Nochevieja

Haz que la nochevieja sea inolvidable y eficiente

Nochevieja

 

Este no pretende ser el típico artículo que te explica la magia de la nochevieja. No podemos negar que es una noche especial: cenas con amigos y familia, las uvas, los buenos deseos por el nuevo año y también los propósitos, pero cada cual la vive de manera diferente. Te explicamos cómo crear una nochevieja inolvidable y eficiente con una decoración en la mesa llena de eficiencia energética pero también con mucha luz.



Velas en la mesa

Las velas dan un toque elegante y clásico a cualquier mesa. Es indiscutible que hacen que la velada resulte más cercana y agradable y aportan un toque de intimidad entre los comensales. Es una manera también de ahorrar energéticamente, ya que se pueden dejar encendidas algunas luces suaves y combinarlo con las velas de la mesa para crear un ambiente cálido.

Los más esotéricos dirán que los colores de las velas tienen su significado, aunque, esto no tenga ninguna base científica no podemos negar que es muy divertido jugar con la gama cromática y el significado que nosotros mismos le queramos dar:

 

  1. Rojas: Hacen referencia al amor, la fuerza, energía y pasión.
  2. Blancas: Pureza y brillo.
  3. Doradas: Para atraer la abundancia y la prosperidad económica.
  4. Verdes: Buena salud y bienestar.

Según la tradición las velas se tienen que dejar encendidas en el paso de un año al otro, así se quema todo lo malo para empezar únicamente con todo el que es bueno.

Guirnaldas lumínicas

Las guirnaldas no son únicamente un elemento decorativo del árbol de Navidad, también puede convertirse en un objeto para iluminar otras partes de la casa como la mesa principal. El truco está en colocar luces LED:

 

  1. Provocan menos gasto energético.
  2. No se calientan.
  3. Duran más tiempo.

Se puede optar por guirnaldas con bombillas muy pequeñas para no recargar la decoración de la mesa y que acabe convirtiéndose en otro árbol de Navidad. En nochevieja se tiene que apostar por la sofisticación y este pequeño toque de luz puede convertir la cena en una comida especial.


Antes de las 12, la TV apagada

Muchas veces no nos damos cuenta que son las personas que tenemos a nuestro alrededor las que hacen que una reunión se convierta en especial. Así que antes de las campanadas no es necesario tener encendida la televisión haciendo ruido de fondo. Seguramente todos estaremos más pendientes de las conversaciones que hay en la mesa y no tanto del televisor. Así que una buena manera de practicar el ahorro energético es tener apagado este electrodoméstico y encenderlo antes de las 12 campanadas para poder comer las uvas.

Consumo energético Navidad

Consejos para ahorrar en consumo energético esta Navidad

Consumo energético Navidad

 

Faltan pocos días para las celebraciones oficiales de Navidad, aunque ya hace algunas semanas que las luces decorativas iluminan las calles de nuestros pueblos y ciudades, los abetos presiden los salones de muchos hogares y ya hemos empezado a hacer las primeras compras de regalos y de los ingredientes para las comidas familiares. Se trata de una de las épocas del año en la que más consumimos, también energía, por eso te damos toda una serie de consejos para ahorrar y proteger el medio ambiente.


Eficiencia energética en Navidad

Como ya hemos dicho anteriormente, la Navidad es una época de consumo desorbitado, gastamos dinero y también energía para poder iluminar calles, las luces de los árboles navideños, las tiendas, las ferias… Te explicamos cómo ahorrar manteniendo el denominado espíritu navideño.

 

  1. Luces LED. La mayoría de familias y comercios encienden las luces de Navidad cuando se hace oscuro, alrededor de las 6 de la tarde y no las apagan hasta que se van a dormir, alrededor de las 12 de la noche. Incluso algunas personas las dejan encendidas hasta el día siguiente (mejor que lo evites). Esto comporta un gasto energético importante. La mejor opción es apostar por las luces LED, consumen menos, tienen una vida útil más larga y no desprenden calor, lo que evita incidentes.
  2. Pilas recargables. Es época de comprar juguetes y otros elementos decorativos que necesitan pilas para poder funcionar. Se recomienda que se usen las recargables, ya que tienen un impacto medioambiental mucho más pequeño. Al reutilizarse no se generan nuevos residuos. En caso de no poder utilizar de este tipo, se tiene que apostar por las pilas alcalinas en sustitución de las convencionales.
  3. La calefacción. Durante las reuniones familiares es mejor bajar la temperatura, ya que, con más gente en casa, se genera más calor y no es necesario encenderla a un nivel alto. De este modo también ahorraremos energéticamente. Si quieres más tips para calentar tu hogar en invierno, te dejamos este artículo en el que hablamos de la mejor manera de mantener el calor en casa al margen de la calefacción.
  4. El agua. Después de las comidas de Navidad, el uso del lavavajillas se hace imprescindible para evitar pasar una tarde entera limpiando platos. Pero más allá del ahorro de tiempo, usar este electrodoméstico comporta un ahorro de agua. Fregando a mano se acaba derrochando mucha más agua. Eso sí, se tiene que usar cuando esté lleno (para evitar un gasto energético innecesario) y a no más de 55 grados.

Estos son algunos de los consejos principales para practicar el ahorro energético durante las fiestas de Navidad. Si celebras las comidas navideñas fuera de casa o os marcháis de vacaciones, recuerda apagar todos los aparatos para evitar que se queden en modo stand by.

 

Cambios bruscos temperatura

Cómo afrontar los cambios bruscos de temperatura

Cambios bruscos temperatura

Con las primeras bajadas de temperatura hemos dejado prácticamente atrás el otoño y volvemos a los cambios bruscos de temperatura, también típicos del verano. Nos hemos acostumbrado a pasar del calor al frío y del frío al calor de forma casi instantánea. ¿Los “culpables”? Algunos sistemas de calefacción. Estos cambios pueden provocar enfermedades respiratorias y de otro tipo, por eso es importante tener en cuenta algunas premisas para poder evitar estas dolencias.

¿Por qué enfermamos con los cambios bruscos de temperatura?

Los mecanismos de defensa de nuestro aparato respiratorio reaccionan ante cambios de temperatura muy evidentes. Si pasamos de un ambiente frío, a uno muy caliente se acumula moco en las vías respiratorias porque dejan de funcionar como lo harían en un entorno a temperatura constante. Esto favorece las infecciones y el contagio por virus y bacterias.

Algunas de las enfermedades típicas que se desarrollan con facilidad con los cambios bruscos de temperatura son:

  1. Resfriados.
  2. Alergias.
  3. Gripes.
  4. Anginas.

Al margen de estas enfermedades relacionadas con el aparato respiratorio, diferentes publicaciones han probado la relación entre los cambios bruscos de temperatura y el aumento en el riesgo de sufrir un infarto de miocardio. El estudio más reciente es de la revista Science Daily que hizo público su artículo el 1 de marzo de este año (2018).


Cómo hacer frente a los cambios bruscos de temperatura

Es imprescindible regular la temperatura de la calefacción para evitar estos cambios bruscos, algo que podemos hacer en nuestro hogar, pero cuando se trata de lugares públicos es inevitable pasar del frío de la calle al calor extremo que hace en algunos restaurantes, centros comerciales y otros edificios públicos. Por eso se recomienda:

  1. Vestir ropa puedes ponerte y sacarte con mucha facilidad.
  2. Abrigarse el cuello con pañuelos.

Por otro lado, se recomienda beber mucho líquido para estar hidratado, llevar una dieta equilibrada, lavarse las manos con mucha frecuencia y ventilar la casa. Con todos estos consejos conseguiremos evitar en la medida de lo posible coger un buen resfriado con los cambios bruscos de temperatura.

 

reseco ambiente

Cómo evitar que la calefacción reseque el ambiente

reseco ambiente

 

Un sistema eficiente de calefacción es imprescindible en todos aquellos hogares que se encuentren en puntos geográficos con temperaturas ambientales muy bajas. Sobre todo, si se trata de viviendas unifamiliares, ya que por sus dimensiones se enfrían antes y es más difícil también calentarlas. Pero uno de los grandes problemas de las calefacciones tiene que ver con el hecho de que resecan el ambiente, por lo tanto, también las gargantas. Te explicamos cómo se puede evitar este fenómeno térmico.

 

¿Por qué la calefacción reseca el ambiente?

Algunos sistemas de calefacción condensan el aire del ambiente y esto hace que se elimine la humedad, algo que reseca todo el hogar o la habitación donde esté encendida la calefacción. Existen sistemas de calefacción que resecan más el ambiente que otros:

 

  1. La bomba de calor del aire acondicionado: Es el aparato que más reseca, ya que se remueve el aire interior, lo que levanta polvo, no regula la humedad y por lo tanto, reseca el ambiente.
  2. Radiadores. Transmiten alrededor de un 35% del calor por radiación y el resto, más de un 60% por convección, produciendo también una salida de aire poco saludable.

 

¿Cómo evitar que se reseque el ambiente?

Es primordial que la temperatura de nuestro sistema de calefacción escogido no sea de más de 20-21 grados durante el día y no más de 18 durante la noche. Una temperatura alta contribuye a los dolores de cabeza y también a un descenso de la humedad que provoca que el ambiente se reseque.

Po otro lado, si dispones de una bomba de calor tendrías que usar un sistema inverter, ya que el mismo equipo regula automáticamente la temperatura, lo que provoca que el aire se seque menos. Una manera también de ahorrar energéticamente.

En el supuesto de que tengas radiador o no dispongas de un aire acondicionado con un sistema inverter, la mejor recomendación es comprar un deshumidificador, un aparato que se usa para reducir y controlar la humedad en el ambiente. Aunque su uso es más popular durante el verano, cuando los porcentajes de humedad, sobre todo en las zonas costeras son muy altos, también sirve durante el invierno para regularla cuando el ambiente se reseca.

 

Resfriado común

Remedios naturales para paliar un resfriado

Resfriado común

Quien más y quien menos ya ha sufrido un resfriado a estas alturas de la temporada con la llegada del otoño. Las bajas temperaturas son el caldo de cultivo perfecto para bacterias y virus, los responsables de los constipados tan típicos de esta época del año. Los resfriados no se pueden curar, desaparecen por sí solos, pero puedes tomar medicinas para aliviar sus efectos. Te explicamos cuáles son los mejores remedios naturales.

Medicamentos vs remedios naturales para paliar los resfriados

En la actualidad existen muchas medicinas que mitigan los molestos síntomas del resfriado común:

 

  1. Dolor de cabeza.
  2. Picor de ojos.
  3. Picor y secreción de la nariz.
  4. Congestión nasal.
  5. Malestar general.

De todos modos, la medicación no puede curar el resfriado, que tiene su proceso. Por eso, cada vez más personas optan por los remedios naturales para aliviar los síntomas y así evitar consumir químicos.

Los mejores remedios naturales para paliar un resfriado

Existen varios estudios que afirman que algunos remedios naturales como la miel o la sopa caliente son efectivos, pero también los hay que afirman todo lo contrario. En cualquier caso, la mayoría de los que avalan sus propiedades suelen estar financiados por empresas del sector con intereses comerciales para atribuir ciertas propiedades a algunos alimentos.

Aún así, estamos hablando de remedios naturales que no pueden hacer daño a nuestra salud y que, si alguna vez los hemos probado y nos han ido bien, ¿por qué no utilizarlos?

 

  1. La miel. En muchos hogares usan la miel para paliar la tos, pero se tiene que tener cuidado porque se trata de un alimento con muchas calorías, ya que su índice glucémico es muy alto (azúcares libres).
  2. Caldo caliente. Se utiliza para paliar los síntomas del resfriado común y de la gripe. Normalmente estas enfermedades se contagian en invierno, de ahí que se busque entrar en calor con la ayuda de alimentos.
  3. Hacer gárgaras con tomillo y agua. En casos en los que se tenga la garganta inflamada, se recomienda hacer gárgaras para mitigar los efectos molestos. Se tiene que hervir el agua con hojas de esta hierba y después colar la mezcla antes de hacer las gárgaras.
  4. Infusiones de jengibre. A lo largo de la historia se ha atribuido al jengibre propiedades antiinflamatorias perfectas para luchar contra la congestión nasal y la mucosidad.
  5. El limón. Se piensa que los zumos de esta fruta, acompañados de miel, permiten descongestionar las vías respiratorias y aliviar los efectos del resfriado.
  6. Vahos de eucaliptos. Un remedio clásico donde los haya, solo tienes que calentar hojas de este árbol y cuando el agua hierba, tapar la cabeza con una paño o toalla y aspirar el humo.

 

El proceso del resfriado puede tener una duración de 7 días y se tiene que controlar en menores y personas mayores de 65 años o con complicaciones de salud.