Ahorro calefacción invierno

Tips para ahorrar en calefacción este invierno

Ahorro calefacción invierno

 

La bajada de las temperaturas ya hace algunas semanas que se ha empezado a notar, sobre todo en los territorios de montaña y del interior del país. En muchos hogares es imprescindible encender la calefacción para poder mantener una temperatura agradable y saludable. Una necesidad de primer orden, de la que no se puede prescindir y que además supone un porcentaje importante en la factura de los gastos del hogar. Por eso te damos algunos consejos para conseguir ahorrar en calefacción este próximo invierno.

 

Consejos para ahorrar en calefacción

Con pequeñas acciones diarias que se pueden llevar a cabo desde casa conseguiremos ahorrar en calefacción:

  • Ventanas aislantes. Es muy importante revisar la instalación de las ventanas en casa. Tienen que ser aislantes, no sólo del ruido, sino también de la temperatura exterior. De este modo conseguiremos que el frío no traspase los muros de nuestra casa.
  • Puerta de entrada aislada. También es habitual que el frío, las corrientes y el polvo se cuelen por debajo de la puerta de entrada. Lo mejor es instalar un burlete que impedirá que entre el frío en casa.
  • Sábanas y ropa de cama de franela o algodón.Transpiran mejor que las fibras sintéticas y aportan calidez.
  • Son aislantes y mantienen el calor. Si las escoges de lana también te servirán para el verano porque regulan la humedad ambiental (si es superior al 60%, se incrementa la sensación de frío y calor).
  • Jugar con las persianas. Se recomienda subirlas cuando da el sol para calentar la vivienda y bajarlas cuando se esconde para mantener el calor generado.
  • Hacer paneles de aluminio. Solo tienes que forrar planchas de cartón con papel de aluminio y colocarlo entre la pared y el radiador. Esto evitará que el calor se pierda por la pared.

 

Además de tener presente este listado de consejos, se tiene que actuar con sentido común y evitar:

  • Mantener la calefacción o el aire acondicionado con las ventanas abiertas.
  • Establecer una temperatura de entre 19° y 21° durante el día y entre 15° y 17° por la noche. En casa no se tiene que pasar frío, pero tampoco calor. No tiene sentido utilizar ropa de verano a casa cuando fuera es pleno invierno con temperaturas por debajo de los 10 grados.
  • Si tienes calefacción centralizada, enciende sólo el radiador de la habitación que estés usando en aquel momento en vez de aclimatar la casa entera, no es necesario.

 

El consumo energético se tendría que controlar durante todo el año y no exclusivamente en invierno para ahorrar en calefacción. Por eso siempre se recomienda:

  • Utilizar electrodomésticos con la certificación de eficiencia energética A++. Tienen un consumo más bajo. También se recomienda utilizarlos únicamente cuando sea necesario (lavadoras y lavavajillas llenos) y regular la temperatura de la nevera entre los 3 y los 7 grados. Un grado de diferencia puede llegar a representar un 7% más de consumo.
  • Apagar los ordenadores y televisores cuando no se estén utilizando y desconectarlos de la corriente durante las noches o cuando marches de casa.

Puedes descubrir más consejos de ahorro de energía en la web del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía).

Temperatura-ideal

Buscando la temperatura ideal en los espacios cerrados

Temperatura-ideal

La eterna lucha en los centros de trabajo y edificios públicos. Dicen que nunca llueve a gusto de todos y esto es exactamente lo que pasa cuando se determina la temperatura que tienen que tener estos espacios que se encuentran generalmente cerrados. Sea por calor o por frío, no todos se muestran a gusto con la temperatura.

Una de las variables que determinan una buena ergonomía es precisamente la temperatura. Recordemos que la ergonomía busca mejorar el rendimiento en el trabajo y mantener una buena salud muscular. Una de las cuestiones que facilitan un buen rendimiento laboral es la temperatura, para poder trabajar en buenas condiciones, no podemos sentir ni calor, ni frío extremo. Pero, ¿cómo podemos regularla?


Los factores que intervienen en la temperatura ideal en un espacio cerrado

Cuando se trata de nuestro hogar, determinar la temperatura ideal no es muy difícil, se negociará con el resto de la familia y se tendrá en cuenta el gasto energético que queramos hacer. La cosa cambia cuando hablamos de espacios comunes como edificios e infraestructuras públicas como ayuntamientos o aeropuertos. También centros de trabajo como oficinas, talleres, etc. Te explicamos qué factores intervienen a la hora de establecer cuál es la temperatura ideal:

  • La temperatura exterior. Aunque no lo parezca, interviene y mucho. No es el mismo encontrarnos en un edificio público en invierno o en verano. En el primer caso el ambiente estará muy frío y costará más de enfriar y de mantener el calor. Al contrario, durante el verano hará más calor y se tendrá que regular la temperatura con aire acondicionado en vez de calefacción.
  • La ropa. Dependiendo de la época del año, los usuarios vestirán ropa más gruesa o más ligera, cosa que también afectará para determinar la temperatura ideal dentro de un espacio cerrado.
  • La actividad que se realice en el espacio. No es lo mismo mantenerse quieto en una oficina frente al ordenador que en una estación de tren donde los viajeros andan arriba y abajo arrastrando las maletas. Está claro que la temperatura corporal varía según la actividad que se esté realizando, cosa que también nos afectará a la hora de decidir cuáles son los grados centígrados ideales en un espacio en concreto.
  • Ahorro energético. En un mundo que camina cada vez más hacia la sostenibilidad es importante no derrochar recursos en calefacción y aires acondicionados. La racionalidad es clave, no es aceptable que en invierno se tenga que estar en un espacio cerrado en manga corta ni que en verano se esté con jersey.

También existen una serie de factores externos que intervienen en la temperatura de un espacio cerrado pero que no se pueden tener en cuenta a la hora de establecer la temperatura mediana ideal porque dependen de cada persona.

  • Organismo. Cada cuerpo es diferente y tiene una sensación térmica distinta, así que, aunque una persona tenga frío es posible que a su lado otra tenga calor.
  • Los alimentos ingeridos. Dependiendo del tipo de comida que se haya tomado la temperatura corporal cambiará y se puede sentir más o menos frío o calor.

Los expertos han estudiado durante décadas esta cuestión y se ha fijado la Norma ISO 7730 que determina la temperatura estándar de acuerdo con ciertos cálculos. Todos los organismos públicos están obligados a consultarla para calcular cuál es la temperatura ideal global e integral. Para conseguirlo se utilizan dos parámetros estadísticos:

  • El Voto Mediano Estimado.
  • El Porcentaje Estimado de Insatisfechos.
funciones básicas

Funciones básicas de tu aire acondicionado que debes conocer

funciones básicas

 

La bomba de calor es, posiblemente, uno de los electrodomésticos más versátiles dentro del hogar. Ofrece aire caliente en invierno y aire frío en verano. Además, está dotado de unas funciones básicas que lo hacen muy versátil, adaptable a cada momento del día. Seguramente estés desaprovechando algunas de sus funciones porque no las conozcas. Por eso, para sacarle el máximo partido sin necesidad de leer el manual de instrucciones, vamos a refrescarte la memoria con las funciones básicas más usadas del aire acondicionado.

Funciones básicas de tu aparato de aire

Las funciones básicas más utilizadas suelen estar relacionadas con la programación, pero hay más. Descúbrelas aquí y olvídate de pasar calor este verano:

Bomba de calor

Generalmente asociamos el aire acondicionado con su uso en el verano. Sin embargo, estos aparatos cuentan también con la función de bomba de calor. Un mismo aparato de aire para dos estaciones bien diferenciadas, verano e invierno. Enfría o calienta las habitaciones de tu hogar.

Modo noche

En las noches de bochorno veraniego, el aire acondicionado también se puede utilizar para dormir frescos y a pierna suelta. La utilización del modo noche, permite que el aparato no solo haga menos ruido mientras durmamos, sino que también regulará la temperatura para que no pasemos frío. Llegado a cierto punto, el aparato de aire se apagará. El modo noche es una de las funciones más interesantes y menos aprovechadas por los consumidores.

Programador de temperatura y de encendido/apagado

Con la función de programación podrás decidir el apagado o encendido del aparato sin estar presente en el momento. La programación regular de esta función permite un uso más eficiente de este electrodoméstico. Además, al mismo tiempo podrás programar la temperatura para que no te congeles o te achicharres.

Regula las lamas

Las lamas permiten dirigir la trayectoria del aire que sale del aparato de forma fija o variable. Estos componentes son abatibles, tanto vertical como horizontalmente. Colócalos como mejor te convenga para evitar que te dé el aire directamente en la cara, algo que seguro agradecerás.

Adiós a la humedad

Es una de las funciones más desconocidas, pero de las más eficaces: la opción Dry. Esta función permite eliminar el exceso de humedad del ambiente que se crea en la habitación. Se suele utilizar mucho cuando hay muchas personas en una misma habitación. Funciona de la siguiente manera: la temperatura es la misma, pero funciona con el ventilador a más baja velocidad. Con esto se consigue reducir la humedad del ambiente.

ahorrar energía en la cocina

Cómo ahorrar energía en la cocina

ahorrar energía en la cocina

 

La cocina es la habitación de la casa que más energía consume por sí sola. El gran número de electrodomésticos ubicados en este espacio hace que el gasto de energía sea de los más elevados en la factura global de la vivienda. Hay muchas maneras de ahorrar energía en la cocina, ¿quieres descubrirlo?

Consejos para ahorrar energía en la cocina

Con los siguientes consejos conseguirás ahorrar energía en la cocina y verás como la factura de la luz se reduce de manera considerable:

Frigorífico

Este electrodoméstico puede suponer el 19% del gasto energético de la cocina. Debemos dedicar atención para que trabaje de forma eficiente y no suponga un gasto excesivo. Se recomienda mantener limpia la parte trasera de la nevera, ya que si está sucia el consumo energético aumentará. También no hay que olvidase de las gomas de la puerta, que son las responsables de que el frío no se escape.

 

Otra manera de ahorrar energía es procurar mantener abierta la puerta el menor tiempo posible. De esta forma evitaremos perder frío innecesariamente. Si en algún momento se crea escarcha en el congelador, debemos limpiarlo. Podemos llegar a ahorrar hasta un 30% en el consumo. Evita en la medida de lo posible poner alimentos calientes dentro porque la demanda energética del frigorífico puede aumentar de manera considerable.

A la hora de cocinar alimentos

Es la hora de cocinar, y lo mejor para conservar el calor es utilizar tapas en las cacerolas, tanto durante como después de la elaboración. El consumo de energía puede llegar a ser de un 60% de diferencia entre el uso del microondas o el horno. Por eso, se recomienda el primero si lo que buscamos es calentar alguna comida ya preparada.

 

En el caso que utilicemos el horno, es importante no ir abriendo la puerta innecesariamente. Perderemos calor cada vez que se abra y el electrodoméstico necesitará mucha más energía para recuperar esta pérdida de calor. Si apagamos el horno un rato antes de finalizar la cocción, utilizaremos el calor residual para terminar el proceso sin consumir más energía.

Toca fregar los platos

Lavar los platos a mano consume hasta un 60% más de agua que si se utiliza el lavaplatos. En el caso de tener lavaplatos, es bueno esperar a que este esté lleno antes de encenderlo. Piensa que este electrodoméstico consumirá la misma energía y agua estando más o menos lleno.

Lavadoras y secadoras

Los programas a baja temperatura consumen menos energía, ya que calentar el agua ya supone un incremento extra en el proceso de lavado. Las tarifas nocturnas siempre son más baratas que las diurnas, por lo que intenta planificar hacer lavadores a última hora del día. También es bueno esperar a que el tambor esté lleno para sacar el máximo partido al lavado.

Limitar el uso de la secadora también nos permitirá ahorrar mucha energía. Es uno de los electrodomésticos que más gasta, por lo que limitar su uso se verá reflejado en la factura.

Planchado de la ropa

Finalmente, a la hora de planchar, debemos acumular toda la ropa para plancharla de una sola vez. Evitaremos calentar la plancha en muchas ocasiones y ahorraremos energía.

aire acondicionado y las plantas

La buena relación entre el aire acondicionado y las plantas

aire acondicionado y las plantas

 

Las plantas aportan calidez al espacio, purifican el aire y mejoran el estado de ánimo de las personas a su alrededor. Las ventajas de tener plantas son infinitas, pero ¿crees que existe una buena relación entre el aire acondicionado y las plantas?

 

Tipos de plantas para diferentes ambientes

Las plantas son seres vivos que a lo largo del día sufren constantes variaciones en la temperatura. En un mismo día podemos abrir las ventanas, encender la calefacción o el aire acondicionado, dejar a oscuras la habitación, etc. ¿Crees que todas estas variaciones pueden afectar a la salud de las plantas?

 

Cada planta es un mundo aparte. Dependiendo de la especie a la que pertenezcan, sus necesidades varían. A continuación, os dejamos con dos ejemplos bien diferenciados de plantas que se adaptan en ambientes diferentes:

  1. Podemos encontrar especies tropicales como la Costilla de Adán que necesitan ambientes cálidos y húmedos. Además, son plantas que necesitan mucha luz, pero sin que los rayos del sol incidan de manera directa sobre sus hojas.
  2. En cambio, la hiedra prefiere ambientes más frescos. Estas plantas son perfectas para decorar pasillos en sombra o estancias de interior con menos luz.

 

En general, las plantas de interior deben tener una temperatura aproximada de 15 grados centígrados. En tiempo estival, cuando la temperatura interior puede alcanzar valores altos, es imprescindible tener un buen aparato de aire acondicionado. Será nuestro regulador de temperatura interior y podremos establecer una buena relación entre el aire acondicionado y las plantas de nuestro hogar.

 

Convivencia entre el aire acondicionado y las plantas

Regular correctamente el aire acondicionado no tiene por qué suponer un problema para las plantas. De hecho, casi todas las especies que podamos tener en el interior de nuestro hogar agradecerán un respiro del calor veraniego. Tanto en sí que la temperatura no afecta directamente a las plantas, sí debemos controlar la humedad de la casa. Los aparatos de aire acondicionado resecan el ambiente, por lo que hay que regular la frecuencia y cantidad del riego.

 

La forma cómo regarlas es importante. Debemos evitar y controlar los excesos de agua, por eso es mejor hidratarlas echando agua con un pulverizador sobre sus hojas. Además, tenemos que regar la tierra de forma moderada, dependiendo de las exigencias de cada una de las especies que tengamos.

 

Como último consejo, debemos cuidar la ubicación de las plantas. Evitar siempre los espacios más fríos o con corrientes, incluso alejarlas directamente de la influencia directa del aire acondicionado o la calefacción.

 

A la hora de encender el aparato de aire acondicionado o calefacción, piensa un poco en tus plantas y en como podría afectarles esos cambios bruscos de temperatura. ¡Te lo van a agradecer!

eficiente

Cómo utilizar el aire acondicionado de manera eficiente

eficiente

 

Llega el buen tiempo y es la hora de cambiar la calefacción por el aire acondicionado. Los siguientes consejos te van a permitir sacar el máximo rendimiento de tu aparato de aire acondicionado y, además, conseguirás un consumo más eficiente.

Recomendaciones para un uso eficiente del aire acondicionado

Cuatro palabras resumen como lograr un uso eficiente del aparato de aire acondicionado: aislamiento, temperatura, flujo y ahorro.

 

  1. Lo mismo que cuando encendemos la calefacción en invierno, el aislamiento es un elemento fundamental. Al enfriar una habitación o un espacio en una casa, siempre debemos asegurarnos de que no haya fugas. Es la principal condición para que la temperatura se conserve correctamente y el aparato de aire acondicionado no trabaje más de lo necesario. Por ese motivo, puertas y ventanas deben estar cerradas.
  2. Otra cuestión importante es saber a qué temperatura hay que poner el aire acondicionado. Para acertar con la temperatura interior se debe tomar nota de la temperatura exterior. Generalmente, es más que suficiente programar la temperatura del aire acondicionado cinco grados por debajo de la temperatura exterior.
  3. Otro factor que influye es el flujo de aire. Cuando hace mucho calor, las personas tendemos a dirigir el aire directamente hacia sí mismos. Pero cabe destacar que es un grave error. De esta manera sólo sentiremos el aire fresco encima nuestro pero la habitación permanecerá cálida. Para que la temperatura de la habitación sea la adecuada, debemos dirigir el flujo de aire frío al centro de la estancia. Con esta acción permitimos enfriar y conseguir un ambiente fresco en toda la habitación.
  4. Para que nuestro aparato trabaje de forma eficiente y podamos conseguir ahorrar en el consumo, debemos evitar que permanezca encendido cuando no hay nadie en la habitación. Lo más práctico es utilizar un programador que active o desactive el aparato en función de la utilidad de la habitación. De esta manera, la habitación estará fría a nuestra llegada y evitaremos ponerlo a mucha potencia desde el principio, aumentando el consumo de energía.

