Historia del aire acondicionado

Historia del aire acondicionado. Más de 100 años combatiendo el calor

Historia del aire acondicionado

A pesar de que los faraones egipcios ya utilizaban métodos para reducir el calor, el aire acondicionado, tal como lo conocemos ahora, nace, como veremos a continuación repasando la historia del aire acondicionado, fue en 1902 cuando se sentaron las bases de la refrigeración moderna.

Historia del aire acondicionado

Protohistoria del aire acondicionado

Tal como hemos apuntado en el primer párrafo, los egipcios ya utilizaban sistemas para reducir el calor hace muchos siglos. En los palacios de las personas más destacadas de la época, muy especialmente en el del faraón, las paredes estaban formadas por enormes bloques de piedra.

Éstos bloques durante la noche eran trasladados al desierto, donde durante la noche las temperaturas disminuyen, por los esclavos. Por la mañana, las piedras que formaban parte del muro, que pesaban más de una tonelada, se volvían a montar.

De esta manera se conseguía mantener en el interior una temperatura de confort también durante el día.

El primer acercamiento al aire acondicionado

En el año 1982 Lord Kevin inventó el principio del aire acondicionado. Este científico creó un circuito frigorífico hermético basado en la absorción de calor a través de un gas refrigerante.

Su invento, que tenía el objetivo de conseguir un ambiente interior sano y agradable, se basó en los siguientes principios: el calor se transmite de la temperatura más alta a las más baja, el cambio de líquido a gaseoso absorbe el calor y la presión y la temperatura están directamente relacionadas.

En 1902 llega el aire acondicionado

Corría el año 1902 cuando un recién graduado en ingeniería en la Universidad de Cornell que trabajaba en la compañía de calentadores Buffalo Forge, se sintió atraído por dar una solución a los problemas con los que se encontraba un impresor de Brooklyn.

Este impresor de Nueva York tenía problemas para poder imprimir correctamente sus trabajos porque la humedad y los cambios de temperatura que había en su taller modificaban las dimensiones del papel. Esta alteración le impedía imprimir correctamente imágenes a color.

Fue entonces cuando Wills Haviland Carrier diseñó una máquina que controlaba la humedad y la temperatura por medio de tubos enfriados. Esta máquina fue el primer aire acondicionado de la historia, que fue patentada en 1906 como “Aparato para tratar el aire”.

¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO? SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

0 comentarios

Dejar un comentario

Quieres comentar?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =