Excessos-estiu

Plan de recuperación tras los excesos del verano 

Excesos-verano

Sol, agua salada, dietas altas en carbohidratos y grasas saturadas, noches muy cortas y días muy largos… Estas son las características más habituales de unas vacaciones de verano, unos días de descanso que nos sirven para (des)aprender todas las rutinas que construimos a lo largo del año. Los expertos dicen que 21 días es el periodo necesario para convertir una actividad en una rutina firme. Así que necesitarás buena parte de este mes de septiembre para conseguir recuperarte de los excesos veraniegos.

Detectar los excesos del verano

 

Es importante hacer una comparativa entre las sensaciones con las que nos marchamos de vacaciones y con las que hemos vuelto.

 

Estado físico.

 

  • Peso. Es habitual aumentar de peso, ya que se realizan más comidas fuera de casa y son menos saludables. También se practica menos ejercicio; todo esto contribuye a incrementar los kilos.
  • Piel. Si el destino veraniego ha sido en una zona de sol y playa, aunque se haya utilizado protector solar, la piel se habrá visto afectada por los rayos ultravioletas. De hecho, el incremento de la melanina en el cuerpo (el bronceado) es una reacción de defensa de la piel para luchar contra los efectos del sol.
  • Cabello. Los baños en playas (sal) y piscinas (cloro) hará que el cabello se reseque y sea más rebelde y difícil de peinar. Cosa que facilitará su rotura y su caída.

 

Estado psíquico.

 

  • Energía. Después de las vacaciones, lo más habitual es encontrarse en un estado anímico con mucha energía y ganas de hacer cosas.
  • Descanso. En verano se duerme más de lo habitual, por lo tanto, el cuerpo está más descansado.
  • Felicidad. Si las vacaciones han sido productivas y bien aprovechadas, el sentimiento de felicidad es inevitable.

 

En cuanto a los “síntomas psíquicos” que nos dejan las vacaciones, podemos afirmar que son positivos, pero también pueden provocar un “efecto rebote”. A más felicidad y descanso, más probabilidades de caer en una depresión postvacacional.

 

Cómo hacer frente a los excesos del verano

 

Te damos toda una serie de consejos para conseguir recuperarte de la “resaca” de las vacaciones.

  1. Hidrata tu piel: bebe agua y aplícate cremas dermocosméticas.
  2. Practica ejercicio. Es vital para conseguir recuperar tu forma física.
  3. Come sano. Es muy importante que lleves una dieta saludable para conseguir aportar a tu cuerpo los nutrientes necesarios y perder las grasas que no necesita.
  4. Córtate el cabello. Es la manera más rápida y eficiente de recuperar la salud de tu cabello. Conseguirás revitalizarlo y puedes hidratarlo con mascarillas cosméticas específicas.
  5. Duerme 8 horas. Es necesario que no pierdas la energía y el buen descanso logrado durante el verano.

 

Cómo evitar la depresión postvacacional

En el artículo “Cómo evitar el estrés a la vuelta de las vacaciones” ya explicamos cómo evitar la depresión postvacacional, aún así te damos un par de tips rápidos para no perder el ánimo, ni el buen humor.

  1. Organización. Es básico para no llegar estresado los primeros días de trabajo. Organiza las comidas, la ropa que vestirás, el material que necesitas, etc.
  2. Priorización. Haz una lista de las tareas que tienes que cumplir y clasifica las más urgentes y prioritarias de las que no lo son.

 

Contrata ahora el mantenimiento de la caldera con RoigSat

Con RoigSat, agua caliente sin historias

Con RoigSat, agua caliente sin historias. Contrata ahora el pack de mantenimiento por sólo 8,25€/mes

Cargador-solar

El futuro de las baterías: Los cargadores solares

Cargador-solar

Cada vez somos más dependientes de la electricidad. Utilizamos baterías para cargar los teléfonos móviles, las tablets, e-books, las cámaras fotográficas… Y también cada vez es más habitual que las baterías se descarguen muy rápidamente, sobre todo con el paso del tiempo, y que se tengan que cargar cada día. El problema se manifiesta cuando estas baterías no aguantan un día entero fuera de casa, por eso ya hace tiempo que se crearon las baterías externas y las baterías solares, para conseguir una carga adicional. El problema de la primera es que también tiene que estar cargada para que funcione y no tienen una vida útil muy larga. Además, la velocidad de carga es hasta 3 veces menor que con una tradicional. Así que nos centraremos en conocer cómo se utilizan con la energía solar.

¿Qué es un cargador solar?

Su fabricación está basada en la tecnología fotovoltaica, por lo tanto, estos cargadores incluyen paneles que transforman la radiación solar en corriente eléctrica. También sirven bajo un cielo nublado, pero los resultados serán mejores si la exposición es directa al sol.

¿Cuánto tiempo se necesita para cargar un móvil con una batería solar?

Este es el principal problema actual que tienen las baterías solares, para cargar completamente un móvil son necesarias una media de 10 horas. Cosa que hace que no sean nada efectivos para el uso diario, pero sí para momentos concretos. Se pueden usar para cargas adicionales, cuando la batería no está totalmente descargada y se encuentra, por ejemplo, a la mitad de su autonomía.

Se trata de utensilios muy eficientes cuando nos encontramos en un lugar en el que no hay corriente eléctrica (el campo, transporte público, etc.).

Los pros de los cargadores solares

  • Proporcionan una carga energética gratuita.
  • Son eficientes porque se basan en una energía renovable.
  • No son peligrosos, ya que no se conectan en ninguna parte.

Los contras de los cargadores solares

  • El tiempo de carga es muy largo.
  • Tienen un peso y unas medidas demasiado grandes para poder transportarlos con facilidad, por ejemplo, en un bolso de mano.

La tecnología fotovoltaica basada en las cargas de dispositivos electrónicos todavía está en proceso de desarrollo y mejora. Así que, actualmente, la mejor opción es comprar un Smartphone con una batería de alta capacidad. Existen modelos que aportan hasta 30 horas de autonomía y que se cargan completamente en tan sólo 15 minutos.

Mejor-época-instalar-aire-acondicionad

El mejor momento para instalar un aire acondicionado, es ahora

Mejor-época-instalar-aire-acondicionad

Se acerca el otoño, los días no son tan largos y empiezan a bajar las temperaturas, ahora es el mejor momento para decidirse a instalar un aire acondicionado. De hecho, el otoño y la primavera son las épocas más aconsejables según los instaladores. Descubramos por qué tenemos que instalar un sistema de aire acondicionado justo antes o después de la temporada de calor.

¿Por qué ahora?

  1. La demanda de instalaciones de aparatos de aire acondicionado disminuye a medida que las temperaturas bajan y se hace menos necesario aplicar frío artificial para sobrevivir al bochorno veraniego. Esto significa que podremos comprar un aparato de aire acondicionado sin necesidad de esperar días e incluso semanas antes de que puedan venir a realizar la instalación.
  2. Mejores precios. Como la demanda baja también lo hacen los precios, es el momento indicado para hacerse con una instalación de aire acondicionado a precios muy razonables.
  3. Mejor atención personalizada. Todo tiene relación, cuanta menos gente solicita una instalación de aire acondicionado, los técnicos pueden dedicar más tiempo a atender nuestras dudas.

También es cierto que cada vez es más habitual que las empresas comercializadoras e instaladoras hagan ofertas muy interesantes en verano, aún así, la alta demanda puede hacer que tengas que esperar y no puedas disfrutar de una temperatura fresca en casa hasta muy entrado el verano. Además de las esperas para hacer la instalación, también es habitual que se acaben las existencias y la espera sea doble: Fabricación e instalación.

Recomendaciones de instalación de aire acondicionado

Hagas cuando hagas la compra, es importante que vendedor e instalador sean de la misma empresa para mejorar:

  • El servicio postventa.
  • La atención al cliente.
  • El servicio de reparación.

De este modo conseguiremos un precio mucho más competitivo que haciendo la compra del aparato por un lado y pagando la instalación por otro. Aun así, de este modo es posible asesorarse de la mejor manera posible sobre la potencia que necesitamos, el tipo de aparato y la mejor ubicación. Cosas a tener en cuenta para no encontrarnos con sorpresas a la hora de realizar la instalación.

estrés-postvacacional

Cómo evitar el estrés a la vuelta de las vacaciones  

estrés-postvacacional

 

Depresión postvacacional y estrés son dos afecciones bastante comunes en septiembre. La mayoría de trabajadores realiza sus vacaciones durante el mes de agosto y es frecuente que al regresar a la rutina diaria se genere algo de ansiedad que puede estar motivada por varios factores. Pero, ¿es lo mismo la depresión que el estrés postvacacional? En realidad, van de la mano y la depresión que se pueda sufrir en menor o mayor grado genera estrés y ansiedad.

 

Primer día de trabajo tras las vacaciones y nos encontramos con un escritorio desordenado, montañas de trabajo en forma de papel acumulados sobre tu mesa, varios pósits o notas de tus compañeros, “marrones” no resueltos durante tu ausencia… Dan ganas de volver por donde has llegado y regresar a la cama. Pero con una serie de pautas, la vuelta a la rutina no será tan complicada.

 

Los síntomas de la depresión y estrés postvacacional

 

  1. Nostalgia de las vacaciones
  2. Pereza
  3. Falta de sueño
  4. Irritabilidad
  5. Cansancio
  6. Bajos ánimos
  7. Ansiedad

 

Muchos afectados lo describen como un periodo en el que todo se les hace cuesta arriba y sienten que ni pueden, ni tienen ganas de llegar a todo. En realidad, podemos calificar todos estos síntomas que se generan como un rechazo inconsciente a la vuelta a la vida laboral.

 

No existen datos concretos, pero son muchos los expertos que afirman que la depresión postvacacional afecta al 35% de la población y puede durar unos 15 días. Si el paciente no presenta otras problemáticas, desaparece sin necesidad de medicación o terapia.

 

Consejos para que la vuelta al trabajo no genere estrés

 

  1. El día antes de volver al trabajo haz vacaciones de tus vacaciones. Es decir, lo mejor es que no planees actividades que te hagan pasar todo el día fuera de casa o que te cansen mucho. Lo mejor es dedicarte el día a ti, relajarte leyendo un libro, dando un pequeño paseo, disfrutando de una buena serie, etc.
  2. La noche anterior deja todo preparado para comenzar el día sin estrés. El táper de comida listo, la ropa que llevarás ya escogida y planchada; y adelanta todo lo que puedas del desayuno (deja la fruta cortada dentro de un táper, la tostadora a mano, el pan cortado, tu taza preferida dónde puedas encontrarla rápido…
  3. Disfruta de una cena ligera para que la digestión no sea pesada y puedas dormir plácidamente.
  4. Lo más recomendable es que 4 o 5 días antes hayas retomado tu rutina de sueño para que no padezcas insomnio la noche antes de volver al trabajo y regreses en tu primer día habiendo dormido solo 3 horas.
  5. Despierta un poco antes de lo habitual para comenzar el día mucho más relajada y poder prepararte más tranquilamente, perderás 15 minutos de sueño, pero ganarás en salud.
  6. Charla con amigos o familiares que también retomen su rutina laboral ese día, daos ánimos y compartir vuestras preocupaciones. No es lo mismo afrontar la vuelta a la oficina en soledad que con gente a la que quieres. Es una forma de empatizar y sentir que no eres solo tú quien tiene que madrugar y volver al trabajo.
  7. Al llegar al trabajo prioriza tus tareas. No te centres en todo lo que tienes que hacer en global, conseguirás generarte ansiedad. Elabora una lista de prioridades y ve paso a paso.
  8. Intentar realizar alguna actividad parecida a las que has desarrollado en tus vacaciones. Después del trabajo queda con tus amigos para tomar una cerveza, ir al cine o probar un nuevo restaurante.