Cómo-reducir-los-ruidos-del-aire-acondicionado

Cómo reducir los ruidos del aire acondicionado

Cómo-reducir-los-ruidos-del-aire-acondicionado

La contaminación acústica es uno de los principales problemas que sufren los países del primer mundo. Los aparatos de aire acondicionado, si son antiguos, están instalados por personas que no son profesionales del sector o si no se limpian con regularidad, pueden provocar ruidos muy molestos. Sobre todo, si se encuentran en zonas comunes de los edificios residenciales como azoteas y terrazas o en zonas públicas como restaurantes, hospitales, etc. Te explicamos cómo reducir los ruidos del aire acondicionado.

 

¿Por qué los aparatos de aire acondicionado hacen ruido?

El compresor y el ventilador son las piezas claves que hacen que todos los aparatos de aire acondicionado hagan ruido, ya que cuando se ponen en funcionamiento activan diferentes piezas, que inevitablemente, emiten sonidos. Pero podemos reducir este ruido con unas buenas prácticas. De hecho, algunas instituciones públicas, como el Ayuntamiento de Barcelona, ya se preocupó en 2006 de esta cuestión y firmó con el Gremio de Calefacción, Ventilación y Aire acondicionado de Barcelona un convenio para solucionarlo. Se editó una guía de buenas prácticas en la instalación, mantenimiento y uso de los aparatos.


¿Qué tenemos que tener en cuenta porque el aparato de aire acondicionado haga menos ruido?

 

  • Renovar los aparatos de aire acondicionado antiguos. Con el paso de los años, la tecnología evoluciona y se fabrican aparatos más modernos que reducen la contaminación acústica.

 

  • Revisión frecuente del aparato de aire acondicionado. Con el funcionamiento y el paso del tiempo, es habitual que algunas piezas se desplacen y provoquen ruido. Estas revisiones se tienen que hacer siempre por parte de un técnico especializado y certificado que se encargará de colocar las piezas de nuevo en su lugar o en caso de deterioro, cambiarlas por unas nuevas. Lo más habitual es que estos elementos impacten contra las rejas de ventilación y provoquen vibraciones.

 

  • Colocar una manta aislante. Existe una manta especial para reducir el ruido y las vibraciones, se puede conseguir en tiendas especializadas y aunque se puede instalar sin la ayuda de un profesional, recomendamos que lo haga un técnico. Se suele instalar alrededor del compresor.

 

  • Hacer una limpieza constante del aparato de aire acondicionado. Siempre se recomienda limpiar estos aparatos para evitar problemas respiratorios, sobre todo en personas con asma o algún tipo de alergia al polvo. Pero también es recomendable para reducir el ruido, ya que la suciedad acumulada puede hacer que el aparato vibre más de la cuenta.

 

Cómo-mantener-a-raya-los-resfriados-de-verano

Cómo mantener a raya los resfriados de verano

Cómo-mantener-a-raya-los-resfriados-de-verano

Los cambios de temperatura durante el verano provocados por el contraste entre el calor exterior y el fresco interior de los locales con aire acondicionado provoca que proliferen los resfriados durante esta época del año. También ayuda el hecho de consumir bebidas muy frías y helados, todo ello representa un caldo de cultivo para las bacterias y los virus.

¿Por qué nos resfriamos en verano?

Lo más habitual es que esta infección vírica de las vías respiratorias se produzca en invierno, ya que el frío y una humedad baja hacen que las fosas nasales se sequen y por lo tanto queden más expuestas a los virus. Además, con la bajada de temperaturas también lo hacen nuestras defensas. Todo esto hace que nuestro cuerpo esté menos preparado para luchar contra los virus. De todos modos, también se producen resfriados durante el verano y estas son las causas:

  • Cambio de temperatura por la climatización de los espacios interiores.
  • Chorros de aire frío que se proyectan directamente sobre las personas.
  • Mala alimentación (con el calor y las vacaciones es habitual comer peor que el resto del año y esto hace que nos falten nutrientes que incrementan nuestras defensas).
  • Consumo de bebidas y alimentos fríos (una vez más, el contraste de temperaturas puede hacer que se desarrolle un virus que haya al ambiente).
  • Pasar tiempo mojado (vamos a la playa, a la piscina, no nos cambiamos el bañador y nos podemos pasar horas húmedos. Esto hace que se incrementen las posibilidades de resfriarnos).

Consejos para evitar los resfriados de verano

  • Mantener el aparato de aire acondicionado entre los 22 y los 24 grados centígrados (aunque tengamos calor tenemos que evitar bajar la temperatura por debajo de los 21 grados).
  • Evitar los chorros de aire frío directos de los aparatos de climatización.
  • Meterse en el mar o en el agua de la piscina despacio, evitando las zambullidas los días de mucho calor o después de haber hecho ejercicio intenso.
  • Evitar el consumo de bebidas y alimentos muy fríos. Y en todo caso masticar y probar bien antes de tragarnos el alimento. Así le daremos tiempo a adecuar la temperatura a la de nuestro cuerpo y no habrá tanto contraste.
  • Utilizar humidificadores para los ambientes muy secos.
  • Buena alimentación, incrementando el consumo de frutas y verduras.
  • Limpiarse las manos con frecuencia, después de llegar a casa de la calle.

Los resfriados de verano, ¿peores que los de invierno?

