Un consejo para integrar los radiadores en la decoración del hogar

¿Cómo integrar los radiadores en la decoración?

Son aparatos necesarios para calentar los hogares, pero a menudo no combinan con la estética de las habitaciones. Desde RoigSat, os explicamos cómo integrar los radiadores en la decoración de la casa.

Durante los días de invierno, queremos que los radiadores funcionen para mantenernos a una buena temperatura en casa. Al mismo tiempo, nos resulta difícil encontrarles el atractivo en comparación con el resto de la decoración del hogar. Los siguientes consejos os ayudarán a integrar los radiadores en la decoración para mantener la elegancia.

Disimula los radiadores con muebles

A la hora de integrar los radiadores en la decoración, siempre podemos optar por muebles como por ejemplo bancos, librerías de salón o consolas. A pesar de que están diseñados con otro propósito, tienen un valor estético que nos resultará muy útil para disimular la calefacción. De este modo, escondemos el radiador y le añadimos una función decorativa. En esta línea, es importante dejar espacio entre el mueble y el radiador para que el aparato no pierda capacidad para calentar la casa.

Coloca arte llamativo

Si no tenemos ningún mueble en casa que podamos utilizar para integrar los radiadores en la decoración, podemos decantarnos por las creaciones artísticas. De este modo, no los estaremos tapando. Los cuadros son un recurso que llama nuestra atención y a menudo hace que nos olvidemos de lo que los rodea. Una idea útil es colocar fotografías XXL o cuadros muy coloreados encima de los radiadores. De este modo, nuestra vista se dirigirá hacia este lado de la casa y el radiador pasará a un segundo plano.

Una balda ancha para disimular el radiador

Una opción muy efectiva es colocar una balda unos centímetros por encima del radiador, y que sea más amplia que el aparato. De esta forma, lograremos que se vea menos. Con este truco, podremos hacer uso del espacio del radiador para dejar objetos encima de la balda. Incluso, podemos colocar plantas de interior.

Pinta los radiadores del color de la pared

Pintar la pared y el radiador del mismo color implicará que se fusionen en un sentido visual. Los colores oscuros, como por ejemplo el azul marino o el verde botella, son ideales para disimular los radiadores con las paredes de casa.

Si nuestros radiadores lo permiten, podemos empapelarlos con el papel de la pared. De esta manera, pasarán totalmente desapercibidos sin que dejen de ser funcionales.

¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO? SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER