Excessos-estiu

Plan de recuperación tras los excesos del verano 

Excesos-verano

Sol, agua salada, dietas altas en carbohidratos y grasas saturadas, noches muy cortas y días muy largos… Estas son las características más habituales de unas vacaciones de verano, unos días de descanso que nos sirven para (des)aprender todas las rutinas que construimos a lo largo del año. Los expertos dicen que 21 días es el periodo necesario para convertir una actividad en una rutina firme. Así que necesitarás buena parte de este mes de septiembre para conseguir recuperarte de los excesos veraniegos.

Detectar los excesos del verano

 

Es importante hacer una comparativa entre las sensaciones con las que nos marchamos de vacaciones y con las que hemos vuelto.

 

Estado físico.

 

  • Peso. Es habitual aumentar de peso, ya que se realizan más comidas fuera de casa y son menos saludables. También se practica menos ejercicio; todo esto contribuye a incrementar los kilos.
  • Piel. Si el destino veraniego ha sido en una zona de sol y playa, aunque se haya utilizado protector solar, la piel se habrá visto afectada por los rayos ultravioletas. De hecho, el incremento de la melanina en el cuerpo (el bronceado) es una reacción de defensa de la piel para luchar contra los efectos del sol.
  • Cabello. Los baños en playas (sal) y piscinas (cloro) hará que el cabello se reseque y sea más rebelde y difícil de peinar. Cosa que facilitará su rotura y su caída.

 

Estado psíquico.

 

  • Energía. Después de las vacaciones, lo más habitual es encontrarse en un estado anímico con mucha energía y ganas de hacer cosas.
  • Descanso. En verano se duerme más de lo habitual, por lo tanto, el cuerpo está más descansado.
  • Felicidad. Si las vacaciones han sido productivas y bien aprovechadas, el sentimiento de felicidad es inevitable.

 

En cuanto a los “síntomas psíquicos” que nos dejan las vacaciones, podemos afirmar que son positivos, pero también pueden provocar un “efecto rebote”. A más felicidad y descanso, más probabilidades de caer en una depresión postvacacional.

 

Cómo hacer frente a los excesos del verano

 

Te damos toda una serie de consejos para conseguir recuperarte de la “resaca” de las vacaciones.

  1. Hidrata tu piel: bebe agua y aplícate cremas dermocosméticas.
  2. Practica ejercicio. Es vital para conseguir recuperar tu forma física.
  3. Come sano. Es muy importante que lleves una dieta saludable para conseguir aportar a tu cuerpo los nutrientes necesarios y perder las grasas que no necesita.
  4. Córtate el cabello. Es la manera más rápida y eficiente de recuperar la salud de tu cabello. Conseguirás revitalizarlo y puedes hidratarlo con mascarillas cosméticas específicas.
  5. Duerme 8 horas. Es necesario que no pierdas la energía y el buen descanso logrado durante el verano.

 

Cómo evitar la depresión postvacacional

En el artículo “Cómo evitar el estrés a la vuelta de las vacaciones” ya explicamos cómo evitar la depresión postvacacional, aún así te damos un par de tips rápidos para no perder el ánimo, ni el buen humor.

  1. Organización. Es básico para no llegar estresado los primeros días de trabajo. Organiza las comidas, la ropa que vestirás, el material que necesitas, etc.
  2. Priorización. Haz una lista de las tareas que tienes que cumplir y clasifica las más urgentes y prioritarias de las que no lo son.

 

Mejor-época-instalar-aire-acondicionad

El mejor momento para instalar un aire acondicionado, es ahora

Mejor-época-instalar-aire-acondicionad

Se acerca el otoño, los días no son tan largos y empiezan a bajar las temperaturas, ahora es el mejor momento para decidirse a instalar un aire acondicionado. De hecho, el otoño y la primavera son las épocas más aconsejables según los instaladores. Descubramos por qué tenemos que instalar un sistema de aire acondicionado justo antes o después de la temporada de calor.

¿Por qué ahora?

  1. La demanda de instalaciones de aparatos de aire acondicionado disminuye a medida que las temperaturas bajan y se hace menos necesario aplicar frío artificial para sobrevivir al bochorno veraniego. Esto significa que podremos comprar un aparato de aire acondicionado sin necesidad de esperar días e incluso semanas antes de que puedan venir a realizar la instalación.
  2. Mejores precios. Como la demanda baja también lo hacen los precios, es el momento indicado para hacerse con una instalación de aire acondicionado a precios muy razonables.
  3. Mejor atención personalizada. Todo tiene relación, cuanta menos gente solicita una instalación de aire acondicionado, los técnicos pueden dedicar más tiempo a atender nuestras dudas.

También es cierto que cada vez es más habitual que las empresas comercializadoras e instaladoras hagan ofertas muy interesantes en verano, aún así, la alta demanda puede hacer que tengas que esperar y no puedas disfrutar de una temperatura fresca en casa hasta muy entrado el verano. Además de las esperas para hacer la instalación, también es habitual que se acaben las existencias y la espera sea doble: Fabricación e instalación.

Recomendaciones de instalación de aire acondicionado

Hagas cuando hagas la compra, es importante que vendedor e instalador sean de la misma empresa para mejorar:

  • El servicio postventa.
  • La atención al cliente.
  • El servicio de reparación.

De este modo conseguiremos un precio mucho más competitivo que haciendo la compra del aparato por un lado y pagando la instalación por otro. Aun así, de este modo es posible asesorarse de la mejor manera posible sobre la potencia que necesitamos, el tipo de aparato y la mejor ubicación. Cosas a tener en cuenta para no encontrarnos con sorpresas a la hora de realizar la instalación.

estrés-postvacacional

Cómo evitar el estrés a la vuelta de las vacaciones  

estrés-postvacacional

 

Depresión postvacacional y estrés son dos afecciones bastante comunes en septiembre. La mayoría de trabajadores realiza sus vacaciones durante el mes de agosto y es frecuente que al regresar a la rutina diaria se genere algo de ansiedad que puede estar motivada por varios factores. Pero, ¿es lo mismo la depresión que el estrés postvacacional? En realidad, van de la mano y la depresión que se pueda sufrir en menor o mayor grado genera estrés y ansiedad.

 

Primer día de trabajo tras las vacaciones y nos encontramos con un escritorio desordenado, montañas de trabajo en forma de papel acumulados sobre tu mesa, varios pósits o notas de tus compañeros, “marrones” no resueltos durante tu ausencia… Dan ganas de volver por donde has llegado y regresar a la cama. Pero con una serie de pautas, la vuelta a la rutina no será tan complicada.

 

Los síntomas de la depresión y estrés postvacacional

 

  1. Nostalgia de las vacaciones
  2. Pereza
  3. Falta de sueño
  4. Irritabilidad
  5. Cansancio
  6. Bajos ánimos
  7. Ansiedad

 

Muchos afectados lo describen como un periodo en el que todo se les hace cuesta arriba y sienten que ni pueden, ni tienen ganas de llegar a todo. En realidad, podemos calificar todos estos síntomas que se generan como un rechazo inconsciente a la vuelta a la vida laboral.

 

No existen datos concretos, pero son muchos los expertos que afirman que la depresión postvacacional afecta al 35% de la población y puede durar unos 15 días. Si el paciente no presenta otras problemáticas, desaparece sin necesidad de medicación o terapia.

 

Consejos para que la vuelta al trabajo no genere estrés

 

  1. El día antes de volver al trabajo haz vacaciones de tus vacaciones. Es decir, lo mejor es que no planees actividades que te hagan pasar todo el día fuera de casa o que te cansen mucho. Lo mejor es dedicarte el día a ti, relajarte leyendo un libro, dando un pequeño paseo, disfrutando de una buena serie, etc.
  2. La noche anterior deja todo preparado para comenzar el día sin estrés. El táper de comida listo, la ropa que llevarás ya escogida y planchada; y adelanta todo lo que puedas del desayuno (deja la fruta cortada dentro de un táper, la tostadora a mano, el pan cortado, tu taza preferida dónde puedas encontrarla rápido…
  3. Disfruta de una cena ligera para que la digestión no sea pesada y puedas dormir plácidamente.
  4. Lo más recomendable es que 4 o 5 días antes hayas retomado tu rutina de sueño para que no padezcas insomnio la noche antes de volver al trabajo y regreses en tu primer día habiendo dormido solo 3 horas.
  5. Despierta un poco antes de lo habitual para comenzar el día mucho más relajada y poder prepararte más tranquilamente, perderás 15 minutos de sueño, pero ganarás en salud.
  6. Charla con amigos o familiares que también retomen su rutina laboral ese día, daos ánimos y compartir vuestras preocupaciones. No es lo mismo afrontar la vuelta a la oficina en soledad que con gente a la que quieres. Es una forma de empatizar y sentir que no eres solo tú quien tiene que madrugar y volver al trabajo.
  7. Al llegar al trabajo prioriza tus tareas. No te centres en todo lo que tienes que hacer en global, conseguirás generarte ansiedad. Elabora una lista de prioridades y ve paso a paso.
  8. Intentar realizar alguna actividad parecida a las que has desarrollado en tus vacaciones. Después del trabajo queda con tus amigos para tomar una cerveza, ir al cine o probar un nuevo restaurante.
Cómo-reducir-los-ruidos-del-aire-acondicionado

Cómo reducir los ruidos del aire acondicionado

Cómo-reducir-los-ruidos-del-aire-acondicionado

La contaminación acústica es uno de los principales problemas que sufren los países del primer mundo. Los aparatos de aire acondicionado, si son antiguos, están instalados por personas que no son profesionales del sector o si no se limpian con regularidad, pueden provocar ruidos muy molestos. Sobre todo, si se encuentran en zonas comunes de los edificios residenciales como azoteas y terrazas o en zonas públicas como restaurantes, hospitales, etc. Te explicamos cómo reducir los ruidos del aire acondicionado.

 

¿Por qué los aparatos de aire acondicionado hacen ruido?

El compresor y el ventilador son las piezas claves que hacen que todos los aparatos de aire acondicionado hagan ruido, ya que cuando se ponen en funcionamiento activan diferentes piezas, que inevitablemente, emiten sonidos. Pero podemos reducir este ruido con unas buenas prácticas. De hecho, algunas instituciones públicas, como el Ayuntamiento de Barcelona, ya se preocupó en 2006 de esta cuestión y firmó con el Gremio de Calefacción, Ventilación y Aire acondicionado de Barcelona un convenio para solucionarlo. Se editó una guía de buenas prácticas en la instalación, mantenimiento y uso de los aparatos.


¿Qué tenemos que tener en cuenta porque el aparato de aire acondicionado haga menos ruido?

 

  • Renovar los aparatos de aire acondicionado antiguos. Con el paso de los años, la tecnología evoluciona y se fabrican aparatos más modernos que reducen la contaminación acústica.

 

  • Revisión frecuente del aparato de aire acondicionado. Con el funcionamiento y el paso del tiempo, es habitual que algunas piezas se desplacen y provoquen ruido. Estas revisiones se tienen que hacer siempre por parte de un técnico especializado y certificado que se encargará de colocar las piezas de nuevo en su lugar o en caso de deterioro, cambiarlas por unas nuevas. Lo más habitual es que estos elementos impacten contra las rejas de ventilación y provoquen vibraciones.

 

  • Colocar una manta aislante. Existe una manta especial para reducir el ruido y las vibraciones, se puede conseguir en tiendas especializadas y aunque se puede instalar sin la ayuda de un profesional, recomendamos que lo haga un técnico. Se suele instalar alrededor del compresor.

 

  • Hacer una limpieza constante del aparato de aire acondicionado. Siempre se recomienda limpiar estos aparatos para evitar problemas respiratorios, sobre todo en personas con asma o algún tipo de alergia al polvo. Pero también es recomendable para reducir el ruido, ya que la suciedad acumulada puede hacer que el aparato vibre más de la cuenta.

 

Cómo-mantener-a-raya-los-resfriados-de-verano

Cómo mantener a raya los resfriados de verano

Cómo-mantener-a-raya-los-resfriados-de-verano

Los cambios de temperatura durante el verano provocados por el contraste entre el calor exterior y el fresco interior de los locales con aire acondicionado provoca que proliferen los resfriados durante esta época del año. También ayuda el hecho de consumir bebidas muy frías y helados, todo ello representa un caldo de cultivo para las bacterias y los virus.

¿Por qué nos resfriamos en verano?

Lo más habitual es que esta infección vírica de las vías respiratorias se produzca en invierno, ya que el frío y una humedad baja hacen que las fosas nasales se sequen y por lo tanto queden más expuestas a los virus. Además, con la bajada de temperaturas también lo hacen nuestras defensas. Todo esto hace que nuestro cuerpo esté menos preparado para luchar contra los virus. De todos modos, también se producen resfriados durante el verano y estas son las causas:

  • Cambio de temperatura por la climatización de los espacios interiores.
  • Chorros de aire frío que se proyectan directamente sobre las personas.
  • Mala alimentación (con el calor y las vacaciones es habitual comer peor que el resto del año y esto hace que nos falten nutrientes que incrementan nuestras defensas).
  • Consumo de bebidas y alimentos fríos (una vez más, el contraste de temperaturas puede hacer que se desarrolle un virus que haya al ambiente).
  • Pasar tiempo mojado (vamos a la playa, a la piscina, no nos cambiamos el bañador y nos podemos pasar horas húmedos. Esto hace que se incrementen las posibilidades de resfriarnos).

Consejos para evitar los resfriados de verano

  • Mantener el aparato de aire acondicionado entre los 22 y los 24 grados centígrados (aunque tengamos calor tenemos que evitar bajar la temperatura por debajo de los 21 grados).
  • Evitar los chorros de aire frío directos de los aparatos de climatización.
  • Meterse en el mar o en el agua de la piscina despacio, evitando las zambullidas los días de mucho calor o después de haber hecho ejercicio intenso.
  • Evitar el consumo de bebidas y alimentos muy fríos. Y en todo caso masticar y probar bien antes de tragarnos el alimento. Así le daremos tiempo a adecuar la temperatura a la de nuestro cuerpo y no habrá tanto contraste.
  • Utilizar humidificadores para los ambientes muy secos.
  • Buena alimentación, incrementando el consumo de frutas y verduras.
  • Limpiarse las manos con frecuencia, después de llegar a casa de la calle.

Los resfriados de verano, ¿peores que los de invierno?

Los expertos coinciden en que se trata de un mito, ya que los efectos de un resfriado son los mismos sin importar la época del año. Entonces, ¿por qué tenemos esta creencia popular? Hablamos de una cuestión psicológica. Desde la revista Time el profesor Ronald Eccles, de la Universidad de Cardiff asegura que “los resfriados de verano se perciben peor porque no son tan comunes”.

Así que tranquilos, si seguís nuestros consejos, evitaréis un resfriado y si aún así no podéis evitar los virus, no os preocupéis, lo pasaréis igual de mal que en invierno.

split fijo de aire acondicionado

Qué debes saber antes de instalar un split fijo de aire acondicionado

Split fijo

Con la llegada del verano muchos hogares se plantean la instalación de un equipo de aire acondicionado para soportar mejor la época más calurosa del año. Antes de contratar esa instalación es muy importante tener en cuenta varios aspectos que mejorarán la experiencia cómo:

 

  • El tipo de vivienda que tenemos.
  • El número de estancias que queremos que tengan aire acondicionado.
  • El tipo de máquina que contrataremos.

 

En cuanto a esta última cuestión, lo más habitual es que se instalen splits fijos. Son los que conllevan una obra más grande y costosa, pero también los que ofrecen un mejor resultado.

 

¿Qué es un split fijo de aire acondicionado?

 

Consta de un compresor externo y de una o varias unidades que se instalan en el interior, dependiendo del número de estancias en las que se quiera disponer de aire acondicionado. Estas unidades interiores tienen una gran potencia frigorífica y además son muy silenciosas. También se pueden utilizar como calefacción en invierno en el caso de que dispongan de bomba de calor. Este tipo de aparatos son complejos y debe instalarlos un profesional.

 

¿Qué debemos tener en cuenta antes de instalar un split fijo?

 

Instalación exterior

 

  • Debemos buscar una pared libre de obstáculos que tenga un mínimo de 30 centímetros de espacio alrededor de la unidad que instalaremos.
  • Debe estar ubicado en un lugar poco transitado o muy caluroso (evitar azoteas sin tejadillo o pasillos entre terrazas).
  • Si vives en un edificio residencial, consulta con el Ayuntamiento y con la Comunidad de Propietarios para conocer las normas (hay comunidades que obligan a que la instalación de los compresores externos no sea visible y debe colocarse en zonas bajas de la fachada).

