Entradas

10 formas de ahorrar agua en tu hogar

Ahorro-agua

El agua es uno de los recursos naturales finitos más importantes del planeta, por eso debemos hacer un uso responsable para evitar escasez. Sin el agua no es posible la vida en ningún ámbito: Alimento para las plantas, para el ser humano, necesaria por higiene y evitar plagas y enfermedades… El derroche del agua ya está provocando que muchas zonas del planeta se vuelvan infértiles y áridas (ya no puede crecer la vida), por eso en el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía te explicamos 10 formas de ahorrar agua en tu hogar. Ayudarás al planeta y también a tu bolsillo.

10 consejos de ahorro de agua en tu hogar

El ahorro de agua y un consumo responsable de este recurso significa una mejora para la conservación de los ecosistemas y el medio ambiente en general. Paralelamente a esto, el agua es un recurso público necesario en las zonas habitadas, así que con su ahorro conseguirás reducir costes y abaratar tu factura mensual. El ahorro energético no es solo para la energía eléctrica, el agua también cuenta.

  1. Cierra el grifo cuando estés fregando los platos o cepillándote los dientes, o enjabonándote el cabello. Ábrelo solo cuando sea necesario.
  2. Asegúrate de cerrar bien los grifos y que no tengan pérdidas que provoquen un goteo constante.
  3. Pon la lavadora y el lavavajillas únicamente cuando estén completamente llenos, así consumirás la misma cantidad de agua una única vez.
  4. Reutiliza el agua que usas para lavar verduras y frutas para regar las plantas.
  5. Riega las plantas por la noche, ya que durante el día se puede evaporar un 30% del agua que uses.
  6. Dúchate en vez de bañarte.
  7. Controla que la cisterna del váter no pierde agua.
  8. Instala difusores y reductores de caudal en los grifos de la casa.
  9. No uses el inodoro como una papelera, ya que con cada vaciado de la cisterna se pierden litros de agua.
  10. Compra electrodomésticos eficientes con una certificación A.
Ahorro-luz

Cómo ahorrar luz en tu hogar

Ahorro-luz

La pandemia mundial de coronavirus ha traído asociada una crisis económica sin precedentes. Miles de trabajadores que todavía están en ERTE, autónomos que no pueden hacer frente a los gastos fijos y empresas que han tenido que cerrar. En este artículo hablamos de la práctica que han iniciado muchas familias, aprovechar el freno económico y social de la pandemia para ahorrar. Uno de los gastos más significativos de un hogar tiene que ver con el consumo eléctrico. Apunta nuestros consejos para ahorrar luz en tu hogar.

 

Ahorrar luz en el hogar: 5 premisas para que sea una realidad

Coge papel y boli y apunta las rutinas de consumo lumínico en tu hogar. La hora a la que se levanta el primer miembro de la familia por las mañanas. La hora a la que va a dormir el último en hacerlo por las noches. Los horarios, cuántas horas se pasan dentro de casa, las actividades que se desarrollan… A partir de aquí podemos empezar un análisis:

  1. Intenta poner las lavadoras y lavavajillas a primera hora de la mañana, el gasto será más bajo que en hora punta a partir de la tarde. Puedes dejarla preparada por la noche, levantarte media hora antes, ponerla en marcha con un programa corto y hacer tus actividades habituales: Preparar el almuerzo, los tappers, la bolsa para ir al trabajo o si teletrabajas, aprovecha para hacer otras tareas domésticas.
  2. Apuesta por las bombillas LED. Lo hemos hablado en otros artículos del blog de RoigSat, pero todavía no existe suficiente cultura en nuestro país sobre esta tecnología. Se ve algo cara, que lo es, pero el ahorro a largo plazo compensa. Para empezar, consumen menos energía y esto lo notarás inmediatamente en la factura. También duran más y esto significa que las tendrás que cambiar menos asiduamente. Ahorrarás por dos lados. Al margen de esto, no producen contaminación lumínica y sus componentes son 99% reciclables y no tienen presencia de metales pesados como el mercurio. También se encienden de forma inmediata, lo que contribuye a evitar consumos extras de electricidad.
  3. Revisa la factura de la luz.
    1. Averigua la potencia contratada: ¿La puedes bajar para pagar menos? Depende de si hay menores en casa o no, pero seguramente puedes soportar que mientras hagas uso del secador de pelo no puedas tener el horno encendido, por ejemplo. Depende cuál sea tu tipo de familia podrás ahorrar por este lado.
    2. Controla los momentos de mayor consumo para evitar hacer actividades que supongan seguir este ritmo e intenta disminuir el consumo en aquellas horas del día.
    3. Investiga los precios y tarifas de otras compañías. Es posible que si cambias de eléctrica consigas ahorrar cada mes en la factura de la luz.
  4. Mantén la calefacción y aire acondicionado a una temperatura fija. Las subidas y bajadas de grados hacen que el consumo se dispare.
  5. Revisa ventanas y puertas del hogar para asegurarte un buen aislamiento que no permita que entre de la calle el frío o el calor según la estación del año. Esto permitirá que la temperatura interior se mantenga.
ahorrar-gastos-hogar

