Listado de la etiqueta: hogar

ahorrar agua en casa

Consejos para ahorrar agua en casa

Este verano ha llovido poco y parece, desde hace ya unos años, que es una tónica general. Es por este motivo que es importante tener un colchón de seguridad para hacer frente a situaciones como ésta. Y, además de no contribuir a la sequía, ahorrar agua en casa nos servirá para disminuir nuestra factura.

En este artículo dividiremos los consejos en tres bloques: cocina, baño y plantas.

¿Cómo podemos ahorrar agua en casa?

Ahorrar agua en la cocina

  • Debemos evitar tener los grifos abiertos cuando no necesitamos usar el agua. Por ejemplo mientras fregamos los platos es aconsejable tener el agua cerrada y abrir el grifo para aclararlos.
  • Evitar que los grifos goteen o tengan fugas.
  • El lavavajillas, al contrario de lo que se suele pensar, contribuye positivamente al ahorro de agua. Pero para que sea así, de la misma manera que sucede con la lavadora, debemos usarlo sólo cuando esté completamente lleno. Y, en caso que sea posible, debemos utilizar un programa corto o ecológico.
  • Para evitar tener el grifo mucho rato abierto, es recomendable poner en remojo las ollas y sartenes unos minutos antes de fregarlas para evitar el gasto.
  • Para lavar las frutas y verduras es preferible usar un recipiente y evitar hacerlo con el grifo abierto. Esta misma técnica también se puede usar para descongelar comida. Además, esta agua se puede usar posteriormente para regar las plantas.

Ahorrar agua en el baño

  • De la misma manera que hemos visto en el punto anterior, es totalmente aconsejable cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes o nos afeitamos.
  • En la ducha también debemos apagar el agua mientras nos lavamos la cabeza, nos aplicamos mascarilla o realizamos cualquier acción que no requiera agua.
  • En relación con la ducha, es importante reducir los baños y optar por la ducha siempre que nos sea posible.
  • De la misma manera que en la cocina, debemos controlar que los grifos no tengan fugas de agua. En el caso del baño, también debemos cerciorarnos de que el inodoro no las tenga.
  • Reducir el uso de papel higiénico al mínimo también es una medida necesaria para reducir agua.
  • Instalar un difusor en la alcachofa de la ducha también es una buena medida que reduce el consumo a la mitad sin ni enterarte.

Ahorrar con las plantas

  • Debemos regar las plantas por la mañana o por la noche para evitar las horas de mayor calor y, por tanto, de mayor evaporación del agua.
  • Intenta tener plantas que no demanden gran cantidad de agua.
  • Recicla agua que hayas utilizado para otros menesteres pero no tenga ningún agente tóxico. Por ejemplo, como hemos visto anteriormente, agua que hemos usado para limpiar frutas y verduras.
Aire acondicionado y alergia

Aire acondicionado y alergia. ¿Son buenos compañeros?

Aire acondicionado y alergia

 

A menudo hemos oído decir que los aires acondicionados no son buenos para las alergias porque, en muchas ocasiones se asimilan éstos a resfriados y otras afecciones con sintomatología que se puede confundir con un cuadro alérgico. Pero, ¿son el aire acondicionado y alergia buenos compañeros?

Aire acondicionado y alergia. ¿Son un buen tándem?

La respuesta es sí en tanto que los aparatos de aire acondicionado benefician, tal como abordaremos a continuación, a las personas que tienen alergia.

Las enfermedades alérgicas, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), afectan a más del 30% de la población del Estado español. Y las alergias más comunes son al polen y a los ácaros del polvo. Es por este motivo que en las casas en las viven personas con alergias se debe mantener el aire de las estancias en las que están lo más limpio posible. Es en este sentido que el aire acondicionado es positivo para las personas que padecen alergia.

Los aparatos de aire acondicionado que incorporan purificadores de aire ayudan a mantener el aire limpio de polvo y polen y, por tanto, crean un ambiente favorable para las personas que sufren enfermedades alérgicas.

Cómo consigue el aire acondicionado ser positivo para las personas con alergia

Gracias a los filtros, el aire acondicionado, además de climatizar la casa, mantiene la casa limpia de partículas de polvo y polen y, también, captura agentes contaminantes como virus y bacterias. Determinados tipos de filtro pueden, incluso, descomponer los olores.

Los filtros, gracias a la evolución de la tecnología, son cada vez más avanzados. Actualmente los más eficaces son los HEPA (High Efficiency Particle Arresting). Estos filtros, recogedores de partículas de alta eficiencia, permiten que en el hogar se respire un ambiente más puro porque reducen la presencia de partículas y alérgenos.

Es importante, para conseguir una mayor eficacia, que se coloquen varios aparatos de aire acondicionado en la casa, ya que no siempre nos encontramos en el mismo lugar. Y, también, entre otras medidas, recurrir a profesionales para el mantenimiento de los aparatos de aire acondicionado. Éstos nos asegurarán un correcto funcionamiento del aparato y la limpieza de los filtros.

La ventilación del hogar es esencial cuando usamos sistemas de calefacción

ventilacion-hogar

Hay sistemas de calefacción, como los calentadores, chimeneas o braseros, que generan monóxido de carbono y, si no ventilamos correctamente la casa o las estancias donde se encuentren estas fuentes de calor, podemos correr graves riesgos para la salud.
Nos encontramos ante un caso grave en el que se debe poner mucha atención y cuidado porque, según diferentes estudios, en las épocas de frío en las que se requiere del encendido de sistemas de calefacción los servicios de emergencias médicas atienden unas 2000 personas a causa de intoxicación por monóxido de carbono. De éstas, entre 50 y 100 fallecieron y el 75% en el lugar en el que se encontraba la fuente de calor.

Cómo hacer la ventilación del hogar para evitar riesgos

En general lo aconsejable, ya sea invierno o verano, es ventilar la casa cada día por motivos de higiene y porque, por el simple hecho de respirar, convertimos el oxígeno en dióxido de carbono. En verano, debido a la temperatura, nos resulta más fácil y placentero, ventilar la casa. En invierno, en muchas ocasiones, a causa del frío, no nos apetece nada pero es cuando más necesario es hacerlo en el caso de tener aparatos de calefacción encendidos.
Muchas veces, además, tenemos miedo de que el hecho de abrir la ventana para ventilar nos provoque una pérdida calórica importante. No obstante, es imprescindible abrir las ventanas o puertas exteriores un mínimo de 10 minutos un par de veces al día para que se renueve el aire y salga el aire que los sistemas de calefacción contaminan.
Es de vital importancia, también, tener mucho cuidado con chimeneas, braseros y calentadores y evitar situaciones como dormir toda la noche con éstos encendidos y todo cerrado porque, tal como hemos indicado con anterioridad, es peligroso para la salud. Se recomienda siempre dejar una puerta o ventana abierta para que haya ventilación constante y evitar que, por ejemplo, el gas se acumule en el aire.