Moda-sostenible-y-ecológica

El auge de la industria de la moda sostenible

Moda-sostenible-y-ecológica

La sostenibilidad en la industria de la moda no es una excepción. Como en el caso de otros sectores, en los últimos años ha crecido una tendencia que busca encontrar un equilibrio entre aquello que se produce y lo que se consume y la naturaleza. El objetivo es crear conciencia sobre lo que implica la fabricación de ropa y el impacto de la cadena de creación. La moda sosteniblepretende que el impacto en el medio ambiente sea mínimo y que las condiciones de vida de los trabajadores se respeten. Desde RoigSat analizamos el auge de la industria de moda sostenible.

¿Qué es la moda sostenible?

Como ya hemos dicho anteriormente en este artículo, esta industria busca un equilibrio entre lo que se produce y lo que se consume; esto se traduce en:

  1. Materiales ecológicos y/o reciclados.
  2. Producción de comercio justo.
  3. Cumplimiento de los derechos humanos de los trabajadores.
  4. Producción adecuada a las ventas que tendrá la ropa.
  5. Uso de materiales que no sean contaminantes ni perjudiciales para la salud de las personas.

En definitiva, la moda sostenible huye de las producciones masivas, el consumismo y la búsqueda exclusiva de beneficios económicos por el impacto medioambiental que supone. Según la Fundación Ellen MacArthur a partir de los datos del Banco Mundial, en 2000 se fabricaron 50 millones de prendas de ropa y el 2015 ya fueron 100.000 millones.

Además de la sobreproducción, uno de los principales problemas tiene que ver con la calidad de las fibras, la toxicidad, el reciclaje nulo o la explotación de trabajadores en países en vías de desarrollo.

  1. Las aguas contaminadas a consecuencia de los tintes suponen el 20% de todas las aguas industriales contaminadas del mundo.
  2. Fibras sintéticas como el poliéster suponen un problema, ya que no son biodegradables y el reciclaje es complicado al mezclarse con otros materiales.
  3. Las microfibras que se desprenden a la lavadora y que pasan los filtros de la máquina acaban en los mares y océanos.
  4. La mayoría de los trabajadores de las fábricas del sector textil en países en vías de desarrollo son mujeres que son explotadas trabajando jornadas de más de 14 horas, por sueldos miserables y condiciones infrahumanas.

A todo esto, se suman las emisiones contaminantes que provoca el transporte de las mercancías a grandes distancias. La industria de la moda sostenible quiere acabar con esta situación apostando por piezas creadas bajo demanda o en colecciones muy pequeñas, con tejidos naturales y en fábricas de proximidad.

Reducir-emisiones

5 trucos para reducir las emisiones de tu vehículo a motor  

Reducir-emisiones

 

Coincidiendo con el último día de la Semana Europea de la Movilidad, el Ayuntamiento de Barcelona celebra el ya tradicional “Día Sin Coches”. Este año el lema ha sido “Por una movilidad sin emisiones”. En una jornada como la de hoy te damos algunos trucos para reducir las emisiones de tu vehículo a motor.

Consejos para reducir las emisiones de los vehículos a motor

 

El objetivo europeo es que las principales ciudades del continente estén libres de humos y con una movilidad baja en emisiones, esto permitirá preservar la salud de todos sus habitantes. Pero en un mundo donde es necesario desplazarse y hacerlo rápido por motivos de trabajo, salud, familia… Es complicado no desplazarse en vehículos a motor, apunta estos consejos para reducir las emisiones si no puedes evitar usarlos.

  1. Conducción eficiente. Por ejemplo, apagar el motor cuando el vehículo esté parado, ya que el consumo de energía es inútil y se producen emisiones contaminantes, GEH, ruido y calor. Conducir a bajas revoluciones y con las marchas más largas posibles, evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios, frenar de forma suave… En este enlace encontrarás más consejos.
  2. Comparte vehículo. Evita conducir solo o sola en un coche y siempre que puedas intenta que todas las plazas estén cubiertas.
  3. Compra vehículos eficientes. Existen muchos modelos y marcas y cada vez incluyen más prestaciones respetuosas con el medio ambiente. Asegúrate de que tu opción es de las más ecofriendly.
  4. Apuesta por la movilidad eléctrica. Lo mejor es sustituir siempre que se pueda los vehículos de combustión por coches y motocicletas eléctricas. Una manera de reducir las emisiones.
  5. Desplázate a pie, bicicleta o transporte público. Esta tendría que ser siempre la primera opción antes de coger el coche. Si no es posible hacer todo el desplazamiento con estos medios siempre es mejor combinar. Ir en coche hasta una estación de tren o autobús o metro y seguir en transporte público, por ejemplo.
Capa-de-ozono

5 consejos para proteger la capa de ozono

Capa-de-ozono

El 16 de septiembre de 1987 se firmó el denominado “Protocolo de Montreal” para la protección de la capa de ozono, con motivo de este aniversario se estableció esta fecha conmemorativa para celebrar el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono. Esta especie de escudo que protege la Tierra ha sido una de las principales preocupaciones de los ecologistas desde hace décadas y la campaña de concienciación dio sus frutos, la población sabe que la capa de ozono se tiene que proteger. Por el contrario, otras cuestiones igual de contaminantes como el uso de plástico y las bolsas desechables no han conseguido atención mediática y política hasta hace relativamente poco tiempo. Te recordamos 5 consejos para proteger la capa de ozono ahora que después de años de lucha los científicos han demostrado que se ha empezado a recuperar.

