Trucos para dormir bien en verano

Esta siendo uno de los veranos más calurosos del siglo. Y si lo hemos podido soportar bien en casa, ¿qué pasará cuando nos vayamos de vacaciones? Salvo que vayamos al norte o viajemos con un aparato de aire acondicionado portátil – algo improbable-,  si queremos soportar la ola de calor que nos viene encima y poder dormir en buenas condiciones te recomendamos aplicar alguno de estos trucos para dormir bien en verano.

Apaga las luces y aparatos eléctricos

Ambos dan calor y hacen que la temperatura de la habitación aumente unas décimas la temperatura. Si quieres evitarlo, no dejes los aparatos en stand-by, ya que el consumo silencio, aparte de salir más caro, el aparato sigue suponiendo una fuente de calor. Con respecto a las luces, cambia las bombillas incandescentes por fluorescentes compactas.

Orienta bien los ventiladores

Cuando el bochorno está desorbitado en el exterior, es necesario un poco de ingenio para mantener la habitación lo más fresca posible. Una alternativa es poner un ventilador dirigido a las ventanas para impedir que la ola de calor entre en el cuarto.

Otro truco casero es poner un bol lleno de hielo junto al ventilador, o una sábana empapada colgando de las ventanas.

Lleva un pijama ligero

Cuanto menos ropas lleves encima, más fácil será dormir (incluso se puede dormir desnudo). Un estudio de la Asociación de Algodoneros Estadounidenses Cotton USA que hizo en Reino Unido señala que el 57% de las personas que duermen desnudas son más felices con su pareja.

Duerme solo

Dormir con alguien hace que se pase más calor. Si dispones de espacio, y no supone un problema para la pareja, duerme solo y en un colchón lo más cercano al suelo posible. El calor se desplaza hacia arriba.

Moja compresas en agua tibia

Aplica compresas mojadas en agua tibia al cuello, los tobillos, los codos o las rodillas, que son las zonas más sensibles al calor.

Date una ducha de agua templada

La mejor manera de mantenerse fresquito y limpio es hacerlo con agua templada. Según el Instituto Biológico de la Salud, el choque térmico del agua fría sobre tu cuerpo genera una sensación instantánea, que hace reaccionar el organismo y provoca que sientas el calor más rápido.

Cena ensalada o gazpacho

Toma ensaladas, yogures, gazpachos y comidas frescas para las noches de verano. Evita las comidas copiosas y platos con cuchara calientes.

Hidrátate y duerme fuera

La OMS también recomienda la importancia de estar bien hidratado. El cuerpo usa también el agua para evacuar el calor. Si puedes hacerlo, duerme al aire libre y convierte la ola de calor en una aventura en la playa o en la montaña (eso sí, planifícalo bien).

¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO? SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

0 comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − 3 =