, consumen menos, tienen una vida útil más larga y no desprenden calor, lo que evita incidentes.
  2. Pilas recargables. Es época de comprar juguetes y otros elementos decorativos que necesitan pilas para poder funcionar. Se recomienda que se usen las recargables, ya que tienen un impacto medioambiental mucho más pequeño. Al reutilizarse no se generan nuevos residuos. En caso de no poder utilizar de este tipo, se tiene que apostar por las pilas alcalinas en sustitución de las convencionales.
  3. La calefacción. Durante las reuniones familiares es mejor bajar la temperatura, ya que, con más gente en casa, se genera más calor y no es necesario encenderla a un nivel alto. De este modo también ahorraremos energéticamente. Si quieres más tips para calentar tu hogar en invierno, te dejamos este artículo en el que hablamos de la mejor manera de mantener el calor en casa al margen de la calefacción.
  4. El agua. Después de las comidas de Navidad, el uso del lavavajillas se hace imprescindible para evitar pasar una tarde entera limpiando platos. Pero más allá del ahorro de tiempo, usar este electrodoméstico comporta un ahorro de agua. Fregando a mano se acaba derrochando mucha más agua. Eso sí, se tiene que usar cuando esté lleno (para evitar un gasto energético innecesario) y a no más de 55 grados.

Estos son algunos de los consejos principales para practicar el ahorro energético durante las fiestas de Navidad. Si celebras las comidas navideñas fuera de casa o os marcháis de vacaciones, recuerda apagar todos los aparatos para evitar que se queden en modo stand by.

 

Ahorro calefacción invierno

Tips para ahorrar en calefacción este invierno

Ahorro calefacción invierno

 

La bajada de las temperaturas ya hace algunas semanas que se ha empezado a notar, sobre todo en los territorios de montaña y del interior del país. En muchos hogares es imprescindible encender la calefacción para poder mantener una temperatura agradable y saludable. Una necesidad de primer orden, de la que no se puede prescindir y que además supone un porcentaje importante en la factura de los gastos del hogar. Por eso te damos algunos consejos para conseguir ahorrar en calefacción este próximo invierno.

 

Consejos para ahorrar en calefacción

Con pequeñas acciones diarias que se pueden llevar a cabo desde casa conseguiremos ahorrar en calefacción:

  • Ventanas aislantes. Es muy importante revisar la instalación de las ventanas en casa. Tienen que ser aislantes, no sólo del ruido, sino también de la temperatura exterior. De este modo conseguiremos que el frío no traspase los muros de nuestra casa.
  • Puerta de entrada aislada. También es habitual que el frío, las corrientes y el polvo se cuelen por debajo de la puerta de entrada. Lo mejor es instalar un burlete que impedirá que entre el frío en casa.
  • Sábanas y ropa de cama de franela o algodón.Transpiran mejor que las fibras sintéticas y aportan calidez.
  • Son aislantes y mantienen el calor. Si las escoges de lana también te servirán para el verano porque regulan la humedad ambiental (si es superior al 60%, se incrementa la sensación de frío y calor).
  • Jugar con las persianas. Se recomienda subirlas cuando da el sol para calentar la vivienda y bajarlas cuando se esconde para mantener el calor generado.
  • Hacer paneles de aluminio. Solo tienes que forrar planchas de cartón con papel de aluminio y colocarlo entre la pared y el radiador. Esto evitará que el calor se pierda por la pared.

 

Además de tener presente este listado de consejos, se tiene que actuar con sentido común y evitar:

  • Mantener la calefacción o el aire acondicionado con las ventanas abiertas.
  • Establecer una temperatura de entre 19° y 21° durante el día y entre 15° y 17° por la noche. En casa no se tiene que pasar frío, pero tampoco calor. No tiene sentido utilizar ropa de verano a casa cuando fuera es pleno invierno con temperaturas por debajo de los 10 grados.
  • Si tienes calefacción centralizada, enciende sólo el radiador de la habitación que estés usando en aquel momento en vez de aclimatar la casa entera, no es necesario.

 

El consumo energético se tendría que controlar durante todo el año y no exclusivamente en invierno para ahorrar en calefacción. Por eso siempre se recomienda:

  • Utilizar electrodomésticos con la certificación de eficiencia energética A++. Tienen un consumo más bajo. También se recomienda utilizarlos únicamente cuando sea necesario (lavadoras y lavavajillas llenos) y regular la temperatura de la nevera entre los 3 y los 7 grados. Un grado de diferencia puede llegar a representar un 7% más de consumo.
  • Apagar los ordenadores y televisores cuando no se estén utilizando y desconectarlos de la corriente durante las noches o cuando marches de casa.

