Entradas

Cómo-reducir-los-ruidos-del-aire-acondicionado

Cómo reducir los ruidos del aire acondicionado

Cómo-reducir-los-ruidos-del-aire-acondicionado

La contaminación acústica es uno de los principales problemas que sufren los países del primer mundo. Los aparatos de aire acondicionado, si son antiguos, están instalados por personas que no son profesionales del sector o si no se limpian con regularidad, pueden provocar ruidos muy molestos. Sobre todo, si se encuentran en zonas comunes de los edificios residenciales como azoteas y terrazas o en zonas públicas como restaurantes, hospitales, etc. Te explicamos cómo reducir los ruidos del aire acondicionado.

 

¿Por qué los aparatos de aire acondicionado hacen ruido?

El compresor y el ventilador son las piezas claves que hacen que todos los aparatos de aire acondicionado hagan ruido, ya que cuando se ponen en funcionamiento activan diferentes piezas, que inevitablemente, emiten sonidos. Pero podemos reducir este ruido con unas buenas prácticas. De hecho, algunas instituciones públicas, como el Ayuntamiento de Barcelona, ya se preocupó en 2006 de esta cuestión y firmó con el Gremio de Calefacción, Ventilación y Aire acondicionado de Barcelona un convenio para solucionarlo. Se editó una guía de buenas prácticas en la instalación, mantenimiento y uso de los aparatos.


¿Qué tenemos que tener en cuenta porque el aparato de aire acondicionado haga menos ruido?

 

  • Renovar los aparatos de aire acondicionado antiguos. Con el paso de los años, la tecnología evoluciona y se fabrican aparatos más modernos que reducen la contaminación acústica.

 

  • Revisión frecuente del aparato de aire acondicionado. Con el funcionamiento y el paso del tiempo, es habitual que algunas piezas se desplacen y provoquen ruido. Estas revisiones se tienen que hacer siempre por parte de un técnico especializado y certificado que se encargará de colocar las piezas de nuevo en su lugar o en caso de deterioro, cambiarlas por unas nuevas. Lo más habitual es que estos elementos impacten contra las rejas de ventilación y provoquen vibraciones.

 

  • Colocar una manta aislante. Existe una manta especial para reducir el ruido y las vibraciones, se puede conseguir en tiendas especializadas y aunque se puede instalar sin la ayuda de un profesional, recomendamos que lo haga un técnico. Se suele instalar alrededor del compresor.

 

  • Hacer una limpieza constante del aparato de aire acondicionado. Siempre se recomienda limpiar estos aparatos para evitar problemas respiratorios, sobre todo en personas con asma o algún tipo de alergia al polvo. Pero también es recomendable para reducir el ruido, ya que la suciedad acumulada puede hacer que el aparato vibre más de la cuenta.

 

split fijo de aire acondicionado

Qué debes saber antes de instalar un split fijo de aire acondicionado

Split fijo

Con la llegada del verano muchos hogares se plantean la instalación de un equipo de aire acondicionado para soportar mejor la época más calurosa del año. Antes de contratar esa instalación es muy importante tener en cuenta varios aspectos que mejorarán la experiencia cómo:

 

  • El tipo de vivienda que tenemos.
  • El número de estancias que queremos que tengan aire acondicionado.
  • El tipo de máquina que contrataremos.

 

En cuanto a esta última cuestión, lo más habitual es que se instalen splits fijos. Son los que conllevan una obra más grande y costosa, pero también los que ofrecen un mejor resultado.

 

¿Qué es un split fijo de aire acondicionado?

 

Consta de un compresor externo y de una o varias unidades que se instalan en el interior, dependiendo del número de estancias en las que se quiera disponer de aire acondicionado. Estas unidades interiores tienen una gran potencia frigorífica y además son muy silenciosas. También se pueden utilizar como calefacción en invierno en el caso de que dispongan de bomba de calor. Este tipo de aparatos son complejos y debe instalarlos un profesional.

 

¿Qué debemos tener en cuenta antes de instalar un split fijo?

 

Instalación exterior

 

  • Debemos buscar una pared libre de obstáculos que tenga un mínimo de 30 centímetros de espacio alrededor de la unidad que instalaremos.
  • Debe estar ubicado en un lugar poco transitado o muy caluroso (evitar azoteas sin tejadillo o pasillos entre terrazas).
  • Si vives en un edificio residencial, consulta con el Ayuntamiento y con la Comunidad de Propietarios para conocer las normas (hay comunidades que obligan a que la instalación de los compresores externos no sea visible y debe colocarse en zonas bajas de la fachada).

 

Instalación interior

 

  • Como en el caso del compresor exterior, debemos buscar una pared despejada. Hay que contar con un mínimo de 15 centímetros de espacio alrededor. Es muy importante evitar elementos como cortinas, barras, estanterías etc.
  • Que en el sitio elegido no le dé la luz solar de forma directa.
  • Que no tenga fuentes de calor cercanas (ordenadores, televisores, etc.).
  • La unidad interior también debe instalarse a una altura de 2’12 metros del suelo.
  • En lugares alejados de antenas de televisión, líneas eléctricas y otro tipo de conexiones, ya que pueden interferir con el funcionamiento del aparato de aire acondicionado.
  • La pared interior que elijamos debe ser fuerte, para poder soportar el peso del aparato. Por eso es mejor evitar las paredes de pladur, y en todo caso, realizar la instalación sobre un marco para que pueda sostener bien el peso.

En cualquier caso, antes de hacer planes para instalar un Split fijo de aire acondicionado, consulta con un profesional para que te ofrezca la mejor alternativa.

 

 

 

Dormir sin aire acondicionado

Objetivo: dormir sin pasar calor (si no tienes aire acondicionado)

Con la llegada del verano se complica el descanso nocturno colectivo. Las altas temperaturas que se registran, también durante la noche, provocan ambientes muy calurosos que dificultan coger el sueño.

Síntomas que provoca el calor nocturno

  • Sudor
  • Insomnio
  • Bochorno
  • Ansiedad

 

Son algunos de los síntomas que puede provocar el hecho de dormir con una sensación térmica elevada. Sensación que puede intensificarse en algunos colectivos más específicos como las personas mayores, mujeres embarazadas o niños pequeños.

Según la Asociación Española del Sueño la habitación en la que dormimos tendría que estar a una temperatura media de entre 18 y 20 grados centígrados. Pero los últimos datos recogidos por el INE (Instituto Nacional de Estadística) aseguran que solo el 35,5% de los hogares tienen aire acondicionado.

 

Si no perteneces a este pequeño porcentaje de afortunados, no te preocupes, hemos elaborado toda una serie de consejos porque este verano puedas dormir fresco.

¿Qué podemos hacer para dormir frescos?

 

  1. Abrir las ventanas solo cuando cae el sol. De este modo conseguiremos refrescar y ventilar las estancias. El resto del día es mejor mantener todo muy cerrado para que no se cuele el calor.
  2. Ducharse con agua templada. Puede parecer que el agua fría es la mejor opción, pero el choque térmico produce un frescor inmediato que reactiva el organismo y el gasto energético, provocando un aumento de la temperatura corporal.
  3. Gazpacho de cenar. Tenemos que evitar las cenas copiosas antes de ir a dormir, así como los alimentos calientes, ya que aumentan la temperatura del cuerpo. La mejor opción son las cremas y sopas frías como el gazpacho.
  4. Usar ropa de cama ligera. Puede parecer una tontería, pero muchas personas continúan utilizando el nórdico, aunque sea sin el relleno, lo que provoca un aumento de la temperatura en la cama. Así que lo mejor es optar por ropas muy ligeras, de tejidos naturales como el algodón o el lino, puesto que son 100% transpirables a diferencia de los materiales sintéticos. Esto es importante trasladarlo también a los pijamas y camisones, es recomendable que sean de materiales naturales y muy anchos para no se enganchen a la piel.
  5. Utilizar un ventilador. Es la manera más fácil de vencer el calor y el bochorno del verano. Hay de infinitos modelos y precios. Otro truco es colocar un recipiente con hielo frente al aparato, así conseguiremos que el aire que remueva el ventilador sea frío.
  6. Refrescarnos las muñecas. Podemos aplicar agua fría sobre esta parte del cuerpo antes de ir a dormir. Nos ayudará a refrescarnos. Otra buena idea es mojar unos calcetines en agua fría y colocárnoslos cuando nos vayamos a acostar. La temperatura de los pies y de las muñecas regula la del resto del cuerpo.

 

 

 

 

 

 

el calor

Cómo se soportaba el calor antes del aire acondicionado

el calor

 

Desde casa o en la oficina, el aire acondicionado nos ayuda a pasar las altas temperaturas del verano de la mejor de las maneras. La tecnología ha sido un punto de inflexión a la hora de sentirnos confortables dentro de espacios cerrados cuando las temperaturas son elevadas. Pero, ¿os habéis imaginado alguna vez pasar el calor del verano sin aire acondicionado?

 

A lo bueno es fácil acostumbrarse rápido y olvidamos que, hasta tan solo unas pocas décadas, el aire acondicionado estaba reservado para unos pocos. La mayoría de la gente se las tenía que arreglar con ingenio para plantarle cara al calor.

 

El calor antes de la invención del aire acondicionado

Hoy día estamos recuperando algunas de las técnicas más comunes y sencillas para combatir el calor y las altas temperaturas del periodo estival. Os dejamos con las técnicas más utilizadas:

Dormir a la fresca

Si durante el día cuesta soportar el calor sin aire acondicionado, dormir puede ser una misión imposible, sobre todo en casas en las que corre poco aire. Una de las soluciones era salir a dormir a los patios y espacios al aire libre. Esterilla y cojines en mano y a disfrutar del sueño al raso.

Construcción planificada

Una de las formas más inteligentes de vencer a el calor ha sido mediante la construcción planificada. Usar materiales como roca y ladrillo, muros muy gruesos, etc., ha permitido crear pequeños microclimas interiores. Se conseguía aislarlo del frío en invierno y del calor en verano. Además, ubicar las ventanas de manera estratégica es muy eficaz a la hora de luchar contra el calor del verano.

Amor por el blanco

Pintar el exterior de las viviendas de blanco o encalar los muros reduce de forma significativa la temperatura. Un gran ejemplo de esta técnica son los pueblos andaluces donde el verano eleva las temperaturas de manera considerable. Las superficies blancas reflejan mayor cantidad de luz solar.

Levantarse con las gallinas

Otra forma de luchar contra las temperaturas elevadas es adaptando las actividades a las horas más agradables de la jornada. Hoy en día, es difícil cambiar los horarios de trabajo, pero antaño lo más habitual era levantarse con los primeros rayos de sol y aprovechar al máximo la mañana antes de que el sol apretase demasiado.

Una buena siesta reparadora

La mejor opción para vencer el calor del mediodía era bajar persianas, echar cortinas, y meterse en la cama. La siesta es una opción para recuperar las horas de sueño invertidas a primera hora del día.

Hacer vida en las plantas bajas

El calentamiento de las plantas más elevadas de los edificios obligaba a que las actividades del día a día se tuvieran que realizar en las plantas bajas de los edificios.

Comer sandía: mucho líquido y poca caloría

En años atrás, adaptar la alimentación al tiempo que hacía era una cuestión casi vital. Durante las olas de calor era necesario beber grandes cantidades de agua para recuperar líquidos, así como adaptar la dieta a alimentos refrescantes y muy bajos en calorías. Las frutas frescas de verano, gazpachos y sopas frías aportaban al cuerpo los nutrientes necesarios para el día y bajos en calorías.

 

La vida antes del aire acondicionado obligó al ser humano a buscar soluciones ingeniosas para sobrevivir al sofocante verano. Hoy en día, el aire acondicionado permite establecer una rutina de vida y trabajo que no se limita por las olas de calor ni por temperaturas asfixiantes.

funciones básicas

Funciones básicas de tu aire acondicionado que debes conocer

funciones básicas

 

La bomba de calor es, posiblemente, uno de los electrodomésticos más versátiles dentro del hogar. Ofrece aire caliente en invierno y aire frío en verano. Además, está dotado de unas funciones básicas que lo hacen muy versátil, adaptable a cada momento del día. Seguramente estés desaprovechando algunas de sus funciones porque no las conozcas. Por eso, para sacarle el máximo partido sin necesidad de leer el manual de instrucciones, vamos a refrescarte la memoria con las funciones básicas más usadas del aire acondicionado.

Funciones básicas de tu aparato de aire

Las funciones básicas más utilizadas suelen estar relacionadas con la programación, pero hay más. Descúbrelas aquí y olvídate de pasar calor este verano:

Bomba de calor

Generalmente asociamos el aire acondicionado con su uso en el verano. Sin embargo, estos aparatos cuentan también con la función de bomba de calor. Un mismo aparato de aire para dos estaciones bien diferenciadas, verano e invierno. Enfría o calienta las habitaciones de tu hogar.

Modo noche

En las noches de bochorno veraniego, el aire acondicionado también se puede utilizar para dormir frescos y a pierna suelta. La utilización del modo noche, permite que el aparato no solo haga menos ruido mientras durmamos, sino que también regulará la temperatura para que no pasemos frío. Llegado a cierto punto, el aparato de aire se apagará. El modo noche es una de las funciones más interesantes y menos aprovechadas por los consumidores.

Programador de temperatura y de encendido/apagado

Con la función de programación podrás decidir el apagado o encendido del aparato sin estar presente en el momento. La programación regular de esta función permite un uso más eficiente de este electrodoméstico. Además, al mismo tiempo podrás programar la temperatura para que no te congeles o te achicharres.

Regula las lamas

Las lamas permiten dirigir la trayectoria del aire que sale del aparato de forma fija o variable. Estos componentes son abatibles, tanto vertical como horizontalmente. Colócalos como mejor te convenga para evitar que te dé el aire directamente en la cara, algo que seguro agradecerás.

Adiós a la humedad

Es una de las funciones más desconocidas, pero de las más eficaces: la opción Dry. Esta función permite eliminar el exceso de humedad del ambiente que se crea en la habitación. Se suele utilizar mucho cuando hay muchas personas en una misma habitación. Funciona de la siguiente manera: la temperatura es la misma, pero funciona con el ventilador a más baja velocidad. Con esto se consigue reducir la humedad del ambiente.

personas mayores

Precauciones para las personas mayores y el aire acondicionado

personas mayores

 

Uno de los colectivos más afectados, junto con los bebés, cuando llega la época estival y los calores extremos son las personas mayores. Debido a su edad avanzada, el cuerpo no responde de la misma manera ante las altas temperaturas. El aire acondicionado puede ser un gran aliado, siempre y cuando se tomen unas precauciones para que no se vuelva en contra de aquellos más vulnerables.

 

En las personas mayores, el organismo se ralentiza y les cuesta más tiempo adaptar la temperatura corporal a las condiciones exteriores. Por ello, las personas mayores son más propensas a padecer golpes de calor y deshidratación.

 

Como decíamos anteriormente, el uso del aire acondicionado es totalmente recomendable. Pero hay que seguir una serie de instrucciones y precauciones para evitar el efecto contrario y afecte de manera negativa en la salud de las personas.

Recomendaciones de uso del aire acondicionado con personas mayores

Si en el hogar hay personas mayores, es recomendable seguir estos consejos para hacerles su día a día más fácil:

Aire acondicionado en toda la casa

Ya decíamos que el organismo de las personas más mayores tarda en habituarse a la temperatura exterior. Por ello, para evitar los cambios bruscos de temperatura en el interior de los hogares, se recomienda instalar el aire acondicionado en cada una de las habitaciones o, al menos, en aquellas donde las personas mayores pasen más tiempo.

 

La instalación del aire acondicionado por conductos es la mejor manera de prevenir que las habitaciones se encuentren a diferente temperatura. El inconveniente es que requiere obra, pero es la manera de que el aire llegue a todas las partes de la casa por igual.

Control de la temperatura

La fijación de la temperatura, también es algo a tener en cuenta. Cuando las temperaturas suelen ser altas en el exterior, tendemos a poner el termostato a temperaturas más bajas, pero esta acción no beneficia a nadie.

 

Con temperaturas mayores a 10 grados de diferencia entre exterior e interior, puede causar graves problemas de salud, especialmente en personas mayores. Si no somos precavidos y bajamos en exceso los grados del aparato de aire acondicionado, se puede llegar a sufrir enfriamientos.

 

Si no queremos que esto ocurra, la temperatura debe estar entre 21 y 25 grados de manera uniforme en todas las habitaciones.

Cuidado con el flujo de aire y la humedad

La humedad también supone un riesgo serio para las personas más sensibles. Las personas mayores tienden a padecer problemas respiratorios, por eso no conviene agravarlos más por el mal uso de los aparatos de aire acondicionado.

 

En la actualidad, las instalaciones permiten ajustar la humedad de las habitaciones y conseguir un equilibro. Por ello, es preferible escoger un sistema que permita humidificar el aire para evitar la sequedad del espacio. A su vez también evitarás un exceso de humedad en el ambiente.

 

Se debe vigilar dónde colocar los aparatos o las salidas del aire acondicionado para controlar el flujo de aire. No se deben colocar en los lugares donde se van a acomodar las personas mayores, ya que el flujo directo de aire les puede afectar a la salud.

mal olor de tu aire

Cómo eliminar el mal olor de tu aire acondicionado

mal olor de tu aire

 

Cuando llega el verano y suben las temperaturas, el aire acondicionado se hace imprescindible. La puesta a punto también supone eliminar el mal olor de tu aire acondicionado. Si al encenderlo después del largo invierno, notas que huele a humedad o vinagre, es que algo le pasa. Te mostramos cómo solucionar este problema.

Qué hacer para eliminar el mal olor de tu aire acondicionado

Generalmente, el mal olor de tu aire acondicionado puede ser causado por la existencia de suciedad, o bien en la unidad interior, o bien que el olor provenga de fuera de la maquina, del desagüe. Aunque el primer paso para solucionar este problema es llamar al servicio técnico contratado, siempre puedes seguir estos consejos para asegurarte de que el olor desaparece:

Revisar los filtros

Una razón habitual de los malos olores, sobre todo a vinagre, es la presencia de suciedad acumulada en los filtros. Se generan bacterias y hongos que son los causantes de esos olores. La limpieza de los filtros, además de prevenir el mal olor, te evitará posibles averías y reducirá el consumo energético. Para limpiarlos basta con extraerlos, lavarlos con agua caliente y jabón, y volverlos a colocar una vez secos.

Limpiar la batería de la unidad exterior

Las unidades exteriores de los equipos no suelen tener filtro. La suciedad de la calle se deposita directamente en la batería de intercambio, reduciendo la eficiencia y la potencia térmica del aparato. Para su limpieza se utiliza aire a presión, intentando no doblar las aletas, o un simple cepillo, aunque es menos efectivo.

Echar un vistazo a la bandeja de condensados

Detrás de los filtros hay unas láminas metálicas, las bandejas de condensados del agua. Son los responsables de la gran mayoría de los malos olores en los aparatos de aires acondicionado. Como se trata de un lugar húmedo, puede provocar la aparición de bacterias y problemas más serios, como alergias y enfermedades respiratorias. Se recomienda limpiar la bandeja, al menos una vez al año. Puedes utilizar alguna solución alguicida y desinfectante para evitar la aparición de bacterias.

Vigilar el intercambiador y el ventilador

Las dos partes donde se acumula más la suciedad, además de la bandeja de condensados, son el intercambiador de frío y el ventilador interior. El ventilador interior se puede limpiar con un rociador de agua y un trapo para quitar las manchas y la suciedad almacenada. En cambio, para desinfectar el intercambiador interior, puedes añadir un poco de lejía al rociador y espera a que se seque la solución.

Controlar el desagüe

Otro de los causantes del mal olor en el aparato de aire acondicionado es el desagüe de la unidad interior. Es el encargado de canalizar el agua procedente de la condensación. Además, si está conectado al desagüe general de una vivienda, puede que los olores procedan de allí. La solución es muy sencilla, basta con colocar un sifón en el tubo antes de conectarlo al desagüe general de la vivienda. Así evitaremos que el olor exterior se distribuya por la casa.

aire acondicionado y las plantas

La buena relación entre el aire acondicionado y las plantas

aire acondicionado y las plantas

 

Las plantas aportan calidez al espacio, purifican el aire y mejoran el estado de ánimo de las personas a su alrededor. Las ventajas de tener plantas son infinitas, pero ¿crees que existe una buena relación entre el aire acondicionado y las plantas?

 

Tipos de plantas para diferentes ambientes

Las plantas son seres vivos que a lo largo del día sufren constantes variaciones en la temperatura. En un mismo día podemos abrir las ventanas, encender la calefacción o el aire acondicionado, dejar a oscuras la habitación, etc. ¿Crees que todas estas variaciones pueden afectar a la salud de las plantas?

 

Cada planta es un mundo aparte. Dependiendo de la especie a la que pertenezcan, sus necesidades varían. A continuación, os dejamos con dos ejemplos bien diferenciados de plantas que se adaptan en ambientes diferentes:

  1. Podemos encontrar especies tropicales como la Costilla de Adán que necesitan ambientes cálidos y húmedos. Además, son plantas que necesitan mucha luz, pero sin que los rayos del sol incidan de manera directa sobre sus hojas.
  2. En cambio, la hiedra prefiere ambientes más frescos. Estas plantas son perfectas para decorar pasillos en sombra o estancias de interior con menos luz.

 

En general, las plantas de interior deben tener una temperatura aproximada de 15 grados centígrados. En tiempo estival, cuando la temperatura interior puede alcanzar valores altos, es imprescindible tener un buen aparato de aire acondicionado. Será nuestro regulador de temperatura interior y podremos establecer una buena relación entre el aire acondicionado y las plantas de nuestro hogar.

 

Convivencia entre el aire acondicionado y las plantas

Regular correctamente el aire acondicionado no tiene por qué suponer un problema para las plantas. De hecho, casi todas las especies que podamos tener en el interior de nuestro hogar agradecerán un respiro del calor veraniego. Tanto en sí que la temperatura no afecta directamente a las plantas, sí debemos controlar la humedad de la casa. Los aparatos de aire acondicionado resecan el ambiente, por lo que hay que regular la frecuencia y cantidad del riego.

 

La forma cómo regarlas es importante. Debemos evitar y controlar los excesos de agua, por eso es mejor hidratarlas echando agua con un pulverizador sobre sus hojas. Además, tenemos que regar la tierra de forma moderada, dependiendo de las exigencias de cada una de las especies que tengamos.

 

Como último consejo, debemos cuidar la ubicación de las plantas. Evitar siempre los espacios más fríos o con corrientes, incluso alejarlas directamente de la influencia directa del aire acondicionado o la calefacción.

 

A la hora de encender el aparato de aire acondicionado o calefacción, piensa un poco en tus plantas y en como podría afectarles esos cambios bruscos de temperatura. ¡Te lo van a agradecer!

aire acondicionado solar

Aire acondicionado solar: cómo obtener frío con calor

aire acondicionado solar

 

El aire acondicionado solar produce frío gracias a la energía solar térmica como fuente de energía. Obtener frío con calor es una paradoja, pero totalmente posible. Podría ser la solución a la eficiencia en el consumo de energía de los particulares y de las empresas. Pero estas instalaciones solares no solo requieren de unos buenos equipos diseñados por profesionales, sino que también es importante el mantenimiento correcto para que su eficiencia sea máxima.

Cómo funciona el aire acondicionado solar

Dentro del aparato de aire acondicionado circula un líquido refrigerante para mantener la temperatura o reducirla, dependiendo del programa puesto en marcha. Para conseguir el enfriamiento de la zona, se necesita un ciclo de refrigeración que consta de cuatro procesos:

 

  1. Expansión. Al principio del proceso el refrigerante se encuentra en estado líquido a alta presión. A través de un elemento de expansión se consigue el efecto de refrigeración gracias a la reducción de la presión y la temperatura del líquido.
  2. Evaporación. Una vez el líquido se expande, también se evapora transmitiendo frío al aire del lugar a climatizar gracias a un ventilador.
  3. Compresión. El gas se convierte en líquido otra vez por medio de un compresor, obteniendo gas a alta presión.
  4. Condensación. El vapor a alta presión circula a través del condensador, evacuando el calor al exterior y transformando el refrigerante en estado líquido.

Tipos de aire acondicionado solar

Actualmente existe en el mercado tres tipos de aire acondicionado solar. Descubre las ventajas de cada uno de ellos:

Híbridos

Los sistemas híbridos combinan la tecnología fotovoltaica con la corriente eléctrica de los hogares. Es un sistema automático que cambia entre la energía solar y la batería, según la necesidad del momento. El panel solar recarga las baterías del sistema cuando sale el sol, y cuando no lo hay, la batería se carga a través de la alimentación de corriente de la casa.

 

La principal ventaja es el ahorro de energía en comparación con la utilizada por el aire acondicionado convencional. Como en la mayoría de los casos, son sistemas bastante caros actualmente y sólo funcionan en pleno rendimiento en ambientes secos y muy soleados.

Absorción

El sistema de absorción solar utiliza energía térmica para evaporar el líquido refrigerante que enfría el aire. El agua calentada por esta energía solar permite enfriar a cerca de 7 °C unos depósitos. Una vez enfriada se transporta a una serie de tubos de cobre para que el aire fresco recorra el hogar.

Desecantes

En este proceso el aire se deshumidifica usando un desecante. Normalmente se utiliza gel de sílice. Entonces el aire se enfriar por evaporación de agua.

 

Debido a la escasa implantación de estos sistemas más eficientes, todavía siguen predominando los aires acondicionados convencionales, lo que supone una alta demanda de la red eléctrica. En cambio, los aires acondicionados solares ofrecen importantes beneficios ambientales: menor demanda de energía, reducción de los costos de electricidad y de las emisiones de gases de efecto invernadero.

eficiente

Cómo utilizar el aire acondicionado de manera eficiente

eficiente

 

Llega el buen tiempo y es la hora de cambiar la calefacción por el aire acondicionado. Los siguientes consejos te van a permitir sacar el máximo rendimiento de tu aparato de aire acondicionado y, además, conseguirás un consumo más eficiente.

Recomendaciones para un uso eficiente del aire acondicionado

Cuatro palabras resumen como lograr un uso eficiente del aparato de aire acondicionado: aislamiento, temperatura, flujo y ahorro.

 

  1. Lo mismo que cuando encendemos la calefacción en invierno, el aislamiento es un elemento fundamental. Al enfriar una habitación o un espacio en una casa, siempre debemos asegurarnos de que no haya fugas. Es la principal condición para que la temperatura se conserve correctamente y el aparato de aire acondicionado no trabaje más de lo necesario. Por ese motivo, puertas y ventanas deben estar cerradas.
  2. Otra cuestión importante es saber a qué temperatura hay que poner el aire acondicionado. Para acertar con la temperatura interior se debe tomar nota de la temperatura exterior. Generalmente, es más que suficiente programar la temperatura del aire acondicionado cinco grados por debajo de la temperatura exterior.
  3. Otro factor que influye es el flujo de aire. Cuando hace mucho calor, las personas tendemos a dirigir el aire directamente hacia sí mismos. Pero cabe destacar que es un grave error. De esta manera sólo sentiremos el aire fresco encima nuestro pero la habitación permanecerá cálida. Para que la temperatura de la habitación sea la adecuada, debemos dirigir el flujo de aire frío al centro de la estancia. Con esta acción permitimos enfriar y conseguir un ambiente fresco en toda la habitación.
  4. Para que nuestro aparato trabaje de forma eficiente y podamos conseguir ahorrar en el consumo, debemos evitar que permanezca encendido cuando no hay nadie en la habitación. Lo más práctico es utilizar un programador que active o desactive el aparato en función de la utilidad de la habitación. De esta manera, la habitación estará fría a nuestra llegada y evitaremos ponerlo a mucha potencia desde el principio, aumentando el consumo de energía.

No te olvides del mantenimiento de tu aire acondicionado

El mantenimiento es parte imprescindible para que el aire acondicionado funcione con eficiencia y evitemos tener problemas. Por este motivo, debemos evitar que se creen y formen obstrucciones en las diferentes partes que lo forman, sobretodo en las entradas y salidas de aire.

 

Tampoco debemos descuidar la limpieza de los filtros en el cambio de estación, del calor al frío. Evitaremos la acumulación de sustancias nocivas para nuestro organismo. Además, en caso de avería, lo primero es llamar inmediatamente a un experto para que la solucione.

 

Siguiendo estos consejos garantizaremos que el sistema de aire acondicionado está en perfectas condiciones y que su funcionamiento sea lo más eficiente posible.