5 consejos para conseguir ahorrar en los gastos del hogar

ahorrar-gastos-hogar

La pandemia mundial de coronavirus ha traído con ella una grave crisis económica provocada por el parón de las industrias para poder poner freno a la cadena de contagios. Hace algunas semanas te explicábamos en este artículo que la pandemia de Covid-19 había hecho que uno de los principales propósitos de año nuevo fuera ahorrar. Pero ahora nos centramos en tus rutinas, en tu día a día para que descubras 5 maneras de ahorrar en los gastos fijos del hogar.

 

5 maneras de ahorrar en los gastos del hogar

Una cosa es aprovechar la situación de semiconfinamiento para reducir gastos en ocio, restauración o ropa (no salimos prácticamente, no lo necesitamos) y otra muy diferente es conseguir reducir los gastos fijos de tu hogar. Aquí entran en juego las facturas de los servicios como la electricidad o el gas, alquiler o hipoteca, alimentación, etc.

  1. Eliminar las suscripciones audiovisuales. HBO, Netflix, Filmin, Disney Plus… Vivimos en la época de las grandes plataformas de ocio audiovisual, prácticamente tenemos que estar subscritos a todos los canales si no queremos perdernos las últimas series o películas de moda. Pero si quieres ahorrar tendrás que priorizar y deshacerte de aquellos canales en los que solo ves una serie o hace tiempo que no lo usas.
  2. Adiós al café y a los almuerzos pagados. Olvídate de las máquinas de vending, las de café y de ir a buscar un té y bollería a media mañana. Puede parecer que 2 o 3 euros no significarán nada a final de mes, pero multiplícalo por veinte días: Una media de 60 euros mensuales que puedes invertir en la compra de alimentación general para el hogar. Llévate siempre el café en un termo portátil desde casa y también aperitivos para picar durante las horas de trabajo.
  3. Reduce el número de tarjetas y revisa los intereses de tus cuentas bancarias. Somos una sociedad bastante analfabeta en cuanto a economía financiera y perdemos mucho dinero en gastos que ni sabemos que tenemos. Reduce tus cuentas bancarias, quizás es mejor que solo tengas una o 2. Revisa también las condiciones, posiblemente puedes cambiarlas para ahorrar en intereses. Y en cuanto a las tarjetas, con una es más que suficiente. Tener más provocará que hagas más gasto y también te cobrarán más gastos de gestión y mantenimiento.
  4. Organiza la lista de la compra. No vayas a un único supermercado a comprar todo. Revisa las ofertas en los diferentes establecimientos de tu barrio y aprovecha los descuentos para ahorrar.
  5. Practica la eficiencia energética. Sigue los consejos que te damos en este artículo para reducir el consumo y, por tanto, también la factura de tus suministros.
ILuminación-LED-hogar

Alumbrado LED, así lucen los nuevos hogares

ILuminación-LED-hogar

 

Hace años que las bombillas LED llegaron al mercado, pero todavía son pocos los hogares que apuestan por su uso. Bien es cierto que un alumbrado LED es más caro que las tradicionales bombillas que se pueden encontrar en ferreterías y bazares, pero a la larga permiten un ahorro energético y económico muy importante. Su duración es más larga y su efectividad, garantías y prestaciones mucho más altas. Desde RoigSat te explicamos en qué consiste el alumbrado LED y por qué apostamos por él en los nuevos hogares y construcciones.

