¿A cuántos grados de temperatura tiene que estar la caldera?

La caldera es el electrodoméstico más olvidado de todo el hogar y, sin embargo, el que más se utiliza. El agua caliente que sale del grifo y la buena temperatura de la calefacción, demuestra que usamos este aparato constantemente a pesar de que no nos damos cuenta. Por eso es también uno de los electrodomésticos que más energía consume. Te explicamos a cuántos grados de temperatura tiene que estar la caldera para hacer un buen uso de ella.

¿A cuántos grados de temperatura tiene que estar la caldera?

Pocos usuarios saben que la temperatura de la caldera se puede regular para conseguir ahorrar en tu factura de la luz. Antes de hacer nada tienes que tener en cuenta qué tipo de caldera tienes en casa:

  1. Caldera de condensación. Proporciona únicamente calefacción al hogar.
  2. Caldera que produce ACS. Una caldera que además de la calefacción también produce agua caliente sanitaria y no es necesario un calentador para la ducha o los grifos del resto de la casa.

La temperatura ideal de tu caldera

Una vez identificada la caldera los expertos recomiendan:

  1. Temperatura de entre 55 y 60 grados centígrados en las calderas de condensación. Hablamos exclusivamente de calefacción, así que los días de temperaturas muy bajas o especialmente fríos se tendría que incrementar algo más para conseguir que todo el hogar se caliente.
  2. En cuanto a las calderas que producen ACS también puedes regular la temperatura del agua que salga de los grifos. En los casos de calderas murales tendrá que oscilar entre los 40 y los 50 grados. Si hablamos de una caldera con acumulador, el mercurio tendrá que estar entre los 55 y los 60 grados. En realidad, el agua caliente la usamos para ducharnos, lavarnos las manos y los dientes y fregar los platos, actividades para las que no necesitamos temperaturas de 70 y 80 grados.

Por cada 5 grados de temperatura que se baje la caldera conseguiremos ahorrar alrededor de un 5% de energía.

Higiene íntima femenina y ecología

La fiebre ecológica llega también el sector de la higiene femenina. Las compresas y tampones desechables son uno de los productos que más impacto ambiental tienen sobre los ecosistemas, pero cada vez hay más opciones sostenibles que analizamos a continuación.

El impacto ambiental de compresas y tampones

Los expertos calculan que alrededor de 20.000 millones de productos para la menstruación se tiran cada año a la basura perjudicando así el medio ambiente. Un tampón puede tardar en desaparecer unos 6 meses y sus aplicadores de plástico, centenares de años. Aun así, las compresas que están fabricadas con un 90% de plástico tardan a biodegradarse unos 300 años.

Cada mujer usa de media a lo largo de su vida unos 6.000 tampones y las que utilizan compresas, unas 8.000.

Las alternativas sostenibles a las compresas y tampones tradicionales

En los últimos años se han ideado nuevos productos de higiene íntima más respetuosos con el medio ambiente. Han contribuido a ello las nuevas tecnologías y también la concienciación de la población que empieza a ser consciente de lo que provocan los residuos que no son biodegradables.

  1. Compresas de algodón orgánico. Los componentes de estas toallas sanitarias no han recibido fertilizantes, ni plaguicidas químicos; además las pegatinas y embalajes se pueden utilizar para compostaje en más de un 99%. No incluyen tampoco tintes, ni aditivos, ni perfumes.
  2. Copa menstrual. Es la opción más conocida y la que ha tenido una mejor aceptación entre el público femenino. Ya que permite hacer deporte y llevar una vida activa sin preocuparse demasiado. En este caso la copa, a diferencia de los tampones, no absorbe la sangre, sino que la recoge hasta que se extrae y se vacía. Las copas son reutilizables, pueden durar hasta 10 años y equivalen a unos 14.000 tampones. Normalmente está fabricada con silicona, látex o goma de grado médico así que es hipo alergénica, sin fibras, ni decolorantes.

Según los datos recogidos por Intimina (una marca sueca de productos de higiene íntima), España ya es el país europeo que más copas menstruales usa.

En este enlace encontrarás una calculadora que te permitirá averiguar cuánto dinero te gastarás de media en compresas y tampones a lo largo de tu vida y a cuántas tortugas afectará el impacto ambiental de tus residuos.

¿Jalea real para incrementar las defensas en otoño?

Llega el otoño y bajan las temperaturas. Los cambios en el mercurio son constantes y esto facilita la proliferación de virus y bacterias, los culpables de los primeros resfriados de la temporada. Todos nos apresuramos en buscar fórmulas para escapar a las dolencias del entretiempo y son muchos los que confían en las terapias alternativas y la homeopatía. Uno de los clásicos de esta época tiene que ver con tomar jalea real para incrementar las defensas, pero ¿funciona? Te explicamos en qué consiste este producto y si te ayudará, o no, a coger resfriados.

¿Qué es la jalea real?

