Una persona aprendiendo a cómo limpiar una estufa de cas

¿Cómo limpiar una estufa de gas?

Una persona aprendiendo a cómo limpiar una estufa de cas

Las estufas de gas son aparatos que consumen poco y calientan rápidamente nuestro hogar. Para limpiar una estufa de gas, desde RoigSat os presentamos la rutina que tenéis que seguir.

La limpieza es necesaria para mantener una estufa de gas en buenas condiciones. No solo favorece la estética de la casa, sino que también es un hábito que nos da seguridad y eficiencia energética a nuestro hogar. Para limpiar una estufa de gas, desde RoigSat os explicamos cuáles son los pasos que debéis seguir.

Desconecta la estufa

Antes de empezar a limpiar una estufa de gas, debemos asegurarnos de que está apagada. Para ello, es importante comprobar que está fría. También hay que retirar todos los objetos que se encuentren cerca de la estufa y que nos puedan molestar durante la rutina de limpieza.

Saca las partes desmontables

Las estufas tienen elementos que se pueden desmontar, y es importante que lo hagamos antes de ponernos a limpiar una estufa de gas. Algunas de estas piezas son los quemadores o las parrillas. Retirarlas nos ayuda a limpiar de una manera más eficaz.

Usa los productos adecuados

A la hora de limpiar las superficies de una estufa, debemos evitar los productos químicos que puedan dañar los componentes del aparato. Por eso, hay que optar por los productos neutros, es decir, que no sean inflamables. Lo que os recomendamos es usar un paño húmedo mezclado con agua y jabón.

Limpia el cuerpo de la estufa

Cuando nos ponemos a limpiar una estufa de gas, hay que poner especial atención a las superficies externas. Es muy importante que limpiemos con cuidado, deteniéndonos en las zonas en las que se ha acumulado grasa o suciedad.

Limpia las piezas

Aparte de limpiar la estufa en sí, debemos limpiar las parrillas o quemadores que hayamos retirado. Para hacerlo, os recomendamos utilizar una esponja y agua con jabón. Antes de volverlos a colocar, debemos asegurarnos de que están completamente secos.

Revisa la estufa

Las estufas de gas son una opción segura para nuestros hogares. A la hora de limpiar una estufa de gas, tenemos que comprobar que todas las conexiones de gas se encuentran en un buen estado. De este modo, evitaremos fugas que nos puedan suponer problemas.

Cuando revisamos nuestro aparato, hace falta que prestemos atención al regulador de temperatura y a la manguera. Es muy importante comprobar que están en buen estado y que no filtran el gas de manera descontrolada. Además, hay que corroborar que el exterior de la estufa se encuentra en buen estado. Por eso, las ruedas deben estar firmes y permitir la movilidad.

Haz una prueba de funcionamiento

Cuando todo esté limpio y a su lugar, hacer una pequeña prueba nos dará la certeza de que todo funciona adecuadamente. Una vez hayamos seguido todos estos pasos, tendremos la estufa lista para calentar el hogar durante los días de frío.

¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO? SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER