Ecología-mental

5 beneficios de la ecología mental para tu salud

Ecología-mental

En los últimos años la salud mental ha conseguido la atención que merece, y cada vez son más los profesionales y también las personas que son conscientes de que es importante cuidar la salud física y también la psíquica. Una de las problemáticas más habituales y que dificultan que muchas personas disfruten de una salud mental óptima son los pensamientos tóxicos, precisamente la ecología mental se basa en la eliminación de estos pensamientos para conseguir un estado de felicidad real. Descubre los 5 beneficios de la ecología mental para tu salud.

 

¿Qué es la ecología mental?

Los expertos señalan que la ecología mental es una forma de vida, una filosofía que busca el éxito y la felicidad del individuo y el entorno que lo rodea. Para poder llegar a este estado de “nirvana”, igual que en el caso del budismo, es necesario deshacerse de algunas cosas, en este caso el proceso implica una higienización mental para liberarse de pensamientos y comportamientos tóxicos.

LO más importante es que los individuos sean responsables de cómo les afecta y de cómo interactúan con las acciones que reciben de su entorno, los comentarios de los otros o las cosas que les suceden en la vida, ya sean personales o laborales. Aquí está la clave y por eso existe una frase popular que dice: La gente hace cosas y tú decides si te afectan o no.

 

Los 5 beneficios de este tipo de ecología psíquica

  1. Reducción del estrés.
  2. Control de los pensamientos.
  3. Mejor descanso.
  4. La motivación crece.
  5. Mejora de las relaciones sociales.

El trabajo más importante para poder practicar la ecología mental tiene que ver con la detección de las actitudes, pensamientos y hábitos negativos. Una vez localizados es importante deshacerse de ellos, una parte complicada que requiere tiempo y entrenamiento. El paso final es sustituir estos pensamientos negativos por otros positivos.

Economía-circular

Las 5 claves de la economía circular y su auge

Economía-circular

Hace años que se habla de la economía circular como alternativa al actual sistema económico lineal. De todos modos, parece que la propuesta no acaba de arrancar, a pesar de que las empresas e instituciones que apuestan por sus bondades van dando pequeños pasos, despacio pero avanzando firmemente hacia un futuro económico diferente. La economía circular busca el equilibrio entre la actividad económica y la protección del medio ambiente. Te explicamos algunas de las claves principales para que esto pueda ser una realidad.

¿Qué es la economía circular?

La economía circular es un modelo de producción y consumo que implica reducir los residuos al mínimo creando una vida circular para todos los bienes implicados en las actividades económicas. Se busca reutilizar, reciclar, compartir, alquilar, reconvertir… La idea es que un material tenga una vida circular que no acabe nunca, porque cuando deje de tener una función pueda adquirir otra.

Para que esto sea posible es imprescindible la participación de instituciones, empresas y consumidores. Hoy por hoy solo se aprovecha el 5% del valor original de los materiales y la energía que se usan en Europa según la Fundación Ellen MacArthur.

¿Cuáles son las claves principales?

Cualquier actividad económica consume recursos para que se conviertan en bienes y servicios, la economía circular pretende cambiar esto. Desde la Fundación Ellen MacArthur, considerada la fundadora de este movimiento, detallan las siguientes 5 claves:

  1. Empresas. Su colaboración es esencial. Desde constructoras que usen materiales que se puedan reintegrar en la naturaleza a otras empresas que apuesten por el reciclaje.
  2. Instituciones, gobiernos y ciudades. La otra pata esencial: las instituciones y gobiernos son la figura que puede facilitar la puesta en marcha de ayudas y programas que fomenten este tipo de economía.
  3. Análisis. La mejor manera de extender este tipo de economía es demostrando que funciona. Por eso es muy importante llevar a cabo estudios que demuestren con evidencia los beneficios económicos, medio ambientales y sociales de este modelo.
  4. Aprendizaje. Es básico para que los consumidores confíen en los bienes producidos dentro del modelo de la economía circular. La manera en cómo pensamos influye en nuestro entorno. Por eso es básico dar a conocer la economía circular.
  5. Iniciativas sistémicas. Transformar los flujos materiales para ampliar el alcance de la economía circular en el ámbito global. El objetivo es acelerar la transición hacia este modelo.