¿Es necesario que un aire acondicionado lo coloque un instalador oficial?

En el año 2017 se aprobó un decreto para regular la instalación de aires acondicionados del que ya te hablamos en este artículo y que castigaba a las empresas no acreditadas. Pero ¿es necesario que el instalador sea oficial? Te recordamos algunas de las disposiciones de esta normativa que afecta principalmente al consumidor.

 

¿Quién es un instalador oficial de aire acondicionado?

 

Un instalador oficial o acreditado es aquel que tiene en su posesión el carné profesional en instalaciones térmicas en edificios (RITE), un documento que otorga el departamento de industria de la comunidad autónoma de turno. Este carné reconoce la capacidad del trabajador para instalar y mantener instalaciones de edificios.

 

Esta documentación se expide de forma particular y no se puede conseguir de forma global en el ámbito de una empresa. Sirve para desarrollar trabajos que tienen que ver con la instalación y mantenimiento de calefacción, climatización, ventilación y energía solar térmica. Un instalador oficial también debería tener un certificado para la manipulación de gases fluorados.

 

La nueva normativa que obliga a los instaladores a estar en posesión del carné oficial

 

El Real Decreto 115/2017 regula las instalaciones de aires acondicionados y únicamente los profesionales acreditados podrán realizar estos trabajos. Por lo tanto, sólo los profesionales que dispongan del carné RITE y del certificado de manipulación de gases fluorados están acreditados para poder instalar y realizar el mantenimiento de los aires acondicionados.

 

Para evitar sorpresas se recomienda apostar por empresas certificadas, como es el caso de RoigSat, y en caso de duda, pedir siempre la acreditación del registro y homologación.

 

La normativa tiene como objetivo reducir el número de fugas de CO2 procedentes de los aparatos de climatización que perjudican el medio ambiente. Está demostrado que la gran mayoría de estas fugas provienen de aparatos de uso doméstico.

 

La ley prevé multas que pueden llegar hasta los 20.000 euros en caso de incumplimiento por parte del consumidor, que está obligado a remitir al establecimiento donde compró el aire acondicionado el justificante que demuestre que la instalación la ha hecho un profesional acreditado.

 

En el caso de RoigSat, hacemos instalación y venta del aparato, con lo que los clientes se ahorran este paso.

 

Puedes solicitar más información AQUÍ.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 7 =