 

La nueva era de bombillas y alumbrado LED

Ya hace tiempo que los ayuntamientos han apostado por cambiar su alumbrado público y sustituirlo por luminaria LED, una inversión inicial alta pero que a la larga ayuda a recortar en gastos de mantenimiento. En el caso de las viviendas particulares depende de cada familia, ya que muchas veces siguen comprando las bombillas tradicionales como una forma de ahorro. La diferencia de precio todavía es notable. Otro caso es el de las viviendas de nueva construcción en las que por normativa e intereses comerciales ya incluyen alumbrado de estas características, ya que permite disponer de los certificados energéticos más favorables.

¿Qué es una bombilla LED? Usa Light-Emitting Diode en sus siglas en inglés, en realidad se puede traducir como Diodos Emisores de Luz y para conseguir la misma intensidad luminosa que las luces incandescentes o las fluorescentes se componen por agrupaciones de leds. Sus principales beneficios son:

  1. Ahorro energético.
  2. Arranque instantáneo.
  3. Resistencia a los encendidos y apagados continuos.
  4. Mayor vida útil.

Trucos para ahorrar en la factura de la luz

Además de usar alumbrado LED te recordamos otras pautas que puedes llevar a cabo para conseguir un ahorro energético en tu hogar:

  1. Usar luz natural siempre que sea posible.
  2. Pintar de colores claros paredes y techos.
  3. Evitar dejar encendidas las luces.
  4. Instalar detectores de movimiento para que las luces se enciendan y se apaguen solas automáticamente.
  5. Reducir la iluminación ornamental.
Calefacción-invierno

Cómo usar correctamente la calefacción

Calefacción-invierno

Quedan pocos días para que llegue oficialmente el invierno, pero lo cierto es que ya llevamos algunas jornadas de frío invernal más que de otoño. Por las noches bajan mucho las temperaturas, hemos sacado los abrigos gruesos del armario y empezamos a usar guantes y gorros para proteger manos y orejas del frío. La calefacción es imprescindible para el bienestar de un hogar, sobre todo en zonas de montaña y campo abierto, alejadas de las grandes ciudades. Te explicamos cómo usar correctamente la calefacción para sacarle todo el provecho.

5 trucos para usar la calefacción de tu hogar correctamente

El bienestar de un hogar se mide por cómo son de acogedores los espacios y para que esto se cumpla es imprescindible que la temperatura sea agradable y no entre más humedad de la necesaria.

  1. La calefacción no debe bajar nunca de los 19 grados, pero tampoco tiene que estar por encima de los 21. La temperatura tiene que permitir que la sensación térmica sea agradable, pero respetando el tiempo que hace fuera. No es lógico que en pleno invierno queramos ir con pantalones cortos dentro de casa. Tenemos que poder estar con ropa y pijamas de invierno, pero sin pasar frío, pero tampoco calor.
  2. Apagar la calefacción cuando no hay nadie en casa. De esta forma se ahorrará, no solo en la factura, sino también energía desde el punto de vista ecológico.
  3. Contar con un termostato de última generación. Los termostatos inteligentes permiten regular la temperatura a distancia, por ejemplo, encenderla a través de una aplicación media hora antes de llegar a casa del trabajo para que el hogar se caliente.
  4. Mantener una temperatura regular durante la noche. Así se evita que bajen de golpe las temperaturas y se pueda mantener el bienestar nocturno. Sí que es recomendable que los grados estén por debajo de los que se mantienen durante el día cuando hay actividad en el hogar (entre 16 y 17 grados).
  5. Programar la calefacción para que suba un poco antes de despertarnos para conseguir que el hogar sea agradable en el momento de ponernos en marcha.
reformas-hogar