La jalea real es una mezcla de néctar, agua, saliva y hormonas que segregan las abejas obreras para alimentar a las abejas reinas y las larvas. Desde tiempos inmemoriales se le han atribuido beneficios para la salud de las personas, así como propiedades terapéuticas.

La razón es muy simple, esta sustancia incluye proteínas, hidratos de carbono, ácidos grasos, minerales y vitaminas, por eso son muchas las personas que la incluyen en su dieta en épocas como el otoño y el invierno para reforzar su sistema inmunitario.

 

La jalea real y su capacidad para incrementar las defensas

En la actualidad no existe ninguna evidencia científica, ni ningún estudio que corrobore las propiedades beneficiosas de la jalea real para incrementar las defensas en otoño. ¿Significa esto que actúa como un placebo y que es innecesaria? La realidad es que algunos de los beneficios que aporta la jalea como son las vitaminas o los ácidos grasos ya los encontramos en otros alimentos. Así que los expertos lo que recomiendan para asegurarnos un sistema inmunitario fuerte es:

  1. Dieta saludable, rica en frutas y verduras que prescinda de ultra procesados azucarados y grasas saturadas.
  2. Práctica de deporte.
  3. Vida activa.

A todo esto, se tendría que añadir el lavado de manos, imprescindible para evitar contagiarse con virus y bacterias que floten en el ambiente. De todos modos, tomar jalea real no es negativo, es una aportación más de nutrientes, pero en ningún caso asegura que tus defensas se incrementen o que vayas a evitar los resfriados del otoño.

Puedes consultar AQUÍ el estudio científico publicado por la EFSA (la agencia europea de seguridad de los alimentos).

Consejos para calentar tu lugar de estudio en casa

Teletrabajo, estudio, espacio creativo… Cada vez más gente trabaja desde casa y también un porcentaje destacado de estudiantes prefieren dedicar sus horas de estudio en casa en vez de ir a una biblioteca. Ahora con la bajada de las temperaturas es habitual que nuestros espacios personales y despachos se queden fríos: Todavía no es tiempo de poner la calefacción, pero estar sentados en una silla y quietos, contribuye a tener una sensación térmica baja. Desde RoigSat te damos algunos trucos para calentar tu lugar de estudio a casa.

 

5 consejos para calentar tu lugar de estudio o trabajo en casa

  1. Ropa cómoda, ancha y de tejidos de algodón. Aunque no lo parezca, el tipo de ropa -no hablamos del tejido- puede condicionar nuestra sensación térmica. Unos tejanos rotos, una falda muy corta o una camiseta de elastano ajustada, aunque sea de manga larga, nos puede hacer sentir más frío que una camiseta de algodón de manga corta y unos pantalones de chándal. Así que en casa ropa de algodón, ancha y muy cómoda. Siempre puedes tener a mano un pañuelo para el cuello y una chaqueta.
  2. Puerta cerrada. A muchas personas, el hecho de encerrarse en una habitación les hace sentir angustia, prefieren los espacios abiertos. Pero si estás cerca de una ventana que te permita mirar hacia afuera y disfrutar de luz natural, esta angustia desaparecerá y conseguirás mantener la temperatura del espacio.
  3. Puertas y ventanas bien aisladas. Importa para que el frío no se cuele dentro de nuestra sala de estudio o trabajo. Si tienes materiales antiguos que dejan pasar el aire puedes taparlos con alguna prenda de ropa o incluso con cinta aislante.
  4. Bebida caliente. Una café, té o infusión; cuando llega el otoño es recomendable tener bien cerca una bebida caliente para calentar el cuerpo.
  5. Movimiento. ¿Cómo? ¿Movimiento? Pero… ¡si tengo que estar sentado! Es importante que cambies de posición cada hora, ya no solo por tus ojos y tus cervicales, esto hará que el cuerpo se caliente al ponerse en movimiento y no quedarse paralizado durante horas.

¿Por qué cambian de color las hojas en otoño?

Bajada de las temperaturas, primeras noches de calefacción, duchas con el agua caliente casi al máximo, ropa de abrigar y lluvias, el otoño ha llegado. Además de los cambios que supone la aparición de esta estación en nuestros hogares, uno de los símbolos más característicos lo encontramos a la naturaleza: Las hojas cambian de color, ¿por qué? Te explicamos los motivos que provocan un cambio de coloración que se ha convertido en un auténtico espectáculo en muchas zonas del planeta.

El cambio de color de las hojas en otoño

La explicación científica es muy simple, con la llegada del otoño la clorofila se retira de las hojas y afloran los pigmentos que estaban escondidos por esta sustancia. No pasa con todas las hojas, solo en las de árboles de hoja caduca.

El proceso empieza con la disminución de las horas de luz y el descenso de las temperaturas que ya hemos empezado a notar todos. Es por eso que en las zonas de más altitud y más frías como los Pirineos, es donde antes cambian de color las hojas. Por el contrario, para que esta recoloración se produzca en los valles y la línea litoral, todavía quedan unas semanas.

Esta reducción del periodo fotosensible (de las horas de luz) junto con la bajada de temperaturas hace que se pare la producción de clorofila, aparece el cambio de coloración y después la hoja cae para que las ramas se renueven con nuevos nutrientes.

Espectáculos de la naturaleza: Hojas marrones, rojizas y anaranjadas

El cambio de color de las hojas de los árboles se ha convertido en un espectáculo en muchas zonas del mundo. Destacan éstas:

• Central Park en Nueva York.
• Momiji en Japón (un fenómeno que tiene nombre propio y que se puede disfrutar en las zonas boscosas).
• Selva de Irati en Navarra.
• Sonoma en California.
• Bavari en Alemania.
• Transilvania en Rumanía.

Cómo hacer frente a los resfriados del otoño

El otoño es época de cambios de temperatura y de cambios en los aparatos de climatización en el hogar. Una época en la que puede coincidir el uso del aire acondicionado y de la calefacción. Esto representa un escenario “ideal” para la proliferación de virus y bacterias, algo que hace que los resfriados sean muy habituales en esta estación del año. Desde RoigSat te damos algunos consejos para que puedas hacer frente a los molestos resfriados durante la estación del otoño.

5 consejos para hacer frente a los resfriados durante la estación del otoño

Mocos, tos, afonía, dificultades para respirar… Son algunos de los síntomas de los resfriados causados por virus y bacterias; y no por la bajada de las temperaturas. Pero es cierto que el frío es el ambiente perfecto para su proliferación. Para paliar el malestar ya te explicamos algunos remedios naturales en este artículo, ahora te contamos cómo puedes evitarlos, cómo hacerles frente:

  1. Limpieza de las manos. Está comprobado que es la forma más fácil de propagación de los virus. Las barras y puertas del transporte público, las cerraduras de las puertas de lavabos públicos, estrechar la mano a alguien… Siempre que lo hagas, algo muy habitual si llevas una vida laboral activa, tienes que evitar tocarte las mucosas (ojos, boca, nariz…) y limpiarte las manos. Si estás lejos de un lavabo, los geles de alcohol que venden en la farmacia son una buena solución.
  2. Ventilar los espacios cerrados. Es muy importante abrir las ventanas por la mañana un mínimo de 10 minutos para conseguir una ventilación completa. Los ácaros del polvo y las partículas en suspensión pueden esconder virus y bacterias.
  3. Alimentación saludable. Es importante aportar a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios para mantener a raya las defensas y que no nos falte ninguna vitamina para poder funcionar con normalidad. Esto es también una barrera que no deja pasar los virus.
  4. Ejercicio físico. Importante para mantener una vida activa y un cuerpo saludable que evite los virus.
  5. Controlar la temperatura de los aparatos climatizadores. Poner el aire acondicionado a baja temperatura los días calurosos o la calefacción muy alta respecto al clima exterior puede afectar a nuestro organismo y que proliferen los virus. Es importante realizar un buen mantenimiento de los aparatos y practicar la eficiencia energética.

3 consejos para la puesta a punto de la caldera

Ya ha llegado el otoño y a pesar de que las temperaturas todavía se mantienen suaves, es cuestión de días que el termómetro empiece a bajar. Esto significa que necesitaremos que el agua de la ducha salga más caliente y que por las noches, quizás, necesitemos encender un poco la calefacción. Para no encontrarte con problemas con la caldera, la mejor prevención es un mantenimiento anual como el que hace RoigSat de la mano de sus técnicos especializados, aun así te explicamos algunos consejos para poner la caldera a punto con la bajada de las temperaturas.

Consejos para poner a punto la caldera con la bajada de las temperaturas

El cambio climático ha difuminado las fronteras entre las estaciones, pero el mes de octubre es la época durante la cual los termómetros ya empiezan a bajar y la caldera empieza a funcionar de nuevo a pleno rendimiento. Para evitar sorpresas, o, mejor dicho, avanzarnos a posibles problemáticas que puedan surgir a la puesta en marcha de nuevo de la calefacción, te damos 3 consejos para poner a punto la caldera.

  1. Comprobar que la caldera está conectada y en posición “calefacción/invierno”.
  2. Revisar que la presión se encuentre situada entre 1 y 1,5 bares. Si está por debajo, acciona la clave para llenarla hasta conseguir una presión mínima de 1.
  3. Haz una prueba encendiendo los radiadores y poniendo al máximo el agua caliente.

Con estas comprobaciones podrás evitar averías que además de hacerte pasar frío en invierno pueden suponer un gasto económico importante.

Ahorro energético con tu caldera

Con la puesta a punto de la caldera se tiene que tener en cuenta, no únicamente que calefacción y agua caliente funcionan en perfectas condiciones, si no también que lo hagan de la manera más eficiente posible por dos motivos:

  1. Ahorro energético.
  2. Protección del medio ambiente.

Para conseguirlo puedes ajustar el termostato entre los 19 y los 21 grados durante el día y no subir más de 17 por las noches. Cada subida de un grado significa un incremento del 7% en el gasto energético.