No te olvides del mantenimiento de tu aire acondicionado

El mantenimiento es parte imprescindible para que el aire acondicionado funcione con eficiencia y evitemos tener problemas. Por este motivo, debemos evitar que se creen y formen obstrucciones en las diferentes partes que lo forman, sobretodo en las entradas y salidas de aire.

 

Tampoco debemos descuidar la limpieza de los filtros en el cambio de estación, del calor al frío. Evitaremos la acumulación de sustancias nocivas para nuestro organismo. Además, en caso de avería, lo primero es llamar inmediatamente a un experto para que la solucione.

 

Siguiendo estos consejos garantizaremos que el sistema de aire acondicionado está en perfectas condiciones y que su funcionamiento sea lo más eficiente posible.

big data

Cómo el Big Data cambiará la forma en que consumimos energía

big data

La tecnología big data promete cambiar el futuro. Durante el 2018, el volumen de negocio del sector en Europa superará los 5.500 millones de euros. Si se cumple esta predicción, se triplicaría la cifra que se alcanzó en el 2013, confirmando su tendencia continuada de expansión. Estos datos nos llevan a la conclusión que las empresas basan sus decisiones estratégicas en el análisis de la información que el big data proporciona. Esta tecnología va a cambiar la percepción de muchos negocios, modificando sus bases, incluso en el sector energético.

La relación existente entre el big data y la energía

Esta tecnología no se utiliza únicamente en entornos estratégicos de mercados. Tiene suficiente potencial como para modificar procesos de toda clase, incluso los que hacen referencia a la energía: generación, distribución y comercialización.

Generación energética

Antes de poder distribuir y comercializar la energía, ésta se debe producir. En su proceso se incluyen grandes conjuntos de datos que deben estar controlados y gestionados correctamente. Es la manera de asegurar un perfecto funcionamiento y que sea, además, eficiente.

 

En este caso, el big data está orientado a asegurar un mantenimiento predictivo. Facilita información para saber en qué punto futuro una máquina fallará y poderla reemplazarla a tiempo. De esta forma, el tiempo sin uso de estas máquinas se minimiza. La implantación de esta tecnología sirve para conseguir un nivel de actividad superior y mayor esperanza de vida de las instalaciones.

Distribución de la energía: calidad y eficiencia

En la distribución de energía los datos se presentan como los grandes protagonistas. Desde la información que se recibe en las subestaciones eléctricas hasta los datos medibles en los contadores inteligentes. Los contadores inteligentes proporcionan información más clara, accesible y rápida. El cliente puede medir más fácilmente su consumo y elegir qué tarifa se ajusta más a su día a día. En cuanto a la mejorar de la seguridad, el big data se aplica a los telemandos para gestionar las redes eléctricas.

 

El principal obstáculo de su distribución es la pérdida de energía. El big data puede ayudar a solventar problemas como las pérdidas no técnicas, asociadas a la manipulación de los equipos para el robo de la energía. La gestión de los datos permite detectar esta clase de situaciones, resolviendo estos problemas con mayor facilidad.

Comercialización

El uso de esta tecnología en el sector energético ha permitido servicios más eficientes y de mayor calidad. Los canales comerciales han mejorado gracias al procesamiento de los datos. Se consigue una mayor velocidad, volumen, valor y variedad. La unión del big data con otras tecnologías como la inteligencia artificial, puede asegurar análisis predictivos más fiables y más segmentados.

 

Con el estudio de toda esta información, se pueden identificar patrones, individualizando el trato a los clientes de una manera más efectiva. No consiste en tener más información, sino en procesarla y conocer mejor al cliente. Así se puede afinar mejor sobre qué ofertas se ajustan más para los intereses del consumidor final.

orientación de tu hogar

Ahorro energético según la orientación de tu hogar

orientación de tu hogar

Para encontrar bienestar y confort en el hogar, la mayoría de los usuarios afirman que un buen equipo de aire acondicionado para los meses calurosos y un buen sistema de calefacción para los días fríos del invierno son imprescindibles. A la hora de elegir qué sistema es el que más nos interesa, se debe tener en cuenta la orientación de tu hogar para apostar por las soluciones de climatización más eficientes.

 

La orientación de tu hogar no es el único factor que determina la temperatura ambiente, pero sí es uno de los más determinantes. Los datos demuestran que la orientación de la casa puede suponer un ahorro de energía importante (hasta del 70%). Recorriendo los cuatro puntos cardinales que explicamos a continuación, podremos dar con algunas recomendaciones para que tu vivienda sea lo más acogedora posible.

Ahorra energía dependiendo la orientación de tu hogar

Los cuatro puntos cardinales van a marcar la elección de los sistemas de climatización en dependencia de las siguientes características:

Norte

El principal problema que presenta una vivienda con orientación norte es el frío en invierno. En cambio, durante el verano, el sol sólo incide por la mañana y al atardecer. En este tipo de viviendas es importante contar con un buen aislamiento en ventanas y puertas. El principal gasto energético se debe a la calefacción durante los meses más fríos.

Sur

Las viviendas con orientación sur reciben durante las cuatro estaciones del año una fuerte influencia del sol, tanto en luz natural como en calor. Contrariamente al caso anterior, el principal gasto en energía se debe al aire acondicionado. Para ahorrar un poco en la factura de la luz, se recomienda estudiar en qué estancias de la casa se pasa más tiempo a lo largo del día para colocar un sistema de climatización efectivo. Además, nunca se debe obviar la activación de un modo nocturno de refrigeración para conciliar mejor el sueño. Si con estos consejos todavía se padece calor dentro de la vivienda, se debería priorizar la instalación de toldos en terrazas y ventanas para evitar la incidencia directa de los rayos del sol.

Este

Estas viviendas reciben luz y calor del sol durante todo el año entre el amanecer y el mediodía. Los inviernos suelen ser más cálidos, más llevaderos, gracias a que calientan la vivienda buena parte de la mañana. En cambio, durante el período de más calor, se hace imprescindible el uso del equipo de aire acondicionado.

Oeste

Las viviendas orientadas al oeste suelen ser muy cálidas. El sol incide durante todo el año desde el amanecer hasta el atardecer. Por este motivo, en invierno se genera un ambiente agradable y el gasto en calefacción se reduce en comparación con las demás orientaciones. Mientras que en invierno se mantiene la casa medianamente caldeada, de cara al verano ocurre el efecto contrario. La incidencia directa del sol es tan grande que es interesante impedir la entrada del calor con toldos, estores, etc. Probablemente no sea suficiente y se necesite de un sistema de aire acondicionado.

ahorrar energía esta primavera

Consejos para ahorrar energía esta primavera

ahorrar energía esta primavera

 

Para conseguir un consumo eficiente de la energía en el hogar, es fundamental adaptarse a las necesidades concretas de cada estación del año. Por este motivo, con la llegada de la nueva estación, toca cambiar algunos hábitos si nuestra intención es ahorrar energía esta primavera.

Cómo ahorrar energía esta primavera

Adaptando el hogar y el uso de energía a cada estación del año, se puede conseguir un importante ahorro en la factura de electricidad y gas. Por eso, te queremos dar algunos consejos prácticos para ahorrar energía esta primavera. Prepara tu hogar para recibir la subida de temperaturas y el mayor número de horas de iluminación natural.

Ventilar el hogar

La ventilación de los espacios interiores debe hacerse a la hora correcta. La temperatura exterior ideal debe rondar entre los 18 y los 24 grados. Esto se traduce desde las últimas horas de la tarde hasta por la mañana. Además, para evitar los efectos del polen, se recomienda hacerlo a primera hora de la mañana porque es cuando la concentración de este alérgeno es menor.

Evitar las horas de más calor

Antes de tener la intención de encender el aire acondicionado, es mejor bajar las persianas y los toldos. También se pueden echar las cortinas durante el mediodía y las primeras horas de la tarde, cuando el sol irradia más calor. Con estas sencillas acciones, se consigue evitar que el calor del exterior entre en la vivienda. Incluso se puede llegar a conseguir cinco grados de diferencia térmica.