5 consejos para reformar tu hogar y adaptarlo al ahorro energético

reformas-hogar

Salvar el planeta es urgente, no hay una Tierra alternativa así que ciudadanos de todo el mundo se han puesto manos a la obra para reducir el uso de plásticos, las emisiones de Co2, dejar de contaminar los mares y ríos y conservar los ecosistemas. No es una tarea fácil pero sí necesaria si queremos continuar habitando este planeta. Una de las medidas más eficaces y fáciles de llevar a cabo es practicar el ahorro energético. En las viviendas nuevas es muy fácil; las diferentes normativas ya obligan a conceder certificaciones de eficiencia y se construyen pensando en el medio ambiente. También los nuevos electrodomésticos que compramos son cada vez más eficientes. La cosa cambia para todos aquellos que viven en edificios antiguos o pisos de alquiler con electrodomésticos viejos. ¿Qué se puede hacer? Te damos 5 consejos para que cuando termine la cuarentena puedas reformar tu hogar y adaptarlo al ahorro energético.

Trucos para reformar tu hogar, adaptarlo al ahorro energético y hacerlo más eficiente

Las reformas para convertir tu hogar en un espacio más eficiente te supondrán un gasto grande de inicio, pero este dinero los podrás amortizar rápidamente, ya que consumirás menos energía y cuidarás del planeta. ¿Qué conseguiremos?

  1. Disminuir el uso de energía.
  2. Ahorrar dinero.
  3. Conservar una buena temperatura en el hogar sin incrementar el gasto.

Apunta estos trucos para conseguir que con pequeñas reformas del hogar lo hagas más eficiente:

  1. Calefacción por suelo radiante.
  2. Baterías para el hogar.
  3. Placas solares.
  4. Calderas eficientes y de pellets.
  5. Aislamiento térmico (buena calidad de ventanas y que estén muy aisladas).

Con todos estos consejos conseguirás ahorrar dinero y energía. Para complementar las obras es recomendable hacer un uso adecuado del agua por no derrochar y no dejar encendidas las luces y los electrodomésticos.

electrodomésticos hogar

5 alternativas al uso de electrodomésticos cotidianos para practicar el ahorro energético

electrodomésticos hogar

El ahorro energético garantiza un uso adecuado de la electricidad en los hogares, algo que permite ser respetuoso con el medio ambiente y también reducir las facturas energéticas. Además, ahora que nos encontramos en plena cuesta de enero tras las fiestas de Navidad, es un buen momento para empezar a practicar el ahorro energético. Te explicamos algunas alternativas al uso de electrodomésticos cotidianos para empezar a ahorrar energía.

5 trucos para evitar el uso de algunos electrodomésticos y practicar el ahorro energético

El avance de las nuevas tecnologías ha provocado que cada vez surjan nuevos aparatos que nos facilitan la vida: robots para barrer, robots para limpiar los vidrios, aparatos para limpiar la piel del rostro… ¿Necesitamos todo esto? Las máquinas necesitan electricidad para cargarse y funcionar correctamente, pero generar esa electricidad no siempre es la mejor opción para la protección del medio ambiente. Es cierto que cada vez más se usan las energías renovables (solar, eólica…), pero también comportan alguna controversia por el impacto visual, por ejemplo, en el caso de los molinos de viento.

Siempre será mejor usar energías renovables para generar electricidad, pero también tenemos que poner de nuestra parte para reducir el consumo innecesario que hacemos.

  1. Seca tu cabello al aire libre. Los secadores de pelo son uno de los pequeños electrodomésticos que más consumen. Seguramente habrás notado que puedes tener en tu casa encendido el horno, el aire acondicionado y la lavadora y no pasa nada, pero enciendes el secador y los diferenciales saltan. Sabemos que, si tienes el cabello muy largo y es invierno, lo recomendable para tu salud es usar el secador, pero si tienes el pelo corto o durante el verano, no necesitas usarlo.
  2. Calentador eléctrico vs. microondas. Si quieres calentar la leche o el agua, es mejor que uses un calentador eléctrico ya que permiten calentar una gran cantidad de líquido en poco tiempo. Por el contrario, el microondas necesita más tiempo y más energía, por eso está más indicado para calentar alimentos. Aun así, la mejor alternativa, si tienes tiempo, es calentar los líquidos en una cocina de gas, ya que es una de las energías que menos gastan.
  3. Aprovecha el calor residual. Cuando cocinas cosas a fuego lento. Aprovecha y apaga el gas o la vitrocerámica 5 minutos antes y aprovecha para que la comida se acabe de cocinar con el calor residual, ahorrando así 5 minutos de consumo energético.
  4. Plancha con vapor natural. Camisas de tejidos finos y con caída se pueden planchar de forma natural aprovechando el vapor de la ducha. También pantalones y trajes, siempre que el tejido no sea muy grueso, de este modo ahorras la energía de encender la plancha.
  5. La secadora solo para momentos puntuales. Lo más natural y que hará que tu ropa dure más tiempo es tenderla al aire libre. La secadora consume mucha energía y solo la deberías de usar en días de lluvia o urgencias.
ahorro energético Navidad

