Avaries-caldera

Las 5 averías más comunes en una caldera

Avaries-caldera

La caldera es uno de los electrodomésticos del hogar menos conocidos y más olvidados. Normalmente se encuentra ubicada en espacios pequeños y apartados, podríamos decir que casi escondida. Aun así, tiene una de las funciones más importantes: Proporcionar bienestar con la calefacción y el agua caliente. Por eso es muy importante hacer un buen mantenimiento. De todos modos, a veces pueden fallar, te explicamos cuáles son las 5 averías más comunes de la caldera.

 

Las averías más comunes en una caldera

Todos los electrodomésticos presentan averías cuando ha pasado cierto tiempo desde que están en funcionamiento. Averías que se multiplican en el caso de no hacer un buen mantenimiento. Te explicamos cuáles son las más comunes:

  1. La bomba de recirculación deja de funcionar. Se trata de una de las averías más habituales y provoca que la calefacción se apague de repente y sea imposible mantenerla encendida y en funcionamiento. En este caso es necesario la reparación por parte de un profesional que tendrá que desmontar la caldera.
  2. La salida de humos se obstruye. Es fácil de detectar porque el panel electrónico de tu caldera te lo indicará. Es muy importante solucionarlo, ya que se puede acumular monóxido de carbono fruto del mismo funcionamiento de la caldera que si no se evacua correctamente, se acumulará.
  3. La sonda de temperatura no funciona. En este caso afectará al sistema de calentamiento del agua sanitaria. Se trata de uno de los problemas más frecuentes: la sonda de temperatura se estropea y no detecta si el agua está caliente y si tiene que dar la orden de calentar más cantidad.
  4. La bomba de presión se avería. También afecta al agua caliente, si esta bomba baja por debajo de unos niveles concretos no puede calentar el agua. En casos así es necesario regular la presión. Si ya es la correcta podría tener relación con la rotura de alguna de las válvulas, y quizás también la caldera puede sufrir alguna fuga de agua o un goteo.
  5. Acumulación de aire en los radiadores. Esta anomalía no afecta al aparato central, la caldera, pero puede provocar un funcionamiento incorrecto y más gasto económico. Si se acumula aire en los radiadores porque no se ha hecho un buen mantenimiento, ni se han purgado, es posible que hagan ruido y a la larga se puedan averiar otras piezas.
dureza del agua

¿Qué termo debo elegir según la dureza del agua?

Un termo es un depósito de agua que tenemos en el hogar y que es de uso sanitario. Mantiene una temperatura constante mediante electricidad. Por esta razón es importante que el termo se coloque en un lugar protegido e interior para evitar las pérdidas de calor. También se recomienda colocarlo cerca de los lugares donde se va a usar, por ejemplo, baños o cocina. Este simple hecho va a evitar el descenso de la temperatura en el trayecto que recorre el agua del termo al grifo.

En el mercado disponemos de termos con diferentes capacidades para adaptarse a la medida de los hogares, al tamaño de la familia y a las costumbres de aseo. No solo hay que tener en cuenta los factores anteriores para la elección de un termo eléctrico, si no que se debe poner atención en la dureza del agua de la zona.

¿Qué es la dureza del agua?

La dureza del agua es la concentración de compuestos minerales, sobre todo de sales de magnesio y calcio, en el agua. Según este aspecto existen en la naturaleza aguas muy blandas, aguas blandas, aguas semiduras, aguas duras y aguas muy duras. Según la escala Merck, la concentración de minerales disueltos en las aguas son las siguientes:

  1. muy blandas (0-79 mg/l de carbonato cálcico)
  2. blandas (80-149 mg/l de carbonato cálcico)
  3. semiduras (150-329 mg/l de carbonato cálcico)
  4. duras (30-549 mg/l de carbonato cálcico)
  5. muy duras (>550 mg/l de carbonato cálcico)

Por zonas geográficas, Ávila, Madrid y Segovia son las que tienen las aguas más blandas. En cambio, Alicante, Almería, Barcelona, Ciudad Real, Jaén, Murcia y Palma de Mallorca tienen las aguas más duras.

Un agua dura significa que contiene una elevada cantidad de cal y, por lo tanto, un mayor riesgo de que los depósitos de cal se acumulen y acaben dañando el termo. Este hecho no comporta ningún riesgo para el uso sanitario y de consumo. Sin embargo, la presencia abundante de minerales disueltos en el agua es un factor que afecta negativamente a los electrodomésticos del hogar. La cal, que contiene un fuerte poder corrosivo, reduce la vida de muchos aparatos. Y los termos eléctricos no son una excepción.

Tipos de termos de agua caliente según la dureza del agua

A la hora de elegir un termo eléctrico es importante conocer cómo es la dureza del agua en el lugar en el que va a ser instalado. Por eso, te recomendamos los siguientes tipos de termos según el agua de la zona:

  1. En lugares donde el agua es blanda, se recomiendan termos eléctricos en los que la resistencia está en contacto directo con el agua. Es una manera de transmitir el calor directamente al agua, ahorrando energía al mismo tiempo.
  2. Para zonas con aguas duras, se desaconsejan los termos anteriores. Es preferible instalar termos en los que la resistencia no esté en contacto directo con el agua. Por eso son más lentos en calentar el agua, pero tienen una mayor vida cuando trabajan en ambientes con mucha cal.
Calefacción radiante por agua o electricidad

Calefacción radiante por agua o electricidad. ¿Cuál es mejor?

Calefacción radiante por agua o electricidad

La calefacción radiante, como hemos visto en artículos anteriores, es un sistema que consiste en la emisión de calor por parte de tuberías instaladas debajo del suelo. En este artículo abordamos las ventajas y desventajas de la calefacción radiante por agua o electricidad.

Calefacción radiante por agua o electricidad. ¿Cuál elegir?

Características de la calefacción radiante por agua

La instalación de este tipo de calefacción consiste esencialmente en la emisión de calor por parte de agua caliente sanitaria que circula por tuberías insertadas en la placa de hormigón que conforma el suelo. La superficie de calor, por tanto, es muy amplia.

  • A pesar de no ser un sistema lento, tarda más en calentar la casa que otros tipos de calefacción porque la caldera tiene que calentar el agua que correrá por los tubos que calentarán la casa.
  • La temperatura se puede regular con termostatos a través de una centralita.
  • Para alcanzar una temperatura de confort se deben alcanzar entre 35 y 40 grados centígrados en el circuito.
  • Este sistema, que requiere de caldera, es un circuito continuo único que. Mediante válvulas de zona, permite la individualización.
  • No tiene un impacto tan grande en nuestra factura energética como los sistemas eléctricos.

Características de la calefacción radiante por electricidad

La instalación se realiza mediante un circuito de cable o malla calefactora que se coloca encima de una lámina aislante convirtiendo el suelo de la habitación u oficina en una gran fuente de calor uniforme.

  • No requiere de caldera y, a priori, su instalación es más fácil.
  • Es un tipo de calefacción que no requiere ningún tipo de mantenimiento.
  • Es fácil detectar las averías y, una vez detectadas, simplemente se tiene que levantar la baldosa de donde se encuentre la avería para arreglarla.
  • Este sistema de calefacción puede ser individualizado por estancias mediante termostatos individuales.
  • Es un sistema de calefacción de baja temperatura (entre 25 y 29 grados centígrados) y alto confort.
  • Se considera un sistema de calefacción seguro.
  • Calienta las estancias rápidamente porque el lugar en el que se produce el calor es en el que se recibe.

Cómo ahorrar agua en la ducha

Ahorrar agua en la ducha es esencial tanto a nivel económico como medioambiental. Según estudios recientes, un 30% del gasto en consumo energético general del hogar se produce en la ducha y en el baño.

Cómo ahorrar agua en la ducha

Hay diferentes trucos para ahorrar agua en la ducha. Empezaremos haciendo alusión a los más tradicionales y, posteriormente, abordaremos otros más novedosos y originales

Ducha corta

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, en la medida de lo posible, siempre debemos optar por la ducha en lugar de por la bañera. Cuando nos bañamos consumimos muchos más litros de agua.

Las duchas deben ser lo más breve posible. Debemos pensar que cada 2 minutos extra de ducha estamos ahorrando 30 litros de agua. A lo largo de un año son más de 10.000 litros reduciendo la ducha sólo dos minutos.

Cerrar el grifo

Cerrar el grifo mientras nos enjabonamos, nos afeitamos o realizamos cualquier actividad que no requiera de agua directa, también es esencial para ahorrar agua y, por ende, energía.

Control de la temperatura

A pesar de que con el frío nos acostumbra a apetecer ducharnos con agua bien calentita, tenemos que intentar ducharnos con agua no muy caliente. Reducir la temperatura del agua es primordial para ahorrar agua, gas y dinero.

Potencia y calidad del grifo

En la medida de lo posible debemos optar por los grifos de bajo consumo y no abrir el grifo al máximo de potencia si no lo necesitamos estrictamente.

En el caso de no disponer de un grifo de bajo consumo existen adaptadores como aireadores o perlizadores que se ponen en la salida del grifo y tienen como función mezclar el agua con aire para dar sensación de que sale más agua. Son artilugios que se encargan, en definitiva, de que tengamos la sensación de que el agua sale con mayor presión.

Otras formas de ahorrar en la ducha

También podemos poner una bolsa para recoger el agua sobrante de la ducha. Hay bolsas creadas específicamente para ello, como la bolsa Esferic, pero también podemos recogerla con un cubo.

El agua que sale mientras esperamos a que se caliente posteriormente puede ser usada para fregar platos, regar las plantas u otras tareas domésticas.

Por otra parte, y contra aquellos que no hay manera de que tomen consciencia de la importancia de ahorrar agua en la ducha siempre quedará la cortina de Elisabeth Brecher. Esta cortina contiene unos pinchos hinchables que cuando llevamos 4 minutos de ducha se expanden haciendo de la ducha un lugar no muy cómodo.

5 consells per reutilitzar aigua

reutilitzar-aigua

Les teves factures d’aigua augmenten cada mes? Si no has pres mesures dràstiques per reutilitzar l’aigua a casa, segur que en els últims anys has notat una important pujada en el rebut de l’aigua, ja que actualment els preus de l’aigua són més alts que mai.
Leer más

Consejos para reducir el consumo de agua

ahorro-agua-caliente

Cuando se inicia la primavera en muchos hogares se dispara el consumo de agua, especialmente en aquellos en que tienen jardín o piscina. Para reducir el uso de agua, podemos optar por tener plantas mediterranias, que precisen de menos riego. Pero respecto a la piscina poco más vamos a poder hacer. Por ello, hoy te proporcionamos unos consejos para reducir el consumo de agua en el baño y la cocina. Leer más

Cómo ahorrar en agua caliente

ahorro-agua-caliente

¿De qué forma calentar agua por menos coste? ¿Cuánto gastas por producir agua caliente sanitaria? ¿Te gustaría reducir la factura? ¿Estás preocupado por el cambio climático¿ ¿Deseas reducir las emisiones de CO2? Entonces te recomendamos que sigas estos consejos :

Se puede ahorrar en la factura del agua

Para reducir la pérdida de agua, puedes utilizar grifos termostáticos o monomando. Puede ser también una buena idea cambiar los grifos antiguos por modelos que funcionen mejor, permitiendo regular de forma óptima el caudal de agua.

Si tienes un termo eléctrico, mira su ubicación

En caso de que tengas el termo en un sitio sin calefacción, puede que la pérdida del calor sea mayor. Para reducir esa pérdida, puede ser importante colocar un sistema de protección para aislarlo del frío, dejando suficiente espacio por si hubiera que arreglar algún problema. En esa línea, también se pueden aislar las tuberías.

Instalar un termo eléctrico de nueva generación

El termo eléctrico que instales, debe adaptarse a tus necesidades, no tener demasiada capacidad. Mejor que sea vertical, ya que dispone de más agua caliente. Es necesario también eliminar la cal de forma regular, o controlar el estado de la misma en lo que se pueda. Es importante también mirar la calidad del agua de la zona donde estás viviendo. Se puede elegir por ejemplo un termo Premium Ceramics para las zonas con alto nivel de cal en el agua.

Ahorra un 80% de energía con un termo termodinámico

Otra de las alternativas consiste en instalar un producto que use como fuente de energía las energías renovables. Por ejemplo, utilizar la aerotermia. Ésta utiliza la energía que se contiene en el aire, lo que al final acaba siendo una fuente de energía gratis.

Al instalar una bomba de calor Aéromax Premium para producir agua caliente sanitaria, se disminuye de forma considerable el gasto eléctrico de la factura. La bomba para ACS permite ahorrar un 80% de energía requerida por la instalación, ya que cada kW multiplica por 5 el poder calorífico.

En tan sólo 4 años, el termo termodinámico, o bien la bomba de calor para producir agua caliente sanitaria, ha ido reemplazando de manera significativa al termo que siempre se ha utilizado, una prueba evidente de la alta eficiencia que tienen estos equipos.