 

¿Por qué es importante proteger el ozono?

La capa de ozono de la Tierra nos protege de los rayos ultravioleta del sol, sin su efecto protector se pueden generar con más facilidad enfermedades como el cáncer de piel y sufrir quemaduras graves. El daño a la capa de ozono empezó a provocar hace algunas décadas que nuestra exposición a la radiación solar aumentara.

Consejos para proteger la capa de ozono

El Protocolo de Montreal se basa en la reducción del consumo de sustancias nocivas que dañan la capa de ozono. ¿Qué se puede hacer para evitar que estas sustancias entren en contacto con el ozono?

  1. Descartar el uso de aerosoles. Es seguramente la medida más conocida e implica renunciar a los envases de aerosol que se usan en desodorantes, perfumes o insecticidas, ya que contienen clorofluorocarbonos, una sustancia perjudicial.
  2. Eliminar los halones de los extintores. Se trata de otra sustancia nociva para el medio ambiente y la capa protectora de la Tierra.
  3. Reducir el uso de vehículos a motor y viajes en avión y grandes embarcaciones. Estos medios de transporte son los responsables de la emisión de gases contaminantes a la atmósfera. La mejor opción es apostar por el transporte público y vehículos ecológicos como la bicicleta. También es importante descartar el avión para viajes cortos (menos de 3 horas en coche), los cruceros y compartir vehículo siempre que sea inevitable el desplazamiento.
  4. Limpiar con productos libres de tóxicos. Elementos naturales como el vinagre y el bicarbonato son eficientes y contribuyen a la limpieza del hogar sin contaminar. De todos modos, cada vez más marcas han lanzado productos totalmente ecológicos y libres de tóxicos con un nivel de limpieza cada vez más alto.
  5. Comprar productos de kilómetro cero. Esto significa apostar por la compra de productos locales y de temporada que no lleguen desde la otra punta del mundo por las emisiones que supone su traslado. Se consideran productos de kilómetro cero todos aquellos que tienen desplazamientos inferiores a los 100 km hasta llegar en su punto de venta.
Recogida-agua-lluvia

El agua de lluvia: Clave para mejorar la eficiencia energética y proteger el medio ambiente

Recogida-agua-lluvia

Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y se espera que este porcentaje continúe creciendo. En un contexto como el actual, en el que los centros urbanos juegan un papel determinante en cuanto a los niveles de contaminación, es necesario buscar nuevas fórmulas para proteger el medio ambiente y mejorar la eficiencia energética. Una de las propuestas de los expertos es la recolección y limpieza del agua de lluvia para su uso en viviendas privadas y locales comerciales, así como edificios públicos como escuelas y centros de salud.

¿Cómo se recoge el agua de la lluvia?

Un sistema de captación de agua de la lluvia puede proporcionar a una vivienda entre 5 y 8 meses de suministro independiente. Consiste en un sistema de recolección que funciona conjuntamente con otro de conducción del agua, un sistema de filtraje, otro de almacenamiento y un último de distribución.

La recogida permite un mejor aprovechamiento de un recurso escaso, cada vez más en los centros urbanos. Los expertos explican que es posible captar hasta 700 litros anuales en un metro cuadrado de techo.

 

¿Por qué mejora la eficiencia energética y protege el medio ambiente el agua de lluvia?

Recoger agua de lluvia supone un ahorro de agua corriente que deja de usarse para lavar y llenar las cisternas y grifos. Almacenar y guardar el agua de las tormentas permite que el flujo del agua en el alcantarillado se reduzca, disminuyendo también las inundaciones. También se reduce la cantidad de energía que se usa para transportar el agua hasta las viviendas a la vez que las reservas de ríos y acuíferos se estabilizan.

El agua que cae cuando llueve es, además, un recurso gratuito, puro y natural, no contiene cal, ni cloro y es ideal para la lavadora.

Hábitos-septiembre

7 cambios para empezar septiembre de la manera más saludable

Hábitos-septiembre

 

La pandemia del Covid-19 nos ha hecho más conscientes que nunca de la importancia de disfrutar de una buena salud. A pesar de que el grado de afectación del virus dependerá de la persona y todavía no se sabe por qué es tan agresivo en unos pacientes y en otros no, lo que es cierto es que un buen estado general de salud contribuye al hecho de que los efectos sean mínimos. Septiembre será este año un mes diferente, con una vuelta al “cole” y al trabajo después de las vacaciones fuera del habitual. Aprovecha para hacer 7 cambios que te hagan apostar por un estilo de vida y alimentación más saludable.

 

Cambios de hábitos para ganar salud este mes de septiembre

Tradicionalmente el mes de septiembre es una época en la que muchas personas aprovechan para iniciar algunos cambios de hábitos. Después de los excesos de las vacaciones se ve el mes de septiembre como una oportunidad para volver a las rutinas saludables.

  1. Comer más fruta y verdura. Es importante incorporar a la dieta más consumo de estos alimentos que aportan hidratos de carbono saludables y muchas vitaminas y minerales importantes.
  2. Beber más agua. Esto implica no solo consumir más vasos de agua, también ingerir alimentos ricos en agua y que aportan mucha hidratación como pueden ser las frutas y gelatinas.
  3. Practicar deporte cada día. No hablamos de entrenamientos de fuerza y cardio intensos. Dependiendo de la edad y del estado de salud lo más estándar es practicar deporte 3 veces a la semana de forma más moderada o intensa y el resto de días se puede caminar y subir escaleras de forma suave. Lo más importante es llevar una vida activa huyendo del sedentarismo.
  4. Eliminar los alimentos ultra procesados. Una manera de evitar el consumo de grasas saturadas y azúcares libres, apostando solo por los alimentos reales que aporten nutrientes saludables. (Elimina los productos precocinados o que tengan más de 5 ingredientes o estabilizantes derivados del azúcar o edulcorantes).
  5. Dejar de fumar. Imprescindible para conseguir mantener un buen estado de salud.
  6. Moderar el consumo de alcohol y evitar el de refrescos azucarados. Para beber, lo mejor será siempre el agua. Los zumos naturales tampoco están recomendados por su cantidad de azúcares libres, mejor consumir la pieza de fruta entera. También se pueden beber tés y cafés, mejor que sean de tueste natural.
  7. Dormir entre 7 y 8 horas. Esto garantizará un descanso completo que permita a nuestro cuerpo recuperarse de los esfuerzos diarios.
Producción-cárnica

El impacto de la producción cárnica en el medio ambiente

Producción-cárnica

El veganismo ha ganado posiciones en los últimos años y cada vez más nutricionistas defienden las bondades de esta dieta. Al mismo tiempo, sus detractores son también cada vez más numerosos, incluso dentro de la misma comunidad científica, lo que hace dudar a miles de personas que querrían apostar por esta dieta por una cuestión moral. Porque ser vegano es una forma de vida: No consumir ningún alimento de origen animal ni tampoco vestir ropa o aplicarse cosméticos con ingredientes testados en animales. Al margen de los veganos que pueden sentir repulsión hacia la carne y de los que defienden los derechos de los animales, cada vez hay más personas que escogen esta opción como forma activa de lucha contra el cambio climático. La industria mundial de producción de carne influye en el medio ambiente, te explicamos cuál es el impacto de la producción cárnica y qué otras opciones existen, al margen del veganismo.

Cómo influye la producción de carne en el medio ambiente

La industria mundial que produce carne de forma masiva está afectando negativamente a los ecosistemas y, por lo tanto, está contribuyendo al cambio climático. ¿De qué manera se produce este impacto?

  1. La producción de animales para su consumo humano provoca una mayor emisión de gases de efecto invernadero. La ganadería es la responsable del 14,5% de las emisiones globales.
  2. Los empresarios ganaderos que crían animales para el consumo humano usan fertilizantes artificiales perjudiciales para el suelo.
  3. El consumo de productos animales representa más de una cuarta parte de la huella hídrica en todo el mundo. Desde la Organización de las Naciones Unidas calculan que se necesitan 7.000 litros de agua para producir un bistec de ternera.
  4. La industria de la producción cárnica es la que consume más agua, pero al mismo tiempo también es la responsable de la contaminación de los acuíferos a través de los excrementos de los animales que contienen nitratos en fertilizantes sintéticos.
  5. El crecimiento de esta industria ha implicado en los últimos años una mayor deforestación, usando más proporción de tierra para producir piensos.
  6. El consumo excesivo de forraje fomenta la degradación de la vegetación y el deterioro de la fertilidad del suelo.

Todas estas razones han llevado a muchos activistas a defender un consumo más responsable de la carne y esto implica reducir la frecuencia con la que se consume y apostar por la carne de pasto (ganadería tradicional sin producción en masa).

Otra opción es apostar por el veganismo y abandonar totalmente el consumo de productos de origen animal, no solo carne, también huevos y miel, entre otros.