limpiar-filtros-aire-acondicionado

Limpiar los filtros del aire acondicionado ahorra electricidad

limpiar-filtros-aire-acondicionado

Los filtros y las aletas de un aparato de aire acondicionado necesitan un mantenimiento regular para que la unidad funcione correctamente. Limpiar los filtros del aire acondicionado no solo alargará la vida útil del aparato, sino que hará que tu factura eléctrica se reduzca considerablemente.

Todos los aparatos de climatización llevan integrados unos filtros responsables de purificar el aire que toman del exterior de la habitación para enfriarlo o calentarlo, según la época; una especie de tamiz que lo depura de partículas y alérgenos.

Estos filtros necesitan un cuidado frecuente para que el aparato funcione de la forma más óptima. De este modo te asegurarás que la suciedad no bloquee el flujo de aire normal, cosa que podría reducir la eficiencia del sistema de manera significativa. Si los filtros están obstruidos, el aire no pasará a través de ellos o, si lo hace, esparcirá la suciedad por toda la habitación. Además, la sustitución de un filtro obstruido por uno limpio puede reducir el consumo de energía de tu aire acondicionado entre un 5 y 15%.

Nuestro consejo es que limpies los filtros como mínimo cada mes durante la temporada de calor. Esta limpieza deberá ser más frecuente, al menos cada dos semanas, si el aire acondicionado está en constante uso, sometido a condiciones de mucho polvo o si tienes mascotas con mucho pelo en casa.

¿Cómo limpiar los filtros del aire acondicionado?

1. Abrir el aparato de aire acondicionado

Asegúrate de que tu aparato de aire acondicionado esté desconectado de la red eléctrica. A continuación, retira con cuidado los componentes del aparato. Es posible que necesites un destornillador para hacerlo.

2. Retira los filtros

Lo primero de todo, inspecciónalos para detectar cualquier signo de desgaste. Si encuentras roturas o desgarros, no te molestes en limpiarlos. Es mejor sustituir los filtros en mal estado para que no obstaculicen el normal funcionamiento del aire acondicionado.

3. Elimina el polvo

Si los filtros están en buenas condiciones, utiliza una aspiradora para eliminar cualquier resto de polvo y suciedad. Sé lo más preciso posible para obtener una limpieza completa. Ten cuidado en no desgarrar el filtro.

4. Desinfecta los filtros

Llena un recipiente a partes iguales con agua y vinagre. Asegúrate de que el recipiente que utilices es lo suficientemente grande para poder sumergir el filtro completamente. El vinagre mata las bacterias y los alérgenos dañinos que puedan haberse acumulado en el filtro.

5. Deja los filtros en remojo

Deja los filtros sumergidos unas cuatro horas si no los habías limpiado recientemente. Si los habías limpiado hace poco o tu aire acondicionado no se utiliza regularmente, puedes reducir el tiempo de remojo a una hora.

6. Envuélvelos con una toalla

Retira los filtros del recipiente con agua y deja que el líquido se escurra. No los enjuagues ya que hacerlo puede revertir el proceso de desinfección. Puedes colocarlos en una toalla para que el líquido sea absorbido por esta.

7. Seca los filtros

Deja que los filtros se sequen de forma natural mientras estén envueltos en la toalla. Lo mejor es dejarlos en la terraza donde haya un poco de sol para facilitar el secado.

8. Vuelve a montar los filtros

Encaja de nuevo los filtros en el aparato de aire acondicionado, poniéndolos correctamente en su lugar.

Con este proceso, podrás disfrutar de un aire más limpio, más respirable. Además, es recomendable que, antes de empezar a utilizar el aire acondicionado de manera frecuente, un profesional realice un mantenimiento del sistema del aire acondicionado.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 12 =