Caldera-segunda-mano

Calderas de segunda mano, ¿una opción fiable?

Caldera-segunda-mano

Un profesional cualificado y acreditado nunca afirmará que una caldera de segunda mano es una opción fiable. Se trata de una práctica cada vez más extendida entre la población y que preocupa a los instaladores y empresas de instalación de calderas que cumplen con todas las normativas exigidas. Los problemas económicos son normalmente el motivo principal por el cual algunas familias se arriesgan a comprar calderas de segunda mano. De todas maneras, como dice el refranero popular “lo barato sale caro”.

Las recomendaciones de RoigSat para hacer el cambio de caldera

  1. Consulta con un profesional del sector que te indique cuál es el estado actual de tu caldera. Es importante que estos aparatos no continúen funcionando más allá de los diez años de vida. A partir de este periodo las reparaciones se multiplican y sale más a cuenta comprar una nueva que continuar manteniendo la vieja.
  2. Cambiar de caldera también supone un ahorro económico y energético a largo plazo, ya que las máquinas actuales son cada vez más eficientes: calientan antes, mejor y con un gasto energético mucho menor.
  3. El profesional te asesorará sobre el tipo de caldera y modelo que mejor se adapta a tu hogar y tus necesidades.
  4. Desde RoigSat recomendamos uno de nuestros modelos eficientes, modernos y nuevos: Trabajamos con marcas de referencia en el sector de la climatología como son: Vaillant, Chaffoteaux y Baxiroca.
  5. El profesional no solo te guiará en cuanto al modelo y marca de la caldera, también te asesorará sobre la energía que mejor se adapta a tus necesidades: ¿Gasóleo? ¿Gas? En este artículo puedes salir de dudas.

 

Motivos para NO comprar una caldera de segunda mano

  1. Puedes contratar a un profesional acreditado para su instalación, pero solo te podrá garantizar una buena instalación y hacer el mantenimiento posterior. Así que las averías que surjan y otras problemáticas no estarán cubiertas en ninguna garantía.
  2. Una caldera de segunda mano seguramente no tendrá una garantía vigente, lo que provocará que cualquier avería o cambio de piezas las tengas que asumir personalmente.
  3. Es muy difícil conocer el estado de una caldera de segunda mano. Aunque las piezas parezca que están en orden, no es posible conocer cómo ha sido el funcionamiento durante su vida útil anterior.

¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO? SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

0 comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 14 =