Ahorra energía esta Navidad

ahorro energético Navidad

Las fiestas de Navidad son sinónimo de luces, colores, guirnaldas, música y hermandad. Cada año las decoraciones navideñas llegan antes a las calles y a los comercios y esto supone un gasto extra de energía. Las luces de los árboles de Navidad, las guirnaldas luminosas y las decoraciones de la calle, todo suma e incrementa la factura de la luz. El año pasado en este artículo dábamos unos cuántos ejemplos de cómo practicar el ahorro energético, ahora apunta estos consejos y ahorra energía esta Navidad al máximo.

Evita la subida de la factura de la luz y ahorra energía esta Navidad 

El consumo durante la época de Navidad se produce no solo en el ámbito de las compras de regalos, también en el gasto de energía a consecuencia de las decoraciones lumínicas. Estos consejos os ayudarán a evitar sorpresas con la factura de la luz.

  1. Apaga las luces del árbol de Navidad y otras decoraciones durante la noche. A muchas familias les gusta dejar encendidas las luces para que se vea el árbol desde la calle. Esto consume mucho y es innecesario, así que nuestro consejo es que apagues las luces antes de irte a dormir.
  2. Desenchufa los electrodomésticos si te vas fuera de casa durante la Navidad. Muchas familias aprovechan los días de Navidad para visitar a familiares que viven en otras comunidades o países o simplemente hacen un viaje en familia a un destino lejos de casa. Es importante dejar todos los aparatos desenchufados para evitar que continúen consumiendo y también posibles cortocircuitos y otros incidentes.
  3. Aísla tu hogar. No solo en la época de Navidad, es imprescindible durante el resto del año para evitar que la calefacción consuma más de la cuenta porque el aire frío del exterior se cuela por las ventanas y puertas que no están bien aisladas.
  4. Aprovecha las tarifas reducidas de consumo. Muchas familias tienen contratada con su compañía eléctrica una tarifa de consumo reducido, esto significa que durante una franja horaria al día (normalmente entre las 10 de la noche y las 12 del mediodía) pagan menos. Así que lo más recomendable es que prepares las comidas y uses los electrodomésticos durante la Navidad en tu franja horaria de tarifa reducida.
  5. Instala un termostato. Este aparato te permitirá programar y controlar el uso de tus electrodomésticos a distancia, algo que potencia el ahorro energético.
  6. Instala sensores de movimiento. Se trata de un método que permite encender y apagar las luces según el movimiento de cada habitación. Así evitarás dejártelas encendidas, si no detecta movimiento, de forma inteligente se apagarán.
  7. Baja la temperatura del agua de tu caldera o calentador. Si dejas la temperatura al mínimo, se reducirá el consumo de energía.
  8. Saca los alimentos del frigorífico un poco antes de cocinarlos. De este modo podrás reducir el tiempo de cocción y consecuentemente también el uso de energía durante su cocinado.

Cómo hacer un buen uso del aire acondicionado en otoño

El cambio climático es una realidad y el otoño ya no es el que era. Si antes en octubre empezábamos a comer castañas, tomar bebidas calientes y llevar chaquetones; ahora depende del día, necesitamos ir incluso con manga corta. Esta semana ha empezado la estación de la caída de las hojas y te explicamos cómo puedes hacer un buen uso del aire acondicionado para evitar los calores matutinos y el frío de la noche.