 

Instalación interior

 

  • Como en el caso del compresor exterior, debemos buscar una pared despejada. Hay que contar con un mínimo de 15 centímetros de espacio alrededor. Es muy importante evitar elementos como cortinas, barras, estanterías etc.
  • Que en el sitio elegido no le dé la luz solar de forma directa.
  • Que no tenga fuentes de calor cercanas (ordenadores, televisores, etc.).
  • La unidad interior también debe instalarse a una altura de 2’12 metros del suelo.
  • En lugares alejados de antenas de televisión, líneas eléctricas y otro tipo de conexiones, ya que pueden interferir con el funcionamiento del aparato de aire acondicionado.
  • La pared interior que elijamos debe ser fuerte, para poder soportar el peso del aparato. Por eso es mejor evitar las paredes de pladur, y en todo caso, realizar la instalación sobre un marco para que pueda sostener bien el peso.

En cualquier caso, antes de hacer planes para instalar un Split fijo de aire acondicionado, consulta con un profesional para que te ofrezca la mejor alternativa.

 

 

 

Dormir sin aire acondicionado

Objetivo: dormir sin pasar calor (si no tienes aire acondicionado)

Con la llegada del verano se complica el descanso nocturno colectivo. Las altas temperaturas que se registran, también durante la noche, provocan ambientes muy calurosos que dificultan coger el sueño.

Síntomas que provoca el calor nocturno

  • Sudor
  • Insomnio
  • Bochorno
  • Ansiedad

 

Son algunos de los síntomas que puede provocar el hecho de dormir con una sensación térmica elevada. Sensación que puede intensificarse en algunos colectivos más específicos como las personas mayores, mujeres embarazadas o niños pequeños.

Según la Asociación Española del Sueño la habitación en la que dormimos tendría que estar a una temperatura media de entre 18 y 20 grados centígrados. Pero los últimos datos recogidos por el INE (Instituto Nacional de Estadística) aseguran que solo el 35,5% de los hogares tienen aire acondicionado.

 

Si no perteneces a este pequeño porcentaje de afortunados, no te preocupes, hemos elaborado toda una serie de consejos porque este verano puedas dormir fresco.

¿Qué podemos hacer para dormir frescos?

 

  1. Abrir las ventanas solo cuando cae el sol. De este modo conseguiremos refrescar y ventilar las estancias. El resto del día es mejor mantener todo muy cerrado para que no se cuele el calor.
  2. Ducharse con agua templada. Puede parecer que el agua fría es la mejor opción, pero el choque térmico produce un frescor inmediato que reactiva el organismo y el gasto energético, provocando un aumento de la temperatura corporal.
  3. Gazpacho de cenar. Tenemos que evitar las cenas copiosas antes de ir a dormir, así como los alimentos calientes, ya que aumentan la temperatura del cuerpo. La mejor opción son las cremas y sopas frías como el gazpacho.
  4. Usar ropa de cama ligera. Puede parecer una tontería, pero muchas personas continúan utilizando el nórdico, aunque sea sin el relleno, lo que provoca un aumento de la temperatura en la cama. Así que lo mejor es optar por ropas muy ligeras, de tejidos naturales como el algodón o el lino, puesto que son 100% transpirables a diferencia de los materiales sintéticos. Esto es importante trasladarlo también a los pijamas y camisones, es recomendable que sean de materiales naturales y muy anchos para no se enganchen a la piel.
  5. Utilizar un ventilador. Es la manera más fácil de vencer el calor y el bochorno del verano. Hay de infinitos modelos y precios. Otro truco es colocar un recipiente con hielo frente al aparato, así conseguiremos que el aire que remueva el ventilador sea frío.
  6. Refrescarnos las muñecas. Podemos aplicar agua fría sobre esta parte del cuerpo antes de ir a dormir. Nos ayudará a refrescarnos. Otra buena idea es mojar unos calcetines en agua fría y colocárnoslos cuando nos vayamos a acostar. La temperatura de los pies y de las muñecas regula la del resto del cuerpo.

 

 

 

 

 

 

funciones básicas

Funciones básicas de tu aire acondicionado que debes conocer

funciones básicas

 

La bomba de calor es, posiblemente, uno de los electrodomésticos más versátiles dentro del hogar. Ofrece aire caliente en invierno y aire frío en verano. Además, está dotado de unas funciones básicas que lo hacen muy versátil, adaptable a cada momento del día. Seguramente estés desaprovechando algunas de sus funciones porque no las conozcas. Por eso, para sacarle el máximo partido sin necesidad de leer el manual de instrucciones, vamos a refrescarte la memoria con las funciones básicas más usadas del aire acondicionado.

Funciones básicas de tu aparato de aire

Las funciones básicas más utilizadas suelen estar relacionadas con la programación, pero hay más. Descúbrelas aquí y olvídate de pasar calor este verano:

Bomba de calor

Generalmente asociamos el aire acondicionado con su uso en el verano. Sin embargo, estos aparatos cuentan también con la función de bomba de calor. Un mismo aparato de aire para dos estaciones bien diferenciadas, verano e invierno. Enfría o calienta las habitaciones de tu hogar.

Modo noche

En las noches de bochorno veraniego, el aire acondicionado también se puede utilizar para dormir frescos y a pierna suelta. La utilización del modo noche, permite que el aparato no solo haga menos ruido mientras durmamos, sino que también regulará la temperatura para que no pasemos frío. Llegado a cierto punto, el aparato de aire se apagará. El modo noche es una de las funciones más interesantes y menos aprovechadas por los consumidores.

Programador de temperatura y de encendido/apagado

Con la función de programación podrás decidir el apagado o encendido del aparato sin estar presente en el momento. La programación regular de esta función permite un uso más eficiente de este electrodoméstico. Además, al mismo tiempo podrás programar la temperatura para que no te congeles o te achicharres.

Regula las lamas

Las lamas permiten dirigir la trayectoria del aire que sale del aparato de forma fija o variable. Estos componentes son abatibles, tanto vertical como horizontalmente. Colócalos como mejor te convenga para evitar que te dé el aire directamente en la cara, algo que seguro agradecerás.

Adiós a la humedad

Es una de las funciones más desconocidas, pero de las más eficaces: la opción Dry. Esta función permite eliminar el exceso de humedad del ambiente que se crea en la habitación. Se suele utilizar mucho cuando hay muchas personas en una misma habitación. Funciona de la siguiente manera: la temperatura es la misma, pero funciona con el ventilador a más baja velocidad. Con esto se consigue reducir la humedad del ambiente.

personas mayores

Precauciones para las personas mayores y el aire acondicionado

personas mayores

 

Uno de los colectivos más afectados, junto con los bebés, cuando llega la época estival y los calores extremos son las personas mayores. Debido a su edad avanzada, el cuerpo no responde de la misma manera ante las altas temperaturas. El aire acondicionado puede ser un gran aliado, siempre y cuando se tomen unas precauciones para que no se vuelva en contra de aquellos más vulnerables.

 

En las personas mayores, el organismo se ralentiza y les cuesta más tiempo adaptar la temperatura corporal a las condiciones exteriores. Por ello, las personas mayores son más propensas a padecer golpes de calor y deshidratación.

 

Como decíamos anteriormente, el uso del aire acondicionado es totalmente recomendable. Pero hay que seguir una serie de instrucciones y precauciones para evitar el efecto contrario y afecte de manera negativa en la salud de las personas.

Recomendaciones de uso del aire acondicionado con personas mayores

Si en el hogar hay personas mayores, es recomendable seguir estos consejos para hacerles su día a día más fácil:

Aire acondicionado en toda la casa

Ya decíamos que el organismo de las personas más mayores tarda en habituarse a la temperatura exterior. Por ello, para evitar los cambios bruscos de temperatura en el interior de los hogares, se recomienda instalar el aire acondicionado en cada una de las habitaciones o, al menos, en aquellas donde las personas mayores pasen más tiempo.

 

La instalación del aire acondicionado por conductos es la mejor manera de prevenir que las habitaciones se encuentren a diferente temperatura. El inconveniente es que requiere obra, pero es la manera de que el aire llegue a todas las partes de la casa por igual.

Control de la temperatura

La fijación de la temperatura, también es algo a tener en cuenta. Cuando las temperaturas suelen ser altas en el exterior, tendemos a poner el termostato a temperaturas más bajas, pero esta acción no beneficia a nadie.

 

Con temperaturas mayores a 10 grados de diferencia entre exterior e interior, puede causar graves problemas de salud, especialmente en personas mayores. Si no somos precavidos y bajamos en exceso los grados del aparato de aire acondicionado, se puede llegar a sufrir enfriamientos.

 

Si no queremos que esto ocurra, la temperatura debe estar entre 21 y 25 grados de manera uniforme en todas las habitaciones.

Cuidado con el flujo de aire y la humedad

La humedad también supone un riesgo serio para las personas más sensibles. Las personas mayores tienden a padecer problemas respiratorios, por eso no conviene agravarlos más por el mal uso de los aparatos de aire acondicionado.

 

En la actualidad, las instalaciones permiten ajustar la humedad de las habitaciones y conseguir un equilibro. Por ello, es preferible escoger un sistema que permita humidificar el aire para evitar la sequedad del espacio. A su vez también evitarás un exceso de humedad en el ambiente.

 

Se debe vigilar dónde colocar los aparatos o las salidas del aire acondicionado para controlar el flujo de aire. No se deben colocar en los lugares donde se van a acomodar las personas mayores, ya que el flujo directo de aire les puede afectar a la salud.

mal olor de tu aire

Cómo eliminar el mal olor de tu aire acondicionado

mal olor de tu aire

 

Cuando llega el verano y suben las temperaturas, el aire acondicionado se hace imprescindible. La puesta a punto también supone eliminar el mal olor de tu aire acondicionado. Si al encenderlo después del largo invierno, notas que huele a humedad o vinagre, es que algo le pasa. Te mostramos cómo solucionar este problema.

Qué hacer para eliminar el mal olor de tu aire acondicionado

Generalmente, el mal olor de tu aire acondicionado puede ser causado por la existencia de suciedad, o bien en la unidad interior, o bien que el olor provenga de fuera de la maquina, del desagüe. Aunque el primer paso para solucionar este problema es llamar al servicio técnico contratado, siempre puedes seguir estos consejos para asegurarte de que el olor desaparece:

Revisar los filtros

Una razón habitual de los malos olores, sobre todo a vinagre, es la presencia de suciedad acumulada en los filtros. Se generan bacterias y hongos que son los causantes de esos olores. La limpieza de los filtros, además de prevenir el mal olor, te evitará posibles averías y reducirá el consumo energético. Para limpiarlos basta con extraerlos, lavarlos con agua caliente y jabón, y volverlos a colocar una vez secos.

Limpiar la batería de la unidad exterior

Las unidades exteriores de los equipos no suelen tener filtro. La suciedad de la calle se deposita directamente en la batería de intercambio, reduciendo la eficiencia y la potencia térmica del aparato. Para su limpieza se utiliza aire a presión, intentando no doblar las aletas, o un simple cepillo, aunque es menos efectivo.

Echar un vistazo a la bandeja de condensados

Detrás de los filtros hay unas láminas metálicas, las bandejas de condensados del agua. Son los responsables de la gran mayoría de los malos olores en los aparatos de aires acondicionado. Como se trata de un lugar húmedo, puede provocar la aparición de bacterias y problemas más serios, como alergias y enfermedades respiratorias. Se recomienda limpiar la bandeja, al menos una vez al año. Puedes utilizar alguna solución alguicida y desinfectante para evitar la aparición de bacterias.

Vigilar el intercambiador y el ventilador

Las dos partes donde se acumula más la suciedad, además de la bandeja de condensados, son el intercambiador de frío y el ventilador interior. El ventilador interior se puede limpiar con un rociador de agua y un trapo para quitar las manchas y la suciedad almacenada. En cambio, para desinfectar el intercambiador interior, puedes añadir un poco de lejía al rociador y espera a que se seque la solución.

Controlar el desagüe

Otro de los causantes del mal olor en el aparato de aire acondicionado es el desagüe de la unidad interior. Es el encargado de canalizar el agua procedente de la condensación. Además, si está conectado al desagüe general de una vivienda, puede que los olores procedan de allí. La solución es muy sencilla, basta con colocar un sifón en el tubo antes de conectarlo al desagüe general de la vivienda. Así evitaremos que el olor exterior se distribuya por la casa.