Los beneficios de un buen tratamiento de aguas

Children with a water glass isolated on white

Los beneficios del agua para nuestra salud están fuera de dudas. Entonces, ¿por qué no nos preocupamos de su calidad? Los beneficios de un buen tratamiento de aguas son beneficios directos a nuestro bienestar.

El agua implica salud y vida, si bien hay que entender algunas precisiones. Solamente el agua de calidad puede considerarse como buena para la salud, ya que en determinadas zonas donde no hay suministro de agua potable, las infecciones y enfermedades suceden a menudo.

Se puede proclamar a los cuatro vientos que disfrutamos de muchos privilegios. El filtro de agua, los tratamientos de cloración del agua, los sistemas de ósmosis, etc. han facilitado que ahora podamos beber agua de cierta calidad en los países desarrollados. Si se miran los problemas de la población en su conjunto, la falta de acceso a agua potable de calidad no es uno de ellos.

Cuando se dispone de agua de calidad, se tiene también mucho terreno ganado en higiene. En el tercer mundo, las autoridades sanitarias no pueden garantizar la calidad del agua, las personas tienen que comprar galones de agua y usar agua embotellada para lavarse los dientes y curarse las heridas. Cuando el agua no cumple con el mínimo estándar de salubridad, por tanto, es incompatible con la salud.

Qué beneficios tiene el agua para el organismo

La calidad del agua es importante para la salud, ya que de hecho, el ser humano está compuesto de agua en su mayor parte. Cuando nacen los bebés, el 75% de su cuerpo es sólo líquido elemental. De mayores, el 65% es agua. El agua está presente en los tejidos, las células, la sangre, etc.

Cada día, a través del ejercicio físico y el funcionamiento del organismo, se pierde calor en forma de orina, sudor, lágrimas, heces, etc. Hay que reponer el agua que se pierde y la mejor forma de hacerlo es mediante el agua o las infusiones, pero también a través de los alimentos, cuyo contenido en agua es variable.

Es necesario mantenerse bien hidratado. El cuerpo puede estar adaptado a muchas circunstancias, pero algo que compromete seriamente su salud es la falta de agua. Se puede estar hasta cuatro días sin ingerir ningún tipo de líquido, pero al quinto día el organismo ya estará sufriendo daños en los órganos, como el hígado, los riñones, etc.

Los fabricantes de agua recomiendan beber dos litros de agua al día. Aunque es una cifra orientativa, los dermatólogos destacan la importancia de beber mucha agua cada día para que la piel esté suave e hidratada, así como también para que las uñas y el cabello estén sanos y brillantes.

¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO? SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

0 comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete − 7 =