Cambio de caldera

¿Cada cuanto tiempo debo cambiar mi caldera?

Cambio de caldera

Calefacción, agua caliente, bienestar… Nos jugamos mucho con nuestra caldera y más en los meses del invierno, durante los cuales una avería que nos haga pasar frío en casa y ducharnos también con agua fría puede suponer un gran inconveniente, sobre todo si hay niños pequeños. Los profesionales recomiendan revisar la caldera anualmente (aquí puedes informarte de nuestros packs de mantenimiento) para evitar sorpresas a pesar de que, si tu electrodoméstico ha superado una década de vida, por seguridad, apuesta por el cambio de caldera.

¿Cómo puedo saber si tengo que cambiar mi caldera?

Como ya hemos comentado, es importante que el electrodoméstico no supere los diez años de uso, de todos modos, te dejemos algunos puntos a tener en cuenta y que tendrían que hacerte reflexionar sobre la necesidad de que cambies tu caldera:

  1. Si supera los diez años de vida.
  2. No cumple las normativas de seguridad.
  3. Se avería con frecuencia.
  4. Se ha estropeado una pieza importante como el motor (cambiarla puede ser más caro que instalar una nueva).
  5. Tiene muchos años y ya no está en garantía.

 

¿Qué mejoras conseguiré con un cambio de caldera?

Muchas personas son reticentes a hacer el cambio de caldera e intentan aguantar el máximo de tiempo posible antes de decidirse. En la mayoría de casos la razón principal tiene que ver con cuestiones económicas. Aun así, es importante preguntarse si sumando todas las reparaciones y la compra de nuevas piezas, ha merecido la pena. Muchas veces el gasto es el mismo que si se hubiera cambiado la caldera, y además con una nueva todavía durará unos cuántos años más y una vieja nos obligará a hacer una nueva inversión cuando finalmente deje de funcionar.

Si con esto todavía no estás convencido, hemos creado un listado con todas las razones para que cambies la caldera cuando llegue a los diez años o empiece a fallar:

  1. Una caldera nueva representa una tecnología más avanzada.
  2. Las calderas nuevas son más eficientes gracias al adelanto de las nuevas tecnologías.
  3. Proporcionan más calor y con un menor consumo de energía (ahorro en la factura).
  4. Contribuyes a la conservación del medio ambiente porque las calderas de última generación emiten menos gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Si tienes que escoger un momento para el cambio de caldera, desde RoigSat te recomendamos cualquier estación, ya que dura solo unas horas. Por lo tanto, es rápido y en invierno no te quedarás sin calefacción y agua caliente muchas horas. Aun así, los meses de entre tiempo como la primavera y el otoño, son una buena opción, porque hay menos volumen de trabajo (en invierno y en verano hay muchas reparaciones de calderas e instalaciones de aires acondicionados).

libros sostenibilidad

5 libros para ser más sostenible y practicar el ahorro energético

libros sostenibilidad

Hoy se celebra el Día Internacional del Libro, una jornada que muchas personas aprovechan normalmente para regalar y comprar libros. Este año todo es diferente, la pandemia del coronavirus nos obliga a quedarnos en casa para frenar la cadena de contagio y por eso no habrá paradas de libros en la calle, ni rosas perfumadas. Los libreros reconocen que el 23 de abril es el día más fuerte de ventas de todo el año pero este 2020 esto no será así. Por eso el gremio de libreros en Catalunya ha apostado por la campaña LIBRERÍAS ABIERTAS, un proyecto para que sigamos comprando libros por Sant Jordi en librerías de toda la vida y después de la cuarentena vayamos a recogerlos. Una manera de mantener vivo el espíritu del Día de Sant Jordi y también las ventas. Desde RoigSat te proponemos que compres libros diferentes a los habituales (que suelen ser novelas y biografías), hablamos de obras para ser más sostenible y practicar el ahorro energético. Te dejamos algunas ideas.

5 libros para ser más sostenible y ahorrar energía

  1. “Residuo cero en casa. Guía Doméstica para simplificar nuestra vida” de la autora Bea Johnson. Un título de 2016 que se ha convertido en todo un referente dentro del movimiento ciudadano para evitar la generación de más residuos de los que se pueden reciclar. No es fácil evitar la generación de desperdicios en la sociedad de consumo actual que empuja a comprar compulsivamente. Por eso este libro propone herramientas, ideas y nuevos hábitos para evitar y reducir los residuos en nuestros hogares.
  2. “Vivir sin plástico” de Patricia Reina Toresano y Fernando Gómez Soria. El plástico se ha convertido en el gran enemigo a vencer para dar los primeros pasos reales que consigan frenar el cambio climático. Como ya explicamos en este artículo, existen auténticas islas de plástico en medio de los océanos. Todos los residuos que generamos los humanos y que el planeta no es capaz de destruir. Este libro repasa la historia del plástico, los peligros de su consumo y trucos para evitarlo.
  3. “Manual del Turismo Sostenible” de Mónica Pérez de las Heras. Una de las grandes preocupaciones del mundo actual es el futuro del turismo, las compañías low cost y las aplicaciones de alquileres vacacionales ilegales han provocado que se viaje mucho más que hace 30 años. Esto ha comportado algunos problemas de conservación del medio ambiente, hábitats, ecosistemas y monumentos. Con este libro podrás hacer que tus próximas vacaciones sean más sostenibles. También puedes leer este artículo en el que hablamos de turismo sostenible.
  4. “Más vegetales, menos animales: Una alimentación más saludable y sostenible” de Julio Basalto y Juanjo Cáceres. La alimentación es otro de los caballos de batalla del cambio climático. Numerosos estudios señalan que el consumo de carne incrementa la huella ecológica. También muchos nutricionistas indican que las dietas ricas en frutas y verduras son más saludables. En este libro aportan argumentos que señalan que comer más cantidad de verduras y frutas significa una mejor calidad de vida y también ayuda a la sostenibilidad.
  5. “Tu consumo puede cambiar el mundo. El poder de tus elecciones responsables, conscientes y críticas” de Brenda Chávez. La periodista presenta una guía práctica con propuestas de cambio en nuestras decisiones de compra y ámbitos de consumo: Moda, turismo, salud, banca, energía… Presenta toda una serie de entrevistas con diferentes agentes del denominado cambio social.
día-de-la-tierra

4 consejos para cuidar el medio ambiente en nuestra vida diaria

día-de-la-tierra

El 22 de abril se celebra en todo el mundo el Día de la Tierra, una jornada que impulsó el senador norteamericano Gaylord Nelson en los años 70 con el objetivo de concienciar sobre el peligro de la sobrepoblación, la contaminación y la protección del medio ambiente, entre otras preocupaciones de tipo proteccionista. El mensaje es claro: la Tierra es nuestra casa y tenemos que cuidarla, y con ella también a todas las especies animales y vegetales con las que compartimos espacio. Hoy es un buen día para empezar a tomar conciencia, por eso te damos 4 consejos para cuidar el medio ambiente en nuestra vida diaria.

Consejos para cuidar el medio ambiente cada día

La Organización de las Naciones Unidas reconoce que la Tierra y sus ecosistemas son el hogar de animales, plantas y humanos, por eso es necesario proteger los ecosistemas apostando por un equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales. No hace tanto tiempo que los políticos han empezado a integrar en sus agendas proyectos para frenar el cambio climático y es cierto que hay cosas que se escapan a las posibilidades de la población general, ya que principalmente tienen que ser las grandes corporaciones las que pongan freno a sus prácticas perjudiciales para el medio ambiente. De todos modos, a título individual podemos cambiar algunos aspectos de nuestras rutinas para aportar nuestro granito de arena. De momento, la cuarentena para frenar la cadena de contagios del coronavirus está provocando algunas buenas noticias, en este artículo, ya explicamos que los niveles de contaminación se han reducido. Cuando volvamos a la normalidad tendríamos que seguir estos otros consejos para mantener los buenos datos de las últimas semanas:

  1. Usa el transporte público. Muchos ayuntamientos ya han empezado a fomentar el uso de las redes públicas de transporte: metro, autobús, ferrocarriles… Se contamina menos si el trayecto es corto y más si lo haces dentro de una ciudad. También se han puesto en marcha otras medidas para penalizar los vehículos más contaminantes.
  2. Recicla. El nivel de concienciación es cada vez más alto, pero la realidad es que todavía son muchos los ciudadanos que no reciclan en casa. La logística (falta de espacio), la falta de tiempo y el desconocimiento, hace que muchos hogares no reciclen, lo hagan mal o solo una parte (plástico y vidrio es el que está más extendido).
  3. Rechaza los materiales plásticos. No hagas uso de bolsas de plástico y reduce el consumo de las de papel y otros materiales que no sean biodegradables. Hace tiempo que los comercios cobran por las bolsas de plástico o de papel, una medida que solo ayuda en parte, ya que las continúan proporcionando, eso sí, cobrándolas. Poco a poco la población se está acostumbrando a ir a la compra con sus bolsas reutilizables y mallas. Por otro lado, tampoco tendrías que usar pajitas para beber, ni de plástico, ni de papel. A pesar de que siempre será mejor opción el papel. Apuesta por las metálicas reutilizables o directamente prescinde de su uso. También usa tus propios vasos de silicona para transportar café o refrescos que compres para llevar.
  4. Practica la eficiencia energética en tu hogar. No enciendas todas las luces a la vez, no llenes la bañera, mejor dúchate; usa dosificadores de agua para los grifos, electrodomésticos de bajo consumo, etc.

Con estos 4 cambios de hábitos tan simples conseguirás contribuir a frenar el cambio climático dentro de tus posibilidades.

Reparaciones-cuarentena

5 precauciones a tener en cuenta si vienen a tu casa, técnicos operarios durante la cuarentena

Reparaciones-cuarentena

Ya se han cumplido seis semanas desde que empezó el Estado de Alarma para frenar la cadena de contagio del coronavirus, un tiempo durante el que la mayoría de la gente solo ha salido de casa para comprar productos de primera necesidad o para trabajar en servicios básicos. También durante este tiempo, las calderas se han continuado estropeando, así como los cuadros eléctricos o los aires acondicionados. Los técnicos especialistas de RoigSat han seguido operativos cubriendo cualquier urgencia relacionada con:

  1. Averías en la calefacción.
  2. Problemas con el agua caliente.
  3. Escapes.
  4. Olor a gas.

Desde RoigSat se cumplen todas las medidas de seguridad necesarias para realizar estos trabajos con todas las garantías para trabajadores y propietarios de los hogares o local en los que se realicen los trabajos.

Entre los servicios esenciales que no pueden esperar y que el Gobierno central ha permitido, se encuentran los trabajos relacionados con:

  1. Luz.
  2. Calefacción.
  3. Aire acondicionado.
  4. Fontanería.

 

Las 5 precauciones a tener en cuenta si vienen a casa técnicos operarios

  1. Tienen que hacer uso de Equipos de Protección Individual (EPI) como guantes, mascarillas, etc.
  2. Tienen que limpiar las herramientas y la maquinaria que se use después de cada uso.
  3. Mantener la distancia de seguridad (1 metro mínimo).
  4. Evitar la aglomeración de más de un operario en la misma zona.
  5. Limpiar con una solución de agua y lejía la zona donde el profesional haya trabajado.

Por otro lado, también es recomendable que los mismos trabajadores se tomen la temperatura antes de ir a un hogar y suspender la visita si presenta algunas décimas o síntomas como: Tos seca, dolor de cabeza, malestar general, etc. En el supuesto de que tengan que estornudar lo tienen que hacer en el codo o con un pañuelo en la boca.

Ahorrar-cuarentena

5 trucos para ahorrar durante la cuarentena

Ahorrar-cuarentena

Está claro que la hibernación económica derivada de la crisis del coronavirus provocará una nueva recesión de carácter global. Después de la cuarentena tocará recuperarse: Los autónomos sin ingresos, las empresas que hayan cerrado, los ERTE’s firmados, los puestos de trabajo destruidos… El escenario nos recuerda al que ya se vivió en 2008, así que desde RoigSat queremos compartir contigo algunos trucos para empezar a ahorrar durante esta cuarentena. Una oportunidad, teniendo en cuenta, que hoy por hoy, solo podemos gastar el dinero en cosas de primera necesidad.

 

Trucos para empezar a ahorrar durante la cuarentena

  1. Deshazte de los gastos superfluos como las cuotas del gimnasio o las suscripciones a aplicaciones. En el primer caso, porque no podrás volver a hacer deporte en recintos compartidos durante una temporada. En cuanto a las suscripciones, puedes revisar las que tienes y valorar si las usas y si las necesitas de verdad.
  2. Las facturas de suministros como la electricidad subirán de precio. Ya hablamos sobre esto en este artículo. Así que es un buen momento para empezar a practicar el ahorro energético, tienes más trucos sobre cómo hacerlo aquí. De todos modos, compartimos ahora algunos trucos fáciles:
    1. Lavar la ropa con agua fría.
    2. Si tienes una tarifa de discriminación horaria, aprovechar para hacer lavadoras y usar otros aparatos en las franjas horarias más económicas.
    3. Mantener la calefacción a 21 grados.
  3. Planifica las comidas semanales para hacer una compra responsable y evita los ultraprocesados. Adquiriendo directamente alimentos como frutas, verduras, carne, pescado y huevos ahorrarás más que comprando productos precocinados.
  4. Utiliza una hucha para ahorrar el dinero que antes invertías en cafés, ocio, restauración, shopping… Seguramente cuando hagas el recuento a finales de mes te sorprenderás.
  5. Evita las compras innecesarias. Muchos comercios siguen proporcionando sus servicios vía e-commerce pero antes de consumir asegúrate que aquello que quieres adquirir lo necesitas de verdad.
Avaries-caldera

Las 5 averías más comunes en una caldera

Avaries-caldera

La caldera es uno de los electrodomésticos del hogar menos conocidos y más olvidados. Normalmente se encuentra ubicada en espacios pequeños y apartados, podríamos decir que casi escondida. Aun así, tiene una de las funciones más importantes: Proporcionar bienestar con la calefacción y el agua caliente. Por eso es muy importante hacer un buen mantenimiento. De todos modos, a veces pueden fallar, te explicamos cuáles son las 5 averías más comunes de la caldera.

 

Las averías más comunes en una caldera

Todos los electrodomésticos presentan averías cuando ha pasado cierto tiempo desde que están en funcionamiento. Averías que se multiplican en el caso de no hacer un buen mantenimiento. Te explicamos cuáles son las más comunes:

  1. La bomba de recirculación deja de funcionar. Se trata de una de las averías más habituales y provoca que la calefacción se apague de repente y sea imposible mantenerla encendida y en funcionamiento. En este caso es necesario la reparación por parte de un profesional que tendrá que desmontar la caldera.
  2. La salida de humos se obstruye. Es fácil de detectar porque el panel electrónico de tu caldera te lo indicará. Es muy importante solucionarlo, ya que se puede acumular monóxido de carbono fruto del mismo funcionamiento de la caldera que si no se evacua correctamente, se acumulará.
  3. La sonda de temperatura no funciona. En este caso afectará al sistema de calentamiento del agua sanitaria. Se trata de uno de los problemas más frecuentes: la sonda de temperatura se estropea y no detecta si el agua está caliente y si tiene que dar la orden de calentar más cantidad.
  4. La bomba de presión se avería. También afecta al agua caliente, si esta bomba baja por debajo de unos niveles concretos no puede calentar el agua. En casos así es necesario regular la presión. Si ya es la correcta podría tener relación con la rotura de alguna de las válvulas, y quizás también la caldera puede sufrir alguna fuga de agua o un goteo.
  5. Acumulación de aire en los radiadores. Esta anomalía no afecta al aparato central, la caldera, pero puede provocar un funcionamiento incorrecto y más gasto económico. Si se acumula aire en los radiadores porque no se ha hecho un buen mantenimiento, ni se han purgado, es posible que hagan ruido y a la larga se puedan averiar otras piezas.
factura-luz-coronavirus

¿Por qué el coronavirus hará que paguemos más en la próxima factura de la luz?

factura-luz-coronavirus

La demanda de energía eléctrica en España ha caído un 16% durante las dos primeras semanas de cuarentena según la comercializadora Kipin Energy que se ha basado en datos de la Red Eléctrica Española para hacer su estudio. El parón en la actividad de la mayor parte de las empresas que no pertenecen a los servicios esenciales ha hecho que se note este descenso. De todos modos, desde el comparador Selectra advierten que los hogares pagarán más en la próxima factura de la luz (aquí puedes ver los datos desgranados). ¿Por qué? Te explicamos cuál es el motivo que hará que el coronavirus nos obligue a rascarnos el bolsillo.

El Estado de Alarma y el coronavirus comportará un incremento en la factura de la luz

La gran mayoría de la población se pasa las 24 horas del día en sus casas, esto implica que a excepción de las horas de sueño, el consumo eléctrico sea mayor que antes de la cuarentena. Se prevé que el coste pueda dispararse hasta un 50% más y estos son los motivos principales:

  1. Más ciudadanos haciendo teletrabajo implica más horas de ordenadores y otros dispositivos electrónicos en funcionamiento en los hogares.
  2. La jornada laboral de 8 horas tiene lugar en la vivienda, todo ese tiempo se usan las luces.
  3. Todas las comidas se hacen en casa, esto implica un incremento en el uso de la electricidad y el gas (vitrocerámicas, cocinas a gas, microondas…).

Selectra calcula que la factura media de una familia de 4 personas (2 adultos y 2 niños) con un consumo anual de 3.500 kilovatios es de 54 euros, después del encierro esta cifra aumentará hasta los 80 euros. Esto significa que la subida en el gasto medio por persona se sitúa en los 25,72 euros.

Es cierto que hoy por hoy, la mayor parte de los gastos de un hogar se concentran en la alimentación, hipotecas y alquileres, luz, agua, gas e internet. Así que en previsión del incremento en el pago de los suministros te recomendamos practicar el ahorro energético. En este artículo tienes algunos consejos.