Puedes descubrir más consejos de ahorro de energía en la web del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía).

mal olor de tu aire

Cómo eliminar el mal olor de tu aire acondicionado

mal olor de tu aire

 

Cuando llega el verano y suben las temperaturas, el aire acondicionado se hace imprescindible. La puesta a punto también supone eliminar el mal olor de tu aire acondicionado. Si al encenderlo después del largo invierno, notas que huele a humedad o vinagre, es que algo le pasa. Te mostramos cómo solucionar este problema.

Qué hacer para eliminar el mal olor de tu aire acondicionado

Generalmente, el mal olor de tu aire acondicionado puede ser causado por la existencia de suciedad, o bien en la unidad interior, o bien que el olor provenga de fuera de la maquina, del desagüe. Aunque el primer paso para solucionar este problema es llamar al servicio técnico contratado, siempre puedes seguir estos consejos para asegurarte de que el olor desaparece:

Revisar los filtros

Una razón habitual de los malos olores, sobre todo a vinagre, es la presencia de suciedad acumulada en los filtros. Se generan bacterias y hongos que son los causantes de esos olores. La limpieza de los filtros, además de prevenir el mal olor, te evitará posibles averías y reducirá el consumo energético. Para limpiarlos basta con extraerlos, lavarlos con agua caliente y jabón, y volverlos a colocar una vez secos.

Limpiar la batería de la unidad exterior

Las unidades exteriores de los equipos no suelen tener filtro. La suciedad de la calle se deposita directamente en la batería de intercambio, reduciendo la eficiencia y la potencia térmica del aparato. Para su limpieza se utiliza aire a presión, intentando no doblar las aletas, o un simple cepillo, aunque es menos efectivo.

Echar un vistazo a la bandeja de condensados

Detrás de los filtros hay unas láminas metálicas, las bandejas de condensados del agua. Son los responsables de la gran mayoría de los malos olores en los aparatos de aires acondicionado. Como se trata de un lugar húmedo, puede provocar la aparición de bacterias y problemas más serios, como alergias y enfermedades respiratorias. Se recomienda limpiar la bandeja, al menos una vez al año. Puedes utilizar alguna solución alguicida y desinfectante para evitar la aparición de bacterias.

Vigilar el intercambiador y el ventilador

Las dos partes donde se acumula más la suciedad, además de la bandeja de condensados, son el intercambiador de frío y el ventilador interior. El ventilador interior se puede limpiar con un rociador de agua y un trapo para quitar las manchas y la suciedad almacenada. En cambio, para desinfectar el intercambiador interior, puedes añadir un poco de lejía al rociador y espera a que se seque la solución.

Controlar el desagüe

Otro de los causantes del mal olor en el aparato de aire acondicionado es el desagüe de la unidad interior. Es el encargado de canalizar el agua procedente de la condensación. Además, si está conectado al desagüe general de una vivienda, puede que los olores procedan de allí. La solución es muy sencilla, basta con colocar un sifón en el tubo antes de conectarlo al desagüe general de la vivienda. Así evitaremos que el olor exterior se distribuya por la casa.

ahorrar energía en la cocina

Cómo ahorrar energía en la cocina

ahorrar energía en la cocina

 

La cocina es la habitación de la casa que más energía consume por sí sola. El gran número de electrodomésticos ubicados en este espacio hace que el gasto de energía sea de los más elevados en la factura global de la vivienda. Hay muchas maneras de ahorrar energía en la cocina, ¿quieres descubrirlo?

Consejos para ahorrar energía en la cocina

Con los siguientes consejos conseguirás ahorrar energía en la cocina y verás como la factura de la luz se reduce de manera considerable:

Frigorífico

Este electrodoméstico puede suponer el 19% del gasto energético de la cocina. Debemos dedicar atención para que trabaje de forma eficiente y no suponga un gasto excesivo. Se recomienda mantener limpia la parte trasera de la nevera, ya que si está sucia el consumo energético aumentará. También no hay que olvidase de las gomas de la puerta, que son las responsables de que el frío no se escape.

 

Otra manera de ahorrar energía es procurar mantener abierta la puerta el menor tiempo posible. De esta forma evitaremos perder frío innecesariamente. Si en algún momento se crea escarcha en el congelador, debemos limpiarlo. Podemos llegar a ahorrar hasta un 30% en el consumo. Evita en la medida de lo posible poner alimentos calientes dentro porque la demanda energética del frigorífico puede aumentar de manera considerable.

A la hora de cocinar alimentos

Es la hora de cocinar, y lo mejor para conservar el calor es utilizar tapas en las cacerolas, tanto durante como después de la elaboración. El consumo de energía puede llegar a ser de un 60% de diferencia entre el uso del microondas o el horno. Por eso, se recomienda el primero si lo que buscamos es calentar alguna comida ya preparada.

 

En el caso que utilicemos el horno, es importante no ir abriendo la puerta innecesariamente. Perderemos calor cada vez que se abra y el electrodoméstico necesitará mucha más energía para recuperar esta pérdida de calor. Si apagamos el horno un rato antes de finalizar la cocción, utilizaremos el calor residual para terminar el proceso sin consumir más energía.

Toca fregar los platos

Lavar los platos a mano consume hasta un 60% más de agua que si se utiliza el lavaplatos. En el caso de tener lavaplatos, es bueno esperar a que este esté lleno antes de encenderlo. Piensa que este electrodoméstico consumirá la misma energía y agua estando más o menos lleno.

Lavadoras y secadoras

Los programas a baja temperatura consumen menos energía, ya que calentar el agua ya supone un incremento extra en el proceso de lavado. Las tarifas nocturnas siempre son más baratas que las diurnas, por lo que intenta planificar hacer lavadores a última hora del día. También es bueno esperar a que el tambor esté lleno para sacar el máximo partido al lavado.

Limitar el uso de la secadora también nos permitirá ahorrar mucha energía. Es uno de los electrodomésticos que más gasta, por lo que limitar su uso se verá reflejado en la factura.

Planchado de la ropa

Finalmente, a la hora de planchar, debemos acumular toda la ropa para plancharla de una sola vez. Evitaremos calentar la plancha en muchas ocasiones y ahorraremos energía.

aire acondicionado y las plantas

La buena relación entre el aire acondicionado y las plantas

aire acondicionado y las plantas

 

Las plantas aportan calidez al espacio, purifican el aire y mejoran el estado de ánimo de las personas a su alrededor. Las ventajas de tener plantas son infinitas, pero ¿crees que existe una buena relación entre el aire acondicionado y las plantas?

 

Tipos de plantas para diferentes ambientes

Las plantas son seres vivos que a lo largo del día sufren constantes variaciones en la temperatura. En un mismo día podemos abrir las ventanas, encender la calefacción o el aire acondicionado, dejar a oscuras la habitación, etc. ¿Crees que todas estas variaciones pueden afectar a la salud de las plantas?

 

Cada planta es un mundo aparte. Dependiendo de la especie a la que pertenezcan, sus necesidades varían. A continuación, os dejamos con dos ejemplos bien diferenciados de plantas que se adaptan en ambientes diferentes:

  1. Podemos encontrar especies tropicales como la Costilla de Adán que necesitan ambientes cálidos y húmedos. Además, son plantas que necesitan mucha luz, pero sin que los rayos del sol incidan de manera directa sobre sus hojas.
  2. En cambio, la hiedra prefiere ambientes más frescos. Estas plantas son perfectas para decorar pasillos en sombra o estancias de interior con menos luz.

 

En general, las plantas de interior deben tener una temperatura aproximada de 15 grados centígrados. En tiempo estival, cuando la temperatura interior puede alcanzar valores altos, es imprescindible tener un buen aparato de aire acondicionado. Será nuestro regulador de temperatura interior y podremos establecer una buena relación entre el aire acondicionado y las plantas de nuestro hogar.

 

Convivencia entre el aire acondicionado y las plantas

Regular correctamente el aire acondicionado no tiene por qué suponer un problema para las plantas. De hecho, casi todas las especies que podamos tener en el interior de nuestro hogar agradecerán un respiro del calor veraniego. Tanto en sí que la temperatura no afecta directamente a las plantas, sí debemos controlar la humedad de la casa. Los aparatos de aire acondicionado resecan el ambiente, por lo que hay que regular la frecuencia y cantidad del riego.

 

La forma cómo regarlas es importante. Debemos evitar y controlar los excesos de agua, por eso es mejor hidratarlas echando agua con un pulverizador sobre sus hojas. Además, tenemos que regar la tierra de forma moderada, dependiendo de las exigencias de cada una de las especies que tengamos.

 

Como último consejo, debemos cuidar la ubicación de las plantas. Evitar siempre los espacios más fríos o con corrientes, incluso alejarlas directamente de la influencia directa del aire acondicionado o la calefacción.