Elegir un sistema de climatización adaptado a las necesidades

Es normal utilizar el aire acondicionado durante los días más calurosos del año. Sin embargo, durante la primavera los días son más templados y, en la mayoría de los días, se recomienda usar el ventilador. De esta forma, el ahorro de energía en un solo día puede llegar hasta el 80%.

Usar bombillas LED

Las bombillas LED, además de ahorrar energía, producen mucho menos calor que el resto de bombillas existentes en el mercado. El cambio de las bombillas del hogar reducirá el calor ambiental del interior y se conseguirá una temperatura más templada en las habitaciones de una manera mucho más rápida y barata.

Usar el aire acondicionado con cabeza

Ya se sabe que en primavera hay días que el calor puede ser sofocante. En estos casos, se hace inevitable encender el aire acondicionado. Por eso es importante configurar la temperatura de manera correcta. Se aconseja regular la temperatura durante el día entre los 24 y los 26 grados. Igualmente, en horario nocturno, no se debe dormir con el aire acondicionado activado. Siempre puedes encenderlo durante un tiempo antes de ir a la cama, pero recuerda apagarlo justo antes de dormir.

eficiencia energética de las calderas

Distintivo de eficiencia energética de las calderas

eficiencia energética de las calderas

Desde el 2015 se aplica de manera obligatoria la normativa europea Energy Related Product (ErP) de etiquetado energético y diseño ecológico. Esta normativa afecta a calderas, bombas de calor, equipos de cogeneración de potencia menor a 400W y calentadores y acumuladores de menos de 2.000 litros.

 

Los datos que ofrece esta etiqueta son el nivel de eficiencia energética, en una escala de mayor eficiencia (A+++) a menor eficiencia (G), el nivel de ruido, la potencia térmica nominal y la cantidad de agua caliente capaz de producir. Por este motivo, la eficiencia energética de las calderas es un tema actual, sobre todo, por las intenciones de fabricantes y consumidores en la preservación del medio ambiente.

La eficiencia energética de las calderas de condensación

El valor que marca la diferencia es la elevada eficiencia energética de las calderas de condensación frente a las calderas convencionales. Puede suponer un ahorro entre un 20% y un 30%.

 

Esto se debe al mayor aprovechamiento de calor dentro de la caldera. El vapor generado de la combustión es reconducido, precalentando el agua que es introducida en la caldera. De hecho, su rendimiento es bastante mayor, de alrededor un 110% frente al 70-80% de las convencionales. También hay que tener en cuenta que la eficiencia energética de las calderas es mayor cuando trabajan a baja temperatura. Alrededor de los 50-60ºC, aprovechan mucho más el calor disipado.

Ventajas de las calderas de condensación

El funcionamiento eficiente de las calderas de condensación hace que presenten las siguientes ventajas:

  1. Ahorran energía y son energéticamente más eficientes. Estas calderas llegan a ahorrar en torno al 25-30% en el consumo de energía.
  2. Son más sostenibles. Como hemos comentado anteriormente, las calderas de condensación recuperan el calor que proviene de la condensación de los vapores de agua. Recuperando esta energía, se reduce la temperatura de los gases de combustión, con lo que se reduce la emisión de gases contaminantes. De hecho, reducen hasta en un 70%, las emisiones de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono.
  3. Mayor rendimiento. Como aprovechan el calor del vapor del agua, alcanzan rendimientos del cien por cien.
  4. Se puede subvencionar su instalación. Muchas comunidades autónomas preocupadas por el medio ambiente ofrecen subvenciones para impulsar la implantación de este tipo de tecnología eficiente.

Otras ventajas de la caldera de condensación

A parte que son más eficientes y ahorran energía, las calderas de condensación son mucho más silenciosas que las convencionales. El mayor inconveniente de este tipo de calderas, la inversión inicial. Aun así, se amortiza rápidamente debido al ahorro energético que conlleva. Su instalación es más compleja que en las calderas convencionales porque requiere una salida de humos para el vapor. Además, la chimenea se tiene que instalar de forma que no provoque goteos y también se debe colocar un desagüe para eliminar la condensación del vapor de agua en la caldera.