Los expertos coinciden en que se trata de un mito, ya que los efectos de un resfriado son los mismos sin importar la época del año. Entonces, ¿por qué tenemos esta creencia popular? Hablamos de una cuestión psicológica. Desde la revista Time el profesor Ronald Eccles, de la Universidad de Cardiff asegura que “los resfriados de verano se perciben peor porque no son tan comunes”.

Así que tranquilos, si seguís nuestros consejos, evitaréis un resfriado y si aún así no podéis evitar los virus, no os preocupéis, lo pasaréis igual de mal que en invierno.

Las-claves-para-frenar-la-legionela

Las claves para frenar la legionela

Las-claves-para-frenar-la-legionela

Los brotes de legionela son habituales durante las épocas de verano. La población los relaciona con los aparatos de aire acondicionado, aunque también se pueden desarrollar en invierno y en otro tipo de equipos de refrigeración. De hecho es imposible que aparezcan estas bacterias en los aparatos de aire acondicionado domésticos porque no tienen circuitos cerrados de agua y, por lo tanto, no se pueden multiplicar.


¿Qué es la legionela?

Es una bacteria que podemos encontrar de forma natural en ríos, riachuelos y lagos. Puede suponer un problema de salud pública cuando se multiplica y propaga en sistemas de agua artificiales como los grifos, alcachofas de ducha, bañeras de hidromasaje, vallas y calentadores de agua, sistemas grandes de cañerías, torres de refrigeración de edificios…

¿Cómo se contagia?

La también llamada enfermedad del legionario o fiebre de Pontiac se manifiesta cuando las personas afectadas inhalan gotas de agua que contengan esta bacteria. Los síntomas son muy parecidos a los de una neumonía, por lo tanto, se trata de una enfermedad infecciosa, aunque es imposible el contagio entre personas. El primer caso registrado de legionela tuvo lugar en Filadelfia en el año 1976, en concreto en un hotel donde se celebraba la convención anual de miembros de la legión americana. Por eso los investigadores del Centro de Control de Atlanta registraron la bacteria con este nombre.

Es posible entrar en contacto directo con la bacteria y no desarrollar la enfermedad, ya que afecta principalmente a colectivos de riesgo como los niños, mayores, personas con un sistema inmunitario debilitado o con enfermedades previas como el cáncer.

Claves para frenar la legionela

  • Evitar el estancamiento de aguas.
  • Hacer un mantenimiento exhaustivo de las instalaciones con circuitos de agua para evitar la suciedad.
  • Control de la temperatura y desinfección.
  • Mantener limpios los grifos, duchas y otros elementos que estén en contacto con la red de distribución de agua.
  • Emplear difusores de ducha de gotas gruesas mejor que finas.
  • Desinfectar los filtros y difusores de forma anual.

El año pasado, solo en Cataluña, se registraron más de un centenar de casos de legionela. De hecho el 2017 ha sido el segundo año más mortífero desde el 2007 con 8 muertos. Por eso es tan importante hacer un mantenimiento exhaustivo de edificios públicos con torres de refrigeración, lugares donde suele proliferar esta bacteria.

 

 

 

Reducir-plástico-en-el-mar

Cómo reducir la presencia de plásticos en el mar

Reducir-plástico-en-el-mar

El vídeo de un buceador en la costa de Bali nadando en medio de un mar de plástico se hizo viral esta primavera. Seguramente, el impacto visual que ha provocado, ha tenido más repercusión que todas las campañas para la reducción del uso de los plásticos que hacen las diferentes entidades ecologistas y las instituciones públicas. Pero, ¿cómo podemos reducir la presencia de plásticos en el mar?

¿Qué es el plástico?

El plástico es un material derivado del petróleo que se usa en multitud de sectores por su versatilidad, resistencia, precio y peso. Es fácil de producir, tiene un coste muy bajo y resiste las altas temperaturas y es aislante. Todo indica que será difícil librarnos de él, aún así, son muchos los organismos que  piden políticas para reducir su uso y, por lo tanto, su presencia en nuestros océanos.

Según las Naciones Unidas, la basura ya ha destruido un tercio de la superficie de los hábitats marinos y cada año se abocan 8 toneladas al mar, el 80% de las cuales son de origen plástico.


Consejos para reducir la presencia de plásticos al mar

 

 

  • Evitar la compra de productos que venden en envases de plástico y apuesta por los de vidrio, lata o cajas de cartón.
  • Compra más cosas a granel para reducir el packaging.
  • Reducir el uso de cubiertos, platos y vasos de plástico y apostar por el uso de envases reutilizables.
  • Traer nuestra propia bolsa de la compra.
  • Dejar de utilizar las cañas de plástico para beber.
  • Dejar de masticar chicle. Está elaborado con polietileno y acetato de polivinilo.
  • Apuesta por los pañales de tela y olvídate de los desechables.
  • No utilizar el alcantarillado como si fueran papeleras. La mayoría de pluviales conectan con el mar.
  • No tirar al WC materiales que no sean biodegradables.
  • Usar cepillos de dientes y peines de madera.

 

Es evidente que no podemos hacer desaparecer el plástico de nuestras vidas de la noche a la mañana, pero sí que se pueden realizar pequeñas acciones, algo que piden muchos organismos, para que el consumo de plástico se reduzca hasta encontrar otras alternativas mejores para el medio ambiente.

En el siguiente vídeo se explican las acciones principales que podemos hacer diariamente para conseguir reducir la presencia de plásticos en el mar.