 

A la hora de encender el aparato de aire acondicionado o calefacción, piensa un poco en tus plantas y en como podría afectarles esos cambios bruscos de temperatura. ¡Te lo van a agradecer!

aire acondicionado solar

Aire acondicionado solar: cómo obtener frío con calor

aire acondicionado solar

 

El aire acondicionado solar produce frío gracias a la energía solar térmica como fuente de energía. Obtener frío con calor es una paradoja, pero totalmente posible. Podría ser la solución a la eficiencia en el consumo de energía de los particulares y de las empresas. Pero estas instalaciones solares no solo requieren de unos buenos equipos diseñados por profesionales, sino que también es importante el mantenimiento correcto para que su eficiencia sea máxima.

Cómo funciona el aire acondicionado solar

Dentro del aparato de aire acondicionado circula un líquido refrigerante para mantener la temperatura o reducirla, dependiendo del programa puesto en marcha. Para conseguir el enfriamiento de la zona, se necesita un ciclo de refrigeración que consta de cuatro procesos:

 

  1. Expansión. Al principio del proceso el refrigerante se encuentra en estado líquido a alta presión. A través de un elemento de expansión se consigue el efecto de refrigeración gracias a la reducción de la presión y la temperatura del líquido.
  2. Evaporación. Una vez el líquido se expande, también se evapora transmitiendo frío al aire del lugar a climatizar gracias a un ventilador.
  3. Compresión. El gas se convierte en líquido otra vez por medio de un compresor, obteniendo gas a alta presión.
  4. Condensación. El vapor a alta presión circula a través del condensador, evacuando el calor al exterior y transformando el refrigerante en estado líquido.

Tipos de aire acondicionado solar

Actualmente existe en el mercado tres tipos de aire acondicionado solar. Descubre las ventajas de cada uno de ellos:

Híbridos

Los sistemas híbridos combinan la tecnología fotovoltaica con la corriente eléctrica de los hogares. Es un sistema automático que cambia entre la energía solar y la batería, según la necesidad del momento. El panel solar recarga las baterías del sistema cuando sale el sol, y cuando no lo hay, la batería se carga a través de la alimentación de corriente de la casa.

 

La principal ventaja es el ahorro de energía en comparación con la utilizada por el aire acondicionado convencional. Como en la mayoría de los casos, son sistemas bastante caros actualmente y sólo funcionan en pleno rendimiento en ambientes secos y muy soleados.

Absorción

El sistema de absorción solar utiliza energía térmica para evaporar el líquido refrigerante que enfría el aire. El agua calentada por esta energía solar permite enfriar a cerca de 7 °C unos depósitos. Una vez enfriada se transporta a una serie de tubos de cobre para que el aire fresco recorra el hogar.

Desecantes

En este proceso el aire se deshumidifica usando un desecante. Normalmente se utiliza gel de sílice. Entonces el aire se enfriar por evaporación de agua.

 

Debido a la escasa implantación de estos sistemas más eficientes, todavía siguen predominando los aires acondicionados convencionales, lo que supone una alta demanda de la red eléctrica. En cambio, los aires acondicionados solares ofrecen importantes beneficios ambientales: menor demanda de energía, reducción de los costos de electricidad y de las emisiones de gases de efecto invernadero.

eficiente

Cómo utilizar el aire acondicionado de manera eficiente

eficiente

 

Llega el buen tiempo y es la hora de cambiar la calefacción por el aire acondicionado. Los siguientes consejos te van a permitir sacar el máximo rendimiento de tu aparato de aire acondicionado y, además, conseguirás un consumo más eficiente.

Recomendaciones para un uso eficiente del aire acondicionado

Cuatro palabras resumen como lograr un uso eficiente del aparato de aire acondicionado: aislamiento, temperatura, flujo y ahorro.

 

  1. Lo mismo que cuando encendemos la calefacción en invierno, el aislamiento es un elemento fundamental. Al enfriar una habitación o un espacio en una casa, siempre debemos asegurarnos de que no haya fugas. Es la principal condición para que la temperatura se conserve correctamente y el aparato de aire acondicionado no trabaje más de lo necesario. Por ese motivo, puertas y ventanas deben estar cerradas.
  2. Otra cuestión importante es saber a qué temperatura hay que poner el aire acondicionado. Para acertar con la temperatura interior se debe tomar nota de la temperatura exterior. Generalmente, es más que suficiente programar la temperatura del aire acondicionado cinco grados por debajo de la temperatura exterior.
  3. Otro factor que influye es el flujo de aire. Cuando hace mucho calor, las personas tendemos a dirigir el aire directamente hacia sí mismos. Pero cabe destacar que es un grave error. De esta manera sólo sentiremos el aire fresco encima nuestro pero la habitación permanecerá cálida. Para que la temperatura de la habitación sea la adecuada, debemos dirigir el flujo de aire frío al centro de la estancia. Con esta acción permitimos enfriar y conseguir un ambiente fresco en toda la habitación.
  4. Para que nuestro aparato trabaje de forma eficiente y podamos conseguir ahorrar en el consumo, debemos evitar que permanezca encendido cuando no hay nadie en la habitación. Lo más práctico es utilizar un programador que active o desactive el aparato en función de la utilidad de la habitación. De esta manera, la habitación estará fría a nuestra llegada y evitaremos ponerlo a mucha potencia desde el principio, aumentando el consumo de energía.

No te olvides del mantenimiento de tu aire acondicionado

El mantenimiento es parte imprescindible para que el aire acondicionado funcione con eficiencia y evitemos tener problemas. Por este motivo, debemos evitar que se creen y formen obstrucciones en las diferentes partes que lo forman, sobretodo en las entradas y salidas de aire.

 

Tampoco debemos descuidar la limpieza de los filtros en el cambio de estación, del calor al frío. Evitaremos la acumulación de sustancias nocivas para nuestro organismo. Además, en caso de avería, lo primero es llamar inmediatamente a un experto para que la solucione.

 

Siguiendo estos consejos garantizaremos que el sistema de aire acondicionado está en perfectas condiciones y que su funcionamiento sea lo más eficiente posible.

ventilar el hogar

Ventilar el hogar también es eficiencia energética

ventilar el hogar

 

Ventilar el hogar es una obligación necesaria para renovar el aire interior. El aire de nuestras casas se vicia por los olores y por la contaminación exterior, por este motivo es necesario abrir ventanas y dejar que corra el aire. Los niveles de contaminación ambiental dentro de los hogares pueden ser incluso superior a los niveles externos. Esto se debe, principalmente, a la falta de ventilación natural que existe en muchos hogares.

 

Las principales ventajas de ventilar el hogar

Aparte de razones higiénicas para la salud de la persona, ventilar las habitaciones del hogar ofrece un sinfín de ventajas. A continuación, os explicamos cuáles son:

  1. Cooperas al consumo energético eficiente de la vivienda. Ventilar el hogar adecuadamente en verano permite refrescar el ambiente y consumimos menos aire acondicionado. En cambio, abrir las ventanas durante las horas más soleadas en invierno, ayuda a equilibrar la temperatura interior y a controlar el gasto en calefacción.
  2. Oxigenas el aire. Ventilar el hogar reduce la concentración de CO2.
  3. Regulas la humedad. Cuando el aire está muy seco es deseable aumentar la humedad, sino podemos perjudicar nuestras mucosas respiratorias. En cambio, en otras ocasiones hay que disminuirla para que no haya condensaciones indeseables.
  4. Reduces el polvo. Las corrientes de aire arrastran las partículas en suspensión y los malos olores.
  5. Permites que el sol actúe. Los rayos del sol calientan y controlan la proliferación de microorganismos en las estancias.

Los contaminantes que habitan nuestra casa

Los principales contaminantes son partículas en suspensión como el polvo, pelos de animales, ácaros o el polen. También se pueden llegar a detectar emanaciones de productos químicos. Entre los más comunes encontramos pinturas, plaguicidas, productos de limpieza, la cola del aglomerado de algunos muebles, entre muchos otros.

 

El propio humano también produce contaminantes, el dióxido de carbono que producimos al respirar. Quien no ha sido capaz de detectar, en alguna ocasión, los ambientes cargados en las habitaciones donde se concentran un gran número de personas. Otros contaminantes muy frecuentes en nuestros hogares son los humos de las velas, de los inciensos o del tabaco. Son verdaderamente perjudiciales para nuestra salud, sobre todo en espacios cerrados.

 

Además, algunos agentes biológicos también pueden afectar a nuestra salud. Por ejemplo, los mohos que residen en el ambiente del hogar y que pueden acabar en las vías respiratorias.

 

La mejor hora para ventilar es…

Se recomienda ventilar cuando el aire exterior se encuentre limpio, normalmente, a primera hora de la mañana. Si en invierno no queremos despilfarrar el calor de la calefacción, entonces es mejor ventilar cuando el sol incide directamente sobre las ventanas. Esta opción dependerá de la orientación del edificio y de una exposición mayor o no al tráfico rodado.

 

Siguiendo estos consejos, mantendrás la buena salud del hogar y, de paso, ahorrarás en tu factura energética:

  1. Es necesario ventilar todos los días
  2. La mejor hora es la primera hora de la mañana
  3. Media hora es suficiente

 

En la actualidad, los edificios modernos apuestan por sistemas de ventilación mecánica que filtran el aire antes de que entre en el hogar.