El aire acondicionado en otoño

Con la llegada del otoño es habitual que los días sean calurosos y las noches más frías. La bajada de las temperaturas es evidente, los días de playa se han acabado (a excepción de los y las más valientes) pero continúa el calor. Los cambios bruscos de temperatura son la tónica habitual y se inaugura oficialmente la temporada de vestirnos por capas: Ropa de verano más chaquetas, pañuelos y medias. Y es que, si nos pasamos todo el día fuera de casa, podemos experimentar la sensación térmica de hasta 3 estaciones diferentes, ya que por las noches los grados del termómetro descienden y tenemos más frío.

Este es un escenario perfecto para los resfriados y otras dolencias que pueden aparecer con los cambios de temperatura. También contribuye que vayamos encendiendo el aire acondicionado y lo vayamos apagando. Si no hemos hecho una buena limpieza (puedes contratar aquí el mantenimiento anual con RoigSat ) los ácaros del polvo y las partículas en suspensión incrementan las posibilidades de atrapar los virus en un ambiente frío, perfecto para su expansión.

4 tips para hacer un buen uso del aire acondicionado en otoño

  1. Mantener el aire acondicionado a una temperatura constante. Esto nos ayudará a practicar el ahorro energético, lo notaremos en la factura de la luz y también evitaremos los cambios bruscos de temperatura.
  2. Escoger una temperatura que no esté a más de 5 grados por debajo de la temperatura exterior. Esto ayudará a hacer que la temperatura sea constante.
  3. Si puedes, selecciona la modalidad “confort”. Muchos aparatos ya incluyen en los mandos a distancia esta opción que sube o baja los grados automáticamente para mantener el confort.
  4. Evitar encender y apagar la máquina constantemente. Además de consumir más energía porque tiene que volver a buscar la temperatura escogida, los cambios pueden contribuir a los resfriados.

Los 5 electrodomésticos que más energía consumen


Lavavajillas, lavadora, nevera, microondas, aire acondicionado, televisor, el horno… Es difícil imaginarse la vida sin la ayuda de los electrodomésticos, que se han convertido en nuestra mano derecha en el hogar. Pero como todo en la vida, también tienen su parte negativa: El consumo energético se dispara y hace que la factura de la luz se incremente y también las emisiones perjudiciales para el medio ambiente. Te explicamos cuáles son los electrodomésticos que más energía consumen y cómo mejorar su eficiencia energética.

La importancia de la etiqueta energética


El primer paso para practicar el ahorro energético es comprar electrodomésticos que consuman lo mínimo de energía y contribuyan a tener cuidado del medio ambiente. Para conseguir este objetivo es imprescindible fijarnos en las etiquetas de eficiencia energética, unas pegatinas que señalan la cualificación energética según una escala que evalúa su consumo. Esta escala está formada por 7 letras, de la A a la G; la A es la mejor y la G la peor. 


En estas etiquetas también podemos encontrar información adicional como la capacidad útil de un congelador, la potencia de una secadora y el nivel de decibelios que produce el electrodoméstico en cuestión. Todo acaba definiendo el nivel de eficiencia y el ahorro en la factura de la luz del que te puedes beneficiar a medio plazo.


Además de la etiqueta energética son imprescindibles algunas buenas prácticas como el hecho de apagar totalmente los electrodomésticos. En este artículo ya explicamos cuál era el consumo de cada uno de ellos en stand bye.



Los electrodomésticos que más energía consumen


Un estudiodel Instituto para la Diversificación y el ahorro de la energía (IDAE) señala que más de la mitad del consumo energético de un hogar corresponde a los electrodomésticos.

  1. Nevera. Consume un 30% de la energía del hogar. Se recomienda no tenerla abierta mucho tiempo y evitar introducir alimentos muy calientes.
  2. Televisión y ordenadores. Consumen un 12% del total. Es mejor no dejarlos en stand bye.
  3. Lavadora. Consume cerca de un 12% del total. Se recomienda ponerla en marcha solo cuando esté llena de ropa y con programas en frío.
  4. Horno. Consume un 8,3% de la energía de un hogar. Se tiene que evitar abrir la puerta cuando esté funcionando, ya que cada vez que lo haces se pierde hasta un 20% de energía.
  5. Lavavajillas. Consume un 6,1%. Los consejos van en la misma línea que la lavadora. Programas en frío, cortos y ponerlo en marcha solo cuando esté lleno.